30 octubre 2011

Problemas con el blog (capítulo... no recuerdo por cuál vamos ya)

Pensaba que aquel cine dónde trabajaba me mataba pero no era el cine. Otros cines me habían sentado mejor. Era que pasaba por una mala época y tenía que buscar culpables y ese local me parecía una buena excusa. Pero he conocido gente que habla de vibraciones negativas que viven en ciertos lugares. Gente más bien tirando a loca. Como no quería entrar en el club de “hay vibraciones que me perturban en el aire” decidí que mis problemas me los estaba buscando yo mismo. Si todo iba bien antes de eso y ahora iba mal es porque algo había hecho para que se estropease. Pronto terminaré con todas estas historias y le pondré un cerrojo al pasado y cerraré todo lo que he ido dejando caer a migajas por aquí. Yo no dejaré de escribir, no os hagáis ilusiones. Pero prefiero vivir en presente...
Un misterio de aquel cine era qué hacían los encargados cuando entraban en el despacho y pasaban tantas horas dentro. Uno de ellos salía con la cara de recién levantado o de haber dormido mal así que el misterio de ese estaba resuelto. Otro tenía debilidad por mirar dibujos animados en el ordenador (lo sé porque a veces me preguntaba por alguna página para ver series online y el tiempo que pasaba en el despacho sin venir a darme la lata era más o menos el que durase un episodio de lo que le apeteciese aquel día). Pero la encargada era diferente. Era una mujer recta. Manos en la espalda cuando entró recomendada en la empresa recordaba más a su marido, un guardia urbana amigo mío, que a una palomitera. En seis meses se hizo encargada a base de delatar pequeños pecados de sus compañeras al gerente y miserias varias. Yo, como soy un irresponsable, siempre había rechazado esos puestos que me habían ofrecido en la empresa porque suponían más horas por algo más de dinero. Pero yo sólo necesito dinero hasta cierto punto. A partir de ese punto en el que ya tengo necesidades básicas y artísticas cubiertas no cambio mi tiempo por más euros. Ni mucho menos por más responsabilidad(claro que visto el nivel de responsabilidad de estos encargados debería replantearme la cuestión). Pero en el hall de ese cine estaban la vida y los días de "vino y rosas" y bromas gamberras entre compañeros y flirteos continuos.
Durante el 2009 mi caída en desgracia por motivos de los que ya escribí mucho derivó en depresión y baja laboral. También decidí abandonar este blog. Me escondí como una rata en un blog llamado "El refugiado", no sin intención, porque la empresa (desde la señora de la limpieza hasta el jefe de personal de la productora-distribuidora de cine donde trabajaba)conocía todas mis historias y mi prima desde la oficina las leía tranquilamente y se las comentaba a mi madre. Lo sé porque mi madre se conocía mis episodios sexuales, violentos o simplemente patéticos tan bien como cualquiera. El caso es que yo la dirección del blog sólo se la había pasado a una o dos personas. Pero el chivato fue el Facebook. Yo no me manejaba bien entonces con aquello y alguien entró en el perfil dónde estaba muy clarita mi dirección de blog. Ya era popular en la empresa. Después de eso lo fui todavía más. En el blog salían muchos de los compañeros o jefes y no siempre para bien.
Pero yo estaba deprimido y de baja durante el verano de 2009. Amanecía con mi amiga la fluoxetina (Prozac) y terminaba el día con Lormetazepam para dormir. Era una buena vida pero no me gusta vivir con química. Soy una de esas personas semi-humanas sin vicios. La fluoxetina no me hacía pensar ni en mujeres que ya de por sí no me parecen un vicio pero me proporcionaba terribles y dolorosas erecciones sin orgasmo, un quiero y no puedo espantoso y algunos sueños con colores fluorescentes dónde volaba sobre Castelldefels, mi lugar de trabajo, como Superman y con mis rayos caloríficos arrasaba la ciudad(en realidad el Superman de Tierra 3, el malo, Ultramán).
Y un día alguien entró a insultarme en el nuevo blog. Ya me habían localizado dos o tres personas. Pero un anónimo me llamó cobarde(desde su "valiente" anonimato por meterme con él o ella, no sabía quien era). Se pasó la tarde atacándome en largos comentarios dónde decía que si volvía a hablar de ella-él me metería en la cárcel. Pero yo no hablo con nombres propios en ningún blog. Ni siquiera salgo yo. Ella misma admitía que lo tenía difícil para acusarme pero conocía un policía que sí. Y bueno, no tuve que imaginar mucho. Para empezar el policía sería su marido, para continuar yo me llevaba muy mal con la encargada porque me había traicionado un par de veces a pesar de que estaba dónde estaba, en un despacho, gracias mí (cría cuervos y te enviarán a la policía a tu casa y además perderás un amigo por eso) y bueno, la había atacado en un par de comentarios en mi blog. Fueron muy hirientes. Tanto que su marido me dijo que ellos habían sido los que entraron en mi perfil de Facebook y popularizaron mi blog por la empresa. Con el marido policía ya hice las paces hace un año en otro post. Con ella no. Ni ella conmigo. Y además debo añadir que ya sabemos lo que hacía cuando entraba en el despacho a según ella, trabajar duro: se leía mi blog desde el principio y cuando veía alguna mención hacia el gerente le pasaba la información.
Nunca nadie me ha leído tan escrupulosamente como ella ni ha perdido tanto tiempo con mis letras.
Y sin embargo qué mal me leyó. Creo que me entendía menos que si no me hubiese leído nada.

