21 diciembre 2011

La última que la ví (y III)


Saqué el dedo con la yema avejentada por la humedad de entre los pliegues de su carne más íntima. Nos miramos en silencio. Pero sus ojos nunca están callados, siempre me lo dicen todo. Quería que bajásemos al servicio. Yo le comenté que éramos pocos en la cafetería y que la camarera nos miraba mucho. Que nos interrumpirían si hacíamos algo (aunque si algo nos podía interrumpir sería mi consciencia de que nos pudieran descubrir). El estrés no es afrodisíaco salvo si tienes ese problema cerebral que te impide segregar adrenalina y por eso buscas emociones fuertes, porque por dentro eres un témpano. Pero yo no tengo ese problema. Las emociones fuertes pueden ser más fuertes que yo si nos pasamos demasiado.
  • Voy un momento al servicio- lo dijo en tono neutro, no vi una invitación, especialmente cuando añadió- Ahora subo.
El servicio estaba bajando unas escaleras de caracol. La vi desaparecer por la mitad del semicírculo de peldaños. Y luego llegó una tardanza a la que no me tenía acostumbrado. Normalmente me hace esperar poco. No es que yo la obligue con gruñidos es que ella es así. Aproveché esos minutos de incertidumbre para repasar el entorno. Los rostros de la gente no me decían nada. No sabía si intuían o no intuían lo que significaba yo olisqueándome el dedo. Y luego me aburrí. Por eso me regresó el pensamiento a dos o tres momentos con ella. Uno bueno, ella se presenta con un pastel de chocolate en el trabajo y me dice: “lo he hecho para ti porque sé que te gusta”. Yo le pregunto la razón. Como el hijo de unos amigos míos cuando le ofrecí hace poco un regalo, le digo: “pero si no es mi cumpleaños”. Ella me responde que no es un premio por cumplir años, que es un premio porque me quiere (algo que debo añadir, no merece premios).
Y otro recuerdo más mientras miro el reloj extrañado y empiezo a pensar que una amiga me espera abajo, en unos servicios, desnuda y que yo no voy a bajar: estamos en su casa y llega su tía que por motivos que no vienen al caso no tiene que verme allí. Yo me escondo debajo de la cama y le presto algo de mi calor desnudo al frío suelo. Cuando salgo de debajo de la cama nos reímos y acabamos follando aprovechando que la tía se ha vuelto a ir. De todos modos seguimos teniendo testigos porque descubro que su perrita me está mirando el culo desde hace rato mientras lo hacemos.
Dos recuerdos más o menos agradables entre los muchos desafortunados que pueblan nuestra relación. Pero los recuerdos son pasado por antonomasia. Y el pasado siempre está muerto. Como dice Oliver Sacks y le agradezco esta cita a Angèline que me la regaló el otro día: Doy por supuesto que los recuerdos que tuve, especialmente los que fueron vívidos, concretos y circunstanciales, eran esencialmente válidos y fiables. Y para mí fue traumático descubrir que algunos no lo eran.” Viene a decir que creemos recordar pero nos engañamos con eso. El pasado no fue como lo recordamos. Sólo parecido. Y el presente es que yo no bajo a follar ni a que me echen de la cafetería como a un adolescente que no tiene casa ni relación estable, sólo hormonas. Esos minutos a lo final de “Los puentes de Madison” marcan la pauta del futuro. Si bajo, cambiaré mi vida nuevamente. Y al final no hago nada.
Ella sube y me pregunta si no me ha extrañado que tardase. Yo le confieso que sí, un poco. Y entonces ella, con una sonrisa me dice: “me he estado masturbando pensando en ti”. Cuando oigo estas cosas me dan ganas de mirar hacia atrás y ver si se lo están diciendo a otro. Me siento extraño con esas expresiones de amor, como si no mereciera tanto o no me lo acabase de creer. Es una desconfianza muy molesta y muy poco práctica. Sólo se disfruta de lo que no se piensa. Es como cuando me dijo, tercer recuerdo del día “llevo todavía tu semen dentro de mí” en la parada de aquel autobús y entonces el autobús se movió y el cristal desde dónde la veía agitando su mano se desplazó y la borró y me dejó pensando si de verdad era cierto todo eso. También si era cierto que tomaba la píldora. Pero cierto o no cierto ella tiene su versión y yo la mía. En su blog sigue sin desmentirse sobre las palabras de esta cita  http://amrrame.blogspot.com/
Pero ahora se acaban los recuerdos y de momento no puede ser. Quedamos para otro día y debo decir que al final “desquedamos” por mi culpa y no la volví a ver, fue la última vez que la vi, por algo titulo los posts.
A veces miro el MP3 que me dio para que le grabase canciones y sé que se lo tengo que devolver y que lo haré. Y que entonces llegará la próxima vez que la volveré a ver. Y que espero que todo vaya bien en su vida pero que no será así porque todo nunca va bien en la vida de nadie.
También que ella seguirá hablando de nosotros a pesar de que me dijo que ya no somos nada el uno para el otro.
Tal vez el pasado esté muerto pero es un muerto que afecta mucho al presente.

