09 octubre 2011

A veces recibo más de lo que doy

Ayer tuve una noche caliente. Aunque se veía venir desde hacía semanas.
Siempre lo mismo. Los vecinos. Años de arrastrar objetos pesados y chatarra y herramientas a cualquier hora habían derivado hace tres semanas en dos policías en su casa visitándoles, comprobando lo que hacían. El hijo me estuvo buscando el pasado Septiembre (cuando ocurrió esto)para según él, "inflarme a hostias". Yo no me enteré así que sólo un par de cosas se me inflaron ese día.
Anoche seguían con su fiesta laboral. Lo hacen 365 días al año, la estadística es inexorable. Les grité que lo dejasen, que llamaba otra vez a la policía. El hijo me llamó desde la ventana y me invitó a ser su saco de boxeo a domicilio. Yo decidí volverme maduro por primera vez y no entrar en el camino que te lleva al banquillo de acusados. Ya lo conozco. Él insistió y yo no hice nada. Sólo escuché que decía a sus padres "y como pique al timbre lo mato". Aquí decidí darle un poco de gusto. Pulsé el timbre de la portería. Él pulso el de mi casa y le abrí. Ahí se puso bien la noche. Pensé que intercambiaríamos insultos, el hijo gordo del vecino y yo, pero se lanzó contra mí, me zarandeó y pasé del recibidor al comedor dónde cayendo de espaldas me golpeé por detrás de la cabeza. Ya en el suelo me recuerdo aturdido. Veo la masa del gordo sobre mí inmovilizándome y diciéndome que me va a matar mientras me aprieta el cuello. Oigo cómo bajan sus padres y pienso que vienen a decirle que no se meta en líos y entonces el padre me pone la suela de su sandalia contra la cara y aprieta como si quisiera aplastar un gusano. Ahí tuve una revelación. Hay muchas parejas, la mayoría, en las que el amor está descompensado, uno siente más que el otro. En la relación de odio hacia mi vecino el sentimiento es mutuo. Yo había soñado muchas veces con entrar en su casa, torturarlo y acabar matándolo como ellos pretendían hacer conmigo. Eran fantasías que no pensaba realizar, evidentemente. Ellos sí querían darse ese gusto. Los cerebros de dos enemigos suelen ser parecidos, tienen objetivos simétricos.
La madre entró la tercera en mi hogar para animar al marido y al hijo. Pero yo estaba con L.(Luz para complacer a Meme). Ella se quedó inmovilizada y asustada sin saber qué hacer en ese momento. Cuando vio que iban a patearme gritó lo primero que se le pasó por la cabeza "Que viene la policía" y salieron los tres corriendo. Yo me levanté sin sentir demasiado dolor y hasta sonriente. Lo único que me salió por la boca fue: "Por fin se han jodido". Así que llamamos a la policía y nos recomendaron un parte de lesiones y una posterior denuncia en los Mossos d´Esquadra. Como yo no me sentía muy lesionado a pesar del chichón le comenté a Luz por el camino que me “retocase” algo la cara. Y aunque pensé que se negaría y que sería demasiado suave me soltó el bofetón más fuerte que me han dado nunca. No me lo esperaba así que dolió. Pero no le pareció demasiado evidente la rojez así que me sugirió un poco más y recibí el segundo y aún un tercero. Todo inútil. Mucho dolor pero nada de marcas. Mejor dejarlo y además, me estaba escociendo la cara:
  • La verdad es que estas bofetadas te las debía de hace tiempo, me he sentido muy bien dándotelas.
Me encantó su sinceridad pero me hubiese gustado mucho más antes. Por estar avisado.
En fin, pasamos por el proceso que lleva hasta la denuncia y sobre las tres de la madrugada alguien pulsó al timbre de casa de mis agresores: los Mossos. Me imagino las excusas de la familia Monster o Manson: que yo les acoso, que no estoy bien de la cabeza(le habían dicho a un vecino mientras salían de mi casa que yo les acosaba a ellos, imaginen la paradoja, les acosa alguien a quién están visitando).
Supongo que el juicio tardará y no espero gran cosa.
Al llegar a casa vi que en mi recibidor se notaba algo la estampida de elefantes.
Normalmente cuando recibes a alguien te gusta tener arreglado tu hogar. En este caso las visitas vinieron a desarreglármela un poco.
Mientras escribo esto son las cuatro de la tarde del Domingo. Apenas hay ruidos, los normales de cualquier hogar.
¿Hasta cuando?

30 comentarios:

Pilar dijo...

Realmente me encantaría pensar que esta es una historia fruto de la calma de un domungo, pero me temo que no es así.

Sabes que lo lamento mucho, de verdad.