32 comentarios:

Pitt Tristán dijo...

Estoy impactado. Como me gustaría escribir como tu.
Por favor, nunca dejes de hacerlo.

Houellebecq dijo...

Tu comentario sí que me ha impactado, Pitt.

Pilar dijo...

Me encanta leer que andas buscando candado y llave para cerrar el pasado.
Pero si te mudas, por favor, deja miguitas que te sigo.

Un beso

MEME dijo...

Pues estoy al 100 por cien con Pitt,
nunca dejes de hacerlo.
Ahora no tengo tiempo de comentar mas, pero ya lo haré con mas calma.
Me marcho a trabajar que el deber me llama..
BESOS

Annie dijo...

Hou recuerdo muy bien cuando relataste todo el rollo aquél sobre tu amigo el policía y su mujer ¿volvió a las andadas, o es que nunca ha dejado de hacerlo?

En fin, como dice Pitt, por favor nunca dejes de escribir, que suerte tenemos los que te leemos, además de disfrutar de tus historias me hiciste acordar que hoy no me he tomado mi fluoxetina...

Besos mágicos y buen inicio de semana.

PD: Al fin vuelvo a mi rutina, ya pasó la boda jajajajaja

Houellebecq dijo...

Pilar: Espero que tú no te decantes por poner ese candado definitivo a tu espacio con el que saliste hace poco. Un beso.

Meme: Lástima de puente que te pierdes pero mirándolo por el lado bueno, no sé por dónde vives, pero por aquí ha amanecido un día con el cielo color rata bastant feo. Igual da trabajar que no hacerlo. No está la mañana para tomar nada en una terraza.

Annie: No, no volvió a las andadas. Sólo estoy atando viejos nudos del pasado, haciendo balance, de hecho lo último de su marido fue darme la mano y quedar conmigo para un café(lo escribí en otro viejo post). La encargada y yo, como no nos relacionamos, ni bien ni mal. Sólo un muro de hielo y silencio entre los dos.
Te deseo que no tengas que tomarla por mucho tiempo. Tengo un amigo que parece haber asumido las pastillas de un modo crónico. A veces no sé si es mi amigo o un clon que se parece levemente al amigo que conocía. Nunca me releo por pudor así que no recuerdo cómo escribía con el Prozac pero sí recuerdo que me costaba más hacerlo.

noe dijo...

El otro día me preguntaba cuántos blogs en total habría en blogger. Es difícil encontrar algunos que sean realmente interesantes, sea por el motivo que sea. Este es uno de mis favoritos, aunque no lo tenga puesto en eso que aparece en el lateral y que no sé cómo se llama.
Yo ando rebuscando en tu pasado y tú quieres ponerle un candado, cosa que me parece muy bien. Eso deberíamos hacer muchos, pero imagino que aunque (y esto me lo digo yo a mi misma)digamos que escribiendo se exorcizan los malos recuerdos, la mayoría de las veces no es así, inevitablemente nos quedamos estancados en alguna coma.
No he llegado a la historia esa que relatas, aún me quedan muchas, como por ejemplo las de Viena, que dicho sea de paso, como te he puesto en mi blog, me ayudarías si me dijeses más o menos la fecha.
Por favor, también quiero miguitas para poder seguirte.