44 comentarios:

Mario dijo...

Esto si que es deseaerme una feliz navidad, madremiadelamorhermoso, qué gustazo, nunca mejor dicho, ni escrito, ni leído, el haberte descubierto, el haberte leído justo hoy, tan ahora...

Decirte que te he leído una vez y lo haré, leerte digo, un par de veces más esta tarde. Ya sabes que a ti, como a otros amigos, me gusta llevaros donde a mis rincones, recorrer mis cafés y endulzarlos o amargarlos o sentenciarlos con vuestras letras.

De verdad, de verdad siempre de la buena, es una pasada lo que escribes. No sé que me gusta más, si lo que cuentas o cómo te desnudas cubriéndote de gloria letrada. En fin, este comentario quería dejártelo más tarde, tras esos cafés y esos repasos de sobremesa, pero mira tú por donde, no he podido aguantar y aquí te dejo mi felicitación por tu texto y mi felicitación por las fiestas que llaman, peligrosamente, a la puerta.

Lo tuyo, tu paz y tu guerra, tus consecuencias, tus idas y venidas, tus mareas emocionales y aventureras, tus paseos por la senda del perdedor que aprende a ganar paso a palo, letra a suspiro, tus biene colaterales y el fruto de tu cabeza, merecen un villancico pagano, y merecen mi más sempiterna admiración. Créeme. Créete.

Un abrazo, agradecido.

Mario

Daltvila dijo...

Creo que "Los puentes de Madison" es una pelicula que nos marcó a muchos, precisamente por ese momento al que te refieres. Puede incluso que esa película pueda servir perfectamente para identificarnos a quienes la tenemos entre nuestras favoritas. Conozco a detractores que también se definen por ello si rascas un poco en sus personalidades.
Tu tercera parte era previsible por el título y, sin embargo, puede que sea la más intensa de las tres.
Puedo hacerte una pregunta, aunque creo que sé la respuesta:
¿Te arrepentiste alguna vez?

Houellebecq dijo...

Pues esta vez eres el primero Mario. Aunque habitualmente el primero ya lo eres y no precisamente en encajar el comentario en mi blog sino el primero en colocar las palabras en tu blog o en los comentarios para que queden mejor, bonitas, profundas, poéticas y no se olviden después de leídas.

