25 marzo 2012

Antes de que Marzo se vaya sin pena ni gloria





"¿No habría dicho Camus que la respuesta correcta al sinsentido de la vida era inventar reglas para el juego, como nosotros habíamos hecho en el fútbol?" Julian Barnes " Nada que temer"

"Nada importa, y si importa ¿Qué pasa? Y si pasa ¿Qué importa?" Santa Teresa de Jesús


La segunda muela del juicio que me han extirpado ha sido tan desagradable como la primera. Se me hinchó el rostro, provoqué comentarios nada comprensivos entre mis compañeros (cara de Hamster, ¿Tienes un paquete de pañuelos en la boca? ) y mi sobrina que llegó tarde al apogeo de la hinchazón me pidió un bis( ¡Tito, yo quiero verte con cara de sapo, sácate otra muela!). Como además de otras tareas doy clases de informática básica en la biblioteca y me llamaron dos días de otra biblioteca satélite para cubrir a una subordinada, tuve que dar la cara y no pintaba muy bien, la verdad, así que respiré profundamente delante de nueve adultos que me observaban de un modo siniestro y les comenté que si no les importaba que les diera clase el fantasma de la ópera(la hinchazón me había provocado hemorragias que iban de la cara hasta el cuello y me daban la apariencia de un hombre que se había echado ácido en el rostro por despecho). Los adultos se rieron, rompí el hielo y las dos clases de hora y media que les dí fueron un éxito, uno de los adultos se apuntó a las particulares que doy en mi biblioteca habitual. Por la cara.
Aunque le debo a la Seguridad Social dos pares de quincenas con infección brutal y atención al público con una mano ocultadora en mi cara, ya me he hecho con el trabajo y me muevo con calma y palmadas en el hombro de superiores, compañeros y hasta usuarios. No soy yo, son ellos que siguen con su paciencia. Además de todo eso he conocido a R., bibliotecaria cincuentona y de vuelta de todo y por encima de todo de sus compañeros. Entre café y café que ha intentado pagarme pero yo, por no sentirme gigoló ni en potencia ni platónico, he pagado por mí mismo, me ha puesto al día de todo lo que necesitaba saber. La conclusión es que casi todos salvo un bibliotecario alto y guapo y caballeroso, son grandes hijos de puta. Al menos según R. Según mis propios apuntes tomados al natural esos presuntos hijos de puta me siguen tratando bien. Cuando salgo de la cafetería y un inmigrante marroquí avanza lento y cauto por el paso de cebra y R. le grita: "¡Moro de mierda, que nos vas a atropellar, vete a tu país, que no sabes ni conducir!" entiendo que a lo mejor su vida la ha hecho un poco susceptible y mejor no tomar al pie de la letra lo que dice. Tenemos niveles de tolerancia distintos.
Cuando regreso a casa me encuentro con la señora Teresa que ahora es presidenta. Está tranquila y no habla del cable porque no hay nada que decir, incluso dice que a pesar de nuestras diferencias puedo contar con ella y charlamos y de pronto rompe en llanto porque su marido con el que llevaba 37 años ha fallecido: "¡La soledad es muy mala, Sergio, tú no sabes lo que es la soledad! " Supongo que tiene razón. Y también esa gente que dice que las desgracias nos hacen mejores personas porque ahora la veo más dulce. El caso es que yo prefiero ser un cabrón hijo de puta y no tener que pasar por ninguna desgracia, siempre lo digo. Se es buena persona por y para los demás pero eso te saca de la ecuación de la felicidad. De qué sirve decir que sí a todos y seguirles la corriente contra tus deseos si al final sólo está el premio de una palmadita en el hombro y un "qué buen tío eres, qué buen tío...". Aunque por supuesto, mientras no atente contra mi felicidad, seguiré favoreciendo a quién crea oportuno.
Por último regreso al trabajo y aprovecho que no todos los días tengo café guerrillero con R. para acercarme a un cyber pakistaní y llamar a una bloguera a la que se le prometí. Después de la presentación telefónica descubro que habla lento, en voz alta y sobre temas que no entiendo. Descubro que no me habla a mí sino al personaje que debo interpretar porque su celoso moro de Venecia(y a este paso quedaré como el racista que no soy), su marido, acaba de aparecer por casa. Sólo estamos hablando pero esto culpabiliza bastante la llamada. Así que prohibido hablar pero a mí me da la risa. Hay hombres que confunden el amor a su pareja con el amor a una boa constrictor y claro, la encierran en su habitat no se vaya a escapar.
Mi vida es como la de cualquiera, cómica. A veces nos parece dramática porque las lágrimas por una tragedia no nos permiten entender el chiste pero todo es pura comedia. Lo dicen los clásicos.
En cuanto deje de dolerme tanto la muela y ahora el oído me pondré en serio con este blog, gracias por su atención.

