17 septiembre 2011

Haciendo el tonto

Tenía hambre de comunicación a distancia. Mi ordenador reventó porque el facebook me ofrecía un video porno y resultó ser un virus, el SIDA de la informática, no pude arreglarlo. No me apetecía ver porno, es que el vídeo te lo enviaba supuestamente un amigo y tuve curiosidad por ver qué tipo de marranadas le interesaban a esa persona. En cuanto a mi móvil ha ido languideciendo, tiene autonomía para cinco minutos de charla. Se llama "obsolescencia programada". La tecnología se crea perecedera para incrementar el consumo. Si tus aparatitos se rompen rápido, tú iras a comprarte otros antes. Todos conocemos el espantoso caso de las bombillas y lo que realmente podrían llegar a durar si el Carter de los bombilleros mafiosos no las fabricase para que duren poco y se te estropeen el día que más luz necesitas para acicalarte frente al espejo.
Pero por fin conseguí mi ordenador. Sobre el móvil estoy pensando en liberar uno que encontré hace un par de años y nunca he usado. Estaba sin batería, no pude localizar a su dueño y era una máquina siniestra. De un gris blanquecino metalizado tiene un diseño que no he visto en mi vida. Parece tecnología alienígena o militar o terrorista. Sé que si me decido a liberar eso (soy de tarjeta porque tengo a poca gente a la que llamar o a la que tengo vive a dos o tres manzanas de casa) me saldrá por un precio muy elevado. Aunque por otro lado tengo uno que me pasó mi hermana, gran consumidora de móviles, uno descascarillado por la parte de arriba pero que no debe ser difícil de hacer libre. El mundo de la liberalización de móviles parece ir al alza y ajeno a la crisis, muchos como yo encontramos móviles atrapados por contrato y sin batería pero algo me dice que muchos otros móviles se roban a menudo en parques, jardines, cines y lugares de retozo de parejas despistadas.
Pero volviendo a lo de antes, por fin volvía a tener mi ordenador. Estaba harto de ir al cyber y que siempre me tocase un ratón sucio de esos que no arrastran bien el puntero (por la noche tenía pesadillas en las que caminaba con pesadez en las piernas y no avanzaba hacia ningún lugar pero tal vez no sea sólo culpa del ratón del cyber).
Como estaba muy contento me puse a rebuscar nuevas utilidades de mi ordenador e internet. Descubrí que te puedes bajar un traductor automático, rápido y en diversos idiomas que se anunciaba como "el definitivo". Se acabaron las traducciones farfollas y ridículas. Me lo bajé sin dudar (esa falta de vacilación me llena de virus el ordenador).
Decidí usarlo metiéndome en blogs extranjeros y en idiomas desconocidos para mí, nada de inglés que eso está muy visto. Sin mirar decidí que visitaría Brasil y a sus blogueros. Y sí, con algunas peculiaridades de traducción se leía bien así que decidí comentar. Expongo un comentario de los tres o cuatro blogs brasileños en los que estuve:

"Me ha encantado tu blog. Es francamente interesante y a pesar de la barrera idiomática que nos separa he quedado cautivado por el estilo"

Y la traducción:

"Gostei do seu blog. É realmente interessante e eu ter sido cativada pelo estilo, apesar da barreira do idioma que nos separa. Saudações e eu muitas vezes passar por aqui. Beijos"

¡Increíble! Recuperé el sentido de la maravilla de mi infancia. Sentía que escribía en portugués. Me entenderían perfectamente en Brasil. Pero luego se me ocurrió coger mi mensaje portugués y hacerle dar la vuelta al español para ver qué tal iba el traductor. Por si a partir de ahora me podía marcar posts dedicados a brasileños, suizos, coreanos, al mundo entero sin perder la calidad por culpa de la traslación. Quedó esto:

"Me ha encantado tu blog. Es francamente interesante y un modismo aval de barrera de la que nos separa terminó cautivado por el estilo. Saludos y pasaré por aquí me el menudo. Besos"

O sea que el traductor definitivo.
Una vez más he vuelto a quedar como un idiota frente al mundo.
Menos mal que no conozco a nadie en Brasil.

30 comentarios:

aina dijo...

Y con la ayuda de ese traductor...¿pudiste entender el texto?, a mí no se me ocurriría tal hazaña, aún no me he leído todos los blogs que hay en España.

Pilar dijo...

Me encanta, mucho me temo que somos más los que quedamos como bob@s. Tendré que limitar mis excursiones blogeriles a terrenos más seguros.

Besos

Josito dijo...