El desnudo de estos cuatro últimos posts, es cierto, ha sido completamente integral. Practico nudismo literario pero si quieres escribir algo mínimamente creíble mejor revisa lo que te ocurre en la vida, ya lo sabrás tú que probablemente tienes un gato tan literario como real o así lo imagino yo y otras historias cuyo parecido con la realidad no es casual, ya lo dijiste una vez. Las mejores mentiras se parecen a la verdad. Pero la verdad por sí sola es todavía más creíble y que cada cual piense lo que quiera.
Yo disfruto con estos temas como cualquiera y soy como una portera en primera persona, en lugar de ocuparme de la vida de los otros cotilleo sobre la mía (aunque a veces las esquirlas alcanzan a quienes me rodean). La verdad es que escribiendo hago lo que todos los que disfrutamos dándole a las teclas o el bolígrafo. Busco algo y a veces hasta me lo encuentro. No sabría decir bien qué es pero es algo así como pasarlo bien. Qué te voy a contar sobre la escritura que no hayas reflexionado por tí mismo...
Y tú, como los que no tienen nada que envidiar y por eso mismo no lo hacen, te puedes permitir ser amable en tus comentarios. Digas bueno o malo eso no reduce tus post.
Te felicito las fiestas aunque no sean las que te gustan y hasta te parezcan cada vez más largas. Y aprovecho para darte una vez más el abrigo sincero con el que acabo mis comentarios contigo, ese abrazo entre dos mentes que simpatizan profundamente.

mara dijo...

es precioso ,pero muy triste hou,o no sé ,será q yo me pongo en el pellejo de ella , aixx en fin, jo ¡¡ que mas te daba haber bajado??? snif snif

un beso y feliz navida hou.

Houellebecq dijo...

Daltvila: A mí no me acabó pasando como a la de la película ni hubo arrepentimiento porque las circunstancias son distintas. Si estuviese en el lugar del personaje de Meryl Streep tendría otra opinión. Yo quería que abriese la puerta del coche y se fuera con Clint pero no. en la realidad no me arrepentí porque ella, la que me esperaba abajo, y yo, teníamos un futuro peor. Habíamos compartido más penas que glorias. Eso se hubiese repetido. Y ahora si me permites, hilaré este comentario con el siguiente porque están relacionados.

Mara: Pues eso. ¿Qué me costaba? Costarme nada y además hubiese sido todo un placer, supongo. Pero no era por ese momento, era por lo que podía venir después de eso. El sexo es fácil. Las relaciones que nos montamos por culpa del sexo son otro asunto mucho más complicado. Pero eso no quita que tengas razón en algo. Es muy triste.

Pilar dijo...

Lo peor de ser terriblemente honesto escribiendo es que no me ha sorprendido tu final (por ahora), el sexo es lo únco sencillo de una relación, y a veces ni eso.

No entiendo esas expresiones o regalos, pero supongo qu epeco de fría o de sosa, que todo es posible.

me ha gustado descubrirte de nuevo en tus letras, pero me apena que quedes siempre con los nudillos en carne viva.

Un abrazo fuerte y disfruta de lo bueno de estos días, que más allá de las pegas (muhcas, lo sé) también pueden ser muy tiernos.

Annie dijo...

Hou no esperaba menos de ti...

Por lo visto tú ya estás por encima del bien y del mal y piensas antes de actuar, el sexo fácil trae consecuencias y si bien en el momento es muy gratificante, eso conlleva un rollo en las relaciones que después no sabemos como desenredar.

Gracias por terminar la historia antes de navidad y no dejarme en ascuas, lo recibo como mi aguinaldo de tu parte jajajajaja

Besos mágicos y que tengas felices fiestas

Angéline dijo...

Tenía mi curiosidad por ver cómo discurría la historia.. quizá la diferencia entre tu ser de entonces y el de ahora sea esa frase "Y el presente es que yo no bajo a follar ni a que me echen de la cafetería como a un adolescente que no tiene casa ni relación estable, sólo hormonas". A esos cambios se les llama madurar, buscar el propio lugar de uno. El servicio de una cafetería me parece un escenario sórdido para el sexo (y especialmente para el sexo con alguien especial), creo que cualquier ser humano se merece mucho más. Por otra parte, y voy al final del post, a veces debemos hacer lo contrario de lo que deseamos, porque no todo lo que nos apetece es lo que realmente queremos. Llega un momento en que lo vemos con claridad, de pronto estamos en la buena onda, todo se encarrila de alguna manera y nos inunda una sensación de bienestar, de estar haciéndolo bien, de que eso es exactamente lo que necesitamos de verdad y lo que queremos que nos dure en el tiempo. Y es genial. Muy felices días, Houellebecq.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Creo que esa historia no ha terminado todavía, que hay algunas cosas todavía por decir y por hacer.
Pero también es verdad que hay muchas historias que, sin estar del todo terminadas, sencillamente se quedan ahí, suspendidas en el aire, y cada uno de los implicados va moldeando sus recuerdos a su manera...

