13 abril 2007

No home, no! (La cena de los idiotas)


Otro freak a la cazuela. Y van…

Josep tiene todos los puntos para llevarse el Oscar 2007 al cliente freak más carimástico. O por lo menos al que más ha llamado nuestra atención. En el cine hay ciertos personajes(clientes) que son casi como de la casa, como si trabajasen con nosotros también. Vienen habitualmente, hablan con nosotros por eso del roce(aunque hay clientes con los que solo intercambias un hola y un adiós a pesar de que lleves una vida cortándole entradas), vas descubriendo facetas nuevas de su carácter…

De Josep hemos descubierto algunas que ya se intuían cuando le veíamos caer ese hilillo de baba mientras devoraba manzanas en el vestíbulo. Durante un tiempo le llamamos Manzanín a falta de otro nombre. Ahora las hemos corroborado. Tiene problemas mentales. Según nos ha explicado él mismo esquizofrenia paranoica múltiple. Manzanín nos ha robado el corazón y algunos euros de la cartera.


http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/thumb/6/62/Man-Thing_1_(1974).jpg/250px-Man-Thing_1_(1974).jpg

Manzanín es una derivación de Man Thing sumado a su gusto por las manzanas

Comenzó pidiéndonos favores menores. Primero posters que íbamos a tirar de las películas. Luego nos confesó su sueño: una camiseta de las que llevamos nosotros. A él le hubiese encantado trabajar en el cine y nos preguntó si tener un tanto por ciento de retraso(ahora no recuerdo cuanto dijo) era un problema. Lo cierto es que en mi trabajo no. Hemos tenido y tenemos disminuidos psíquicos. Pero Josep es demasiado sincero y ha cometido el error de confesarlo.

Con el tiempo comenzó a pedir favores mayores. Un poco como la mafia pero sin devolver nada a cambio. Mucho peor que El padrino. Josep pedía un euro aquí y otro allá porque llegaba su santo y quería un regalo nuestro. Cuando pasó su santo y entre todos le compramos una película(que al final dijo que era para su madre) nos dijo que en Diciembre le regalásemos cinco películas y que no era tanto. ¿Retrasado? ¡Este tío es un jeta! A lo tonto(y nunca mejor dicho) nos ha hecho gastar varios euros en él, nos ha dado el coñazo durante horas en la puerta del cine, nos ha hecho reservarle posters, ha podido pasar algún día gratis al cine mientras esperaba a su amigo, nos ha hecho correr riesgos para conseguirle la dichosa camiseta…

En los últimos tiempos nos “ataca” con demasiada frecuencia. Viene todos los días. Cuando le decimos que no habrá regalo para su cumpleaños dice que se “esta poniendo nervioso” o “Que no lo estropeemos”. No se va hasta que no le decimos que le regalaremos lo que ha pedido. Con él estamos como bajo el control de un chantajista. Sabemos que si le damos lo que pide volverá a pedirnos más.

La culpa la tiene su residencia de puertas abiertas. Su triste biografía dice que cuando era joven y le descubrieron "el problema" lo entregaron a una residencia de puertas cerradas lejos de sus padres. Allí le pegaban, le duchaban atado de pies y manos, le destrozaban el cuerpo para intentar arreglarle el cerebro. Probablemente los loqueros estaban peor que los locos. Los tópicos a veces pueden ser verdades. Cuando Josep se escapó de allí una noche con un cuchillo con el que no sabía qué hacer tuvo una vuelta apoteósica. Para reparar su falta le pegaron tres veces más.

Pero ahora es libre. Le dejan hacer cualquier cosa menos ver películas de terror que le causan crisis de ansiedad(las cinco películas que nos pide son del género y una de ellas, “Posesión infernal”, la recuerda porque le causó sus primeros ataques).


http://www.planeta5000.com/evildead/cartelevildead.jpg

Con esta le da un "chungo" y nos mata a todos

Todo esto lo cuento para que se vea por qué consiguió algo de nosotros. El pobre daba pena. Pero aquello ya pasó. No somos una ONG.

Josep nos ha hecho sentir como en aquella película “La cena de los idiotas” dónde los supuestamente “listos” quedaban como tontos y viceversa. Le hemos dado la mano y nos ha cogido el brazo. Y la cartera también. Cuando le decimos que qué nos va a regalar él a nosotros para nuestro cumpleaños se ríe en nuestra cara. Mientras dormíamos como la liebre nos ha ganado terreno. Se ha crecido. El retrasado puede ir más rápido que el corredor que se despista.

Ya sólo nos queda decirle que lo que pide se lo va comprar su padre o su madre. Pero no hay posibilidad de negociar con él. Él tiene una réplica única para todo lo que no le agrada o para decirnos que no le importa en absoluto lo que le decimos si esto no le favorece a él.: No home, no! Su táctica es agotarnos a fuerza de pedirnos lo que quiere. Sus frases son un mantra con el que nos lava el cerebro.

¿Para qué necesita argumentos quien solo nos convence por el cansancio?

1 comentario:

Ozymandias dijo...

Bueno, al menos a este lo ves venir. El problema son los que no tienen ninguna minusvalía psiquica y son tan hijoputas como el pobre desgraciado este, léase jefes principalmente. Y por si acaso yo dejaría un bate de beisbol a mano por si al tonto se le cruzan los cables demasiado...