16 noviembre 2010

Aburrido

No era mi amigo pero se aburría y me llamó para salir. Yo le dije que sí aunque fue un error. Nos conocíamos poco y descubrimos que lo mejor hubiera sido no conocernos nunca. Para él la noche era tan larga que podía continuarla a pesar del día y del sol. Yo no cojo el sueño sin una mínima garantía de oscuridad. A él no le importaba dormir. Yo no me esfuerzo por ser simpático pero sí por ser antipático cuando me falta el sueño…
Eran las cinco de la mañana y estábamos llegando a un callejón sin salida. Yo quería ir a casa mientras él me recitaba su listado completo de locales “abiertos hasta el amanecer” y mucho después. Como yo no quería continuar hizo lo último que debió hacer, llamarme aguafiestas y sobre todo aburrido. ¿Aburrido? Recordé a los cuatro idiotas a los que nunca he querido ver más en mi vida que me han llamado aburrido sólo por no plegarme a sus necesidades.
Para empezar no soy un payaso de circo para ir distrayendo a la gente. Para continuar el que acusa a otro de aburrido entra en una paradoja. Si el que se aburre es él… ¿Por qué me llama a mí aburrido que me sé distraer sólo? Es como el que se pasa la vida diciendo de tal persona que es tacaña pero él no solo no te presta dinero por lo que también es tacaño sino que además te lo pide. Es la táctica del ladrón que dice que has robado tú para desviar la atención.
Pero era su noche. Su noche de alcohol y tabaco y sospechosas visitas continuas al baño que le dejaban las pupilas dilatadas, una noche dónde su ocurrencia más inteligente y divertida había sido indicarme que dejase la chaqueta en su coche y así me ahorraría la incomodidad del guardarropa. Todo lo demás, lo veo como en fogonazos, una larga retahíla de imágenes en las que aparece este conocido acercándose borracho a mujeres que lo miran sin verlo en el mejor de los casos o que si lo miran, lo miran como a una rata en el camino, de este conocido poniéndome la mano por encima del hombro (con las confianzas de un amigo veterano) empujarme hasta el siguiente local y decirme que allí va a ser todo increíble (y luego es todo bastante verosímil, nada increíble, no pasa nada que no se pueda esperar y en realidad no PASA NADA) y así toda la noche de bucle, digo de fiesta con ocasionales y bien puntuadas insinuaciones para que me vaya con él de putas y yo que no, que no haga trampa y que le dé una oportunidad a su físico que él también puede ligar (pero va tan borracho que no me lo creo ni yo, sólo intento evitar tener que esperarle en el coche mientras se desahoga en un local dónde no voy a entrar ni como acompañante ni van a dejar que lo haga). Imágenes para el olvido. Pero el aburrido soy yo. El aburrido que se entretenía con poco o casi nada hasta que llegó él para sacarlo de su casa(de la que no debió salir) para buscar una emoción fuera de la que carece por dentro.
No quiero dejarme convencer más por estas almas huecas, siempre lo digo y otras tantas veces me olvido que lo digo. Estoy acostumbrado a tratar con la psicología del aburrimiento infantil. Mi sobrina tiene seis años y mejor capacidad de convicción.  Este tipo no logra convencerme de que la diversión camina a su lado y no al mío.
 Le digo que el aburrimiento es mutuo, que después de las cinco de la mañana se me acaban las reservas de chistes de patio de colegio, que el sexo gratuito es mejor que el comprado y hombre, que no lo dé todo por perdido. Cuesta pero me deshago de él.
Antes de dormir cuento excusas para nunca volver a quedar con gente que te acusa de algo porque no eres como quieren ellos que seas. Me hago la dulce promesa de no estar a la altura de lo que piensen de mí. 
Es tan aburrido seguir el guión que te imponen los demás…

30 comentarios:

marikosan dijo...