37 comentarios:

Pilar dijo...

Cuídate, Sergio, que me sigue haciendo falta ese punto peculiar con el que ves la vida.

Besos con cuidado (en la otra mejilla ¿quizás?)

aina dijo...

Sé que es eso y no porque lo haya vivido en propias carnes sino porque tuve un novio que le quitaron dos muelas al unísono. De verdad que era impresionable su careto. No sé si duele, así que reservo los besos para potro momento.

Y referente a los racismos, las buenas y malas personas...no sabría decirte, está todo muy mezclado e incluso, a veces, uno se muestra cómo esperan que lo hagan y no siempre como quisiera. Así somos.

mara dijo...

Hace muy poco me quitaron a mi tb la muela del juicio,lo pasé fatal pero por fortuna mi cara no se deformó casi nada ,en cuanto a lo de ser buena ó mala persona nosé, es complicado ,supongo q lo ideal está en el término medio,ser buen ciudadano,sensible,educado ,etc, y portarse muy muy mal cuando toca...

pd: bonito nombre Sergio ,un besito donde menos te duela muacc.

MEME dijo...

Que dolor lo de la muela!!!
Hace unos años me sacaron una con cirugía y no pude tomar calmantes por que estaba amamantando a mi hijo y la cara se me hinchó y pasé la noche llorando y dando teta, fue traumatico para ambos, por que el pobrecito no sabia por que lloraba mamá..

¿Sabes? me he hecho asidua en la biblioteca de mi ciudad y le estoy tomando el gusto a ir, incluso voy con los niños a sacarles pelis y cuentos, ya escribiré algo sobre ese mundo desconocido para mi hasta ahora...

¿Con que eres profe de informática?, pues a mi me vendrían bien unas clases jaja
Espero que ya estés mejor, cuídate!!!
besos

Annie dijo...

Hou apenas ahora te sacaron las muelas del juicio???? Y después me dices que no tienes edad para ser mi hijo jajajajajajajaja

La extracción de las mías fue por etapas como las carreras de ciclismo, y con diferencia de años y hasta de países entre unas y otras, por lo pequeña que tengo la boca ni siquiera debieron haber salido, pero ahí estaban...

En cuanto a lo del café con R me hiciste acordar de un compañero de clases que casi nunca me deja pagar. (¿Será por la misma causa que tú esgrimes?) Me consuelo con el hecho de que a mí me llama para quedar, en cambio con su pareja lingüística que también es mayor, (a la cual tampoco le deja pagar) los encuentros con ella se circunscriben a los marcados por el programa. En fin, que como decía en mi blog el otro día, los estereotipos siempre están a la orden del día...

Besos mágicos cargados de energía positiva y espero que esta vez también sean sanadores

PD: Que sepas que ahora tienes cara de argentino jajajajajaja

ladamadelasnieves dijo...

Mucho ánimo con esa muela, verás qué pronto pasa el tiempo y se cura. Y ya no volverá a darte nunca la lata.

Respecto a lo de ser buena persona, creo que tiene una parte innata, la impulsiva, la primera reacción que no piensas y es siempre para ayudar, favorecer a alguien, incluso contra ti mismo; y una adquirida, la educación que has recibido, tu código de moral que te impulsa a hacer lo justo en una situación, comportarte como debes, como te han enseñado que se debe ser. Y no es gratificante muchas veces ni te lo agradecen en la mayoría de los casos pero sabes que eso es lo que quieres hacer porque eres así y no quieres ser de otra manera. Tolerancia es una buena palabra y también piedad, tu vecina Teresa se merecía muchas cosas pero no un marido muerto, es una tristeza su situación y será peor en adelante. Y en cuanto a R, recibirá ni más ni menos que lo que da. Con esa forma de ser es difícil que la gente que la rodea la aprecie sinceramente. Mi padre nos ha dicho toda la vida que no importa que nadie te vea cuando haces algo bueno o malo. Te ves tú y siempre serás tu mayor crítico. Y al final es así, defraudarse a uno mismo duele tanto como fallar a los demás, o al menos a mí me sucede así.

