30 noviembre 2011

La última vez que la ví (I)


Me insistió mucho con eso de que "claro, como ya no estábamos juntos pues nada, no pasaba nada, que podíamos quedar sin malos rollos". Fueron varios mails en ese tono apacible y conciliador. No hubiese sospechado que daba por terminada nuestra relación salvo por ese último email y esa última frase "por cierto, ¿podríamos dormir juntos un par de noches?". Y ahora puede haber quién diga que soy un mal pensado y que donde ella dice dormir tan solo significase dormir. Pero lo que sabía de ella es que dormir nunca había significado dormir. Ni siquiera cuando teníamos toda la noche por delante. Siempre practicábamos una vigilia muy militante. Apenas descansábamos un par de horas para evitar el romanticismo de ver amanecer.
Pero de todos modos quedamos. A plena luz del día. Salir para tomar un café no era comprometerse a nada.
Estaba esperándome en la parada del tren que nunca ha sido la suya. Llegó allí y al no verme se bajó del vagón. La vi sonriéndome desde un banco del andén. Cuando me acerqué para darle dos besos en las mejillas me agarró y me besó en los labios. Su única concesión a la mesura fue que no llegó hasta el interior de la boca. Porque claro, ya no estábamos juntos. Lo de los labios era porque le parecía que un beso en las mejillas era muy poco para lo que nosotros habíamos sido. Le parecía deprimente que nos besásemos como primos hermanos. Supongo que no recordaba lo tremendamente incestuoso que he sido con mis primas a lo largo de mi vida.
Me preguntó que por qué no la estaba abrazando. Yo no formulé la pregunta pero me pregunté por qué tenía que hacerlo si no había un "nosotros". El caso es que mientras esperábamos el siguiente tren hubo algunos abrazos. En uno de ellos le descubrí que se había tuneado la nuca con un tatuaje leve. Se echó hacia atrás con vergüenza, como si yo le fuese a recriminar algo: “no, fue una tontería, es una pequeña luna de origen...” no recuerdo lo que dijo, yo estaba asimilando todavía la situación que de momento estaba atascándoseme en la garganta en forma de nudo. Tengo problemas para desanudar los que se me forman en la tráquea y a veces pasan al estómago.
Me preguntó si la veía más vieja. Jugaba a lo seguro, con veintipocos años no hay degradación posible salvo en caso de una muy mala vida. Le respondí que no, que estaba como siempre. Y no mentí. A nivel físico y mental. Porque también me preguntó si la veía más cambiada a nivel de comportamiento. Si antes era impulsiva ahora lo era más pero en líneas generales era muy fiel a sí misma. No conozco a nadie que actúe así con sus ex al primer segundo de verles.
Cuando llegó el tren entramos y recorrimos el viejo trayecto conocido hasta el centro de la ciudad. Hablábamos tan cerca que eso no era una charla, solo un largo abrazo disimulado. Pero claro, ya no estábamos juntos.
Y qué raro, porque yo no veía ninguna diferencia entre ese no estar juntos y el estar completamente enrollados.

22 comentarios:

aina dijo...

Bueno, es joven e inmadura, de ahí que te pregunte cómo la ves, aún no sabe cuál es la diferencia entre estar y ser.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Quedo impaciente a la espera del segundo capítulo.
Aquello de "no somos pareja pero nos comportamos como si tal pero nada de decir que somos pareja" me trae algunos recuerdos, no muy agradables, de mi vida.

Saludos.

h i l i a dijo...

es que esto de "no estar juntos" facilita mucho las cosas: no hay compromisos, no hay explicaciones, no hay presiones... aunque a veces se actúe exactamente de la misma forma estando o no estando. los seres humanos somos así de complicados y contradictorios.

VANESSA dijo...

Cuando estábais juntos había malos rollos. A lo mejor diciendo q no estáis juntos os va mucho mejor, sin tener esa sensación de atadura y de tener q darle explicaciones a la otra persona. Conozco alguna pareja que llevan así años.
Besoss

Anónimo dijo...

Tengo dificultades para comentarte con mi nombre (Por cierto, soy Daltvila).
Me ha encantado y estoy deseosa de leer la segunda parte.
Me ha encantado lo del hablar tan pegados que, en sí, aquello en realidad no sea sino un abrazo largo camuflado ¡Qué maravilla!
Lo de los amigos con derecho a roce deja de ser factible desde el momentoen que uno de los dos no quiere eso en realidad y se queda ahí contentándose con tan poco porque piensa que "menos es nada".
Pienso que al final es un gran error, pues te puede hacer entrar en una espiral de la que te resulte muy, pero que muy difícil salir.