A mi me pareces unas cuantas cosas, aburrido no está entre ellas, eres una persona con muchas inquietudes y eso, amigo, no es aburrido. Pero claro, no encaja en el perfil del joven de ahora. Yo nunca he sido de la noche, ni cuando era más jovezna, el sueño se apoderá de mi, no tolero el alcohol, aunque amo bailar y olvidarme de todo. Pero no hablo sólo de salir, hablo de conectar, de compartir gustos, inquietudes, a mi alrededor no hay nadie que comparta mi gusto por la literatura o la poesía, nadie que potencie sus puntos energéticos y la salud interior (interior, no mental necesariamente).

Asi que en este pequeño mundo cibernético que tengo, hallo todo lo que busco, gente con la que hablar de las cosas que me encandilan, comparto escritos, libros, música, consejos de salud, tiempo, la pena es que falta el contacto físico, pero nadie dijo que todo sería perfecto.

Un beso!

Houellebecq dijo...

Lo de encajar... Antes pensaba que no encajaba pero siempre encuentro un lugar del puzzle en el que más o menos se me puede colocar. Por internet desde luego pero en la vida real, si te mueves un poco, también. Lo único que intento evitar y a veces fracaso es en eso de no sair con gente equivocada. A veces me da por hacer experimentos y buscar una nueva experiencia y acabo por perder el tiempo, algo que no me gusta nada. Pero bueno, si voy a lo seguro, mis amigos de siempre y de verdad... pues nada, que con esos no me equivoco nunca.

maloles dijo...

Hmmm, yo conozco a varios que consideran que si no vuelves a casa a las 6 de la mañana es que no te lo has pasado bien. AUnque ellos vuelvan a las 6 después de haber estado 6 horas en un local sin bailar, sin hablar porque la música está demasiado alta, y sin ligar, por supuesto.
Pero soy yo la que no me lo paso bien porque me marcho antes. Hay que saber hui antes de que la cosa decaiga, sea la hora que sea. Y sí, a veces pueden ser las 6 de la mañana; pero no siempre.

Un beso!

Houellebecq dijo...

No es por la hora(o no del todo por eso), es por lo que siento, es por la mala compañía y porque esa mala compañía me pida algo que él tampoco me da. Es la historia de una mala noche por culpa de una mala elección. A cada cual lo suyo. Pero que no me obliguen a ser feliz con la idea que otros tienen de ser feliz.

Annie dijo...

La verdad es que yo a estas alturas del partido ya no aguanto una misa con pólvora...
Pero desde que tenga tema de conversación no me aburro ni me da sueño. La música de aquí no me gusta y en las discotecas latinas que serían el lugar ideal para mí, descubrí que hay mucha chusma y así peque de pija, mejor paso de ir.

No creo que tú seas un hombre aburrido ni mucho menos aburridor, porque por lo poco que conozco de ti (que si quisiera saber más me basta con echar mis cartas jajajaja) creo que eres un hombre muy interesante o por lo menos afín a mí, así que estoy segura que no nos importaría quedarnos hasta las 7 que empieza a despuntar el día por esta época y a lo mejor, hasta repetir programa para seguir con la charla que quedó pendiente...

Besos brujos y muy despiertos

Room dijo...

Ya me conoces Hou, yo soy solitario. Lo máximo que se me arrima es la rama de un árbol. Y encima creo que la forzó el viento. Total me pliego otra vez con mis libros. Intento pensar en "Mi Cristina" como una novela romántica en la que excluyo el sexo. Sí, no consigo salir de mi celibato.
A este paso voy para cura y que dios me salve de pecar. La noche solo la veo por mi ventana y como máximo noto el aire cuando voy a tirar la basura. Siento que pierdo. Estoy tirando mi vida. Miles de chicas jóvenes en una disco deseando encontrar a alguien y yo leyendo a Ryu Murakami. Joder...creo que acabaré como Kurt Cobain escribiendo una nota de suicidio.
¡Saludos! y mira tu correo cuando puedas.

reltih dijo...

sencillo brother, ya nosotros hemos quemado muchas etapas. personas como la que mencionas, siempre serán adolescentes. y sin embargo uno las entiende.
un abrazo

Pilar dijo...

