08 octubre 2010

Día de la convivencia

Cuando sale, el hijo del vecino le dice que no vuelva a pulsar el timbre de casa de sus padres hasta quemarlo. Que no le dé martillazos a su puerta. Que no le llame hijo de puta porque ellos no son los que hacen ruido. Él mira al otro y le dice algo así como que no le importan sus peticiones, que si su padre le molesta, él seguirá molestando a su padre. Luego sale de la portería dejando una última imagen para el hijo de su vecino, el dedo corazón muy erguido entre su puñado de dedos replegados. Le añade un “¡Que te jodan!” por si aquel no se da por enterado.
La calle frente a su edificio está sucia. Los perros de los gitanos que hay cerca han vuelto a convertir en una alcantarilla ese lugar. También hay basuras varias de cuando se sientan allí y comienzan con sus fiestas de palmas y cante flamenco que él desprecia hasta los huesos. Se enfada. Se intenta llevar bien con sus vecinos gitanos pero ellos no parecen querer llevarse bien con él. Una gitana le quiere vender unos calcetines y él le dice que trabaje en vez de robar en fábricas. Ella le amenaza con traer a su familia a por él y él le dice que no vive en esa zona, que buscar un equipo de búsqueda es muy pesado, que serán horas de averiguar dónde vive y luego esperarle otras tantas horas más. Que lleva toda la vida riéndose de esas amenazas de gitanos de mierda. Lo hace para enfadar más a la otra y lo consigue pero este no es el payo tonto al que está acostumbrada. Este la mira y le grita como si quisiera pegarle. Y ella se aparta haciendo el gesto de locura universal, con el dedo índice girando a un centímetro de la sien.
Entra a comprar agua en el colmado pakistaní y el dependiente aceitunado se le acerca y le recrimina algo. Que las palomitas que le pidió están abandonadas en el estante mucho tiempo y que por qué no las ha comprado, que ya no viene tanto como venía antes. Debe irle mal el negocio. Él le aparta y le dice que no puede comer palomitas por un embudo, que las irá comprado a su ritmo. Y luego decide que otro día se las comprará a otro.
Otra vez en casa los vecinos de Santo Domingo le ponen su salsa y su reggaetón como si estuviesen de fiesta de fin de año. Él sale en calzoncillos de casa, como el increíble Hulk (su “animal” totémico) y les amenaza y les insulta y hasta casi poco le falta para pedirles los papeles que a juzgar por la prisa con que bajan la música tal vez no tengan.   
Finalmente se tranquiliza. Se va a su ordenador y chatea, escribe blogs o comenta en otros. Conoce a mucha gente que le cae bien y con la que le gustaría vivir. Él convive mejor en internet porque no convive. La vida de los otros está lejos y no hay que sufrir sus comportamientos. Es una vida fácil pero engañosamente agradable. Cuanto más solo está más enfermedades padece. Últimamente se resfría mucho. Pero él se ríe de las teorías que hablan de la necesidad de convivir que tenemos los seres humanos y de que eso es bueno hasta para nuestra salud física.
Y chateando con una chica, ella le llama cariñosamente como la gitana de los calcetines le insultó en otro tono esa misma tarde. Es una de sus preferidas. Con la que más habla… No es ella pero podría haberlo sido. Reflexiona. Mañana a lo mejor le compra un par de esos calcetines a la que conoce en persona. Pero sólo en caso de que él entienda algo de todo esto.    

13 comentarios:

marikosan dijo...

"El convive mejor en internet porque no convive"; una gran paradoja. En internet es todo tan fácil, ¿verdad?, siempre y cuando no descubras que la persona con la que hablas horas y horas es una mentirosa compulsiva, conozco miles de casos.....como el de una amiga que estaba ciberenamorada de un argentino que resulto ser una madrileña cachonda..

BITXO PARDO dijo...

