28 diciembre 2010

Hace cosa de una semana y media...

En el comedor de la empresa llega S. y todos enmudecen. Me recuerda algunas películas de vampiros cuando todos comen y beben tranquilamente en una taberna y entonces el recién llegado dice que si alguien conoce al Conde Drácula y todos callan y demuestran que es un viejo, viejísimo conocido, miran con horror al recién llegado y le hacen sentir culpable sin una acusación clara. Pues así ocurre cuando llega S., se sienta a mi lado y me saluda y me elige como compañero porque sabe que a mí ese tipo de miradas asustadas de la gente no me afectan, estoy acostumbrado(normalmente las consigo diciendo lo que pienso en voz alta y francamente fuerte cuando estoy enfadado). Son miradas de cervatillos asustados frente a los faros del coche pero en este caso la expresión no les hace justicia porque no deberían temer nada. Ellos y sus murmullos o silencios sí resultan siniestros. En fin… Qué difícil es tratar con los grupos humanos. Morales y éticas tan variadas, tan poco compatibles, tan hostiles contra otra que no sea la propia…  
S. sabe que algo pasa y que lo que pasa está relacionado con ella. Hay murmullos. Detesto la gente que te observa mientras habla en voz baja sin dejar de mirarte. La mala educación toma su forma más provinciana en este tipo de actitudes infantiles. Sé que ahora todo esto es por ella, que no es por mí. Pero igual me da rabia. Y debería aceptarlo. Es inevitable. Sólo hablan en voz baja los cobardes, o sea, casi todos.
S. también me habla en voz baja pero en este caso es razonable. Cuanta menos información tengan sobre ti en el trabajo, mejor. Y de ella ya tienen más que de sobra. Que es antipática, que no hace esfuerzos por caer bien, que es más directa que yo (lo cual ya roza una psicopatía aguda), que odia a todo el mundo y si trabajan con ella más… En los descansos habla conmigo porque dice que yo no voy de falso, así lo expresa y porque se ríe con mis “gilipolleces”.
- ¿Qué pasó anoche?- me pregunta ella.
Se refiere a la cena de empresa de la noche anterior. Información reservada para ella pero no para la veintena de observadores que la vieron borracha.
S. bebió como todos pero le sentó peor. A mí me salvó la comida. Tenía tanta hambre que el alcohol no me cayó tan mal como otras veces y me mantuve sereno. Pero ella perdió la cabeza. Lo supe cuando delante de todos comenzó a repetir un mantra entre lágrimas: “Estoy sola, estoy sola, nadie me quiere”. Y cómo después de la cena ya se fueron dispersando todos y los pocos que quedamos fletamos un coche para llevarla a casa. Una compañera conduciendo, otra con la que había pasado la cena haciéndole ojitos de copiloto y mirándome y haciéndome ojitos a su vez en el coche (a veces pienso que no tendría vida sexual o amorosa sin trabajo), S. semi-incosciente y con su cabeza en mis rodillas y la boca arruinándome el pantalón nuevo con su coctel de baba, alcohol regurgitado y bilis… Nada importante claro. Los pantalones se lavan. La fama de la pobre chica lo tiene más difícil con el tipo de gente que la rodea. Porque al día siguiente todo fueron críticas. Cualquiera diría que había  matado a su padre. ¡Solo era una borrachera!
Le explico lo que sucedió pero me salto esa parte en la que nos cuenta la mayor de sus verdades, que nadie la quiere o siente que es así. 
Decir siempre la verdad es una pedantería, afirmaba Borges. Yo creo que a veces incluso es una crueldad. 

43 comentarios:

patrice dijo...

Recuerdo esa cena, a mí no me desagradó, esa noche cada uno iba a lo suyo, para unos sufrimiento y para otros euforia. Aunque puedo entender a "S", depende en que momento de tu vida te encuentres que no sea bueno, el alchol te hace malas pasadas, y tienes muchos altibajos, puedes estar euforico como a la vez puedes estar arrastrandote por los suelos, (lo sé yo), si tienes la autoestima baja...Yo tampoco aguanto a las personas que hablan sin dejar de mirarte. Muchos besos.

Su dijo...

Si yo fuera S. me hubiera gustado saber cuál era el tema que estaba en boca de todos al mirarme, sólo por curiosidad y mantenimiento de mi autoestima, aunque pueda sonar contradictorio.

neko dijo...