Un abrazo donde no te duela.

Houellebecq dijo...

No me dule realmente casi nada, sólo escozor en la nuca. Tengo la elasticidad de los niños. Me doy muchos golpes y me hago menos daño del esperado.

Houellebecq dijo...

Gracias, Pilar.

aina dijo...

L es muy benévola. Con la palma no se deja rastro, yo habría metido puño.

MEME dijo...

Eso tiene que haber dolido mucho,menudo golpetazo de espaldas.
Como bien dice Pilar, ojalá fuera una "historia fruto de la calma de un domingo", pero parece muy real, por como lo cuentas y por tantos detalles.
Es curioso como en plena pelea se te pase por la cabeza el amor entre parejas, lo de que suele estar descompensado y demás, esto es muy cierto, yo creo que siempre uno de los dos quiere mas, o necesita mas al otro, esto no se si es bueno o malo, la verdad es que, se tendría que querer por igual para que fuera justo, pero, bueno me estoy desviando del tema ;)

Mejor que lo de torturar a tu vecino se quede en simples fantasías,aunque después de esta le tendrás ganas.
Menos mal que a Luz,bonito nombre, por cierto, se le ocurrió esa genial idea, si no te matan, por como describes la escena, da miedo.
Luz también te tenia ganas ¿no?
Quizá nos lo cuentes algún día, me refiero a el por que te debía esos tortazos, si se puede saber y si quieres contarlo.
Espero que estés mejor.
Besos escritor.

PD;gracias por lo de complacerme, pero las iniciales en vez de nombres son tu toque personal al menos para mi lo es, y está muy bien así, no era una critica era curiosidad de esa mía que no puede estar calladita...

RELTIH dijo...

UNO ES MEDIO LOCO, PERO CON VECINOS ASÍ, TERMINA UNO SIENDO EL LOCO. FULLLL RELATO.
UN ABRAZO

Annie dijo...

Hou cuando empecé a leer "Ayer tuve una noche caliente. Aunque se veía venir desde hacía semanas" pensé que te referías a la chica del post anterior y me alegré por ti, me dije para mis adentros, que bueno, coronó...

Pero lo que nos cuentas es gravísimo, sobre todo porque no se trata de una pelea en un bar fruto de unos malos tragos, o de un atraco callejero, sino de que esos tipos que te hicieron daño viven justo al lado de tu casa y al parecer son gente de mala calaña, la verdad, además de lamentarlo, me dejas preocupada.

Hou cuídate mucho, procura no dar papaya y recuerda que es mejor evitar.

Lo que me faltaba, siempre me encariño con los que me dan dolores de cabeza!!!!!!!!!!!!!!!

Besos mágicos y una pócima que te aplaque el pronto

Houellebecq dijo...

aina: Gracias por todo tu cariño a "puñados". De momento nos separa el algo del mediterráneo creo para que puedas acariciarme el rostro. O mejor no tener problemas contigo.

Houellebecq dijo...

Lo de complacerte era una broma porque me hizo gracia el comentario de la vez pasada (y si algo me hace gracia es que me gusta). Como tú dices lo de las iniciales al final se queda como sello personal, por mantener una homogeneidad, pero por nada especial. Encuanto a la historia de Luz sería o será lenta y a lo mejor va saliendo a pedazitos y lo que le hice pertenece a mi oscuro pasado pero igual dejaré caer pequeños datos. De momento las dos mujeres que más tiempo han estado contigo han coincidido en no querer dejarme pero sí querer soltarme un par de hostias. Y las de Luz no son nada para lo que hice. Creo que con esto no sólo no apago tu curiosidad sino que la enciendo.

Houellebecq dijo...

Reltih: Ja,ja, me encanta lo de que somos medio locos. Qué lucidez la nuestra.

Houellebecq dijo...

Annie: No dan mucho miedo. a lo mejor si fueran con cuchillo pero el dolor físico de puños y patadas también lo ofrezco yo. La próxima iré preparado y seremos más democráticos con las hostias. No es la primera vez que me peleo cone l hijo gordo. Una vez hace años escribí un post sobre una pelea en el rellano con él dónde hubo empate técnico y luego lo borré por alguna extraña superstición que me vino(tenía un juicio con el padre y pensé que eso iría en mi contra si alguien leía mi blog). Pero ya lo digo en el título, a veces también recibo. Y me lo tomo muy bien. Parece peor desde fuera, creo. Las cosas se han puesto muy feas por aquí porque sí, son de la peor calaña, de una con la que no puedes razonar. Nunca hay argumentos. Ellos niegan hacer ruido y vuelven a negar y gritan y portazo y adiós. Y ahora seguirán negando y poniendo caras de buenas personas.
Gracias, Annie por tu preocupación. Me llevo tu pócima. Si te tuviera de vecina sería un hombre feliz. Lo digo sin ironía. Besos.