La verdad es que despues de leer tu post de hoy no he podido mas que sentir una gran preocupacion...menos mal que es solo literatura...menos mal que la "literatura" no disfruta mas con la vida en internet y menos mal que no sufre un estress agobiante en su "alegre comunidad"...menos mal,verdad?
Como solo es literatura ...la invitaria a que se esfume unos dias fuera de su habitat para que se relaje..."vente pá el sur primo...al campito...aqui solo se oyen perros y a mi gritandoles pa k se callen..."
Como dirian los Frankie goes to Hollywood "Relax".Te recomiendo la musica de la pelicula In the Wild de Eddy Vedder...si es que no la oiste ya..
Besos desde mi cabaña en "Tucson" en mis anhelados dias de vacaciones...(las cosas mejoran :))

Houellebecq dijo...

Pero que dices,Lissi, si es un bonito alegato a favor de la convivencia. Como hoy es el día... Lo que ocurre es que el camino hacia esas hermosas ideas está cargado de espinas y pequeñas batallas cotidianas pero al final ganará el bien. Como en las películas.

Annie dijo...

Te vendrá bien escucharla

Creo que todavía llevo poco tiempo viviendo aquí, así que aún no logro comprender del todo esa convivencia vecinal con personas provenientes de otras culturas y con costumbres tan diferentes entre si; personalmente pienso que me costaría mucho asimilar una situación como la que narras.

En cuanto al Internet es otro cantar, mil historias tengo al respecto, si te contara...

Besos brujos y un feliz y relajado fin de semana

Houellebecq dijo...

Gracias por la sugerencia Annie. De todas formas hoy me he levantado muy relajado. En cuanto a lo de la amlgama de gente, normalmente no me desagrada, me gusta la variedad. Total, fricciones voy a tener también con los de aquí. De hecho mis peores fricciones son con mis compatriotras. Besos y mejor fin de semana para ti.

BITXO PARDO dijo...

Pues debe ser que cada vez comprendo menos...sera que como yo no convivo con vecinos...en cualquier caso siento no haber captado el significado de tu post.
Pero vamos que no estoy muy segura que el bien gane...no suele hacerlo normalmente.

Houellebecq dijo...

No, si sí has entendido lo que tenías que entender. Sólo digo que creo en la convivencia pero que eso no significa que crea que esta aparezca como por arte de magia. Hay muchos problemas y mucho que pulir antes, aunque seamos iguales en lo básico debemos entender que a la vez somos diferentes y hay que hacer algo creativo con esas diferencias. Aunque es cierto que cada vez que mencionas tu campo y tu tranquilidad me da como envidia. Pero sana. Es tan sencillo como si no tengo nadie con quien pelearme no me peleo. Pero de vez en cuando me gusta creer que sí puedo llegar a un armisticio con el prójimo. Saludos.

Toni dijo...

Siento que vivas en la frontera entre Israel y Palestina...jeje.
Supongo que en tu caso la convivencia (contigo mismo) es cambiar de barrio...

Salu2

reltih dijo...

un gusto brother. feliz día-me incluyo-

"ACAPU" dijo...

Me ha gustado tu post, el choque entre las buenas intenciones y las crudas realidades. Pero en fin, ni todo es tan horrible como ciertos días al asomarse a la calle, ni todo es tan idílico como otros ciertos días al asomarse a las ventanas de internet.

Pilar dijo...

Bajón a la realidad, no es oro todo lo que brilla, y para convivir con otros TODOS tienen que trabajar, no sólo una parte. Y desde luego no todas las opciones son compatibles con la convivencia civilizada.
En fin, la realidad.

MEME dijo...

La convivencia es muy complicada, supongo que si piensas que hoy por ti y mañana por mi igual es mas facil. Lo malo es cuando te topas con primero yo luego yo y siempre yo,, eso son palabras mayores.
BESOS Y FELIZ FIN DE SEMANA

neko dijo...

Houellebecq, genial. Has descrito una realidad que es la que se vive día a día actualmente. Pasarán años antes de que consigamos una convivencia pacífica y completa. En estos años que corren la convivencia va siempre de la mano de la tolerancia, que es precisamente lo que le falta a la gente.

Internet... un lugar donde es fácil crear tu propio universo ajeno a todo, como una realidad paralela mas peligrosa de lo que imaginamos.