La verdad es que me pongo en la situación de tu compañera y siento hasta lástima, y eso que no me gusta sentir eso por nadie.

Realmente esa chica tiene un problema, y desde luego no es el alcohol, y la gente como siempre ahí está, dando apoyo moral, así me gusta! A veces pienso que en lugar de adultos trabajadores parecemos crios de prescolar.

En este caso decir solo media verdad era la mejor opción, al menos le evitas una verguenza mayor (hasta que se entere, que supongo que lo hará)

Horacio Holiveira dijo...

=D qué texto! y qué buen final:
"Decir siempre la verdad es una pedantería, afirmaba Borges. Yo creo que a veces incluso es una crueldad."
Fantástico.

Annie dijo...

Dicen que los únicos que dicen la verdad son los niños y los borrachos, yo creo que sólo los borrachos no mienten, porque los niños ya vienen con el chip de mentirosos incorporado desde que nacen...

El caso es que S dio papaya y los compañeros como seguramente ya conocen el décimo segundo mandamiento, (a papaya puesta, papaya partida) simplemente lo aplicaron. Todavía me asombra ver personas "mayorcitas" (porque presumo que S debe rondar los 30 o un poco más) que no tengan presente que SÓLO SE BEBE CON AMIGOS.

Hou te dejo un beso mágico y te deseo que tengas un inmejorable año 2011.

PD: Antioquia es el departamento, el equivalente a una comunidad autónoma de aquí. Mi ciudad es Medellín que es la capital de Antioquia

Rackham the Red dijo...

Las personas son crueles, y si son cobardes, todavía más. "S" cometió dos errores; el primero fue beber y emborracharse, y el segundo, demostrar debilidad. Hace ya siglos que tomé la determinación de no beber en cenas de empresa, y si lo hago, que sea algo tan escandalosamente caro, que automáticamente me tachen de snob (que ya lo han hecho) irrecuperable, y que suponga que te dejen beber la bebida a tu ritmo. De esa manera me ahorro sorpresas. Tu mismo das la pista al compararlos con los aldeanos de la villa próxima al Chateau de Drácula... En general, todo el mundo sabe lo que hay que hacer para matar a Drácula, plantarle cara a un jefe imbécil, o simplemente conseguir un mínimo de respeto. Pero muchas personas han perdido la capacidad de hacer frente a todo, y se conforman con la seguridad del redil. Es menos molesta porque tienes compañía. El que lucha, es visto como peligroso y non grato, y cualquier demostración de debilidad se usará en su contra. Pobre chica...

Houellebecq dijo...

Patrice: Sí, claro que la recuerdas. Como si se pudiera olvidar. Eso último de que te arrastras por los suelos... No sé. Podrías ampliar notícia. Fuera del blog claro. Besos. P.D.:Sí, esa costumbre me saca de quicio,la de hablar cosas al oído y mirar...
Su: Entiendo tu curiosidad pero va a gustos. En mi caso la curiosidad ni me matará como al gato ni hará que busque enterarme de algo que no quiero saber. A lo mejor es mejor quedarte con las ganas que saberlo todo y agobiarte más. Pero ya te digo, a gustos.
neko:Creo y hasta espero que no se entere de la peor parte del asunto, esa en la que dice que no la quiere nadie, la peor de todas. Los únicos que tienen valor para decírselo tienen el buen gusto de no decírselo.Los otros solo miran y murmuran y de ahí no saldrán nunca. Plenamente acertada tu definición de los trabajadores. Muchas veces hemos definido ese ambiente como patio de colegio.
Horacio: Gracias, sabes que vengo de leer unos buenos textos tuyos que me han causado esa misma impresión.
Annie: Yo también pienso que los borrachos ganan en sinceridad a los niños. Estos últimos aprenden rápido y lo que aprenden no puede ser bueno cuando el mundo está tan lleno de malos ejemplos que imitar. También coincido contigo en lo de S. No la conoces pero la reflejas como si la conocieras. Adulta de treinta y tantos que no sabe eso tan fundamental de con quien se ha de beber.
Vale, sí, ya habías comentado en tu blog lo de Medellín. Pero es que lo de Antioquía me ha llamado mucho la atención como comenté.
Gracias por las felicitaciones. La magia que llevan tiene que servir.