Es la suerte de ser sólo un visitante virtual de Brasil
Saludos.

RELTIH dijo...

JAJAJAJAJAJA, DE SEGURO TODOS HEMOS QUEDADO COMO MAMARRACHOS DE LA WEB. ESOS BENDITOS TRADUCTORES TRADUCEN UN 2 + 3 EN IDIOMA QUEUCHA.
UN ABRAZO

Houellebecq dijo...

aina: "aún no me he leído todos los blogs que hay en España". Yo tampoco pero me gustan las visitas multiculturales. Curiosillo que soy.

Pilar: Bueno, aún nos queda bastante rreno y no solo en España. Tenemos la Sudamérica hispanohablante, la central, Cuba...

Josito: En Brasil me expresaría con gestos. Iría a lo seguro.

Reltih: Los traductores que cobran pueden estar tranquilos de momento. Me gustaría saber quién los creó.

aina dijo...

España es multicultural.

Houellebecq dijo...

Vaaaaaale, que no me mueva de aquí. Y yo que pensaba que el mundo no es suficientemente multicultural para mí.

Angéline dijo...

Podría decir algo en cuanto me acabe el ataque de risa pero creo que no lo haré. Gracias, Houellebecq.

Spaski dijo...

yo no me entero ni de los que estan en español a veces, como para iniciar el multiculturalismo! jajaja

por cierto, tienes ya la ultima novela de houllebecq??

Houellebecq dijo...

Angéline: Ahí estamos. Por cierto, aviso que empezamos en breve lectura. ¿No?

Spaski: Tengo el último libro de Houellebecq en mi regazo. Lo conseguí en el Mercado de San Antonio de Barcelona por un precio increíble y tenía que caer.

mara dijo...

jajjaja a veces es mejor no practicar ciertas cosas eh, un abrazo hou, me has hecho sonreir , y hacía dias q no lo hacía...

muaccc.

h i l i a dijo...

y, ¿qué pasa con el típico tópico de "lo que cuenta es la intención"?

Houellebecq dijo...

Saludos, mara. Esa era la intención del post.

hilia: Que es un tópico y ni lo había pensado. Yo al final creo que seguiré los consejos de dejarlo todo en casa. O en países dónde se me lee en lengua original.

Rackham the Red dijo...

Te hablo desde mi experiencia de hablar y escribir cuatro lenguas con cierta soltura: los traductores sólo te sirven para allanar el camino. Luego tu, con el conocimiento del idioma que tienes, pules un poco la expresión, quitas una palabreja y pones otra que a ti te parece más cercana a lo que dices...
Hace tiempo estuve trabajando en un lugar donde tenías que saber: euskera, castellano, inglés, italiano, alemán y francés. Y escribir cartas en todos esos idiomas. Los cuatro primeros sin problemas, alemán ni idea y francés sólo nociones. (Obviamente me dieron el curro porque era la persona que más requisitos tenía de todo lo que pedían, también había que saber música, access, excel y mil movidas más). El traductor lo usaba con todos los idiomas, retocaba los que podía, y en alemán siempre añadía la coletilla: "por favor, lea la carta en inglés, mi alemán no es bueno". El jefe al final se pensó que realmente sabía alemán, porque todo el mundo contestaba tranquilamente en alemán y me las apañaba... Pero claro, la clave, aparte del traductor, era: frases cortas, de poquísimas palabras. Palabras super-seleccionadas, con un campo semántico que por narices sea similar en cualquier lengua. Exposición de lo que quiero de tal forma que el tipo en cuestión con decirme si o no lo ventile. Asegurarme de que, por mala que sea la traducción, se lean el mensaje en alguna otra lengua que sepa que está claro.
Los traductores, son una herramienta para desbrozar, pero como te salgas de una frase simple, has cavado tu tumba. Piensa que ya en una conversación sencilla una frase inocente (tengo calor) da lugar a interpretaciones variadas según lo que interpreta el que la oye (¿querrá que abra la ventana, es una ironía porque llevo mucha ropa, estará cachonda perdida y me insinúa algo, simplemente expone que la temperatura momentánea para ella es elevada?), ni te cuento las traducciones que puede hacer una máquina, que no capta ningún matiz. :-)

Annie dijo...

Hou me encanta tu espíritu atrevido e intrépido y por cierto, en cuanto a móviles veo que una vez más coincidimos, también soy de las de prepago, peor aún, soy de las que que hago llamadas perdidas para que luego me marquen a mí, y pobrecit@ del que me conteste!!!!! jajajajajajajaja

Respecto a los comentarios en blogs escritos en otros idiomas alguna vez he dejado algunos ayudada con traductor pero sólo correspondiendo visitas a mi blog, nunca a motu propio, como te han dicho antes, bastante multiculturales somos los de habla hispana como para ir de políglotas.

