27 abril 2012

Los límites de la confianza conyugal


Antes de que me pierda en mis propias ensoñaciones románticas viene J. a escupirme sus problemas conyugales. Quedamos para tomar algo y cuando caminamos hacia una cafetería cercana me lo dice: "M. y yo lo hemos dejado". Mi primera reacción a estos titulares tan comunes en boca de los amigos es la misma, tal vez hayan tenido una discusión así que le quito importancia. No llegan al año de relación y puede ser definitivo pero por mi experiencia,los finales de parejas estables no suelen ser abruptos, vienen precedidos de amagos de ruptura, pequeñas fintas y luchas entre dos que agrietan pero no acaban por completo con la relación. Tras quitarle importancia llegan las explicaciones. J. me comenta lo que "un hombre no debe permitir"y me viene bien porque no siempre sé cual es el manual de procedimientos a seguir siendo un hombre, a pesar de mi heterosexualidad sin orgullo pero asumida, tengo comportamientos que se salen de la difusa línea divisoria entre hombres y mujeres. M., su novia en proceso de ser su ex, se va con un amigo común apodado el "lobo" a una provincia de distancia a hacer fotografias. A los dos les apasiona ese mundillo. El lobo y M. pernoctarán allí. El riesgo de infidelidad según J. es alto. Yo le digo que si no durmieran juntos y sólo pasasen el día juntos el riesgo de infidelidad no variaría. Pueden follar a plena luz del sol, el apareamiento humano es todoterreno, pero claro, será sexo. Si duermen juntos será romanticismo. Está claro que no puedo tranquilizar a J con estos comentarios jocosos. Le pregunto si el lobo tiene lobita y sí, pero esta está a una región de distancia. M. le ha dicho que no sabe si la novia del lobo sabe. Yo interpreto que la novia de ese hombre no sabe nada.
Mi amigo también ha tenido requerimientos femeninos por su lado. He leído en su movil ofertas femeninas nada veladas para pasar una noche o un día en posición horizontal y sin ropa dónde elija él. Los ha rechazado todos porque probablemente M. sea la única persona de la que se ha enamorado(este detalle le sorprende a un "me enamoro cada cinco minutos" como yo). La infidelidad no es tanto un acto de maldad como de insatisfacción. J. lo tiene todo con ella. Salvo confianza, por supuesto. Pero así justifico el título del post... ¿Hasta dónde hay que confiar? Una pareja establece reglas tácitas desde los primeros días de relación. El problema es que al ser tácitas no se hablan y cada uno las interpreta como quiere. Cada uno tiene una idea distinta de lo que es su espacio personal.
J. se encuentra en esa disyuntiva. Si no confias en tu pareja se te puede culpar de celoso y de falta de confianza en ella. Si confias mucho a lo mejor le allanas el terreno a los cuernos. Lo peor para un celoso como para un paranoico es que les den la razón.
J. y yo tomamos café con leche. Él no tiene dudas sobre lo que un hombre no debe permitir. Yo no puedo aconsejar porque este es un tema moral y por tanto movedizo y al gusto de cada cual.
Le prometo que haré un post y que cada cual opine. Él dice que me deje de posts y nos vayamos a pasar el fin de semana en su casa en la montaña. ¿Lejos de mi vecino? Claro.
Pero primero el post.

39 comentarios:

MEME dijo...

A ver,
Peligro hay, claro que si, pero lo hay como bien dices a cualquier hora del día, pero claro, los dos solos con noche incluida, puede pasar de todo, o de nada, creo que no le estoy ayudando mucho a J.
¿hasta donde hay que confiar?
creo que siempre tienes que tener la antena puesta, es algo así como soltar correa pero sin desatar del todo (que mal suena eso),,y sin obsesiones ni comidas de cabeza, y siempre dejando espacio y sin asfixiar, nunca frustrar sueños por desconfianza, ya sea ir a hacer fotos o a un lo que sea, a mi personalmente no me gusta tener a nadie frustrado a mi lado, Y espero lo mismo de la otra persona, no pido lo que yo luego no soy capaz de dar y espero lo mismo por la otra parte. ¿M dejaría a J hacer lo mismo con una amiga?