Anónimo dijo...

Las cenas de empresa son terribles. A mi me está sonsacando mi jefe, que se fue inmediatemente después de la cena, para que le cuente lo que ya sabe que pasó.
Y de acuerdo en que es mejor beber con amigos.
Espero que haya otro relato en 2010. Pero por si no feliz 2011.

Houellebecq dijo...

Muchas gracias anónimo. Nunca cuentes a tu jefe nada sobre nadie. No hay cosa más rastrera y sin embargo habitual que delatar a compañeros. El agradecimiento de un jefe no será más grande que el azucarillo a un perro y algún día puedes pagar lo de chivar. Felices fiestas.

Houellebecq dijo...

Rackhan The Red: Está claro que los aldeanos no se cargan antes a Dracula porque se les ocurre al final de la película lo de las antorchas, la estaca y todo lo demás. Supongo que el miedo les atasca el cerebro. Pero Dracula no tendría más de dos telediarios si le echasen un par de huevos los del pueblo que son muchos y encima él está más muerto que vivo.

La chica de la farmacia dijo...

La maleducación prima en la mayoría de las reuniones. Somos tan pedantes que nos creemos superiores al resto.
Ojalá algún día cambiemos.
Seguramente, S. es muchísimo mejor persona que cualquiera de esos que habla por detrás. Al menos ella dice las cosas de frente, sin temor y sin vergüenza. Con o sin copas de más.
Brindemos por ella :D
Yo la acompaño con gusto.
Un beso grande.

k dijo...

Yo diría que a quién le importa lo que puedan pensar. La dignidad está en otro sitio.

RELTIH dijo...

ME PREGUNTO: POR QUÉ RAZÓN LAS VERDADES DUELEN? NO ENTIENDO, LA VERDAD NO ENTIENDO.FULL TEMA, COMO SIEMPRE DEJAS MUCHO EN QUÉ PENSAR.
UN ABRAZO BROTHER
"LOS DESEOS DE LA LUNA" PARA MÍ SIMPLEMENTE ES UN ESTÚPIDO REFUERZO POÉTICO

Pitt Tristán dijo...

Un probervio latino dice: En el vino está la verdad.
Un amigo mío, persona muy cultivada, dice que desconfía del que no bebe, porque algo tendrá que ocultar quien no desea que el alcohol le desate la lengua.
Nunca me he sentido mejor que cuando no he asistido a la mierda que son las cenas de empresa.

Aquí, en mi tierra, se canta esta copla:
Si canto me llaman loco,
si no canto, cobarde;
si bebo, borracho,
si no bebo, miserable.

Lo importante es tener sed.

patrice dijo...

Ya lo tienes en el correo.

marikosan dijo...

S. sería sin duda mi ídola, yo de haber sabido que había terminado asi de borracha, además me habría vanagloriado de ello, para dar más que hablar aún.

jordim dijo...

La verdad está sobrevalorada hasta el ridículo. Tanto que la discreción está a la baja; qué pedazo de frase de Borges.

Pilar dijo...

Hay riesgos que mejor no correr, y beber de más en una cena de empresa, es un riesgo doble XX.

Y si además no tienes una buena relación con la mayoría mucho peor.

En fin, supongo que jamás conseguirá que olviden esa imagen ni esas palabras, pero al fin y al cabo, ¿a quien le importa?

Un beso

Houellebecq dijo...

La chica: No sé si es mejor persona pero a mí me gusta que diga las cosas a la cara. Para mí sí lo es, desde luego.

K: No debería importarle a nadie pero importa a mucha gente.

reltih:Algunas verdades, reltih. Y sí, ya me imaginaba que era un refuerzo poético. Un abrazo.

Pitt: Yo me he sentido muchas veces bien evitando esas cenas pero algún que otro año he sentido todo lo contrario. Cuando quería iba y cuando no, no. Me quedo con esa copla que envías. Muy buen pedazo de sabiduría.

patrice: A ver si lo puedo abrir que ultimamente...

marikosan: Te aseguro que salvo ese detalle dónde nos muestra sus intimos deseos, S. se comporta así y hace lo contrario que se espera
de ella. Le encanta llevar la contraria.

jordim: Pues sí, no puedo dejar de saquear a Borges.

Pilar: Creo que bebió sin calcular el límite de su resistencia. Con el alcohol debes ser un profesional para saber como empiezas y cómo acabas. Ella sólo conocía el principio. Besos.

neko dijo...

