25 junio 2007

Diarios de L (y II)


Y continúa la saga.




Me están llamando por el selular cuando estoy a la altura del sentro donde trabajo. ¡Cooooncha! ¿Quién será el pendejo que me llama? Pues quién iba a ser nomás sino el resabido de mi marido. Aquí está conguito que no sólo no me coge sino que además es un tremendo fregado que para nada bueno me debe llamar:

-Alo? Sí, cariño? Apúrate con lo que sea que me vas a decir pues, que poco tiempo tengo.

-Sí, este… amorsito, labios de fresita…

- Venga, conchudo que no tengo todo el día. ¿Me querés decir alguna de tus pendejadas o marcho ya para ganarme los frijoles?

-Sí, discúlpame, prinsesita de las punas. Tengo que desirte algo pues…

- No te demores ya que bien nerviosa me tienes.

- Me han botado del trabajo.

-Andate por ahí… ¿Qué me estás disiendo?¿No te habrán agarrado chupando cerveza con los patas? Ya te dije que esos amigos que tienes bien poco benefisio te darían. Yo hasiendo la segunda guerra de la independensia contra los gallegos para comprarte el pan y tu festejando por ahí y perdiendo los pocos ingresos que tenemos. Me estás condenando a trabajar con los huevones de los muchachos por los restos de mi vida. Eres un desgrasiado. Me has condenado al rasqueteo hasta más allá de mi jubilación.

- Sí, pues, no te enfades. Así tendremos más tiempo para nuestra vida en pareja.

- ¿Más tiempo? Más tiempo para agarrarte tremenda borrachera tendrás. Desgrasiado eres y desgrasiada me has hecho. ¡Que tarde voy a tener! Estoy triste. Voy a tener que pedirles a los muchachos que me echen una mano o dos o todas las que puedan que pocas serán para ayudarme.

-Procura que no te las echen a ti. Que no me entere yo…

- ¿Y ahora con selos? Claro que no me echarán ninguna mano. Yo les echaré las que hagan falta. Bien mañosa soy con la carne joven. Estos rosquetes necesitan una que los amadrine en esto de la sexualidad. Poco despiertos van en eso.

- No me digas eso amorsito que me pones fatal. Ya te acompaño yo y no dejo que ningún macho se fije en mi dulse hembrita.

Desido colgar el selular. Ya basta por hoy de pavadas. Este pelotudo me tiene herniada el alma de tanto cargarla con tristesas. Vaya pájaro de cuenta me ha salido. Menos mal que al sine se va a descansar. Para eso tengo mi despachito. Bien remono que me lo dejo todos los días. ¡Y no grasias a esas guarras hijas de puta del turno de la mañana que me lo escombran todo y lo desordenan al toque no más!

Bajo por las escaleras que me llevan hasta la planta dónde veré al portero que me resibirá con una sonrisa bien linda o con un gesto bien feo de judio cochino. A ver con quién me toca hoy. Y a ver a quién toco hoy. Todavía me queda arrechura desde esta mañana. Sigo insatisfecha y alguno de estos muchachos podría estar por la labor. Si son tontos para trabajar, también se les podrá engañar para lo que sea. Y lo que sea en mi caso es culear un rato en el montacargas de basuras. Ya veremos pues… Difísil pinta la cosa con tanto gallego maricón. A mí me parese que estos tienen menos hambre de hembra que el peresoso de mi Conguito. ¡Bien chiquita la deben tener porque poco deseo les veo yo a esos cuando me miran!

Y más les vale que se porten bien conmigo. Me tienen que dar bola porque si no, pediré que me cambien de instalación. Esos monos de negro…

Hoy le toca trabajar a Houellebecq. Esta tarde estoy de suerte. Este es más fásil que las viejas gallegas de la panadería. Dos besitos al aire y un guiño de ojos y me lo meto en el bolsillo de la bata de limpiesa. Por respeto al cariño que le estoy cogiendo no diré que para mí es el mayor pelotudo de este cine y de cualquier sitio que he conosido. Pero sólo por el cariño que le tengo. Si se me pone tontito le hago la dansa del vientre o me lo aprieto bien contra mi cuerpo serranito y me lo dejo sin defensas.

En este trabajo soy la reina. Tengo un gran futuro por delante.



La última vez que la ví dijo "Me voy de vacasiones. Hasta pronto. ¡Si vuelvo!" Y no volvió, claro. Una caradura como ella no podía hacerlo, claro(ver posts "La comedia humana" y "Nuevas aventuras de la señora L". Pero yo la sigo recordando aquí. ¿Por qué recordamos más a los peores?

2 comentarios:

Ozymandias dijo...

Er...supongo que esto es una novelización basada en hechos reales, porque no creo que esa hijadeputa escriba de forma tan coherente. Siempre he envidiado tu trabajo de cara al público y todas las alegrias que eso conlleva, pero está visto que el enemigo de dentro suele ser peor. Bufff.
P.D.: Algo pelotudo si que eres, la verdad.

Houellebecq dijo...

Sí, claro que es novelización. Así que gracias por lo de coherente. se te ha escapado un halago.