10 junio 2010

Política de toda la vida


Cada año me paseo por una España más pobre. Sólo espero el momento en que toda esta miseria se reconvierta en algo constructivo. Algo como la muchedumbre cogiendo a todos los gobernantes corruptos y obligarles, con un cuchillo a la altura de los huevos, a devolver lo robado. Porque todo se reduce a eso. Las arcas no se vacían tanto por las enormes colas de parados como por esa lacra social que siempre ha estado ahí, los políticos chorizos.
No hay otros motivos para practicar la política. Sólo robar. Porque no tiene nada de atractivo ir con corbata cada día, levantarse pronto para trabajar, asistir a reuniones de bostezos y somnolencia sobre temas públicos y ajenos a tus intereses (el político está demasiado lejos de sentir empatía por una persona que depende de una nómina para llegar a fin de mes, es como gobernar un ejército de alienígenas), buscar las palabras más agradables para explicar a la plebe una subida de impuestos… Ser político es un asco. Por eso conocemos a tantos que han robado a lo grande (el dinero es goloso) y desconocemos a la mayoría que roba en pequeño, con discreción. Apenas existe el que se conforma con lo que tiene. Y en su cofradía debe ser el tonto del grupo, ese del que todos se ríen y el que obliga a dar codazos a los compañeros y sonrisas por lo bajo a su paso.
No nos dan ejemplo. No nos enseñan que robar es malo. Defraudar a hacienda es como un reto espartano, no es malo hacerlo sino que te pillen. Por eso cuando entro en una gran superficie y veo que no hay espías cerca y alguien arranca las etiquetas de los libros para que no los detecte el arco magnético no lo delato. El telediario nos muestra a diario que robar es una virtud de los inteligentes, de los más aptos.
En la Revolución Francesa se atacaba a un rey y su nobleza.
Hoy el enemigo es mayor.
Ni todos los ladrillos de las obras que ordenan hacer los ayuntamientos serían suficientes para la legión de cabezas de chorizos encorbatados que lapidaria.

5 comentarios:

InfiniteRebel dijo...

Y....como en la Revolución Francesa, TODOS A LA GUILLOTINA!!!! O mejor como tu dices una gran daga y a cortar los huevos. Ya verás que los nuevos políticos se cuidarían mucho de robar.
UUFFF!!! Qué drástica me he puesto.
Un abrazo y avísame cuando te decidas por los magnicidios ;)

guillermohector dijo...

Amén.

Recuerdos perdidos dijo...

"Ni todos los ladrillos de las obras que ordenan hacer los ayuntamientos serían suficientes para la legión de cabezas de chorizos encorbatados que lapidaria."

¿La democracia ya no funciona?, ¿qué será de nosotros? ¿Ocurrirá como en la antigua Roma?

Un saludo.

Pilar dijo...

Quizás, solo quizás seamos capaces de encontrar otro modo menos violento, más que nada por lo mal que sale la sangre.

Houellebecq dijo...

Quizás... o quizás no encontraremos modos. Ni el violento ni elpacífico han funcionado. Se agotan las ideas.