08 enero 2007

Los sueños, sueños son

La imagen “http://www.lacoctelera.com/myfiles/el-reparador-de-suenos/full.jpg” no puede mostrarse porque contiene errores.
No hace mucho hablaba con una conocida sobre la posibilidad de analizar a las personas a partir de sus sueños. Decía ella que pretendía analizar sus propios sueños. Imagino que de rebote podría analizar a su compañero. Ese deseo tan femenino de descifrar al macho choca de frente con la incomprensión masculina. ¿Pero hay algo que descifrar? Y desde luego los sueños no son la solución.

En mi infancia llevé un diario de sueños y las conclusiones no fueron muy alentadoras. El surrealismo de mis sueños se apoyaba directamente en objetos y personas de la vigilia cercana. Lo que me había sucedido durante el día se mezclaba por la noche. Si me inquietaba algo despierto, me seguía inquietando tomando formas variopintas por la noche. Poco más. Los sueños sólo parecen estar ahí para sanar nuestra mente. Y vigilarlos puede ser instructivo pero no saludable. Cuando despierto de una noche de dormir profundo y sin sueños me siento de buen humor, feliz, sano… Cuando recuerdo lo soñado es que la calidad de mi descanso ha sido inferior.

Cortázar, un gran amante de los sueños, decía aproximadamente que en estos nos permitimos estar locos sin que nos encierren. Su literatura es puro onirismo y ahí, en lo escrito, es dónde mejor se defiende lo que vivimos cuando estamos semi-muertos. Ya se sabe, leyendo soñamos despiertos.

Borges fue otro argentino enamorado de lo que soñaba. ¿Pero qué les pasa a los argentinos con los sueños? Pues muy fácil. Que les encanta el psicoanálisis. Freud les fascinó tanto con su “todo símbolo remite a lo sexual” que siguen pretendiendo descubrir los secretos del cerebro analizando esas piezas de fantasía que ideamos en nuestros lechos cuando desconectamos de la realidad. Pero Freud, según Nabokov, era un “viejo libidinoso”. Y algo de eso debió haber. No todo lo soñado parece remitir a lo sexual y si lo hace será en la cabeza de un salido como el superado psicoanalista.

Freud es lo más profundo que se ha llegado con la teoría de entender los sueños. Y el resultado da bastante pena, la verdad.
La imagen “http://www.galeriatripiyon.com/galeria/data/media/2/Mundo%20De%20Suenos%20I.jpg” no puede mostrarse porque contiene errores.

Personalmente solo apuntaría mis sueños cuando recrean literatura o música que supuestamente invento y cuyo copyright me pertenece. El subconsciente me ha regalado muy buenos trabajos que luego, al despertar se han evaporado entre los rayos de sol del día o peor, de mi consciencia. Sí, sólo les encuentro utilidad a los sueños en cuanto fuerzas creativas que son. Nunca puedo ver un sueño como agente secreto del FBI capaz de interrogar mi subconsciente o el de una novia o el de un contrario. Eso sería como intentar leer jeroglíficos egipcios con un diccionario catalán-español. Si no tenemos el código para entender lo onírico… “¿Pa qué nos metemos?”

Durante años soñé que legiones de muertos vivientes me perseguían para devorarme. Sara, una compañera del trabajo, me confesó que tenía el mismo sueño recurrente. Y personas no relacionadas con el mundo del terror también… Yo ahora podría decir que eso demuestra la teoría de Hobbes “el hombre es un lobo para el hombre” y que “La noche de los muertos vivientes” es una película perfecta dónde están las claves de la humanidad. Pero no. Los muertos siempre han dado miedo. Es incomprensible. Eso de que de más miedo un muerto que vuelve a la vida que un vivo que vuelve a la muerte es algo que no entiendo pero en un sueño atemoriza. Ese tipo de malos sueños se da en épocas de preocupaciones. Hay gente que donde dice muertos dice conejos mutantes asesinos, lavadoras siniestras o el vecino de al lado… Sólo son herramientas que usa el sistema para que lo pasemos tan mal de noche que al despertar nos sintamos felices de estar vivos. Poco más podemos analizarnos con ellos. No vamos a encontrar el Santo Grial de la compleja personalidad humana. Si pretendes conocete a tí mismo enciérrate con un par de personas en un cuarto oscuro sin agua ni comida durante una semana. Aprenderás mucho más sobre tu naturaleza y la del prójimo que recordando tus sueños.

