20 julio 2008

Sueltos de Praga


Esta foto la he cogido prestada de una página que dice Praga enamora, los praguenses no. Verdades como puños.


- Estaba, una vez más, destrozado y hecho trizas sobre un banco. En esta ocasión en el castillo de Praga(siglo IX). Había subido a pie. Y las adoquinadas calles de Praga no son un camino suave ni amable para nadie. En esos momentos intentaba pensar si una phone card de 150 coronas que te permitía hablar quince minutos con un teléfono casero de España o menos con un móvil era un buen negocio. Me estaba convenciendo de que no lo era cuando vi el monumento ese. Los veo en muchos lugares desde que leí “Ángeles y Demonios” de Dan Brown. En dicha novela el escritor de Best Sellers nos habla con convicción sobre los Illuminati, una sociedad secreta que en 1776 se fundó en Baviera. Querían un nuevo orden universal (como todas). Algunos de sus símbolos como el del búho han llegado al mismísimo billete de dólar. El de la pirámide con el ojo que todo lo ve es un símbolo masón o algo así que también aparece en el billete americano.

En la novela Dan nos habla de unos monumentos como el que tenía yo delante. Una piedra alargada acabada en pirámide que se puede ver por todo el mundo. Intenté recordar si “Ángeles y demonios” decía algo sobre Praga pero creo que el libro sólo se centraba en Roma. Le hice una foto al monumento. Luego me fui a buscar un agua para paliar un poco la deshidratación que me amenazaba el cuerpo. Supongo que Dan Brown debe viajar con gente que le da agua todo el tiempo, le lleva en limousine turística o le pone un paraguas en la cabeza para que no le queme el sol. Eso te permite pensar en símbolos y órdenes que amenazan este mundo tan peligroso en el que vivimos. Al menos por lo que se lee en sus libros.

- El cielo estaba despejado. En cuestión de veinte minutos se puso negro. Cinco más y se puso a diluviar. El carácter seco y brusco del clima me recordaba una vez más al de los habitantes de esa bonita aunque seca ciudad.

- Un tipo gordo se me sentó al lado en una pizzeria. Allí la gente se te sienta al lado aunque no te digan nada. Un señor mayor revoloteaba cerca de la mesa de unas jóvenes turistas que lo miraban y se reían entre ellas. Había mesas libres pero el señor quería sentarse con ellas como el tipo gordo se quiso sentar conmigo (y ya sabemos por pasados blogs lo que me puede ocurrir a mí con los tipos gordos). Es posible que el carácter de los habitantes de esa ciudad sea muy seco pero tal vez están cansados de ser así. Tal vez ese sea el motivo por el que tímidamente se van acercando a la humanidad. Se sientan a comer en silencio con la gente. Claro que el señor mayor no dejaba de mirar los escotes de las jóvenes. Supongo que sus motivaciones eran otras.

- Paso por el lado no turístico de Praga. Es como la misma ciudad pero sin maquillar y después de haber pasado una mala noche. Todo tiene su lado oscuro.

- En el senado hay carteles muy bonitos y leyendas dónde se ve la liberación de los nazis y cómo tuvieron que irles detrás a los rusos por semejante favor. El remedio fue casi peor que la enfermedad. Para tener amigos como los rusos mejor te liberas tu solo. Lo hicieron en el 89 del comunismo. Seguro que si vuelven a necesitar que los liberen de los nazis le pedirán ayuda a Senegal.

- Estuve por el famoso barrio judío. Muy bonito pero todo costaba dinero, claro. En eso los judíos no se diferenciaban mucho de los checos. Puede que sus cementerios dentro de la sinagoga fuesen más bonitos pero tengo que añadir que los cadáveres judíos estaban tan muertos como los cadáveres de cualquier otra religión. De momento el pueblo elegido no parece nada del otro mundo. Sus gentes parecen tan mortales como las nuestras. Eso sí, más perseguidos en general.

- Visité uno de los centros comerciales más grandes que he visto nunca. Allí me fijé en la pantalla de un televisor que retransmitía el España Rusia cuando todavía empataban. Un ruso simpático me facilitó el resultado al verme interesado en el asunto. Al cabo de una hora regresé y el ruso, muy serio, no me quiso mirar ni a la cara. España ganaba por unos cuatro goles.

- Españoles en la plaza central se habían puesto a gritar con la bandera española a modo de capa por todo el lugar. Una vez más intenté esconderme y disimular mi nacionalidad. Esta vez me dediqué a ensayar el acento rumano por si me preguntaban de dónde era.

- Un indigente checo se sentó en la calle y comenzó a tener espasmos nerviosos en el suelo. También metió su mano dentro de la chaqueta para parecer manco. Luego se levantó para comprar un bocadillo y dejó de ser manco o sufrir espasmos. El marketing ha llegado incluso a ese sector.

- Encontré una mujer simpática en Praga. Sabía algo de español porque su hija lo estaba estudiando. Me dedicó más sonrisas que todos sus compatriotas juntos. Me estaba vendiendo algo, claro.

