24 mayo 2007

En el futuro siempre hay una necrológica


Me ocurrió con Pezuñitas antes de que la pusieran… de pezuñas en la calle. Y con la machucamba señorita J. Con mister P tal vez lo veía venir o con la señora L a la que tuve que dedicar dos post para que ocurriera. Siempre que escribo sobre un compañero de trabajo en exceso este acaba yéndose a la calle. Laboralmente soy como la parca, como la dama de la guadaña pero sin dama. Soy como los periodistas que escriben las necrológicas de los famosos antes de que mueran o la derrota de un partido junto a su victoria. Yo de momento no he redactado muchas victorias, la verdad. Hoy escribiré una necrológica prematura más. Porque esta sí que se ve venir.

La señorita E. entró con buen pie y mejor rostro en nuestro trabajo. Con apariencia y maneras amables llevaba escondido el armamento pesado para cuando la conociésemos un poco más. Yo me di cuenta que Ms. E. no era tan dulce cuando la escuché llamar a todo el mundo “hijo de puta” por cualquier detalle que a ella no le cuadrase. Y cuadrarle le cuadra poco a ella. La gente le parece falsa tres de cada dos veces. Lo único que sí cuadra bien es la caja registradora en la que de acuerdo, es bastante eficiente. Laboralmente es buena, es rápida, aprende rápido. Sólo se irá a la calle, además de por su personalidad fuerte, porque suele llegar sistemáticamente tarde. A los encargados no les gusta que nosotros llevemos un horario independiente del que ellos hacen y E. nunca ha llevado otro.

Lo más bonito que me dijo cuando me cogió confianza es “hijo de puta, cabrón chupapollas”. Es por eso que decidí brindarle también mi confianza y le dediqué mis gestos obscenos más creativos(además de mi vocabulario) para mostrarle mi comprensión. De vez en cuando le pedí, siempre del modo más amable posible que: “me comiera la polla en el vestuario, se dejase dar por el culo contra la barra del bar, se introdujera en el armario de las entradas y siguiera comiéndome la polla y a poder ser los huevos, hacer un trío con algún compañero de trabajo…” En fin, tonterías para pasar el aburrimiento de las tardes en el cine. Ella nunca llegó a complacerme. Sólo me amenazó con acabar con mi buena imagen en el trabajo. ¿Qué buena imagen?


http://gallys.nastydollars.com/cf/645/11.jpg

Le sugerí algo así

Pero su contrato se acaba. Llega la hora de hacerla fija o expulsarla. Yo ya tengo mi pronóstico. Se va. Adiós a la señorita E. con su carácter difícil pero sincero. Con su karaoke y la posibilidad de seguir cantando para joder a nuestro tercer encargado que odia a los empleados cantantes. Con sus cambios de carácter que a mí me divierten. Con sus aires de chulería que a mí me ponen. Y no, aunque parezca uno de mis artículos críticos este es de nostalgia. Nunca me ha desagradado esta chica.


http://ravinriley.com/ravenriley/freegallery124uc/images/013.jpg

Si hubiese hecho esto en el despacho seguiría trabajando con nosotros


Ella dice que cuando se vaya lloraré. No, no lloraré. Se han ido personas más queridas y no lloré por ellos(Mr. P o Mr. U son buen ejemplo). Pero la recordaré. Ella es de esas personas a las que para bien o para mal(y algunas chicas del trabajo pertenecen sin duda a lo segundo, le guardan cierto rencor por desavenencias más o menos justificadas) no se puede olvidar.

A Ms. E no se la puede olvidar porque hace mucho ruido, es extrovertida, se ha hecho notar casi desde el primer día, puede que a partir del segundo ya se cogiera sus confianzas… Ella no nos ha roto el corazón pero alguna vez ha intentado dejarnos una puñalada de recuerdo.

Sólo los tímidos se van sin dejar huella.

P.D. Esto se escribió el 28 de Marzo. Evidentemente la echaron. Pronto cumpliremos dos meses sin ella y también se ha cumplido otro pronóstico: se nota que no está.

2 comentarios:

Ozymandias dijo...

Cada día tus posts son más cortos, aunque este es el más cuerdo que he leido en bastante tiempo...

Houellebecq dijo...

No entiendo cómo has podido leerlo mientras lo retocaba.Pronto comentarás antes de que envíe nada. ¿Tienes pinchado mi ordenador?