Un saludo, Sergio (buen cambio) y a mejorarse.

h i l i a dijo...

algún día te contaré yo mis historietas con las muelas. las 4. pero a mí lo que me ha gustado más de leer es que te pondrás en serio con el blog porque, y perdona mi brusquedad, dos entradas en un mes... intolerable.
respecto a tu teoría de preferir ser un cabrón hijo de puta para no tener que pasar ninguna desgracia, no sé, no me acaba de convencer. creo que tarde o temprano tenemos que pasar alguna desgracia, seamos o no hijos de puta. es inevitable, es la vida, injusta e hija de puta (esta sí), pero así son las cosas. y pienso que es mejor acabar el día tranquilo y sabiendo que no has jodido a nadie, ya bastante mierda hay en el mundo como para añadir más.
en una cosa sí tienes razón: la vida, a parte de hija de puta, es muy muy cómica. y esta es una muy buena forma de verlo.

Sergio(antes Hou) dijo...

Pilar: Sí, los besos ahora duelen, hasta los de mi sobrina pero los virtuales se aceptan muy bien.

aina: ¿No sabes si duele? Pues no te diría nada el muy macho de tu novio porque es de los peores dolores que recuerdo en mi vida. Puñetazos y patadas en la cara o esguinces no me han dolido tanto ni durante tanto tiempo.
En lo de racismo tienes razón. Está todo muy mezclado. Yo también lo pienso. Pensar otra cosa sería caer en maniqueismo, no somos blanco o negro.

mara: Me puedo imaginar dónde te portas tu mal. Y sí, por ahí siempre toca.
A tí te debieron hacer bien lo de la muela. A mí no. Tenían prisa y llevaban retraso. Las dos veces. Es increíble lo mal que funciona la seguridad social. Y puede ir a peor. Ahora entiendo en carne y boca propia lo de las manifestacione contra los recortes.

Meme: Me recuerdas que una vez escuché que el dolor de muelas es equiparable al dolor del parto. Tú debiste tener cerca los dos tipos de dolores si estabas dando el pecho. Me duele leerte teniendo en cuenta que yo sí estoy cargado de Ibuprofeno y aún así cuando se me pasa el dolor es intolerable. Las dos veces se me ha infectado y casi no podía o puedo comer. O lo hago con dolor y masticando poco. Hace quince días de la última intervención y todavía tengo pinchazos en el oído y una gran marca morada en el cuello, una hemorragia que me cubre a la altura de la nuez.
En cuanto a las clases de informática pásate a apuntarte la biblioteca de Hospitalet Tecla... Pero tú vives un poquito lejos. ¿No? Besos

Sergio(antes Hou) dijo...

Annie: Que me haya dejado las muelas tanto tiempo es cosa de la pereza. Y aún me quedan dos pero como nunca me han molestado se quedarán ahí. No vuelvo a por más.
Lo de R. es un mundo. Da igual lo que piense de ella o lo que haga porque ella me sorprenderá con una de sus salidas espinosas. Alguna vez sí me ha pagado el café pero hemos llegado al término medio de priemro tú y luego yo. Así nos saltamos los estereotipos de hombre-mujer pero nos metemos de lleno en el estereotipo de pagar a la catalana aunque este más bien consistiría en que cada uno paga lo suyo por separado. El resto de compañeros lo hace así, creo que R. dijo textualmente "esos hijos de puta pagan por separado porque si no, se robarían los unos a los otros". No es un testimonio fiable pero ahí está.
Besos

Sergio(antes Hou) dijo...

