19 septiembre 2006

En su segundo cumpleaños

En unos días me cumple años la sobrina. Este año he pensado escribirle una carta desde mi blog aunque previendo que no leerá esta página, también la incluiré en el interior del perrito de peluche que le hemos comprado su tía y yo. A su madre le seduce más la vieja tradición del papel y la tinta que la de la informática. Un saludo para las dos pero sobre todo para la pequeña Aitana. ¡Dos años ya! Pero no caeré en decir eso de qué rápido pasa el tiempo. Es demasiado tópico. En fín, vayamos con la carta:

Aitanna... además de a los demás, ya casi te nombras a ti misma. No sólo empiezas a tener personalidad sino que tienes más carácter que veinte de tu edad. Este año has aprendido nuevas habilidades como el lanzamiento de objetos hacia atrás, arrancarte cabellos y tomarlos de aperitivo, introducir penpis en la hucha de tu tío y ser peor que el café para los nervios de tu padre. Tus filosofías no han cambiado tanto. Sigues amando el parque, los perros, los pájaros, abrir armarios y ventanas y habitar más en la calle que en cualquier casa.

La televisión sólo te entretiene un minuto. Prefieres tocar sus botones que mirar su pantalla. Los Lunnis ya no son lo que eran, ¿Verdad?

La música te gusta más. Por lo menos te detiene dos minutos. Practicas nuevas técnicas de baile y aún gustas de robarle el MP3 al tito. También has aprendido que la música se escucha mejor si te pones el auricular en los oídos y no en la boca.

Poco a poco, además, vas entendiendo que el perfume es para olerlo y no para beberlo. Claro que este aprendizaje aún está por confirmarse plenamente.

Este año y casi coincidiendo con tu cumpleaños comienzas los estudios. Tu carrera académica empieza bien, te gusta, lloras al dejar el colegio. Esperemos que la profesora no llore cuando tenga clase contigo.

Has crecido mucho este año. Y tu inteligencia va a juego con el cuerpo. Tienes más prisa que nunca. Te mezclas con niñas y niños mayores que tú a ver qué te explican. Parece que no te gustan las conversaciones de los de tu edad. Son muy críos para ti.

Y luego está tu timidez. Todavía no la hemos visto aparecer. Tienes el mérito de conocer incluso a los que no has visto en tu vida y relacionarte con cualquiera sin presentaciones. Se te nota tan a gusto en el mundo de las personas como en el de los animales. Ya veremos cuando te toque el de los libros.

En fin, este año ha pasado rápido pero tú has ido más rápido que él. La nueva Aitana es muy superior a la que salió corriendo en “el cumpleaños feliz” que le cantamos el año pasado. Este año no huyes de nadie, los buscas. Tanto si estamos contigo como si no, un beso de tu tío y otro de tu tía. Queremos estar contigo pero no con la multitud de família que conllevan los festejos de tu cumpleaños multitudinario.
Ya son dos años desde que te queremos y eres nuestra niña preferida
a pesar de que eres más "terrible" que "enfant". Feliz segundo año de tu vida y esperemos sobrevivir todos los demás al tercero.

1 comentario:

Ozymandias dijo...

Sinplemente encantador.Voy a buscar los kleenex y a llorar de emoción en una esquinita. Supongo que cuando Aitana tenga uso de razón (cosa que su tio todavía no ha logrado) estará encantada de que le escribieran algo así. Ay, ay, ay...que nos hacemos mayoreees.