No siempre aciertas, y es normal, si lo bueno llevase un cartel luminoso encima, no daríamos vueltas y vueltas, pero tienes razón, ese salir a buscar fuera cuando no llevas nada dentro (no cuentan el alcohol o las drogas) sólo te deja cansado, y enfadado porque quienes así se comportan no pueden soportar la mirada limpia de quien les sirve de espejo.

Un beso,

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

La palabra aburrimiento, no está en nuestro diccionario. Jamás nos aburrimos. Jamás. Siempre hay cosas que hacer, qué pensar, qué idear. El ser que utiliza el aburrimiento como cantinela, nos pone de los nervios, Un ser humano medianamente inteligente, no tendría porqué aburrirse jamás de los jamases.

El colmo son los seres que nacieron aburridos y esperan que seas tú quien le cures el aburrimiento. ¡Como si eso tuviese cura!

Buena noche, compañero bloguero.

Houellebecq dijo...

Annie, con tus cartas parece que sabes más que leyendo mis posts porque estoy de acuerdo en todo lo que cuentas. Estoy seguro de eso. Y sí, seguramente escucharte podría ser interesante por la mañana o a las seis de la madrugada. Lo intuyo.
Room, estás muy alicaído. He leído tu mail y ya te he respondido. A ver si quedamos y me explicas esos nuevos agobios. Secreto de confesionario (o de bloguero). Soy chismoso pero no tanto, prometo no escribir sobre el tema. Bueno, ya lo haces tú. Lee el mail.
Reltih, posiblemente tengas razón en eso de que no puedes juntar a una persona que vive en una etapa con otra que ya la ha quemado. Cierto...
Pilar, la idea del cartel luminoso... Me gustaría para todo. Claro que entonces no podría comparar lo bueno con lo malo ni apreciar tanto a mis afines. Supongo que hay que pasar algún mal
trago de vez en cuando.

Room dijo...

Hou, son pensamientos pasajeros. Necesito una mujer con urgencia. Pero bueno soy feliz. Ya sabes que a Houellebecq le han dado el Goncourt 2010. Ahora invoquemos a esos veloces traductores para que saquen su última novela al castellano. En fin, de mientras seguiré despierto durante las noches. Escribiendo o leyendo poemas de Bukowski.
¡Nos vemos!

neko dijo...

Según pasan los años m da la impresión de que me vuelvo mas antisocial y evito al máximo situaciones como la que relatas. Los mios me gusta tenerlos cerca, pero no soy demasiado de hacer nada por quedar bien ante nadie. Por ello me han llamado rancia, aburrida y demás paridas, yo lo llamo saber lo que uno quiere, y tu lo sabes amigo. Desde luego por lo poquito que se de ti me pareces cualquier cosa menos una persona aburrida.

A mi parecer no hay persona menos interesante que alguien que basa su vida en currar, la tele como único entretenimiento entre semana, y salir de copas y a ligar hasta las tantas el finde.

Un besico

MEME dijo...

Que valiente eres, salir de fiesta con un tio que casi no conoces,,,yo solo me atrevo a ir de fiesta con conocidos,,,mas que nada por que el alcohol y sus consecuencias se disfrutan o se toleran mas en compañia de conocidos que en la compañia de "semi conocidos"...es menos pesado y menos incomodo SOPORTAR LAS BORRACHERAS AJENAS...
Por que en caso de conocidos al menos ya sabes la que te espera a lo largo de la noche y hay confianza,,,
Y estoy contigo con lo de que no cojo el sueño sin una garantia de oscuridad,yo prefiero que me pille el amanecer ya entre las sabanas.
Y si es verdad, es muy aburrido seguir el guion que le imponen a uno,,,eso si que es aburrimiento...

BESOS

Houellebecq dijo...

Meme, ni siquiera me había planteado lo del miedo. Solo es un hombre y en igualdad de condiciones. A medida que pasaba la noche él iba perdiendo facultades y yo conservaba las mías así que miedo... Sólo sentí agobio y más agobio... Más de lo que transmiten mis palabras por aquí.
No le hubiese juzgado tan mal si no se hubiese él tomado la molestia de juzgarme a mí primero. Eso me mosqueó.