En hora buena por tu nuevo portátil y espero que ahora si podamos tenerte con más frecuencia por estos lares.

Besos mágicos y buen inicio de semana

marikosan dijo...

jajajaja, la tecnología no es tan buena como dicen.

Houellebecq dijo...

Rackham: Es cierto. Estuve practicando con frases cortas cuando ví los resultados. Mejora algo pero el fallo es inevitable. Lo que sí es cierto que si usas la lógica puedes traducir textos ajenos. Coges esas cosas raras que te llegan y si sabes de lo que hablan más o menos puedes deducir el texto. También ayuda que no lleguen textos muy intelectuales ni literarios ni filosóficos. Leer un Hegel bien traducido no es fácil. Si encima le añadimos esto...
Pero tu experiencia con lo del alma no es extraña. Tienes cuatro lenguas y la experiencia de las lenguas ayuda mucho. No sé quien hacía la gracia en una novela de que un tipo sabía veinte idiomas y le preguntaron que si no le había costado un gran esfuerzo y él contestó: "Es difícil aprender las siete primeras lenguas, el resto es sencillo". Y me imagino que así es. Muchas lenguas tienen la misma raíz y todas usan mecanismos similares así que...
Yo de momento me conformo con aprender un nivel de inglés similar al de mis castellano o catalán, solo eso. Pero creo que el nivel de lengua materna no se alcanza nunca con ninguna lengua.

Houellebecq dijo...

Annie: Tramposa. ¿Qué es eso de llamadas perdidas? Je,je, justo lo mismo que he hecho yo muchas veces pero sólo cuando alguien me ha llamado primero y noe stuve para cogerle el teléfono.
Me imagino que a tí te habrán dejado también comentarios como a mí gentes de por ejemplo Brasil. Porque son los que me han llegado a veces y de ahí que fuese yo a ellos por primera vez.
Yo también espero tener el tiempo necesario para que se me vea más por aquí. Por cierto, muy bonitas tus nuevas fotos de perfil de facebook.

Houellebecq dijo...

marikosan: Yo no soy tan bueno como quiero ser manejándola.

rafarrojas dijo...

un día habrá un google traductor para la gente en su propio idioma, lo que ayudará a muchos a fabricar discursos casi inteligibles e incluso inteligentes.
yo lo espero con ansia.
claro q, por otro lado, se pierde la gracia de destruir alegremente el idioma materno, crear absurdos y monstruos (cachondos).
Aido, sin ir más lejos, sufriría por no poder seguir martizando sádicamente al español, cual es su costumbre, si efectivamente llegamos a convertirnos en usuarios del Googlespaniolillo, esperanto sin esperanza.
Saludos y abrazos,
rafarrojas

MEME dijo...

¿Y como queda dejar el comentario en español y ya que se las arregle el o la dueña del blog? ¿Es un poco descortés o algo así? me lo pregunto en serio y ahora que sacas el tema me viene fenomenal por que es algo que yo misma me he preguntado muchas veces, las traducciones nos suelen dejar bastante mal yo prefiero no correr el riesgo.
BESOS

Mario dijo...

No es la risa lo que va a impedir que me explaye aquí como lo he hecho en tu otra entrada. Vamos, pero casi... Ha sido genial, que cura de risa, o de humor, y de buenas letras, me he pegado.

Así que aquí me propongo felicitarte y punto. Por saber llegar con los medios que tienes para ponernos a cada uno en su sitio, que es tu noche frente al ordenador... ay...

Y eso, créeme, también me ha pasado. Y cosas mejorespeores.

Te dejo un abrazo, y mi gratitud...

Mario

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Jajaja muy bueno el traductor, por lo menos sirve para echarse unas risas!

Traductores cachondos aparte, el portugués es uno de los idiomas más bonitos que existen.

Saludos

Houellebecq dijo...

Mario: Como no sé si leerás este o el anterior te tengo que decir eso de "ver comentario anterior". Allí están el núcleo de las reflexiones a tu anterior y muy jugoso comentario.

Acapu: Probablemente tengas razón. Me gusta mucho cómo queda cuando alguien me comenta a mí en esa lengua. Tal vez lo escogiera por eso, no sé...

los pucheros de kasioles dijo...