Bueno, por si no tengo otra ocasión antes de que termine el año: Feliz 2012 Hou, y que estas fechas (y también las siguientes) te sean propicias y benévolas.

Y que haya mucha salud :)

ReltiH ReltiH dijo...

FULLL RELATO, ME TRAMA SIEMPRE LO INTIMISTA Y DIRECTO DE TUS TEXTOS.
UN ABRAZO

h i l i a dijo...

ostras, me he quedado un poco desinflada... me apetecía un final feliz, pero para eso ya tenemos las pelis de disney, supongo.
tu racionalismo es digno de admirar. yo probablemente hubiera bajado al baño, la hubiera fastidiado y ahora estaría maldiciendóme a mí misma.
y lo que queda claro es que nos guste o no, a pesar de nuestros esfuerzos para olvidar, el pasado sigue bien anclado a nuestras vidas. a veces aprendemos de él (como es tu caso), a veces no.

un texto-desenlace perfecto.

Houellebecq dijo...

Pilar: No te puedo sorprender porque al igual que algunas personas que me siguen por aquí desde hace tiempo, ya me tenéis muy calado.
Por otro lado te veo cualquier cosa menos sosa. Lo digo por tu comentario sobre tí misma.
Seguiré tu consejo y disfrutaré estas fiestas que a mí sí que me gustan. Besos.

Annie: Gracias por ponerme encima del bien y del mal aunque yo sé que no es cierto, ya quisiera. La historia tenía que terminarla claro. Y el enlace que hay por mitad del blog es el blog de "Ella" dónde te he pillado comentando alguna vez, ja,ja. De ahí mi comentario del anterior post. Bueno, me voy a leer tu blog y a seguir agobiándote desde allí.

Houellebecq dijo...

Angéline: Pues menos mal que no la he terminado en sordidez. Efectivamente lo era pero por los comentarios hay quién disfruta de lo sórdido y quién no. Será un buen o un mal final depende de para quién. Para mí fue el final que quería y del que no me arrepiento como he dicho más arriba.
Tienes razón en eso de "Por otra parte, y voy al final del post, a veces debemos hacer lo contrario de lo que deseamos, porque no todo lo que nos apetece es lo que realmente queremos."
Pienso exactamente eso y es justo el resumen de toda la historia. Incluso el resumen del post previo a la historia del amor calmo contra el amor pasional. En esta historia yo podía confundirme y dejarme llevar por un momento fácil y acabar arrepintiéndome de lo que no quiero. Sólo hubiese bajado por no quedar mal y eso sí me hubiese hecho arrepentirme de veras. Felices fiestas que a tí sí te gustan.

Houellebecq dijo...

Acapu: Esa o cualquier historia nuestra termina cuando nos acabamos nosotros y espero poder seguir contándolo mucho tiempo. Felcies fiestas y si te vuelvo a felicitar o viceversa tampoco pasa nada. Ser redundante con estas cosas es incluso positivo.

Reltih: Últimamente me he pasado de intimista pero de momento no hay quejas. Un abrazo.

hilia: Para tí no ha sido felzi pero hay gente que sin verlo como el final feliz esperado sí les parece el que debe ser. Es un final coherente, ya lo decía más arriba, con amor calmo y amor pasional, el post previo a esta historia. Es lo que alguna ya sabía que iba a suceder al final porque se lo esperaban de mí y no he podido escapar de mis propias pautas de conducta. Lo que tú hubieras hecho responde a las tuyas y tampoco es criticable. Ahora te estarías maldiciendo como dices pero tampoco te habrías muerto por eso. Todo es complicado en estas relaciones pero yo sigo investigando. Saludos y felices fiestas.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

¿El pasado siempre está muerto? ¿Seguro? ¿Pero muerto, muerto del todo? Porque yo veo deambular su fantasma por cada esquina.