ladamadelasnieves: Esos dos lados de ser buena persona los he experimentado por igual. Es cierto que de forma expontánea nos sale hacer algo bueno sin pensar en la recompensa y porque si puedes hacerlo y no te molesta... ¿Por qué no? Y luego está que incluso estando solo quieras hacer algo bueno, pues sí, siempre digo que me marcó la frase de Eurípides de "no hagas nada que no quieras que se sepa". Es difícil llevarla a cabo pero hay mucho sentido comúnb en eso. Vivir con pocos secretos o ninguno y la conciencia límpia es bueno para la salud. Aunque aquí me salgo del terreno de ser bueno o malo. Yo sólo estoy en contra de la bondad excesiva y descerebrada y sin medir al prójimo que puede aprovecharla en contra tuya. Por norma general tener un comportamiento ejemplar tiene beneficios para todos incluso para el que lo hace, a corto plazo. Sobre ese tema se me quedó un post en el tintero relacionado con lo de adoptar un papel en un trabajo dónde no te conocen y poder ser alguien nuevo. Adoptando mi papel de tío tranquilo estoy creyéndomelo después de haberles convencido a ellos. Con la bondad se podría actuar así. Acabar asumiéndola incluso después de interpretarla. Pero me estoy desplazando del tema, otra vez.
R. recibe lo que le han dado primero. Teresa también porque no estaría tan sola ni muerto su marido si fuera de otro modo. Las dos podrían superar sus malos rollos y aprender algo si no le echasen la culpa a los demás de todo. En el fondo son dos personas que sufren porque primero las han hecho sufrir a lo bestia. Es difícil tratar con ellas salvo cuando les sigues la corriente. Dan más pena que otra cosa. Tanto a Teresa como a R. las he visto llorar recordando algún momento traumático de su pasado. Y sus lágrimas eran tan auténticas como su mala leche. Ayyy

Sergio(antes Hou) dijo...

hilia: Intolerable, intolerable... Pero claro, tú cómo estás que te sales con la calidad y la cantidad y te lo puedes permitir... Todavía recuerdo el magnífico último monólogo de tu blog. Brillante.
Sobre lo de acabar el día tranquilo sabiendo que no has jodido el día a nadie estoy de acuerdo(ver mi frase de Eurípides en comentario a ladamadelasnieves).
Y sí, siempre he visto esta vida como cómica. Incluso en nuestros malos ratos hay veces que decimos eso de "de aquí a un tiempo ya verás como te ríes de esto". Y sueles reírte, sí.

Anónimo dijo...

Me ha gustado el ir y venir, de R. a la bloguera pasando por Teresa; de la biblio a casa y a la clase de informática. Y los cafés. Veo que se puede ordenar el absurdo. Ha faltado la foto de cara de sapo. Y, ¿por qué el cambio de nombre?

Sergio(antes Hou) dijo...

Anónimo: Creo que era muy poco asequible para la gente un nombre tan largo, me lo reducían a Hou que estaba bien pero demostraba que el nombre no funcionaba. Si me llamo Sergio y decirlo no me hace menos anónimo que callarlo pues lo pongo y me humanizo un poco. Me acerco más a mis amigos blogueros aunque sea un acercamiento tímido.
Por cierto, veo que has entendido a la perfección que todo el esfuerzo de mi blog consistía en ordenar un absurdo, en buscarle conexiones a todo aunque sean artificiales.

VANESSA dijo...

Nunca me lo había planteado, pero ahora que lo dices veo que tienes razón, todo es pura comedia, así que mejor no tomarse las cosas tan en serio.
Espero que te quede un poco de juicio, después de la que te han liado con la muela.
Que te mejores!
Besoss

Eva dijo...

