23 mayo 2011

Crónica de un fracaso no anunciado (al menos por la prensa muda)



Tenía que votar aunque fuera al aire. No me gusta el sistema pero tampoco la vida y sin embargo sigo sin suicidarme. Así que mi primo me dio el fin de semana libre. Ida y vuelta a Barcelona y todo porque no me trasladaban el colegio electoral a Murcia. Tenía que ir yo al colegio. Pero el tema era otro. Yo volaba a Barcelona por un voto y una revolución que de todos modos era más interesante en Madrid. Si quería informarme mejor sobre el tema sólo tenía que regresar a lo que ya había visto días antes. Siempre he dicho que no tengo fe en la prensa ni en la televisión. Ahora todavía menos ¿Se puede perder una fe que no tenía? No debería enfadarme por lo que ya sabía. La prensa engaña más por lo que oculta que por lo que enseña. Simplemente no hablan de algo y el mundo que vemos es como una pequeña parcela.
Tuve tiempo de ver a una parte de los rebeldes. Un buen montón de personas acampando y pidiendo algo no demasiado concreto en principio. El desorden no es bueno. Estoy seguro de que había ideologías muy distintas entre todos ellos. Pero también de que todos estábamos de acuerdo en que los políticos corruptos sobran y que “tantas corbatas y tan poca vergüenza” es lo que pensamos todos (como se leía en uno de los cientos de mensajes escritos por la plaza).
Con la mayoría de los que estaban allí no me hubiese tomado ni una caña en un bar pero en ese contexto no sólo no me molestaban sino que les tenía bastante simpatía. Era sorprendente el esfuerzo de paz y calma y hasta civismo que se consiguió. No puede ser fácil que varios cientos de personas no degraden una plaza si se agolpan en ella pero no, todo bien, hasta improvisaron ceniceros partiendo latas de cerveza y arremangando los bordes afilados hacia dentro.
Había algo de festivo en el ambiente. Se mezclaban las edades, los sexos, los inmigrantes, los desposeídos. Daba la ilusión de que en esa plaza se habían suspendido temporalmente las clases sociales o los rangos y todos éramos efectivamente iguales. Se pedían derechos y se exponían ideas con megáfonos que no estaban diseñados para esos anfiteatros improvisados, el sonido sólo te llegaba si tenías enfrente al orador, los que estábamos a los lados apenas escuchábamos al ponente y sí a las personas que tenía cerca. A una de esas personas le pedí con la amabilidad que me caracteriza que se fuese con el móvil a otra parte:
-          ¿A qué coño vienes a la asamblea si vienes a hablar con el móvil? ¡O te largas de aquí o te meto el móvil en el culo!  
Todos me miraron como si fuese el típico exaltado que usan las noticias para hablar mal de esta gente. Pero como el tipo se fue con su móvil sin rechistar yo pude controlar el genio y no dejar mal al movimiento pacífico (el sol me calienta más de la cuenta).    
¿Y qué pedían? En algunos casos utopías, en otros imposibles y en casi todos los casos propuestas muy racionales. Cuando escuché trabajo para todos y no más políticos o cosas así ya supe que no se conseguiría nada pero como decía otra de esas frasecitas escritas por ahí “si luchas puedes perder, si no luchas ya has perdido”.
Allí era una lucha muy Gandhi. En realidad ni era lucha. Era protestar pero más que nada soñar. Toda la gente que conozco estaba a favor de ellos. Y yo también. Ya he dicho que no de todas sus propuestas pero sí de las más votadas.
Por la noche regresaba dirección Lorca para seguir temporalmente con lo mío y lo de mi primo y escuchaba con horror el triunfo abrumador de los políticos corruptos en Valencia y del partido en general. Ya lo sabía. En cierto blog ya dije que todos sabíamos quien ganaría las elecciones. El poder es una tarta que se reparten entre dos partidos aparentemente opuestos de cara a la galería pero muy acaramelados entre bastidores.
Recordé las asambleas. Una de ellas al lado de un árbol y una fuente donde hace tres años le quisieron robar el bolso a mi pareja mientras estábamos en lo nuestro.
Me siguen indignando más los chorizos a gran escala.
De momento sólo veo una batalla perdida.     

12 comentarios:

Pilar dijo...