Por cierto, es gracioso como lo relatas, suena a serio y a guasa a la vez, es mi forma de verlo, igual no era lo que pretendías transmitir.

Besos y pásalo bien en la montaña.

calmA dijo...

Desde mi particular punto de vista, es el principio del fin, cuando empiezas así, no hay retorno, a la larga tal vez, pero es así.

Llegué desde Hilia y me ha gustado lo que he leído.

Saludos

eva dijo...

Me alegra que primero fuese el post. Disfruta de la montaña, si puedes y la lluvia te deja.
Me quedo con tu frase: "La infidelidad no es tanto un acto de maldad como de insatisfacción."
El otro día vi la película "Solo una noche" y estuve reflexionando sobre ese tema normalmente tabú que es la infidelidad y a punto estuve de hacer un post con mis reflexiones que bien se pueden resumir en esa frase que has escrito.
No sé si la insatisfacción, la frustración o simplemente la ¿madurez? hacen que ahora tenga otra opinión distinta sobre las infidelidades.
Lo que está claro es que tras una infidelidad esos lazos que existían en la pajera se rompen y son muy difíciles de volver a unir.

mara dijo...

Supongo q cada uno tenemos nuestro propio baremo sobre la fidelidad, cada persona es un mundo con su tope d paciencia ,algunos más y otros menos, en éstos casos podemos ayudar bien poco a quien nos relate vivencias d este tipo pq todo depende del cristal con q se mire , y cada uno d nosotros tenemos dioptrías distintas . En cualquier caso siempre hay gente atrctiva a nuestro alrededor , siempre,hasta para los mas fieles , y la carne es débil.., al menos la mía.

un besazo hou.

aina dijo...

Yo he pasado por todas las fases y me quedo en la que estoy actualmente, que nombraremos fase " ¿y qué?", que se acueste con quién quiera, el sexo y el amor, por suerte o desgracia, no van siempre cogidos de la mano Si luego vuelve a casa, es a ti a quién quiere. Aunque se folle a otro(-s)/-a(-s), eso lo hacen hasta los perros.

h i l i a dijo...

ay los celos, qué gran invento para estropearlo todo. con lo fácil que sería disfrutar del momento y ya. pero no, mejor sufrir, comerse la cabeza durante meses, arrastrarlo todo hasta no poder más y luego... fuegos artificiales!
claro que raramente suele ser blanco o negro, y ahí estamos casi todos, en las tonalidades de grises.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Cada pareja es un mundo, y cada cual pone el límite donde quiere, puede o le dejan. Y luego, si hay trasgresiones a los límites, o habla el orgullo, o el dolor, o el perdón, o todo revuelto, cambiando el orden. En definitiva, que no hay reglas, ni normas, que el amor es un caos al que se le quieren poner límites y claro...pasa lo que pasa.

Feliz fin de semana, y Puente, si hay suerte.

Marpín y La Rana

Sergio dijo...

Meme: No sé por qué dudas de si lo has entendido cuando tienes muy bien medido el tono de lo que escribo. Digo lo que pienso pero siempre me distancio con el humor. Aunque sigo tomándomelo medio en serio medio en broma. También estoy de acuerdo en tu reflexión previa y por encima de todo en lo de tener a nadie al lado que no quiera estar conmigo. Casi es peor que quedarse solo. De momento buen fin de semana. Yo como mucho estaré de campo(hasta que toque playa) mañana, medio fin de semana. El Lunes trabajo. Besos.