Ya lo decía Chaplin: A fin de cuentas todo es un chiste.
Echaba de menos leer algo tuyo porque me encanta la forma que tienes de relatar tu vida. Pudiera parecer rutinaria y aburrida, tal como la de practicamente todos los humanoides, pero vista a través de estas entradas en el blog resulta mucho más emocionante, tanto que ya me gustaría a mí hacer lo propio con la mía, reflejarla en el blog a ver si así asciende un poco de nivel. Quién sabe, igual algún día lo intento.
A mí me quitaron una muela del juicio, pero debe ser que mi juicio era pequeño pequeño porque ni me dieron puntos, practicamente no me dolió y casi no se me hinchó la cara. Al día siguiente cuando fui a trabajar mi jefe no se creía que había ido al dentista.
Yo creo que las desgracias funcionan de tres formas distintas: la primera te hacen mejor persona, al menos más sensible. La segunda, te hunden en la completa apatía y la tercera, te vuelven un cabrón hijo de puta (y utilizo tu misma expresión aunque no me guste mucho).
En otro orden de cosas, justo cuando yo renuncio a mi nombre, tú decides firmar con el tuyo, me gusta. Yo ya pasé esa fase y sinceramente no encuentro diferencia en firmar con mi nombre o con otro, creí que me iba a servir para aumentar mi autoestima, pero no, me siento mucho más cómoda siendo "otra".

Ale, ya tienes para entretenerte con mi comentario.
Que te mejores.

Sergio(antes Hou) dijo...

Vanessa: Creo que tengo el mismo juicio que antes. Lo pierdo más por culpa de la mala gente que por los molares que me quitan. Gracias. Besos.

Eva: Pues no sé por qué no reflejas tu vida si eso es lo que te apetece. Yo es que no me corto nada a la hora de escribirlo todo. Por mucho que ponga mi nombre tienes razón, no hay mucha diferencia, sigo siendo anónimo. El caso es que me sentía raro escribiendo sobre mí y llamándome Houellebecq, escritor que empieza a no gustarme tanto desde su último libro. Ahora soy Sergio y no cambiará nada más porque es difícil convertirme en otro cuando ya tengo una forma de escribir tan arraigada.
¿Nunca escribes sobre tí? Creo que poner poemas que te llegan por algo es hacerlo de alguna forma.
Creo que sí escribes sobre tí. Incluso aunque escribas cuentos inventados hablarás de tí. Escribas sobre lo que escribas será competente, no seas modesta(no tanto).
Enhorabuena por tus muelas felices. Tu suerte no es la misma que la mía. O tal vez se trate del dentista.
Sobre las desgracias no había pensado en tus categorías pero es cierto que he observado mucho la primera y la última. La de en medio menos pero también. Supongo que tiene que ver con nuestro grado de tolerancia al desastre. Si nos sobrepasa entramos en estados enfermizos como el dos y el tres. Hacerte mejor persona es cuando la desgracia no te ha superado. Supongo. Y no hace falta que uses mi fea expresión si tienes un sinónimo mejor que los hay(resentido por ejemplo).
Entretenido he estado, sí. Saludos.

Sergio(antes Hou) dijo...

Vanessa: Creo que tengo el mismo juicio que antes. Lo pierdo más por culpa de la mala gente que por los molares que me quitan. Gracias. Besos.

Eva: Pues no sé por qué no reflejas tu vida si eso es lo que te apetece. Yo es que no me corto nada a la hora de escribirlo todo. Por mucho que ponga mi nombre tienes razón, no hay mucha diferencia, sigo siendo anónimo. El caso es que me sentía raro escribiendo sobre mí y llamándome Houellebecq, escritor que empieza a no gustarme tanto desde su último libro. Ahora soy Sergio y no cambiará nada más porque es difícil convertirme en otro cuando ya tengo una forma de escribir tan arraigada.
¿Nunca escribes sobre tí? Creo que poner poemas que te llegan por algo es hacerlo de alguna forma.
Creo que sí escribes sobre tí. Incluso aunque escribas cuentos inventados hablarás de tí. Escribas sobre lo que escribas será competente, no seas modesta(no tanto).
Enhorabuena por tus muelas felices. Tu suerte no es la misma que la mía. O tal vez se trate del dentista.
Sobre las desgracias no había pensado en tus categorías pero es cierto que he observado mucho la primera y la última. La de en medio menos pero también. Supongo que tiene que ver con nuestro grado de tolerancia al desastre. Si nos sobrepasa entramos en estados enfermizos como el dos y el tres. Hacerte mejor persona es cuando la desgracia no te ha superado. Supongo. Y no hace falta que uses mi fea expresión si tienes un sinónimo mejor que los hay(resentido por ejemplo).
Entretenido he estado, sí. Saludos.