Angéline dijo...

Siento lo que te ocurre pero en la violencia llevas las de perder. Por mucho que te calientes no serás como ellos, son más que tú, mala gente y un día no les importa partirte la crisma. Para estas cosas hay que ser refinadamente malo, no malo a lo bruto. Una paliza no resuelve nada y quizás te busques problemas. Y mira que te entiendo, mi contrato de alquiler se acaba en unos meses y si he decidido irme de este piso es porque hace más un año que no duermo una noche seguida, ni con tapones, música sobre los tapones, nada. Cuatro horas como mucho, antes de que arriba arrastren algo que chirríe por sus suelos sin alfombras o me despierten con un taladro a las siete y media de la mañana. O caminando con tacones a las tantas de la madrugada durante mucho rato. No les importa nada, sólo ellos. Quizás a tus vecinos tampoco y no se pierda gran cosa si se llevan un buen porrazo un día pero tu cabeza no es cualquiera (Carl estaría de acuerdo) debes cuidarla Houellebecq, igual que las manos, son las herramientas de un escritor. Una de las mejores defensas es saber cómo resistir a la provocación. También hay quien insonoriza sus pisos. En cualquier caso, cuídate, que no es lo mismo que “ten cuidado”, seguro que sabes cómo.

Angéline dijo...

Seguramente ya lo habrás visto pero quizás haya justicia todavía..

http://www.20minutos.es/noticia/1184202/0/ruidos/condena/vivienda/

Un saludo

Houellebecq dijo...

No sabía lo tuyo Angèline. Dos de cada cinco denuncias al Ayuntamiento entre vecinos son por causa de los ruidos.
En cuanto a lo de usar la cabeza es justo lo que estoy aprendiendo a hacer. Porque ya tenía planeado evitar subir yo a pegar y que bajasen ellos en alguna ocasión y en ese caso conseguir una denuncia. Ahora están nerviosos y se les nota(el ruido es menor y cuando llegué a la portería el día de la denuncia, dos cigarros y una cajetilla del "Winston" que fuma el hijo allí, estaban casi enteros en el suelo como si los hubiese chupado dos veces y los hubiese tirado después). El Ayuntamiento va lento y no hace gran cosa pero ya les he enviado un nuevo informe del tipo de ruidos(frecuencias, días de mayor trabajo, etc.) y fotografías del vecino en varios días frente a su coche trabajando o entregando el final de su laboro en una chatarrería... Ellos también son molestados por la policía. Pero bueno...
El caos del 20 minutos está bien aunque es extremo y ha costado mucho.Es una comunidad de vecinos contra los demandados. En mi caso el ruído es solo contra mi piso por la naturaleza de su trabajo. Pero seguiré. Saludos y gracias por el interesante enlace y todo lo demás.

noe dijo...

Espero que la cosa acabe ahí, aunque con vecinos así nunca se sabe y desgraciadamente haberlos hailos en todas partes.
Una curiosidad que no viene al caso, Houellebecq, es por Michel o por otra cosa?

mara dijo...

joder hou,espero q estés bien,dame sus nombres y les mando una banda de albanokosovares pa q los dejen guapos...

un abrazo curativo,muac.

Houellebecq dijo...

Noe: Sí, Noe, es por el escritor lo de Houellebecq. Me está haciendo gracia lo de tu rastreo de mi pasado pero luego tengo la ocurrencia de leerme a mí mismo y ciertos post em preocupan, hoy no los escribiría, he cambiado. Pero no los quitaré. Como tú dices en un post antiguo, añaden cosas a lo escrito. Los comentarios son una extensión clarísima de cualquier post y siempre lo amplian y hasta lo corrigen. Estoy pensando en quitar la moderación para que sea más fresco pero no estoy seguro... ¿Tú lo harías? Una vez tuve problemas con una enemiga directa que me atacó a comentarios porque decía conocerme y me amenazaba con denunciar cuando yo no pongo nombre ni muchomenos apellidos... Tuve que moderarla porque me abarrotó de mensajes largos y repetitivos y enfermizos el post que no trataba sobre ella (pero decía que sí). Saludos.

Houellebecq dijo...

Mara: No son peligrosos. Si no quiero follones no les abro la puerta. Si los quiero se la abro y les espero preparado. Actualmente siguen casi en silencio. Parece que les preocupa la situación de estar denunciados. Esto es lo mejor que me podía pasar porque por fín se han interesado por mi caso en el Ayuntamiento y hasta en la policía. No hubiese salido mejor ni planeado. Cuando llegue el juicio os daré un nuevo post de los míos para que veáis el resultado pero sigue sin llegar la carta con la fecha. Gracias Mara. Un besado.

rafarrojas dijo...