Que tengas un buen día.

Houellebecq dijo...

Más que sobre Viena fue sobre alguna anécdota que me ocurrió o que viví en Viena por eso tal vez te decepcione no ver el post demasiado Vienes. Pero me inspiró una novelita muy mala que tengo perdida por algún Pendrive. Estas son las miguitas que te dejo: http://blghostil.blogspot.com/2006/06/la-msica-para-disfrutar-sentado.html

Es sobre el año 2006 y en esa época estaba en el cine del que hablo en una buena época todavía y me permitía dar bonitos paseos por Europa a la que cogía vacaciones. Saludos.

AdolfO ReltiH dijo...

QUÉ BAINA, HAY GENTE QUE SE CREE INTOCABLE Y DE ELLOS HAY MUCHO DE QUÉ RAJAR. FULLL COMO SIEMPRE.
UN ABRAZO

Houellebecq dijo...

Vaya, Reltuh, nomehabía dado cuenta que te habías puesto el nombre de pila de aquel señor del bigote a lo chaplin para que se note más la ironía, ja,ja.

Angéline dijo...

Romper con el pasado es difícil, especialmente si tienes buena memoria, pero verlo de otra forma no. Es como hacer las paces con uno mismo y dar a cada cosa la importancia que tiene. Prioridades, palabra mágica. Si parte de lo de atrás es como una losa y no deja correr el aire, es bueno desmitificarlo y concentrarse en el presente y en el futuro. Yo me hago preguntas del estilo ¿es tan importante como para afectarme? ¿se merece un puesto en el ahora? ¿qué me aporta? Y con algunas cosas, cerrojazo y fuera. No digo que sea fácil pero un perfeccionista siempre está en la brecha, y un observador, de sí mismo y del mundo en general, no puede dejar de admitir que hacer un cambio de piel de vez en cuando lo renueva todo. Más contundente, pegar una buena patada a según qué cosas vividas, a veces es un placer inesperado, que nadie debería perderse. Saludos, Houellebecq, te dejo una cita de Marie von Ebner "Cuando llega el tiempo en que se podría, ha pasado en el que se pudo". Vaya esto como un guiño al presente, el momento en el que, para mí, ese aire existencial es más fresco y genuino.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Yo estoy con Pilar, deja miguitas o algo ¿vale?
Y cuídate de los cuervos, yo sé cómo se las gastan y también sé muy bien lo que es bajar a los infiernos de la tristeza.

Hay por ahí gente con muy pocas cosas que hacer salvo ir cotilleando en la vida de los demás, que esa gente no nos impida vivir la vida (tal vez triste, tal vez mala, tal vez difícil de comprender, pero vida al fin y al cabo)

Pase lo que pase, cuídate ¿vale?

Houellebecq dijo...

Angèline, estoy muy de acuerdo en que romper con el pasado es difícil. Yo sé que esos reinicios son más bienintencionados que otra cosa pero que luego el pasado se escapa por la ventana, da la vuelta a la casa y te vuelve a encontrar cuando sales por la puerta. Por más que yo lo encierre con candados. Pero es bueno hacer balance de vez en cuando para al menos meterte en proyectos nuevos y no estancarte con lo mismo o hasta obsesionarte. Yo estas semanas estoy con el inventario. Cuando acabe sé que quedarán cabos sueltos que se atarán cuando quieran ellos y no yo pero el ejrcicio de renovarme, aunque sea ilusoriamente, ya me estimula. Saludos.

Houellebecq dijo...

A veces dejo esas miguitas. Sobre todo cuando me las piden.
Me voy cuidando de los cuervos pero a veces se esconden en los árboles y te atacan cuando estás más distraído. Y el problema es que cuando crías algo no sabes si te va a salir pollito, cuervo o rana. Me gsutaría distinguir un traidor de otro que no lo es. Pero el tema es muy complejo. Cuídate tú también.

VANESSA dijo...

Lo que no te pase a tí...
Aquel cine puede q tuviera algo, hay sitios q parece q nos quitan la energía positiva, o tal vez también esté un poco loca; aunque con el compañerismo q tenías, ¿quién necesita energía negativa para q todo salga mal?
Vas a tener q comprar un pan de esos de pueblo de 3 kilos, porque ya tienes q dejar muchas migajas.
Besoss

Daltvila dijo...