Sergio DS dijo...

Cuida esas inflamaciones y sigue conservando tu postura juiciosa, aún sin muelas.

Sergio(antes Hou) dijo...

Gracias, Sergio, tocayo, hoy estoy usando para recuperarme el reposo del guerrero en plena jornada huelguista.

Daltvila dijo...

¡Qué bueno, buenísimo!

Es genial tu compi, es todo un personaje y tú ya veo que te relajaste y estás disfrutado de lo lindo.

Te envío un beso en la mejilla buena

Sergio(antes Hou) dijo...

Gracias Daltvila, las mejillas van regresando a su estado natural. Besos.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

No es fácil lo de las muelas del juicio, no, yo ya no llevo ninguna, y hubo dos que fueron muy complicadas de sacar, mucho, y el postoperatorio fue duro.

Ya otro día hablamos sobre lo de ser buena persona, o ser hijo de puta o esas cosas, yo no lo veo como tú: se puede ser buena persona y también feliz.

Aunque en realidad felices no podemos serlo siempre, y buenas personas... pues tampoco. (Démosle la vuelta: tristes no podemos estar siempre, y ser malas personas: tampoco)

Saludos.

ReltiH dijo...

SIEMPRE LA PERSONIFICACIÓN DE LOS TEXTOS. AUNQUE AHORA CÓMO QUE SÍ!!
UN ABRAZO

Mariana Albertario dijo...

alguien me contó un día que los peores dolores físicos nacen de las muelas y los oídos. vaso medio lleno: superados ambos, la sensación de impunidad vuelve a nacer

Sergio(antes Hou) dijo...

Ximo, ya has comentado de algún modo lo de malo o bueno y también estoy de acuerdo. Ten en cuenta que los comentarios y su extensión y las aportaciones de mis comentaristas amplian el post mucho y le dan a veces un giro totalmente nuevo. A tí también te debe pasar con tus viñetas. En cuanto a las muelas ya no soy el único pero eso no me resta estas tres semanas de molestias horribles. Espero olvidar esta época pronto.

ReltiH. Siempre como ahora, claro que si, un abrazo...

Mariana Albertario: Está también el dolor del parto pero ese no lo padeceré. Me falta el de los oídos que puedo sufrir porque mi madre lo padeció. En cualquier caso vaso medio lleno, claro.

Raelynn dijo...

Parece que Marzo antes de irse ha querido dejarte marcado con un buen recuerdo , así que espero que el dolor de muelas halla remitido ya.

Un saludo cordial.

maloles dijo...

¿Sergio? ¡Caramba! En mi cabeza te adjudicaba un nombre mucho más... irreal, supongo.
Pero Sergio me gusta.(Hou me gusta más! jajaja).
Marzo se ha ido, pero creo que yo he vuelto.
Espero que tu jeta haya mejorado, pasé por ese trance hace...¿dos años ya? Me hago vieja.
Sigo cotilleando tu blog, no me desengancho.
En fin, a otras adicciones.

Un beso!

Sergio(antes Hou) dijo...

Raelynn: Otro saludo cordial. Tu fotografía de perfil me recuerda en el estilo o intención a la mía. Promete.

Maloles: Cuanto tiempo pero siempre vuelves, genial. Cual sería el nombre irreal de tu cabeza. En fín, que si quieres llamarme Hou tu a lo tuyo. Un beso.

Mario dijo...

Sergio,

te leí, creo, hace una semana y pico, después volvía a leerte hace una semana, y hace un rato he vuelto a hacerlo. No escribí comentario alguno porque no escribí nada de nada a nadie de lo suyo, o algo así. Pero vamos, que sabía que tarde o más tarde llegaría este comentario. De todas formas es una especie de tortura premiada, o de premio agridulce: saber que tengo que comentarte, que me muero de ganas y esperar el momento adecuado. El momento adecuado ha llegado. Esta mañana, en mi cafetería de siempre, he tomado el primer café. Con el primer sorbo, con el café posándose, he abierto el móvil y te he disfrutado, letra mediante. Qué quieres que te diga. Odio los dolores de muelas. Me aterran los dentistas, me aterra todo lo que tenga que ver estar tumbado en una camilla con la boca abierta, las manos extendidas y la mirada en la mirada de quien mira el cielo nublado de dientes de tu boca. En fin, qué más decirte que no sepas: Que me gusta venir y encontrar, que vengas y encuentres, comentarte y preguntarte a santo de Auster si te está gustando su última novela.