Houellebecq dijo...

Neko: Parece que los años nos van conduciendo por el camino de la soledad. Pero tengo que decir que aunque necesito más horas solo que acompañado (siempre lo digo por aquí) me gusta quedar de vez en cuando con los míos. No estoy encerrado en mi ostra. Sólo me equivoco cuando experimento con nuevas compañías. De vez enc uando descurbo alguien interesante pero sólo si lo conozco y lo estudio durante cierto tiempo como un cursillo o el trabajo... Saludos, neko.
Marpin y al compañía Batracia: Estoy seguro que la palabra aburrimiento no entra en vuestro diccionario. Vuestro blog es cambiante y variado y se nota la inquietud de los cerebros que hay detrás. De hecho no arriesgo anda escribiendo lo que he escrito en mi propio blog. La gente que se mueve por aquí tendrá gustos muy distintos pero todos tienen cerebro y sentido común que todavía es más que la cultura (aunque esta tampoco hay que desdeñarla). Saludos.

POEM dijo...

da mucho de si en comentarios tu post q demuestra q no eres nada aburrido jaja

tu aburrido???!! jaa mmm eres fascinante

y lo mismo siempre digo a mis hijos todo el mundo liga sólo los anormales van de putas confirmando una vez más en ti la certeza de mis pensamientos

y el solitario Room q salga a hacer deporte!

yo soy muy solitaria
con una puesta de sol q veo desde mi cuarto estoy feliz
la peña borracha en las noches me aburre aunq bailar y extasiarme con la música me encanta

beso largo q encaja seguro jaja

Houellebecq dijo...

Poem: Como siempre consiques que me ría con tus comentarios. Con ellos, no de ellos, queda claro. A Room ya le pondré mañana las pilas que parece que noe stá en su época. A mí también me pasa de vez en cuando pero son bajones muy fugaces. Muy de acuerdo con tu comentario sustancioso.

LISS dijo...

Se me hace raro ya venir por aki...aunk te sigo leyendo ...me he alejado bastante,tengo cosas k ocupan mi mente ... y empiezo ahora a remontar...pero bueno voy a lo que voy...tu post.Me llama la atencion pork yo me tire una parte de mi vida intentando buscar alguien con kien salir y poder pasarlo medianamente bien ahora ya paso de salir a no ser k sea algo concreto k me apetezca y con gente k sepa con seguridad k encajo...la vida da tantas vueltas.
Saludos lejanos :)

Pitt Tristán dijo...

En la medida que puedas te alabo el gusto de ser quien eres, de no hacer las cosas porque otros las imponen o las requieren, la libertad es un lujo que no todos pueden permitirse. Sé uno de ellos.
Un abrazo.

J. G. dijo...

destelleante foto para el texto

J. G. dijo...

tanta norma nos persigue que no nos deja

Houellebecq dijo...

Lissi: Normal que la gente tenga cosas que ocupan su mente de vez en cuando. Yo todavía me sorprendo de seguir aquí con el blog, lento pero firme, casi sin abandonarlo menos aquella época que estuve en el otro. Me alegra verte por aquí de las que más pero cuando y como quieras y sin obligaciones. Espero que esas cosas que ocupan tu mente sean buenas y beneficiosas para tí. Saludos.

arguellesacero dijo...

A favor del viento, aún siendo el viento a favor, tengo dos amigos. Al resto del mundo lo sobrevaloré y ahora me encuentro en plena ruptura porque un hombre no apreció el fino hilo de un camisón de algodón. Del mejor hilo.

Besos confusos tras ruptura con a very important people.

Houellebecq dijo...

oh,oh im sorry por la pérdida de la very important people. A mí desde luego no me va pasar que sobrevalore a nadie. Cada vez los mido más a la baja. A partir de ahí todo son agradables sorpresas. O casi todo que por bajo que ponga el listón siempre hay alguien que no lo salta.

patrice dijo...

