27 octubre 2008

Primer enfrentamiento real



¿Sólo las grandes tiranías se merecen un Garzón?


Hicimos una reunión en el despacho. Los chivatos ni siquiera necesitaron participar de la reunión o disimular asistiendo a ella. Judas nunca será popular, ni ahora ni hace dos mil años. Si lo buscas, lo encontrarás bajo las piedras como a las serpientes.

El tirano estaba nervioso o como mínimo inquieto. Algunas palabras no le salieron con la fluidez habitual. Miraba la carta que le habíamos escrito pidiendo derechos y la leía entre regular y mal. Ya no escribimos epístolas a los reyes magos pero nos ilusionaba hacerlo con el tirano. Sólo eran tres pequeñas y justas peticiones. Y este nos leía el poema de nuestros anhelos como el que se mea en él, con desprecio, con rencor solapado, mirando de reojo a empleados transformados en enemigos:

- Si envío esta carta a la empresa os jodéis vosotros y me jodo yo. Aquí pedís derechos de mala manera. Esto me lo tomo como algo personal- alguien quiso objetar que no había mala intención pero le cortó sin miramientos- Sí, esto sí está hecho con mala intención. Pedís vuestros días de convenio y esto no es cosa mía, se lo enviaré tal cual a la empresa. El segundo punto, el de consultaros si os va bien hacer horas extra y el de daros vuestros horarios con un mes de antelación ya me interesa más…

Siguieron explicaciones que resumían muy bien su personalidad. Del mismo modo que un escritor o un director no tiene más de cuatro novelas (el resto son variaciones sobre sus obsesiones), las personas tampoco tenemos demasiadas alternativas de comportamiento. Los que le conocíamos veíamos y escuchábamos más de lo mismo. El teatrillo del tirano sólo sorprendía a los neófitos y puede que algún pardillo de alma cándida, escasas neuronas y valor a la fuga (una de las chicas pidió salir del despacho y fuera se desmayó).

Resumen del discurso del sátrapa: Os he defendido hace tiempo frente a una empresa que no para de recortar por culpa de la crisis(harto estoy de oír esa palabra que a veces provoca el “de ansiedad” a su lado), muchos de vosotros hacéis peticiones que pisan los derechos de vuestros propios compañeros(ya lo dije hace muchos posts, como los viejos conquistadores el tirano ya sabe que el “divide y vencerás” es una trampa que siempre funciona), también nos dijo que el horario nos lo podía dar con dos semanas de antelación en lugar de cuatro y claro, sujeto a cambios(los mercados de Turquía o El Cairo te permiten trueques más satisfactorios y justos, más humanos). Cada objeción era interrumpida por la apisonadora de su mala educación. El momento en que yo quise decir algo y le dediqué una sonrisa irónica y un resoplido que no le gustaron me dijo que no sabía que qué hacía yo allí y que prefería hablar conmigo a solas. A mí me vencería en sesión privada mediante el halago que como todo el mundo sabe, también debilita. A cada cual lo suyo. A los cobardes dureza, a los fuertes adulación y palabras de falso cariño más palmadas en el hombro, a los intermedios las rutinarias mentiras de corta y pega y su actuación de Goya (otras veces lo he visto mejor en su papel, el Oscar o los Globos de Oro tendrán que esperar). La reunión estaba dominada. Un nuevo tanto entre tanto tonto. Especialmente risible la desesperación de una compañera cuando el tirano dijo que enviaría la carta a la empresa y eso sería terrible para todos nosotros y ella, asustada, le pidió casi suplicando “no la envíes, no la envíes”. Divina candidez. La envidio viendo películas. Si es capaz de creer tanto en lo que le dicen no quiero pensar lo que debe sentir cuando vea una película, cómo la vivirá y creerá en lo que ve en la pantalla como si fuera cierto. Su detector de mentiras mental está más muerto que la confianza en mi empresa.

Salimos con una sensación agridulce de allí. Parecía que a pesar de todo, algo habíamos conseguido. Pero era una sensación falsa. El enemigo sólo estaba ganando tiempo.

Lo peor estaba por venir.

2 comentarios:

Nai dijo...

Nos has dejado en lo mejor... que ha pasado??? no puedo con la intriga!

Y respecto a lo que hay en mi armario... no te lo podrías creer, también guardo los conos que llevaba Madonna en sus tiempos mozos, la cinta del pelo y los calentadores de Eva Nasarre, el pintalabios de Cindy Lauper, la laca de Blondie... xDDD

Beso!

elaireo dijo...

No os dejéis engañar. El blog de Anal-izada lo escribe UN TÍO. Un tipo viejo y canoso que se dedica al negocio del PORNO y SE HACE PASAR POR UNA TÍA.