Filosofías aparte...un placer leerte, como siempre.

Feliz Navidad, compi bloguero.

El blog de Marpín y La Rana

Houellebecq dijo...

Cuanto tiempo que no te veía fuera de la charca, Marpin. Feliz Navidad.

MEME dijo...

No se, pienso que el sexo no lo es todo en una relación estable, llega un momento en que cuando todo se calma, si no hay otra cosa que compartir todo se derrumba, yo no tengo experiencia sobre relaciones, solo he tenido una en la vida, la misma que tengo a día de hoy, si opino es sin ninguna practica y no se si sirve la opinión de alguien que no ha vivido nada .
Pienso que ella tendría que quererse un poco mas. Menos mal que dio contigo que, aunque no te conozco mas que de lo que te leo aquí, se te lee nada aprovechado ( no se si se entiende lo que quiero decir)
No creo que esto se haya terminado, tú sigues escribiendo sobre ella y ella sentía mucho por ti y hace poco que también escribió sobre ti en su en blog ( no creo que no seáis nada el uno para el otro)
Que frase mas cierta lo de que todo nunca va bien en la vida de nadie...es cierto, siempre falla algo...a todos nos falla algo en la vida siempre...
BUENO QUE ME GUSTÓ LEERTE, IMAGINARTE, VERTE ,ME SENTÍ EN UN RINCÓN DE ESA CAFETERÍA VIÉNDOTE OLISQUEARTE EL DEDO JAJAJA QUE BUENO ERES, QUE REAL.
BESOS Y FELIZ NAVIDAD
CUÍDATE.

Sonix dijo...

Me ha gustado la conclusión, quizás me la esperaba a medias pero no por eso me ha gustado menos. Aún así, creo que me quedo con parte de un comentario que has hecho en la entrada, y es ese donde comentas que las historias que nos montamos por culpa del sexo son mucho más complicadas que el sexo en sí mismo. No es que lo diga por experiencia ni nada, pero sí sé que el amor y las relaciones son mucho más complicadas que ese ratito de sexo.
Gracias por compartir tus palabras con nosotros.
Y aprovecho para felicitarte felices fiestas. ^^

Abuela Ciber dijo...

Estas palabras mensajeras a traves de las distancias, deseo lleguen a ti y seres queridos , portadoras de cariño y energias de BienEstar:
Que tú corazón esté ligero y tus bolsillos pesados.
Que la Buena suerte te persiga.
Que cada día y cada noche tengas muros contra el viento, y un techo para la lluvia.
Que tengas alimento junto a la fogata y, risas para consolarte.
Que aquellos a quienes amas estén cerca de ti,

Y........todo lo que tú corazón desee!
.
FELIZ NOCHEBUENA..FELIZ NAVIDAD!!
.
Abuela Cyber

Houellebecq dijo...

Meme: Muchas gracias por el comentario y más ahora que te creía de vacaciones y disfrutando de los tuyos. Espero que así sea.
en cuanto a tu valoración de que aún seamos algo el uno para el otro mejor que no te lea ella y es una valoración muy particular y la primera que leo de ese tipo. Es interesante y ya veremos si es real o si la vida te da la razón. Es cierto que he dedicado muchas letras a la protagonista y más últimamente.
En cuanto a tu opinión síme sirve. Todo el mundo ha vivido lo suyo. Acumular muchas experiencias no siempre es tener mejores opiniones, puedes asimilarlas mal. Yo tampoco soy el hombre más experimentado que conozco pero desde una vida tranquila también se puede reflexionar. La experiencia con esta chica me dio mucho aprendizaje. Mucho más que siete relaciones rápidas y sin importancia. Tu opinión de persona con una relación no es nada despreciable. Yo tampoco te gano en muchas relaciones, no te pienses.
Felices fiestas.

Houellebecq dijo...

Sonix: Yo también aprovecho para felicitarte las fiestas. Gracias a tí por venir aquí y además dejarme un comentario. Tú como otras personas no os habéis sorprendido con el final pero bueno, no siempre quiero sorpresa. Cuando pretendo sorprender me basta con esconder información pero esto era otra cosa. Gracias otra vez por tu lectura atenta y felices fiestas. Nos vemos en tu blog o en el mío.