Comentaba esta tarde con una amiga la curiosa dualidad que me produjo pasar ratos del fin de semana en la acampada de Zaragoza, ternura por un lado, están ahí, no en casa o de botellón, están protestando en voz alta, están hablando de POLITICA, bien!!!
Pero a la vez, me parecen demasiaso tiernos y desdibujados, una vez pasa el rato de quejarse, viene el de plantear alternativas, y ahí los encontré tan tiernos, tan verdes, tan bucólicos, (eso sí organizados, limpios y ecológicos)
Me temo que se pierdan en nada, y nosotros con ellos, porque la voluntad de cambio nos enmcamina hacía atrás, eso sí vestidos de azul y encantados de conocernos.

Hoy no estoy muy animada, pero seguro que remonto, no me queda otra,
Un beso

Mario dijo...

Madre mía, mi gozo en ningún pozo, o algo así. Qué placer leerte de nuevo. Qué placer hacerlo con tus letras y, encima, por dos veces. Bien por la retroactividad. Así que en cuanto termine este comentario me voy a tu otro texto, un poco más abajo, para seguir escalándote y encumbrándote.

Me ha encantado tu crónica. Debería fijarse alguien en ti. Si se (te) fijara un partido político, para encabezar una lista de sopa de letras y palabras infinitas, por lo menos. Y si se (te) fijara un periódico o medio de información alguno, para que le retrataras la sociedad sucia que te ha tocado vivir y que nos está tocando la moral y lo que no suena...

En fin, sobre todo gracias por haber regresado, y por hacerlo por la puerta grande...

Un abrazo

Mario

Houellebecq dijo...

Pilar, comparto tu desánimo y como ya digo por algún lado la falta de alternativas concretas pero es lógico. En una semana no puedes desbaratar lo que otros han construido en décadas. Y si los otros son muy poderosos ni te cuento. Pero lo más amargo para mí es ese Camps sonriente junto a Rita. Esa foto me ha noqueado un buen rato. Ese brazo entre vampiros me ha provocado náuseas y la incredulidad de que haya gente que vote a delincuentes pendientes de un banquillo. Mi desánimo mayor viene de ahí.
Las protestas van a seguir, eso está claro. Y espero que sean más concretas en el futuro. Orden, sólo hace falta orden y pedir el tejado de una casa antes que la Luna.

Mario: Aquí el placer de leerte es el mío que hasta comentando eres tan grande como en tu blog. En cuanto a partidos políticos que se fijen en mí, no sé, no doy el perfil. Una vez fui encargado o medio jefe de un cine y no pasé de compañero simpático. No consigo el nivel de cabrón requerido para ciertos puestos. Y las letras requieren cierto grado de irresponsabilidad, nada de estar organizando a gente que a veces se sabe organizar muy bien por sí misma. Un abrazo desde, otra vez, Lorca (tengo que parar un poco, sólo el viaje y los transbordos de tren a aeropuerto y jornadas al sol etc, me han matado). Mañana resucito.

Annie dijo...

"Seamos realistas, pidamos lo imposible"
Hou con tu post recordé el mayo francés, cuando el grueso de las protestas finalizó al anunciar De Gaulle las elecciones anticipadas que tuvieron lugar el 23 y 30 de junio de 1968.

Pero en este caso no soy tan optimista. Primero porque Zapatero no es De Gaulle; segundo porque el movimiento está igual o peor de disperso que los estudiantes franceses del 68, ni antes ni ahora se tenía un proyecto claro, y a la hora de la toma de decisiones siguen votando a los mismos políticos de siempre con lo cual no se observa cambio ni a corto ni mediano plazo; y tercero me parece que fue algo coyuntural y que mucha gente asistió más por novedad y cotilleo que realmente porque sintiera que pudiera hacer o contribuir con algo.

Espero equivocarme y que el 15M haya sido el primer paso hacia un futuro mejor para todos.

Besos mágicos

Houellebecq dijo...