Hola, me he metido en tu blog y me estoy riendo todavía por la traducción que te ha quedado, no te preocupes, entre portugueses y gallegos son capaces de entender eso y mucho más, no te guardarán rencor,la intención es lo que cuenta.
En cuanto a los móviles... qué podía decirte, al mío le pasa lo mismo, cada dos por tres tengo que recargarle. También tengo uno que me ha dejado una hija y tendré que liberarlo, yo también lo uso poquísimo.
Encantada de leerte.
Saludos.
Kasioles

Houellebecq dijo...

Encantado de que me visites y en cuanto a que te rías más todavía porque me tomo pocas cosas en serio aunque alguna vez cae también algún drama pero poco, muy poco. Saludos.

Rackham the Red dijo...

Pues doy fe de que realmente la dificultad está en las primeras lenguas. Mi nivel de francés es bajo, pero es que nunca he estudiado francés, lo saco por similitud con italiano y español (y ya puestos, me ayuda con el catalán, una especie de francés mal tosido, por mucho que les pese a los catalanes). Lo mismo me pasa con el portugués, que me resulta mezcla de gallego y castellano (digamos que si conoces dos de estas tres, la tercera va sola). El alemán, cuando me ha tocado es una mezcla de estructuras del vasco y algunas palabras del inglés... Aliña eso con tres años de latín y uno de griego. A no ser que me uses lenguas de origen indio nativo norteamericano, africanas o eslavas (etc largo de lenguas de Oceanía, árabes, chinas y japonesas...), casi todas tienen un punto de apoyo donde me puedo agarrar. Siempre y cuando no me saques de frases hechas, estación de tren, avión, recepción de hotel y cosas así. En el momento en que abandonamos regiones conocidas para adentrarnos en cuestiones técnicas, me pierdo irremediablemente. De todas formas, te diré que suelo pillar bien las lenguas, y de mi viaje por La India me quedan palabros en el disco duro, también llegué a aprender algunas frases hechas de japonés e incluso a escribirlo (silábico, con diferentes alfabetos, podría escribir como un niño pequeño de colegio) por amigos... La cuestión con las lenguas es simple:
1. Interés que tienes en aprenderla
2. Aplicación práctica que le vas a dar (o uso)
3. Nivel que necesitas (si es de turista, o si es de experto conferenciante sobre la reproducción en aguas alopéticas de la ameba escocesa con el paracilio daltónico).
En mi caso, cuatro lenguas me piden nivel alto, por lo que simplemente por uso se mantienen. Mi interés en mantenerlas/aprenderlas/usarlas es nulo, porque la realidad se me impone. El resto de lenguas, son una amalgama de conocimientos dispersos que cuando me hacen falta recurro a mis guías breves de portugués, francés, alemán y japonés y raro será que no acierte. Eso si, si me pones un examen de gramática, probablemente lo catearé. No soy una purista, busco la comunicación rápida, eficaz y sin connotaciones de paletismo, cosa que puede pasarle a cualquiera. Para que se ría la gente, y veas que no eres el único que hace el tonto fuera. En mi primer viaje a EE.UU. me olvidé de algunas cosas, entre ellas la goma de borrar. Como iba a clase y las anotaciones en partitura se hacen siempre a lápiz (suelen modificarse...) le pedí una goma a mi compañera, en mi perfecto inglés británico. Could you give a rubber, please? I have forgotten, and I´m sure that I´ll need soon... Vale. Miro la cara de mi compañera, y veo horror. ¡Mierda! ¿como he pronunciado, y qué puñetas habré dicho? Empiezo a rebobinar, y no detecto nada anormal... De repente la mujer se pone a reír. Vale, pienso. Ya se ha situado, a ver si me lo explica. Resulta que allí goma es eraser, y le estaba pidiendo condones (un condón), porque seguro que lo necesitaba pronto... Aquella misma noche estuve repasando palabras comunes y aprendiéndolas en inglés americano y británico. No pegué ni ojo, pero no quería que me pasara algo así con un profesor. Así que, tranquilo, que otros fardamos de mucho idioma y mucha leche, y hacemos el primo en vivo y en directo, y con sonido estéreo. Durante una temporadita se me conocía como la chica-condón... ¡Menudo choteo!

neko dijo...

jajajaja me encantas Hou!!!!!

Houellebecq dijo...

Creo que fue el último post en el que me divertí verdaderamente. Necesito seguir haciendo el tonto pero los aconteicimientos me tienen momentaneamente oscuro.

neko dijo...

Pues hay que hacer el tonto mas de vez en cuando, es el mejor remedio contra el estrés, así que haz el tonto para nosotros, que esperamos! :D