De todas formas, no dejes de convertir en letra todo lo que tocas, con esa vara mágica que son los días de cada uno, las vivencias de cada cual. Yo suelo hacer lo mismo, pero también es cierto, invierto más tiempo en leer que en contar qué he leído, qué he visto, qué he vivido, qué he recordado. En fin… ver y escribir para creer y leer.

A todo esto, gracias por convertir tus días en literatura pura, dura, dolorosa, suave, amena, entrañable, etceterable.

Un abrazo

Mario

Sergio(antes Hou) dijo...

Mario: Pues ya que estamos y que poco puedo añadir a estas alturas a los comentarios( y comentes cuando comentes siempre es bienvenida tu prosa), a santo de Auster te respondo que ya he leído el libro. Me gusta todo lo suyo pero en este caso tan intimista de ese libro y ese "Diario de Invierno" admito que todavía más. Me gusta ese librito que se puede leer como biografía aparentemente desordenada pero en la que sigo viendo la misma pasión de Auster por contar historias dentro de la historia. Ahora el objeto es él. También sus anécdotas pero sigue siendo el mismo Auster. Esas páginas se leen casi sin darte cuenta y llegas al final sin frenos incluso aunque tengas que hacer otra cosa. No quiero contar nada en particular por si no lo has leído así que sólo diré que si no tienes nada que leer pues ese es un buen libro para cubrir ese vacío de lecturas que se nos puede presentar. Ahora estoy con otros pero cambio lentamente esa ventanita del estoy "Leyendo ahora". Un abrazo.

h i l i a dijo...

cosillas varias:

nunca he leído a auster. no me tira mucho. veo que tú estás en ello. ya me dirás qué tal, aunque te recomiendo muy mucho "los enamoramientos" de marías. me repito, ya lo sé.

empiezo ahora con las vacaciones, así que desconexión de todo, aunque me temo que algo escribiré.

recuerda que prometiste ponerte con tu blog (sin presión, eh...)

si ves que te estoy siguiendo de nuevo, ignoralo que es que mi blog está haciendo el loco con los blogs que sigo y no actualiza, así que te resigo y a ver si ahora funciona correctamente.

muy buenas vacacione para ti también.

Sergio(antes Hou) dijo...

Hilia: Tomo nota. Yo también estoy de vacaciones así que paso por aquí lo justo o nada pero me pondré con el blog cuando ya pase toda esta época de no hacer gran cosa.
Lo de Javier Marías no se me olvida porque es de los que siempre acabo leyendo. No hagas mucho caso al "Estoy leyendo" porque lo actualizo poco, muy poco. Suelo leer más abundantemente de lo que dejo ver por ahí. Que no te tire Auster es curioso. Más que nada porque dices que no lo has leído. aunque a lo mejor es por eso. Buenas vacaciones.

malalechesemidesnatada dijo...

Gracias Sergio/Hou! jajajajaja
Me gusta más Hou, quizá sea porque es un nombre que te has puesto tú, no que te ha tocado por designio paterno.
Bueno, cosas que me pasan por la cabeza. Miles de estupideces.
Un beso.

Maloles.

Anónimo dijo...

Vine a descubrir que te habían deparado las vacaciones pero veo que tendré que esperar un poco más. Espero que las hayas disfrutado.

Sergio(antes Hou) dijo...

Si, las he disfrutado todo lo que he podido, anónimo. Por eso no las he terminado y de ahí que no haya escrito más que estos comentarios.

malalechesemidesnatada: Pues nada, me puedes llamar Hou si quieres que para el caso es lo mismo. El que está detrás al menos lo es. Un beso.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Para tu proxima muela del juicio, contrata un buen abogado.

(En el BLog creo que tenemos uno...jeje)

Bromas aparte, y como siempre, genial escrito, compañero.

Que tengas un magnífico fin de semana.

neko dijo...

Me encanta leerte Sergio, tan sencillo, tan directo...