Calma: Bienvenida al blog y con la tarjeta de visita del blog de Hilia te presentas con muy buenas referencias.
Cuando empiezas así das el primer paso hacia un posible final pero puede tardar tanto en llegar que de momento no se note. Saludos.

eva: Estará feo que lo diga yo pero me gusta que me hayas subrayado la frase que más me ha gustado a mí mientras escribía el post. Todos tenemos nuestras satisfacciones personales, nuestros orgullos secretos, nuestras inmodestias. De las opciones que das sobre pensar de un modo u otro sobre la infidelidad me quedo con la madurez. Ser maduro es aceptarla sin gritos. Es cierto que el que pierde se queda con el vacío y sufre pero coartar los deseos del otro tampoco me parece honesto. He escrito sobre este tema y me he quedado con ganas de escribir sobre este y otros temas más polémicos. No sé por qué pero siempre me quedan pendientes. Tal vez me censuro a mí mismo.

mara: Claro que tenemos nuestro propio baremo. Antes de recibir vuestras respuestas ya sabría que serían muy distintas. Me entretuve en no dar un aire subjetivo al post(aunque es inevitable) porque quería que cada cual dijera la suya sin la interferencia de mis opiniones. En este caso me interesaba ver como está el asunto por ahí fuera. Seguramente J., aunque no lo diga, también querrá saberlo. Yo no me dejo llevar por las bellezas de mi alrededor pero sí me tientan las carismáticas, las mentes que me descolocan y con las que me admiro(y sí, la belleza, claro, no soy impermeable a eso pero si encierra una mente hueca me desenamoro en segundos). Un beso, mara.

aina: Si has llegado a ese estado tan avanzado de ¿Y qué? me entran ganas de felicitarte. Antes que la tristeza me quedo con la indiferencia. Entiendo que haya gente que quiera el sentimiento a toda costa pero yo soy hedonista, sólo creo en el placer y agobiarme no es placentero. El problema es que aunque todos queramos restarle importancia a estos asuntos no siempre lo conseguimos. Especialmente si la otra persona nos importa mucho. Pero tu reduccionismo a los animales es real. Nos gusta diferenciarnos de ellos pero ojalá nos pareciéramos más.

hilia: Siempre nos damos cuenta de lo poco importante que es todo cuando nos metemos en historias ajenas y nos distanciamos. Sólo cuando nos pasa a nosotros nos parece el fin del mundo. Yo recolecto tanto vivencias ajenas como propias y las guardo en la despensa para cuando me llegue algún invierno del espíritu(si me permites la cursilería) y ayudarme con lo aprendido. Intento matar la importancia de las cosas. Sobre todo de estas cosas.

Marpin: Qué bueno tenerte por aquí, otro de mis filósofos de cabecera. Estoy de acuerdo. Ya comentaba en el post que cada cual entiende la pareja a su manera y apsa lo que pasa, acaba sonando una nota discordante. Feliz fin de semana y puente si lo tienes porque yo... no. Pero como mi trabajo no es el infierno el ánimo sigue alto. Saludos.

Rackham the Red dijo...

Curiosa situación. Mi opinión es que tiene que hablar con ella de lo que piensa. El tener dudas del comportamiento de una persona en una determinada situación tampoco es raro (aunque yo no suelo dudar, y luego me he llevado decepciones), pero lo normal es comentarlo con la persona. Las parejas deben hablar, y si después de haber hablado no consiguen entenderse, será que no funcionan o bien no se esfuerzan ambos.

Nunca he entendido los celos, porque si yo quiero pegársela a alguien, tengo mil y un recursos. No necesito esperar al sábado a la noche, por ejemplo. De la misma forma, soy consciente que si mi pareja me la quiere meter doblada, lo hará. Lo único que pido siempre es sinceridad. Si no estás a gusto dilo y yo me retiro. Si te pasaste con las copas, dilo, puedo ser comprensiva. Lo que sea dilo, porque no tengo telepatía, y entender lo que piensa el prójimo me cuesta un huevo.
En mi opinión la cosa es hablar entre ellos, y todo lo demás es pérdida de tiempo. Pero es sólo una opinión, claro.

Sergio dijo...