Sonix dijo...

Hola, viendo tu respuesta ahora tengo la impresión de que quizá lo que dije de que no me sorprendió el final pudo sonar a negativo. Si, en algún sentido, no me sorprendió, no es nada malo. Es solo que tengo unos cuantos años ya y algo de vida a las espaldas... casi siempre los finales son agridulces, y a veces no solo los finales.
Espero leer otro día alguna historia más dulce que agria. Nos leemos!

noe dijo...

Aunque no tengo tiempo de leer tu entrada,paso veloz a desearte unas felices fiestas.
Y en otra ocasión leeré más despacio tu texto porque me gusta disfrutar de lo que escribes.

Houellebecq dijo...

Sonix: No, no te preocupes, no me sonó agria ni mucho menos. No eres quién primero lo comentó. Y aunque sonase así tampoco me quejaría, se aceptan críticas. Felices fiestas.


Noe: Felices fiestas si pasas a leer la respuesta y si no, también te las deseo de todos modos.

Pepe Deapié dijo...

La imagen que has puesto para ilustrar la entrada es cojonuda.

Un saludo y felices fiestas Hou.

Houellebecq dijo...

Gracias Pepe, felices fiestas a tí también. Pitt nos está regalando muchas estampas para que no olvidemos los días en los que estamos.

Anónimo dijo...

Por fin el esperado desenlace. Y además con la posibilidad de leer la historia desde el punto de vista de ella. Si estuviera también el del camarero sería total.
Me gusta que pienses mientras decides si actúas, que no actúes porque piensas. Y la referencia a Los puentes de Madison. Yo también me quedo deseando que abra la puerta de la camioneta y corra bajo la lluvia, pero en el fondo creo que eso sería el principio del fin.
Hasta la próxima vez que la veas.

VANESSA dijo...

Parecías tener claro lo de no bajar; si hubieras dado el paso seguro q eso hubiera llevado a un segundo paso y a un tercero...cosa q creo q no querías, así q hiciste bien. Como bien dicen, más vale ponerse una vez colorado que ciento amarillo, así q la paraste a tiempo. Lo malo que esta chica se ve peligrosa y creo q t ha puesto colorado más de una vez..
Besoss

Houellebecq dijo...

Anónimo: Yo prefiero no saber nada de los camareros pero sólo porque me afecta a mí, claro.
En cuanto a lo de pensar creo que a veces me pierdo mucho en eso, en pensar pero que en este caso fué positivo y no me quejo de que la razón haya actuado.
Supongo que tienes razón en los Puentes de Madison. Las cosas siempre parecen distintas si las ves desde fuera pero ahora puedo entender más que ella se quede en el asiento. Hasta que vea la película otra vez y me hagan pensar lo contrario. El cine te maneja las emociones.

Vanessa: Pues eso. Imaginas bien. Me he peusto así muchas veces por su causa. Y en otros tiempos fue peor. Pero de momento tengo unas muy buenas fiestas. Espero que tú también. Besos.

Spaski dijo...

buen texto, con demasiado sexo jaja

feliz 2012!!

Sergio dijo...

Me he quedado perplejo, impresionado.
En fin, que el pasado es historia siempre, pero deja huellas en el presente, algunas cicatrices.

¡Feliz año nuevo y los que vengan!

Houellebecq dijo...

Spaski: ¿Demasiado sexo? ¿Para tí? No me creo nada, ja,ja Feliz 2012

Sergio: Feliz año nuevo. Digan lo que digan el próximo año no puede ser más recesivo que este. Se agradece tu paso por este blog.

Pitt Tristán dijo...

Te admiro como admiro a los creadores, bueno en realidad es envidia.
Mucha felicidad para 2012 y espero que nos sigamos encontrando.

Houellebecq dijo...

Igualmente Pitt, feliz 2012 y claro que nos veremos más, por aquí o por allí.

