28 marzo 2010

No he vuelto pero sólo porque no me he ido




Estoy en otro lugar. En otro blog. Aquí se había metido mucho indeseable que sólo venía a husmear en mis asuntos y al que no le interesaba si escribía mal, bien o regular. Ni si tenía sentido del humor.
Me analizaban. Escrutaban mis frases buscando una referencia a sus miserables vidas. No es el tipo de fama innoble, pequeña, provinciana y salchichera que necesitaba.
Tampoco necesitaba que tomasen en serio el casi cien por cien de mis bromas. La ironía es privilegio de los inteligentes y a excepción de mis queridos desconocidos de otros blogs que nada sabían de mí pero me entendían mejor que los que me conocían en persona... mis seguidores se enteraban más bien poco y mal. Me busqué otra página libre del ruido de los necios. Pero no quise dejar los más de doscientos posts de este blog (aunque temo haber perdido los comentarios). De vez en cuando publicaré también aquí. Porque era mi blog y no tenía por qué cerrarlo. Porque si ellos lo querían tomar a mal era su culpa por entrar sin ser invitados, por no entender lo que leían y porque sí... Porque no quiero dejar de ser el hacedor de blasfemias. Aunque me queme.

6 comentarios:

LISSI dijo...

Pues me parece genial k sigas por aki tambien...aunk es doble curro para ti y un placer pa los k te leemos.
Un besote

Houellebecq dijo...

Vaya, me has decubierto. Creo que eres la única. Este blog me dio problemas pero no me gusta la censura ni aunque sea propia. Lo quiero dejar porque me niego a destruir sus más de doscientos posts.

Vanity dijo...

Comparto tu punto de vista y celebro tu regreso, siempre bien recibido aunque comprendo que difícil,

Por favor, hagamos un monumento a esta frase:

la ironía es privilegio de los inteligentes

Un abrazo

urbanoyhumano dijo...

¿Te leemos entonces en los dos sitios?

MEME dijo...

Yo también lo he dejado y me he ido en mas de una ocasión,y he abierto y cerrado muchas veces mis blogs y al final empecé de cero en donde escribo ahora,lo malo es que yo no guardé nada de lo que escribía y ahora a día de hoy me encantaría recuperar parte de lo que escribí, pero es imposible ya,
A mi me agobiaron un poco, y me tocó moderar los comentarios, y seguí agobiándome, y cerré el blog.
Pero ahora parece que todo está tranquilo, por fin.Y ahora me corto mas escribiendo.
Bueno espero que no te incomode mi presencia en tus antiguas entradas de blog, me apetecía conocerte al principio de cuando empezaste este blog y al final me he ido enganchando un poco a leerte cada dia, a veces lo hago desde el Reader pero desde allí no se ven los comentarios,
Un placer leerte houellebecq

Houellebecq dijo...

No sabía que te habían agobiado con los comentarios. A mí solo me agobian las personas conocidas de mi vida que tengan mi dirección y luego opinan y se enfadan( a veces sin razón porque no hablo de ellos). ahora sólo tienen mi dirección los que entran casualmente en mi blog y algunos conocidos-as de confianza que no se suelen enfadar y saben que no hablaré de ellos ni me interesa. Yo no tengo que cortarme nada y eso me gusta. La autocensura agobia. Me gusta la libertad de escribir todo lo que se me ocurra, por fuerte o duro que parezca. Aunque de momento estoy tranquilo.