Qué mal rollo!
¿Y no te hace polvo vivir en constante compañía del odio y la violencia? Yo no podría. Sólo que un vecino no me salude ya me machaca el día....
Y menos mal q lo de contar q intentaste adornar el golpe es por supuesto una licencia poética, la parte de ficción de la historia, porque ya sabes q eso sería un error legal.
y por otro lado, qué envidia que estabas con Meme, : )
Vale, eso en parte responde a mi primera pregunta (uno no piensa en cosas sin importancia cuando tiene cosas de importancia cerca)
Un abrazo y q se solucione la cosa

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Jo, menuda escena, y la cuentas con dosis de sentido del humor... a mí creo que las bofetadas me hubieran dolido más que el empujón, el golpe contra el mueble y la suela en la cara, pero... estas cosas son así: lo que más duele es lo que deja menos marca visible... así de jodida es la vida, cachis.
A mejorarse :)

Pepe Deapié dijo...

Mmmm, si han pasado de la puerta sin tu consentimiento ¿no puede ser allanamiento de morada?. Creo que eso está más penado que una agresión.

Houellebecq dijo...

Rafarrojas: No envidies lo de Meme, no he estado nunca con ella. El paréntesis viene porque en el post anterior me preguntó por las abreviaturas que pongo de nombres y aquí le doy el gusto de poner un nombre real o no. En cuanto a lo que consideras licencias poéticas, je,je pues si lo consideras así bien pero la realidad es la que se toma esas licencias, no yo. Sé que eso no es legal pero como no llegué a usarlo no he caído en dicha ilegalidad.
Lo de vivir rodeado de violencia y odio no me gusta nada pero tampoco puedo escapar de momento de eso así que vivo. Preferiría vivir más tranquilo pero no se me ocurre cómo. En Noruega... ¿Qué tal los vecinos?

Acapu: A tí y a cualquiera, esas bofetadas son espectaculares. Lo fueron. La vida y sus paradojas, sí señor.

Pepe Deapié: Efectivamente están denunciados por allanamiento y agresión y me gusta especular con ese allanamiento bien penado ya que no lo negarán. Son tan burros que no les parece tan grave. Si niegan tal vez sea agresión. A no ser que les asesoren.

Sergio dijo...

Si algún día somos vecinos, aunque sea de blog, confío en que seamos amigos.

Houellebecq dijo...

Sergio: De entrada ya somos tocayos, ese es mi nombre real, Sergio. No es difícil ser amigo mío. Aunque parezca lo contrario lo pongo fácil.

Spaski dijo...

Joder cuanto violencia hay ultimamente por la blogosfera. Deb ser este tiempo que nos ha tocado vivir.
Tambien hay buenos relatos, como este.
Saludos!

Daltvila dijo...

Espero que todo se resuelva favorablemente para tí y no me estoy refiriendo únicamente al juicio sino al problema que tienes con ellos. De todos modos,observo que eres alguien muy positivo y capaz de llevar todo esto de la mejora manera posible.

Saludos

Houellebecq dijo...

Spaski: Creo que violencia siempre la ha habido. ¿Has entrado en varios blogs con violencia? Será casualidad. O no. Seguiré explorando.

Daltvila: Me preocupa más resolver ese problema cone llos efectivamente que el juicio y que cualquier cosa. Pero no por su violencia sino porque dejen de molestar. De momento, ya lo digo más arriba, no están muy ruidosos.

neko dijo...

A mi si que me calientan estas historias... por qué tiene que haber tanto CABRÓN suelto por ahí que ni vive ni deja vivir?? desde luego se merecía que le pegaran una buena somanta de ostias, pero a pesar de que tu fueras el peor parado en el momento, me alegro de que no entraras en su juego. Ahora a ver qué pasa... una multica de 50 euros y a seguir con la historia me temo

Ni rastro de los golpetazos ya, verdad?

Houellebecq dijo...

No, no había rastros casi a la semana porque en realidad no fueron bien dados, sólo se hicieron con la falta de gracia habitual, solo con odio. Y yo los recibí con suerte, parece ser. Falta mucho tiempo para que se vea esa multica de la que hablas. Yo esperaba cien euros al menos pero me gusta que rebajes así no me decepcionaré tanto.

neko dijo...

Si rebaja tus espectativas y en lugar de 100 son 50, cágate en su felpudo. No te devolverá la pasta pero te quedarás muy agusto... (y no digas que te lo he sugerido yo!)