Me gusta mucho tu forma de escribir y espero no haberte descubierto tarde. Me encantaría formar parte de todos los que deseamos seguir tus pistas en forma de miguitas y ojalá que acabaramos todos en una librería hermosa donde nos dedicaras ejemplares de una novela.

Te deseo que disfrutes de la vida y que la vida te sonría:)

Houellebecq dijo...

Vanessa: Pilar y sus miguitas han dejado un buen reguero. No me tengo que mudar porque ya hace mucho que me perdieron la pista. Fue tan sencillo como cambiar el nombre y la dirección del blog. Se acabaron las molestias. Y tú lo has dicho, lo que no me pase a mí...

Daltvila: No me has descubierto tarde. Yo sigo con ganas de escribir y seguiré aquí. Además, leyendo el otro día un blog comprendí que hay que quedarse y resistir. No puedes dejar un blog por nadie. Hay mucha gente que tuvo que hacerlo. Y todos han acabado quedándose en uno y escribiendo y pasando de todo. Y yo no me cargo este que ya lleva tanto escrito. Aquí está un enorme pedazo de mi vida.

MEME dijo...

Te dije, luego te comento con mas calma y casi han pasado dos días, pero ya poco mas que añadir a todo lo que se ha dicho,al final te leo que no te cargas este blog en el que has escrito ya mucho sobre tu vida y sinceramente me alegro mucho por ti, y por todos los que te leemos.
BESOS Y BUENA NOCHE

Pepe Deapié dijo...

Coincido con Pitt. Escribes cojonudamente.

En cuanto a lo de tu ex-encargada, qué decir. Mejor nada, hay que estar bien con los imbéciles, ya que están en mayoría.

Houellebecq dijo...

Gracias Pepe, sí, yo también estoy de acuerdo con lo de la mayoría.

Mario dijo...

No sé si nos parecemos mucho, si compartimos puntos de vista, si transitamos las mismas aceras en busca de los distintos cines, si acertamos con las películas, si tenemos buen ojo a la hora desnuda de escoger una próxima lectura, si opinamos lo mismo que los que opinan de nosotros sin sabernos del todo escritos, o algo así...

Pero me gusta sentarme entre tus letras, y contemplarlas, dejarme mecer por esos sentimientos que creo míos, o que hago míos. Efecto de reciprocidad, creo que se llama lo que creo sentir.

Que escribes bien, lo sé, y lo saben. Creo de también te das cuenta porque le pones más sentimientos de lo que puedes creer-imaginar.
Tu cotidianidad está a la altura de las letras de otros, aunque a otros les falta tu sincericidio para conseguir que sus obras crezcan hasta la maestría.

Me sienta bien sentarme aquí, a leer, a cafecear contigo, a pasear y a comentar los efectos secundarios, o lo bienes colaterales de este tránsito entre la intención y la redención literaria.

Temo que no entiendas alguno de mis comentarios, algunas veces. Otras, sin embargo, al saberte tan próximo a estas hazañas escritas, a este modus lecturandis, me convenzo de que no tendrás problema alguno en descifrarme. Si fuera así, prometo adjuntarte un solucionario la próxima vez que me adentre entre tu fauna y flora versada.

Un abrazo, entendido...

Mario

Houellebecq dijo...

Suelo leer tus comentarios con calma y con atención y lo que entiendo o creo entender ya me gusta. En este por ejemplo me quedo con lo de la cotidianiedad y mi sincericidio.
Estoy desabrochándome toda la autocensura posible para sentirme libre en mi propio blog. Intento matar hasta la última parte de intimidad porque no quiero recodos de sombras y porque sé que si no cuento tanto como quiero contar me quedaré en más mediocre de lo que me permito ser. Después de todo estar detrás de un nick y no tocar ninguna yaga ya sería más cobarde que cobarde. Y ya que estoy detrás de un nick me toco mis yagas. Y ahora el que se lía con los comentarios soy yo.
Pero resumiendo diré que alguna vez corté posts y que ya no lo hago. No pienso ocultar ni los defectos. Pero el lema de este blog ya lo ha entendido todo el mundo: sacarle interés a una vida sin un interés especial, la mía. Comentarios como el tuyo y el de unos cuantos más me animan porque sí, porque uno no sabe cómo escribe, sólo que escribe y que le gusta hacerlo. No suelo estar seguro al cien por cien de nada pero leer comentarios sí es un placer garantizado. Sin dudas. Un abrazo.