Yo estado en situaciones practicamente iguales, excepto lo de ir de putas...Salir y no tener el cuerpo para fiestas, y que algunas veces tienes que fingir de que te lo estas pasando bien, fingir que eres imbécil, y thacer que escuchas los problemas que te esta explicando tu amigo/a que al final para ti solo es un disco rallado que no para de sonar dentro de tu oído, claro lo que consigues por fingir es que todo lo que haces no te salga natural y eso se nota, yo directamente al grano si no me apetece simplemente lo digo, porqué en esos momentos prefiero estar en mi casa tranquilamente, pero lo que más me toca de todo ésto es que me llamen aburrida y sosa, por? por no querer aguantar unas cinco horas hasta que salga el sol a un puñado de gente medio borracha y tener que soportar miradas indiscretas+ comentarios, pues no sé que decir, creo que aburridos son ellos, y se quejan de que soy una persona muy selectiva, pues si lo soy, y ahora más, no soy perfecta, tampoco voy de lista, pero no hay que ser muy listo o si que me agota tener conversaciones sin sentido y con esos tonos garrulos y a mí me da hasta verguenza agena, lo siento...Me agotan, acabo agotada, opino que hay cosas mas intereasnte que te pueden aportar algo más a tu cerebro, me gusta salir cuando quiero salir y si todo fuera un poco más "elegante" un poco más de ética pues se agradeceria, también depende de con quien salgas, me imagino...Besos

Houellebecq dijo...

Se puede fingir que eres imbécil un rato pero no todo el tiempo. Ir de fiesta cuando no se tiene el cuerpo para fiestas es lo peor y en según qué ambientes no se entiende.
El problema es entrar en ambientes dónde la forma de pensar está a ciento ochenta grados de nuestra actual forma de pensar. Y que en esos ambientes no se respete la oposición o el desacuerdo.
Esta situación de estar dónde no debo me ha sucedido unas cuantas noches a lo largo de mi vida y la siento como insoportable por lo que trato de evitarla. De vez en cuando me equivoco y vuelvo a caer y me doy rabia cuando ya estoy dentro. No puedo bajar la guardia. Los fiesteros son una raza fuerte y convincente que no admite un no a la primera. Y es que la fiesta, a diferencia de otras actividades, requiere de varias personas. Es por eso que tienen que desarrollar un don para conseguir soldados para su ejército y si tú quieres desertar te hacen consejo de guerra o como poco, te amonestan.

Anne dijo...

Tu texto me ha recordado viejos tiempos, en los que yo era la rara y aburrida.
Llegó un momento en el que cuando no me apetecía salir con las "no aburridas" de mis amigas, ponía excusas del tipo: tengo que quedarme de canguro de mis hermanas, o cosas por el estilo.
Mentía. Al principio simplemente porque no quería que me consideraran aún más rara,porque quería encajar.
Hubo un tiempo en el que yo misma me consideraba aburrida.
Ahora que ya no soy esa adolescente, me he dado cuenta de que mis gustos son otros y no por ello soy aburrida y tampoco creo que tú lo seas.

Un beso

Pepe Deapié dijo...

Yo en los tiempos en que salía por ahí aguantaba hasta las tres de la mañana, caso de que no me lo estuviese pasando muy bien, por aquello de dar una oportunidad al azar. Ahora recuerdo y me hace gracia, que algunos de los amigos me decían que los había dejado colgados y yo alucinaba porque normalmente cuando me iba se quedaban cuatro o cinco. No obstante, al final terminaron aceptando mi conducta como normal y ya ni me lo mentaban. Y es que no hay que acostumbrar mal a la gente. Si lo haces, luego lo pagas.

Houellebecq dijo...

Anne: Yo ya he asumido que tal vez sea aburrido para esa persona pero no para mí. Qué bueno es haber pasado la adolescencia. No la echo de menos.
Pepedeapie: Muy bueno. Los dejas colgados pero ellos son mayoría. Como si fuese a pasar algo por ser cinco en lugar de seis. Eso también lo he pensado yo en alguna ocasión.

jordim dijo...

El baurrimiento siempre es tendéncia, la gente lo adora.