El saber con quien se debe o no se debe beber es importante, ahora que si no te importa lo que piensen de tí no debería importar.

Debo ser la única a la que le gustan las cenas de empresa por lo que veo... o será que me junto solo con quien quiero en ellas.

Houellebecq dijo...

Neko, como he dicho por ahí antes, depende. En mi caso hay veces que me gusta el equipo con el que trabajo y también me gustan. Así tiene sentido irse de cena y de lo que sea.

Anne dijo...

Poco puedo añadir a lo dicho hasta ahora.
El alcohol abre esa puerta que intentamos mantener cerrada: la de la cruel realidad.
Y no sólo de nuestros deseos, miedos, errores, tonterías,...no.
También de lo crueles que somos con aquellos que no están en "nuestro grupo de humanos".

Un beso

arguellesacero dijo...

En el lugar de S. me levantaría una mañana, compraría unas flores y una botella del mejor cava y regresaría a casa con una nueva sonsrisa. Ja.
Las moralinas apestan más que el sabor de la melancólica resaca de esta chica.

MEME dijo...

Esas cenas de empresas tienen mucho peligro...
Me encanta que a pesar de ser como es esa tal "S" os preocupeis en acompañarla a casa sana y salva,,,sois buenos compañeros ;)
A mi con el alcohol me pasa algo parecido, si estoy depre me pone el doble de depre y termino llorando en algún hombro que otro, por ello si alguna vez salgo depre procuro no pasarme con el alcohol por si acaso,,,pero si estoy pletórica pasa que me pongo el doble de contenta y entonces si que me suelo dejar llevar...yo no tengo cena de empresa soy la única empleada,,,;) tiene su lado bueno y su lado muermo total,,,por ello me apunto a la cena del gym que mas o menos es algo parecido pero sin superiores...
PD: Sobre las manchas de tu pantalón ufff de esas conozco unas cuantas,,,y suelen ser jodidas de limpiar...
(SIGO POR ESTOS MUNDOS PERO EN BREVE DEJO DE TENER INTERNET ME TOMO UN DESCANSO Y REGRESO A LA PREHISTORIA SIN CIBER ESPACIO)
BESOS

Houellebecq dijo...

Meme: Lo de quedarte sin internet un tiempo suena difícil de asimilar para alguien que como yo, no puede pasar mucho tiempo sin conectarse. Pero sí, supongo que hay vida fuera de la red. Y hasta daría tiempo para hacer cosas que normalmente no haces. Lo probaré alguna vez. Si puedo. Bueno, te echaremos de menos. Pero ya verás, volverás con más ganas.
Y sí, ya sé que las manchas en el pantalón son difíciles de quitar. Lo he sabido muy bien.
A mí antes me gsutaban las comidas o cenas con gente con la que había estado en algún cursillo. Como tú con el GYM. Como hay menos intereses de por medio parecen más naturales. Besos.

Houellebecq dijo...

Anne: Sí, el que más y el que menos han tenido por aquí alguna mala experiencia con los humanos. En las empresas se ve mejor eso.Beso.

Arguelles:Las moralinas apestan pero no se acaban nunca. Condenados a repetir siempre los mismos errores. Besos.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Ay la verdad! La dama de las mil caras. ¿Que verdad sólo hay una? ¡Já!

Un abrazo y feliz año de parte de Marpin y La Rana

MEME dijo...

Lo de las manchas lo se por mi trabajo,,, Es que igual ha parecido que me paso la vida quitandolas de mi ropa...;)
Trabajar en una tintoreria te hace ser un poco CSI aunque a veces es preferible no saber de que son algunas manchas por no morirte del asco,,,en fin que yo tambien echaré de menos todo esto...
No se cuanto aguantaré sin el ciberespacio...
BESOS

mara dijo...

joder,los borrachos y los niños siempre dicen la verdad..,te doy mi enhorabuena por tu comportamiento con s. afortunadamente no todos los humanos son hienas en busca de carroña....

eso dice mucho de ti.un beso y feliz año.

Abuela Ciber dijo...

Deseo que este año que comienza te regale todas ellas!!!!!!!!!