Rackham, parece que esas palabras que comentas son lo que en teoría se debería hacer. No hay más soluciones que las que citas pero el problema es que para hacer eso hay algo que frena a ciertas personas. No sé qué es. Tal vez el enfado o el orgullo que impide tratar esos asuntos con frialdad y después de varios ataques mutuos se enrarece más la situación. Supongo que para llegar a ese estado de frialdad tendrán que pasar horas o días y mirar las cosas con distancia. Pero son suposiciones mías. Los celos no se entienden, se sienten y no se piensan. Por eso no se entienden cuando se ven desde fuera. Claro que hay maneras de pegarla desde fuera. A eso me refiero con lo de hacerlo de día o de noche... Mejor hablarlo sí, porque nadie adivina, no sólo tú, es que nadie sabe lo que piensa alguien.

Mario dijo...

Sergio, si llegáis a invitar a este "menamoro" cada dos telediarios, a ese café, yo escribo algo, tú, mucho y tu amigo acaba desquiciado por las elucubraciones nuestras... Digo que acaba un poco más desquiciado, si cabe...

Te leí anoche. Pero de haberte comentado a las tantas, seguro que hubiese escrito algo dedicado sólo a él, por la sensación que me provocó su estado carencial. Y casi no te habría dejado escrito lo mucho que me gustan los tuyos (escritos, no celos)
Así que aquí me tienes, tomando un café dominical, releyéndote y comentándote entre sorbo y miradas a la camarera. Entre tus letras, este café que parece servido por el mismísimo Juan Valdés, y la profesional de la hostelería que parece rescatada de la última cena, ya tengo amortizado mi domingo.

En cuanto al cuento de los celos, ya lo has resumido con esa frase genial, para enmarcarla, vamos (la insatisfacción como motor de los celos, ay... Gran acierto, gran pensamiento, mariana reflexión. Mariana, aclaro, por la profundidad)

Puedo apostar por la conversación, que al final no sirve para dejar de ser celoso, así que hablar sobre según que cosas te puede dejar tranquilo durante un rato, a modo de pan para hoy, tortas para mañana, y nada más. Pero al menos, intentar que las palabras no sean pasto de los vientos "celisios"

En fin, voy a pedirle otro café a la camarera, a seguir leyendo un rato la prensa cargada de noticias asesinas y recortes matadores y de equipos que ganan aunque pierdan...

Gracias por esta crónica...

Un abrazo, dominico.

Por cierto, dime que no te molesta nada de lo que te escribo, o escribo, porque a veces tengo sensaciones raras, ya sabes. Así que puedo sintetizar y decir: Sergio, de puta madre lo leído, y sanseacabó...

Otro por cierto: ¿Has disfrutado a Erri De Luca? Te recomiendo TÚ, MÍO y LOS PECES NO CIERRAN LOS OJOS.

Hasta pronto...

Sergio dijo...

Vaya por delante que molestias que me puedan llegar de lo que escribes ninguna. Ni siquiera creo que alguien pudiera ofenderse por una acumulación de halagos de alguien que escribe mejor que uno mismo. Alguna vez he tenido un troll efímero que ha pasado por aquí, me ha intentado irritar, no lo ha conseguido y se ha ido por dónde vino. No me ofendió tampoco así que lo tuyo, en fín, que si no modero comentarios es precisamente porque susceptibilidad yo, sólo tengo la justa para no parecer idiota(sí, a veces me irritan cosas en el mundo real y de un modo muy feo pero son cosas que irritarían a cualquiera, cuando se comenta sobre lo que escribo acepto hasta los tomatazos que os empeñais en no arrojarme). Por favor, libertad y confianza absoluta.
Leyendo tu jugoso comentario en el teléfono última generación de J. yo también tomaba café de Domingo en Vilafranca aunque te respondo de noche, ya en casa y con mi visita al campo convertida en pretérito. Yo no he tenido un café tan bueno como el tuyo pero no me quejo.
Queda pendiente la conversación de J. con M. y a ser posible la racionalidad que todavía no se ha visto en sus tempestades vía Wasap. Tienen que hablar cara a cara y eso queda para su intimidad y para mi recopilación posterior de datos que escribiré o no, depende de por dónde sople mi inspiración otra semana.
Yo también he leído la prensa pero sólo porque comprándola me llevaba un DVD sobre naturaleza en bellas imágenes de la BBC.
Hasta pronto yo pero a ver si hasta pronto tu también, en tu gran espacio.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Me abstendré de dar ninguna opinión. Sobre todo me ha gustado como lo cuentas, es algo que da pie al dramatismo y le has dado un buen toque de humor :)

malalechesemidesnatada dijo...