Meryone dijo...

Bueno, yo sólo me había perdido cuatro entradas porque de vez en cuando le meto un empujón al reader.

Sí, hijo, ando en el medio de Europa y con unos horarios tan sumamente diferentísimos que no me paso casi nada por el blog. A ver si retomo viejas costumbres a partir de mediados de febrero que seguiré por aquí pero con otros horarios y hábitos. A ver.

¿Por aquí todo igual pero todo diferente? ¿Al menos todo bien? ¿O regular tirando a bien?

Beso

Meryone dijo...

Por cierto: yo con ella siempre he empatizado de lejos, como en la ficción. Con las dos ellas, si es que son dos. O con la única. Con la chica del blog, sea la que sea.

Houellebecq dijo...

Por aquí todo igual pero diferente ya lo resume bien. Primero porque es el lema de los comics que leo y segundo porque siempre es así. Todo acaba para quedarse igual.
Estoy seguro que a ella le gustará que alguien empatice. No es su costumbre que la gente tenga empatía con ella.
Lo de Febrero está muy bien. Si se cumple.

arguellesacero dijo...

Me sigue gustando y muchísimo cómo expresas la realidad y la ficción.´
Siento que has escapado satisfactoria y afortunadamente a las modas oratorias.
Feliz Año Houllebecq. Tiernos dedos húmedos.

aina dijo...

Parece que no me llegan tus actualizaciones. Una historia agridulce. A mi juicio piensas demasiado, ¿qué importa si ya no eres un quinceañero y tienes donde acostarte?, haber bajado a esos baños, al menos te habrías despedido de ella como merecía.

Acabo de descubrir, además, que tienes otros blogs.

Houellebecq dijo...

aina: Sólo tengo este y los otros son pues uno de Ella y otro donde colgué un cuento creo pero de momento nada más.
¿O sea que haber bajado? Yo sé dónde estaría ahora si hubiese bajado y no sería feliz ni contento. No pienso mucho cuando vivo,sólo después, cuando lo escribo. En ese momento faltaron minutos para que cayera en mi propia trampa. Creo.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Execelentes, todas las entregas. Tu final me recuerda la peli "Este muerto esta muy vivo", que se levantaba y hasta bailaba cuando menos te lo esperabas. Y es que el pasado no se deja enterrar, aunque lo mates tres mil quinientas cuarenta y cinco veces.Respecto a los Puentes de Madison, siempre me he preguntado qué habría pasado si el fotógrafo en vez de quedarse allí bajo la lluvia, mojado como un pollo, que daba pena verlo al pobre, hubiera dado un paso al frente y hubiera dicho: vente conmigo. Quizá ella hubiera cambiado el final y le habría cantado "si tú me dices ven, lo dejo todo".


Un abrazo.

Marpín y La Rana

Houellebecq dijo...

Ja,ja si Robert hubiera hecho eso no hubiese sido un hombre muy discreto pero a lo mejor ella se iba con él, puede ser. Al final se van los que usan el corazón y se quedan los que usan la cabeza. Yo he aprendido a respetar las dos opciones. Saludos.

noe dijo...

Lo bueno de los blogs es que la mayoría de los post siguen estando ahí pese a tu tardanza en llegar, eso si al autor no le da por hacerlos desaparecer.
No ocurre lo mismo con los recuerdos, que por mucho que queramos borrar seguirán estando ahí.
A veces distorsionamos los recuerdos y nunca tienen el mismo color, dependen del momento. Seguramente todas esas cosas que recordabas mientras ella estaba en el baño, no tendrán la misma intensidad si las recuerdas en cualquier otro momento.
Allí, ella estaba enlazada a tres tiempos: pasado-presente y un posible futuro que tú decides no seguir.

Houellebecq dijo...

Noe, yo no quito los posts en años. Cambié la dirección pero avisé a los de confianza como tú hiciste en tu momento. Los posts siguieron siendo los mismos. Sólo se irán si blogger decide quitarlos. Se agradece tu comentario doble del día. Y voy a ver si no actualizas o no me avisa a mí el blog.