Saludos afectuosos!

Daltvila

Sonix dijo...

Me ha gustado mucho, espero con ansia el segundo capítulo. Me encantan los textos como este, que tratan de relaciones más o menos atípicas. Me ha encantado la expresión de "largo abrazo disimulado" para hablar de la cercanía física.
Saludos!

MEME dijo...

Después de leerlo unas cuantas veces, lo que me trasmites, es que mereció la pena a pesar de todo, como lo describes con todos esos detalles y sensaciones, el beso que te robó, el abrazo en que descubres su luna tatuada, es bonita la imagen de ella en ese banco de la estación sonriéndote con sus veintipocos y seguro que preciosos años, y muy muy romántica la forma en que describes esa conversación que llega a ser casi un abrazo de enamorados en un vagón de tren...
Creo que a ambos os gustaba estar juntos, pero no me hagas mucho caso, supongo que habla la Meme romántica y poco realista...
Besos Escritor

Annie dijo...

Hou ésto me huele a problemas...

No tienes el pretexto de la primavera que la sangre altera; pero digamos que llegó diciembre con su alegría, mes de parranda y animación, como cantan en mi tierra jajajajajajaja

Que impaciencia para leerte la segunda parte, no nos dejes en ascuas mucho tiempo!!!!!

Besos mágicos y feliz fin de semana

Houellebecq dijo...

Aina: Joven e inmadura es algo que se curará con el tiempo. Si es que se puede decir que lo de la madurez se puede alcanzar. Yo no me consideraré nunca maduro al cien por cien. Me imaginaba otra cosa esto de ser "mayor".

Acapu: Ya verás, ya verás. Si tus recuerdos fueron desagradables es porque estas cosas suelen acabar así, desagradablemente. Saludos.

hilia: Lo de no estar juntos facilita las cosas si los dos lo ven del mismo modo. Si uno falla en eso pueden acabar mal porque ese uno querrá más y más y más y todo se repetirá. Si actúas de la misma forma estando que no estando... buena señal de que eso va por mal camino.

Vanessa: Nosotros estuvimos así años y esto es más de lo mismo por eso digo que fue la última vez que la ví(sin adelantar nada más). Pienso de todo esto loq uedije en el comentario a hilia, que está bien si los dos piensan igual.

Daltvila: Acierto del pleno al quince en eso de que esto puede llevar por una espiral de la que resulte muy difícil salir. Una espiral de caos y destrucción añadiría yo poniéndome apocalíptico. Pero es que es así porque conozco la historia y nunca acaba bien.
Te agradezco que firmes tu comentario y avises que eres Daltvila. No sé qué puede pasar con blogger. Pero a veces pasan estas cosas.

Sonix: Bienvenida Sonix y gracias por resaltar esa frase. Daltvila también lo hace y así sé cual es el punto fuerte del post si es que lo tiene. No tengo consciencia de cómo escribo, sólo de que me gusta hacerlo. Resulta agradable encontrarme con bonitos comentarios como el tuyo. Saludos.

Houellebecq dijo...

Meme: Sabía que tirarias por la calle del romanticismo. Y eso que hay una frase dónde me pongo brutote y digo que no veíamos amanecer para no ponernos así, románticos. Pero bueno, es una frase exagerada porque el romanticismo es una parte que no me gusta perderme de vez en cuando. No siempre ni de manera ridícula o cursi pero tiene sus momentos y es altamente satisfactorio. Incluso par amí. en cuanto a lo que interpretas, permíteme invitarte a leer el siguiente capítulo y ya me dirás entonces, besos.

Houellebecq dijo...

Annie. Pero Anne, si para mí es peor esta época que el verano. Como me siento bien hago más cosas, actúo más. Pero bueno, no soy yo el que está alterado, claro. Si hueles problemas será porque esa bola mágica que tienes funciona muy bien. Siempre estás haciendo dudar a mi escepticismo.
Besos.

mara dijo...

Espero ansiosa la segunda parte,CONFÍO en que sea pronto.

gracias siempre por tus coments hou.

MEME dijo...