Tres cosas irrevocables para la Vida son:Tiempo…Palabras…y Oportunidades

Tres cosas que no debes negarle a tu Vida son …Serenidad …Honestidad …Y Esperanza …

Tres cosas que son tu Elección …Tus Sueños …Tu Exito …Y tu Destino …

Tres joyas que se tienen en la Vida son…Amor …Autoestima …y Verdaderos Amigos …

Buen año 2011 para ti y tus seres queridos !!!!!!!

Recuerdos perdidos dijo...

Me gustó, sobre todo la parte en la que te destroza el pantalón.

Houellebecq dijo...

Meme: No, no me había parecido eso,ja,ja pero haces bien en aclarar porque nunca se sabe lo que la gente puede pensar. Claro que tampoco debería importar mucho.

Marpin: Feliz año una vez más. Lo digo por mi visita de ayer.

Mara: No soy perfecto pero ese defecto en particular no lo tengo, el de juzgar a los demás por esas estupideces... no, definitivamente no. Feliz año.

Abuela Ciber: Feliz año y tomaré nota de sus conejos.

Recuerdos: Muy simpática,ja,ja. A mí esa parte no pero es comprensible. Feliz año.

Pitt Tristán dijo...

Querido Hou, feliz año y haces bien, en estas fechas, que hay que llevar de todo a la cazuela, del "tomaré nota de sus conejos" a la Abuela Ciber, por si acaso hacen falta.
Un fuerte abrazo.

"ACAPU" dijo...

Un mundo que sostiene su falsedad a base de mentiras, quizá esa verdad que dijo S. era una verdad compartida, pero inaceptable para la mayoría.

Bueno, que el 2011 sea pródigo en sinceridades.

Feliz día a día y próspero sueño nuevo.

Houellebecq dijo...

Pitt: Gracias por enmendar el desafortunado gazapo y hacer algo constructivo. Ni me había dado cuenta. Un abrazo también.

Acapu: Me quedo con ese feliz dia a dia. Y con el hecho de que si no has regresado de las vacaciones estás al caer.

Shang Yue dijo...

completamente deacuerdo

(entre máquinas esto no nos pasa)

Vanessa dijo...

Aunque esté muy perdida estas fiestas, te deseo un Feliz Año Nuevo, y q nos sigas contando también este año las anécdotas q van ocurriendo en tu vida, con esa manera q tienes d contarlo!
Besos!

Houellebecq dijo...

Feliz año nuevo Vanessa, espero que hayas estado perdida estas fiestas para bien. Yo las he pasado bastante bien también. Nos vemos en tu blog o en el mío. Besos.

Shan Yue: Estudio la forma de convertirme en una pero de momento es caro.

patrice dijo...

Feliz año Sergio, (aunque yo no suelo felicitar estas fechas porqué no me importa mucho) pero bueno espero que espezemos con buen pié éste año, cuidate. Besos.

p.d: Te lo mando por aqui, porqué no se si el correo te funciona bien.

Houellebecq dijo...

Feliz año, has hecho bien en enviarlo por aquí. De momento.

Alice dijo...

El terrible pecado de S. no fue beber, sino confesar que estaba sola. Es algo tabú, algo que se sabe que existe, pero que nadie quiere saber. Todo el mundo es tan feliz con sus familias, sus maridos, sus mujeres, sus churumbeles, que mira con lástima y conmiseración al que está solo, muchas veces por causas ajenas a su voluntad. Y precisamente cada vez hay más solitarios, sobre todo en las grandes ciudades. Triste pero cierto.
Un saludo

POEM dijo...

qué ambiente has creado alrededor de ti y ella

desprecio la cobardía detesto a los q no se atreven a vivir y están pendientes de los q viven como si estuviesen viendo una película

ella hubiera quedado mejor con un ademán arrogante con su melena antes de sentarse a tu lado ja

los ignorantes son crueles y se ceban en la debilidad de los demás y desgraciadamente lo politicamente correcto está ya mucho más difundido de lo q parece y eso si me da miedo

el redil uffff dáme unas tijeras Houlle y q me echan la pota encima si hace falta jaja

beso

Houellebecq dijo...

Sí, me das el perfil de estar al margen de esos hipócritas que es que no soporto. A veces los posts dicen más de lo que cuentan y te permiten dibujar el perfil de una persona a la que supuestamente no conoces. Tus comentarios por cierto, tan brillantes y necesarios y esperados como siempre, je,je.