Spaski dijo...

Estoy con tod@s los anteriores. TU blog tiene calidad y me gusta leerte. Asi que por favor, no dejees de hacerlo!!

Houellebecq dijo...

Hombre, tú por aquí. Cuanto tiempo. Un saludo. Y lo mismo digo, ya lo sabes.

Rackham the Red dijo...

No te diré lo que tienes que hacer, puesto que eso es decisión personal y es tu elección.
Tampoco te diré que escribes muy bien, puesto que ya te lo han dicho.
No pediré miguitas, porque yo llegué aquí ni recuerdo cómo, pero me quedé leyéndote. Si te mudas, supongo que será porque necesitas un cambio.
Sólo desearte ánimo, y que sigas adelante con lo que decidas. Tienes todo el apoyo de un anónimo, de un pirata, de alguien a quien no conoces. No es mucho, pero es algo que hace cincuenta años no podrías tenerlo. Valóralo como quieras, pero es lo único que puedo ofrecerte.

neko dijo...

Por qué esta historia del pasado, se ha removido por alguna razón?

Lo que me sorprende mucho es que incluso sabiendo que hay gente conocida que te lee y pueda juzgarte por ello puedas seguir haciéndolo con sinceridad y libertad.
Y estoy con Pitt... bueno qué decir, supongo que todos los que llegamos aquí y nos quedamos es por algo.

Por cierto, durante un tiempo yo también trabajé en unos cines, y bueno hay similar cantidad de gilis en un cine, en un banco o en una oficina, es invariable.

Houellebecq dijo...

Rackham: Es mucho consuelo. Yo disfruto mucho con los comentarios de mi blog. A veces sólo actualizo para leer comentarios nuevos no para leerme a mí mismo que ya me tengo muy leído y muy visto y me cuesdta sorprenderme con mi propio punto de vista.
El otro día me acordé de tí viendo Tintín. Rackham.

Houellebecq dijo...

Neko: Todas las historias del pasado se me revuelven en algún momento u otro. Esta en especial... No. Yo estoy finalizándolas y hasta le quiero dar un par de respuestas a gente que me hizo preguntas sobre algunos posts. Seguramente no pueda atar todos los cabos que quiero porque gente del pasado me volverá a molestar cuando no lo espere(y el tema vecinos tampoco puedo finiquitarlo porque siguen dándome desafortunadas historias). Lo que ocurre es que mis historias de cine sí que las quiero dar por finalizadas.
En los diversos ambientes que he frecuentado he encontrado de todo así que sí, vaya dónde vaya me encontraré con alguno. Y me volverán a sorprender.

Rackham the Red dijo...

Bueno, es que mi nombre viene del personaje de Tintín, pero el pirata existió. Hergé se baso en Jack Rackham o Calico Jack para el personaje (y en Monthan el empalador y otro todavía más bestia), pero me gustó tanto de niña, que de mayor quería ser como Rackham, sólo que yo sí ganaría al caballero de Haddoque, me quedaría con el tesoro, y me bebería todo el ron. :-)
Luego leí además que a este señor le gustaban tanto las señoras que llevaba de lugarteniente a una, y todavía me pareció más simpático. También llevaba a otra mujer a bordo además de la amante... En fin, un cachondo mental. A ver si voy a ver la peli de Tintin y veo cómo lo han representado...

Houellebecq dijo...

Pues bastante lejos de lo que cuentas. El Spielberg infantil es demasiado conservador. Lo que cuentas no es para niños y esta película sí. Del todo.

loveclois dijo...

Hulk!!! Que bueno ver que recuerdas tu antiguo curro!! El pasado mejor pisado y por algo ha ocurrido !! Pero como siempre quiero ser como tu!! Y me uno a Pitt no dejes nunca de escribir!!

Sergio dijo...

Bueno, sí, parece que lo recordé algunos meses para rematarlo o darle la puntilla. Ahora solo recuerdo lo bueno y lo malo me da risa. ¡Que es de tu vidaaaaa, reperdida!