El 15-M continua pero yo no soy ni mucho menos optimista. En el mejor d elos casos, en el extraordinariamente mejor de los casos el cambio sería lentísimo. Es cierto lo que dices. Aunque se compare con el Mayo francés cada situación es distinta. La gente ha votado en masa a lo que se esperaba. Y sí, también había bastante cotilleo por allí, por las pazas. De todos modos ví montones de personas firmando a favor de algún cambio.
Mi posición es que estoy a favor de la propuesta antes que de no hacer nada pero no me hago ilusiones. ¿Crees que a los políticos les guste tener a esos jóvenes en sus plazas recordándoles lo inútiles que son? Sólo por molestarles ya es más que nada.

RELTIH dijo...

EN OCTUBRE ME TOCO A MÍ, JAJAJAJA.
UN ABRAZO

Angéline dijo...

Acabo de ver ahora los videos del desalojo en Barcelona. No parece que haya pasado el tiempo, esas imágenes podrían ser las de represiones de hace años, con la estética de este nuevo siglo, pero la misma expresión de sorpresa e incredulidad en el apaleado y una contundencia fuera de la lógica en la policía. Qué triste que se pueda golpear de esa manera y después salga un político diciendo que no hay que exagerar, que sólo se estaba haciendo una limpieza. Ver esas imágenes sí que indigna, al margen de la razón que puedan tener unos y otros, esa violencia es enfermiza. Ya que vivimos en una época en la que lo “políticamente correcto” está llevado al límite más irrisorio, pasando por alto la corrupción de la clase política y premiando con el voto a quien ha dado pruebas de no merecerlo, ver a esos policías golpeando sin piedad a donde caiga da miedo y pena. Y escuchar al político da rabia. Y vergüenza ajena.

Houellebecq dijo...

Qué razón tienes en la sensación de que nada es nuevo. Pero es que esto es más viejo de lo que podíamos imaginar. A este paso no nos preguntaremos "¿Como pudieron vivir así?" porque nosotros estaremos viviendo de ese modo. De todos modos no quiero adelanar pesimismos ya que por lo que sé Barcelona se llenó de gente y cacerolas y de tráfico innecesario detenido y desviado anoche mismo. Y que va a seguir. Cada golpe de porra puede ofrecer miedo pero por tiempo limitado. Luego llega el resentimiento y el contraataque.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Sí, mejor esto que el silencio habitual, mejor asambleas en la calle (jeje, es verdad lo de los megáfonos, aquí pasa igual) que no discusiones de un@s poc@s enteradill@s en pequeños locales, mejor no saber muy bien cómo ponernos de acuerdo para conseguir cambios reales que no intentarlo en absoluto.
Y los de las porras... que se vayan a la porra, como decías en mi blog hace un rato: después de la represión ahora hay más gente. Esto sólo ha hecho que empezar.

neko dijo...

No sé si se conseguirá algo con todo esto mas que poner de manifiesto que la gente piensa por si misma (algunos) y aunque estoy orgullosa de que toda esta gente por fin se haya atrevido a levantar la voz, en el fondo también creo que fracasará. Le falta mucha maduración.

El otro día una chavalita subió para comentar que esperaba que no terminara nunca la acampada, que era genial, que los quería a todos y no sabría qué hacer cuando acabara... no sé si se tratara de algo aislado, pero me dió que pensar aquello que dijo.

Bueno, el tiempo nos dará o quitará la razón

neko dijo...

Por cierto, eso de que no te gusta la vida........ yo he pensado lo mismo, y es lo primero que debemos forzarnos en cambiar.

Houellebecq dijo...

Me he reído mucho con esa jovencita que citas que vive tan feliz en sus manifestaciones. Claro que hay muchos de estos. Si la gente se lo está pasando en grande. No hay más que verlos. Al menos cuando no sueltan a los de las porras. Hay una exposición de fotografías de Porra-Art en Plaza Cataluña para los que quieran pasarse por allí, montones de exposiciones de brazos, piernas, incluso un culo tatuado con las marcas que les dejaron las porras el otro día. Al menos eso es lo que me han contado desde allí.
Pero además de ser una guerra suave es una especie de fiesta para muchos. Y aún así hay mentes pensantes detrás y mentes que piensan bien. Confío de verdad que se organizarán mejor y lo harán bien. Estas jovencitas y en general los que quieren recuperar Woodstock no ofrecen una propuesta seria pero hay mucho más que eso. Confío en ello.
P.D. Siempre me esfuerzo por cambiar eso que dices y lo consigo mucho tiempo. En el fondo soy optimista pero a veces cuesta tanto...