28 enero 2008

Sofía


Necesitamos a V de Vendetta pero sólo es un cómic y una película


“Dios os ha construido de forma diferente. Algunos tenéis el poder del mando, y en la composición de estos ha mezclado oro, por lo cual también disfrutan del mayor honor; a otros, los ha hecho de plata, para que sean auxiliares; otros, a su vez, los que han de ser agricultores y artesanos, los ha compuesto de latón y hierro…”

- Platón, La república, siglo IV A.C.

Estaba tomando un café con Mari. Un descanso en la jornada laboral. Un descanso en mitad de una jornada dónde bien poco había trabajado, la verdad. Pero incluso el no hacer nada cansa y hay que buscar nuevas formas de hacer el vago. Entonces vino Sofi.

Ya sabía por su cara de hacia unos minutos que no había pasado la prueba. Lo imaginaba desde mucho tiempo atrás. No daba el perfil por más que su perfil y su frontal sean perfectamente atractivos y no se trate de una cuestión estética ni el tema vaya por ahí. No daba el perfil laboral. Sencillamente. La empresa necesita otro tipo de persona.

Sofi vino a despedirse de aquellos de los que quería despedirse. Decía que no lo sentía por el trabajo, que lo sentía por nosotros. Yo me levanté a darle dos besos sin saber muy bien como rendirle mejores honores. Si la hubiesen renovado o la hubiesen hecho fija le hubiese sugerido que nos invitase a todos a cenar aprovechando la alegría del momento(esperando que no lo hiciera, por supuesto). Pero ayer no era día de milagros.

En Navidad Sofi se rebeló ligeramente contra el dictamen de cierto encargado pirata que tenemos. Fue simplemente tomarse un día libre porque lo necesitaba. Un día en mitad de seis meses de puntualidad inglesa y de no faltar al trabajo y de trabajar en su puesto y de adaptarse a las normas de la empresa y del pirata. Pero estaba esa rebelión. Una pequeña rebelión en mitad de un mal momento. Las aguas corrían tempestuosas en nuestro puesto de trabajo y el dictador ya no quiere que la gente tenga contratos fijos. Si pudiera evitarlo evitaría que se dijeran hola entre ellos porque puede haber mensajes o códigos cifrados en un saludo que promuevan la revuelta. El tirano tiene miedo y si antes era un peligro ahora es peor. Del mismo modo que lo es un perro con la rabia.

Mari le dio también dos besos a
Sofi. Apenas hablamos mucho más. Yo no quería hablarle sobre lo mal que nos sentaba que se fuera ella precisamente. A veces es peor tener que enfrentar las miradas compasivas de los compañeros que el mismo despido. He vivido algunos despidos en primera persona y detesto los ánimos de la gente, la forma en que tratan de decirte que lo sienten y buscan torpes excusas para que te sientas bien cuando ellos mismos podrían llorar si los despidieran. Creo que si hay que hablar con Sofi es cuando regrese con una sonrisa y el convencimiento de que fuera estar mejor que dentro. Y yo de eso estoy seguro desde hace mucho tiempo. Necesito ese empujón del pirata que me expulse. Fuera es mejor porque fuera será diferente y en el cambio está el progreso. Yo al menos lo necesito así… Y lo quise pensar mientras la vi marchar con cierto desánimo en el cuerpo por mi parte. Sentí que perdíamos más de lo que ha perdido ella.

Sofi tiene un nombre adecuado como pocos. Del griego. Significa sabiduría. Rousseau la consideró la compañera ideal en su “Emilio”. Siempre he pensado que los nombres son aleatorios y no hacen a la persona. Pero Sofi es una excepción. Joven, inteligente, con carácter en el buen sentido de la palabra, con mucho sentido común, inconformista. Evidentemente, el opuesto del perfil de la empresa. En la empresa se requiere otro perfil: lameculos o chupamedias (como diría en su bonito argentino Sofi), tonto, ignorante de sus derechos, de fácil manejo, absolutamente borrego. La plantilla es cada vez más el sueño del tirano. Su pueblo se parece cada vez más a lo que quiere. Si tiene que haber disputas que las haya entre ellos por cotilleos, rencillas de patio de colegio o cualquier estupidez semejante. Él está a salvo y puede manejar los hilos a su gusto. Sofía es de un rango superior. En el mundo ideal de Platón Sofi es oro y el pirata necesita una plantilla de latón o de hierro.

Él está hecho de una materia que no contempla Platón.

Sólo es un tirano de mierda más.

6 comentarios:

Shoori dijo...

Hola tio!! te envie un sms al movil no se si lo habras visto. Te apetece japo este jueves?? es que ya hay ganas! ya me diras algo por el movil o el blog.

Houellebecq dijo...

No puedo, esta semana trabajo el jueves y el Viernes he quedado. Calma...

Houellebecq dijo...

No puedo, esta semana trabajo el jueves y el Viernes he quedado. Calma...

Houellebecq dijo...

No puedo, esta semana trabajo el jueves y el Viernes he quedado. Calma...

Houellebecq dijo...

No puedo, esta semana trabajo el jueves y el Viernes he quedado. Calma...

Katriuska dijo...

Necesitamos a V, sí, ¡pero para que te traiga de vuelta! ¿Dónde andas? Se te echa de menos...

un beso enorme desde el Este