Lo mejor es soñar lo justo(o por lo menos no recordarlo). Con un buen colchón te puedes ahorrar todas esas sandeces oníricas. Los sueños, sueños son, ya lo decía Calderón.

¿Saber lo que hay en la mente de tu prójimo? ¡Ni lo sueñes! ¡Para eso está la telepatía!

8 comentarios:

El Buen Salvaje dijo...

No me parece justo que, el esfuerzo físico y mental que supone mantener un blog, aunque sea modesto, no obtenga como beneficio ni siquiera un sólo voto en los premios 20 blogs. Así que hoy voy a votar a los blogs inscritos que tengan 0 votos, empezando por el final del alfabeto, que son los que menos votos tienen.

Cuando termine con estos, iré a votar a todos los que tengan 1 sólo voto. Y así sucesivamente.

Así demostraré que mi voto, un voto modesto, vale lo mismo que el de cualquiera.

Esta es mi promesa electoral y mi compromiso con los representantes modestos de la blogosfera (como yo) que se han presentado al concurso del 20 minutos con toda la ilusión del mundo.

Un saludo afectuoso.
http://vivazapatero.blogspot.com/

tripiyon dijo...

Me alegra ver que has usado una de mis imágenes para ilustrar el artículo.
Un saludo

TRIPIYON

Anónimo dijo...

Desd el cariño: pierdes tu tiempo cn este block, pareces un bicho de biblioteca obsesivo, en vez de criticar blocks agenos, dedicate a actualizarte. que es más divertido leerse el diccionario de la lengua española k tu block, y repito, desd el cariño,el cual no t tngo xk no t conozco...ni kiero.
xaooo

Anónimo dijo...

te cuidado, no vaya a ser que se te seque el cerebro de tanto pensar.ah! se me había olvidado! si no sabes pensar! si no tienes cerebro que se seque!
porqué no te lo curras un poquito más, chavalín?

Katriuska dijo...

Las crítcas deben aceptarse, pero sólo si son desde una base constructiva y respetuosa.

Respecto a tu blog, dejando de lado esos dos comentarios que preceden al mío, sólo decir que me parece genial. Debo confesar que esta es la primera vez que entro, pero me ha enganchado tanto que he devorado lo menos media docena de entradas con enorme asuidad (pero el deber me llama, sino seguiría aquí mucho más). En especial me ha gustado tu post acerca de aquellas canciones que "te llevan al orgasmo".
Los Klaxons no sólo me llevan al orgasmo, sino que me revientan por dentro para luego hacerme renacer purificada.
Y qué decir de Mars Volta, que logran entrar por todos los poros de mi piel con cada canción.

Volveré.

Houellebecq dijo...

El anónimo sólo critica sin objetividad, sólo lo hace por venganza.
Anónimo, varias cosas:
- No hago caso de gente que escribe una media de tres faltas de ortografía por palabra cuando se trata de criticar mi blog. Cuando necesite un fontanero o un paleta tal vez te llame pero no para pedir opinión sonbre mis letras.
- El cerebro no se seca de pensar, se seca de no usarlo como es tu caso.
- Harías bien en leer el diccionario de la lengua española en lugar de leer mi blog para criticarlo. Al menos entenderías lo que escribo.
- ¿Que por qué no me lo curro más? Y me lo dice el que escribe ajeno con g. ¡Ja,ja,ja!
- Por favor, sigue escribiendo. Todo escritor necesita trolls como tú. Le dan vida al blog y a los comentarios.
- No te lo digo desde el cariño, te lo digo desde la pena pero si me dices que no pierda el tiempo criticando otros blogs... ¿Por qué lo pierdes tú con el mío? Te perdono las faltas de ortografía porque seguro que jugabas al fútbol cuando deberías estudiar pero lo imperdonable son las incoherencias. Además de analfabeto eres imbécil. ¡Sigue así! Yo me río mucho con el Luis Ma de Aida. Y tú vas por el mismo camino.

Anónimo dijo...

El blog me parece original.
Respecto a Freud me parece que no entendiste nada de su teoría.
Saludos.

Houellebecq dijo...

No sé el grado de entendimiento que tengo de la teoría de Freud. Sólo sé que hasta dónde llego no me convence. Gracias por tu comentario. Un saludo.