Pero soy una romántica muy realista a la que tampoco le gustan las cursiladas, para mi puede haber mucho romanticismo en una simple nota pegada en la nevera, no hace falta mucha parafernalia para ser romántico...
Y por cierto te pones brutote también con la mención de las primas...jajaja
Quieras o no, con intención de ello o no, esta entrada tiene su puntito romántico, sobre todo al final cuando mencionas el abrazo disimulado, y que conste que vari@s lectoras lo comentamos, será por que es una parte muy atrayente de tu entrada, tal vez ver al hostil houellebecq algo enamorado o lo que fuera que sintieras, resulta muy agradablemente curioso,, a pesar del final que seguramente se avecina en tu siguiente post, espero que no te hagas mucho de rogar, aunque soy una persona paciente.
BESOS Y FELIZ SABADO

ReltiH ReltiH dijo...

MUY BACANO EL RELATO. CUANDO SUCEDE UNA SITUACIÓN ASÍ, ES PORQUE EL AMOR AUN NO SE A IDO. ADEMÁS ES PORQUE HUBO UNA BONITA Y GRAN RELACIÓN Y ALGO SE PUEDE, SE QUIERE RESCATAR.
UN ABRAZO

noe dijo...

Nunca me ha gustado ese tipo de situaciones. Suelen desestabilizarme, ya que es muy difícil saber cómo comportarse con alguien que significó mucho para ti.
En cualquier caso las evito porque luego me quedo "tocada". (Y con alguna que otra persona, "hundida")
Lo de dormir, yo me lo hubiera tomado exactamente por lo que es: no dormir absolutamente nada.

LISS dijo...

Ella es muy fiel a si misma ... pero y tu?Creo que tu lo eres mas porque sino no te harias estas reflexiones que te haces...no hay diferencia entre estar enrrollados?yo cuando estoy enroyada con alguien no me pregunto porque abrazo...aunque claro eso soy yo...
Bueno "Rey Lagarto"...te dejo con tu reflexion y espero la segunda parte(aunque creo vislumbrar algo de lo que ocurrira)...
...el pasado siempre vuelve :)

Houellebecq dijo...

Meme: Pues ahí queda dicho. Claro que tendrá su punto romántico. Si ya he dicho que nolo niego. Y se me había olvidado lo de las primas,ja,ja De momento sin comentarios. Pero sólo de momento. Besos.

Houellebecq dijo...

Reltih:Las relaciones se terminan poco a poco y a veces como a saltos. Un abrazo.

Noe: Es curioso, ella me decía que también quedaba tocada de esa manera y hundida pero veo que sigue insistiendo y que no le importa que se repita de same old story. O sí le importa. Le preguntaré si me atrevo a ver qué opina ella de todo esto.

Houellebecq dijo...

Liss: Casi todo el mundo es fiel a sí mismo. Puedes representar un papel por tiempo limitado pero te acabas cansando y la cabra tira al monte. Si está loca puede tirar al manicomio pero con ayuda. Tú ya puedes imaginar lo que pasa porque no me extrañaría que una historia así te suene de otras anteriores con la misma persona. No es la misma cita pero se parece a otras. Hay mucho deja vu en este post. Sí, el pasado siempre vuelve. Ese es casi uno de los lemas de mi blog. Besos.

Rackham the Red dijo...

Cuando por fin puedo dejar a las tropas de los ingleses en Harfleur (trabajo universitario, Guerra de los Cien años) y disfrutar de un momento de paz, me encuentro tu entrada... Espero que a segunda parte no sea una narración de, digamos "desavenencias personales" que se solucionan de forma insatisfactoria. O por decirlo de otra forma, cuídate chaval. La pasión como la narras no me suele gustar, suena a "voy desfogarme de mis bajos instintos con el pardillo más pardillo que conozco".
Espero equivocarme, y recibir una crítica durísima por tu parte, llamándome mal pensada, bruja, pirata y de todo... Bueno, espero la segunda parte, porras, aunque tenga que esperar a un momento de descanso a leerla.

Houellebecq dijo...

Prefiero que opines tú misma. Mi opinión es que no es así pero es una opción interesante en la que por cierto no había pensado y desde luego no me gustaría estar. De todas foormas céntrate en todo eso que tienes pendiente que el blog este siempre va a estar aquí(o eos espero). Te avanzo que no hay desavenencias y que daré más datos de los que nadie debiera dar. Aver si me pongo porque yo también estoy muy ocupado y se me nota. Saludos.

Horacio Holiveira dijo...

La última vez que... dormir, significó dormir.