- El día antes de la salida todavía no me habían facilitado los billetes de tren para salir de Praga. Tuve que llamar a la agencia en España para ver qué pasaba. Al final se solucionó el tema. La estación de trenes era muy cutre, pensé que estaba en el plató dónde se filmaba algo sobre la segunda guerra mundial. Ya en el tren (con una locomotora de museo) los revisores me mandaron a un lado y otro haciéndome equivocar todo el tiempo de vagón. Unos argentinos que iban jadeando detrás de mí tenían el mismo problema. Los revisores se escondían de nosotros o miraban nuestro billete y nos mandaban al otro lado del tren dónde otro revisor nos decía que regresásemos al vagón opuesto. Fue kafkiano. Esos tipos se mofaban de nosotros. Salí de Praga sudando y agotado en el tren cama. Mi veredicto sobre el carácter de los checos no podía ser más negativo. Por contraposición subió mi cariño hacia los argentinos. En Praga y en esas condiciones su acento era como música en mis oídos. Casi sentí que éramos de la misma nacionalidad.

11 comentarios:

Houellebecq dijo...

Si clickais en la foto veréis más de cerca la expresión de la chica. ¿Es de miedo o de mala hostia? Yo la veo mosqueada. En la línea de los que viven allí. Al parecer, ellos mismos lo admiten.

The sea, the sky, the dust dijo...

coñoooo un tipo que se pone Houellebecq como nick! te mereces mi admiración. En cuanto tenga tiempo te leo más a fondo. Saludos

Hannah dijo...

Definitivamente de mala leche. Y yo también estoy de acuerdo con lo del carácter que estuve allí. Es que no veas lo que me reí con lo que explicas sobre eso. Besos.

Nai dijo...

Tiene cara de "como te acerques a mí te parto las piernas", que vas a esperar de gente que habla un idioma con el que o parece que se están ahogando o que están escupiendo palabras.

Yo tengo un amigo viviendo por ahí y me parto con las anécdotas que cuenta el termina todas las palabras en -nckhg y ya es checo xDDDDDDD

Eso sí... no se queja tanto como tu :P y lleva viviendo meses en el inframundo dónde solo llega un bus y esas cosas xD

Beso!

Nai dijo...

Me he levantado melancólica y eso que aquí hace un sol espléndido. Si esta lloviendo no te maltrates como lo estoy haciendo yo, que me he puesto la recopilación de maltrato psicológico 2.1.

Lo mejor de la melancolía es que es una musa insaciable.

Beso!

PD: Dónde andas que llueve en Julio?

Houellebecq dijo...

Ando por Barcelona, Nai.
Y ya cerrando el tema del carácter checo admito que tampoco fue la guerra. Pero... Conocí un emigrante peruano que se casó con una checa y tuvo una hija. Un día llegó la checa a casa y le dijo: me voy. Y los dejó solos a él y su hija sin más explicaciones. Pero no sólo va de checos. Lalongoria , una comentarista de este blog me decía hace poco "ajaja, los suizos, cómo son.Recuerdo a una amiga mia suiza, se fué a pasar unos días a casa de sus padres a su país y ,al volver, su pareja se había liado con otra.Pues se quedó a vivir con ellos, con un par...aprendí mucho de ella, qué poderío." En fín, otras maneras de entender el mundo. A veces hasta me gustaría ser así. No les critico más, de verdad, sólo les describiré.
Y Praga es preciosa.

Helena dijo...

Si yo fuera la fotógrafa salgo corriendo. Esa chica no mira bien.

Nai dijo...

Oye pues yo tengo una amiga suiza y en vez de sangre tiene horchata la mujer xD Yo creo que depende de la persona, aunque el clima hace mucho.
Es igual que lo de que los catalanes son "agarraos" o que tienen un humor raro, el clásico humor catalán xD.

Pues qué haces en Barna? si te molestan los días grises... en Madrid hace un calor... que se nos está derritiendo hasta la cibeles, yo estoy que parece que no hay nadie en casa, todo cerrado para que no entre calor.

Beso!

Nai dijo...

Te he comentado en una entrada antigua sobre los celos :P

LaLongoria dijo...

"Y Praga es preciosa".

Me has matado Houlle.Siempre pienso que no me va a dar tiempo a conocer todos los lugares que quiero.y cada vez que alguien me cuenta malas experiencias de un viaje, corro a borrar ese destino de mi lista.Praga ya tenía un buen tachón con todo lo que te ha hecho sufrir.Y ahora me dices que es preciosa.Yo no puedo andar así, la lista es larga y me emociono cuando la reduzco.¿Qué hago?

Esa chica tenía un mal día, seguro que necesitaba una sonrisa.

Houellebecq dijo...

Lo siento, lalongoria pero no debes tachar Praga de tu lista. Que yo haya tenido mala suerte o haya estado más torpe por planificar poco no significa nada. Hay que ver Praga.