Ay, hablando se solucionan las cosas. Esa es mi opinión. Dile a tu amigo, que si no va a decir nada por miedo a que le tachen de celoso, ¿cuál es su plan, aguantar algo que me molesta indefinidamente? Una incursión meramente informativa, nada amenazante, no tiene por qué ser negativa. Si algo molesta, hay que decirlo. Eso sí, también considero que si su mujer/novia le dice que confíe en él, que no va a ocurrir nada; tampoco hay motivos por los que desconfiar.
Ña. Esa es mi mierda de opinión! xD

Un beso!

Maloles.

Pilar dijo...

Yo soy de las bobas, de las de la confianza ciega porque no la entiendo de otro modo, ¿acaso se puede confiar los lunes, o entre las ocho y las diez, y los jueves no o tras las doce ni modo?
Pero de todo tiene que haber, y las reglas deben ponerse claras, cuando se presenta la ocasión, si a él no le gusta que ella se marcha, que se lo diga y ella decida, pero andar reconcomido y calladito...
Por otro lado, ¿no es raro que te muestre sus oportunidades renunciadas?

Pasalo bien el campo, besos

Annie dijo...

Mi adosado te diría que esa Caperucita volvió de su viaje llamándose "De Feroz" jajajajajajaja

Precisamente en facebook hoy me encontré esta imagen que va muy bien a lo que tratas.

Bromas aparte, creo que como bien dices al ser normas tácitas cada uno sabe hasta donde le es lícito llegar, cual es el límite que no puede cruzar si no quiere hacer daño a su pareja. Por lo visto M no tiene muy claro el límite que tiene que respetar con Lobo para que J se siga sintiendo amado y seguro de ese amor.

Muy interesante tu post y real como la vida misma...

Besos mágicos cargados de energía positiva y feliz semana

Sergio dijo...

Ximo: El del humor en sus viñetas de calidad eres tú. Yo las llamo viñetas, no sé cómo las llamara tú. Saludos.

malaleche..: Me hace gracia tu conclusión de mierda de opinión. Las opiniones no son mierda. Para unos sí, para otros no.
Y no, el plan de J. no es aguantar hasta cansarse. Creo qeu ya lo han discutido y hablado y ella seguirá quedando y él, a lo mejor, no la espera(aunque esto no me lo acabo de creer). De todos modos hay que tener cuidado con la desconfianza en la pareja. Si una persona desconfía de otra, el que desconfía dejará de ser de confianza.

Pilar: Bueno, siempre me ha mostrado sus oportunidades desperdiciadas. Incluso cuando las estaba desperdiciando. Supongo que en el modo masculino de orgullo de yo podría tener esto y no lo necesito. Y ya callado no está, creo. Y aún se tienen que hablar algo más.
Ayer lo pasé muy bien en plena montaña. Fue un buen día.

Annie: Qué buenas las dos fotografías comparadas. Es que es así. Pero no sólo de las mujeres a los hombres sino al revés. Imaginar sobre alguien que no está lleva a equívocos. Tu adosado es otra persona de gran imaginación aunque el problema es que a veces los imaginativos aciertan.
Y sí, vaya que si es real mi post. Si hasta le podrías poner cara y ojos a J. o M. mirando entre contactos de mi facebook,ja,ja
Besos.

Mario dijo...

Sergio, he mirado tu perfil para ver si tenías una cuenta de correo-e pública donde poder enviarte este comentario. Comentario que puedes borrar, si quieres, en cuanto lo leas.
Porque sólo te escribo para preguntarte, fíjate tú, si has leído mi última entrada. Vamos, que estoy convencido que haces como yo; que si lees algo y te gusta, lo comentas, pero si lees algo que no te gusta, no comentas y sanseacabó. Pero en mi caso, que soy más lector que escribidor, puedes decirme que no te ha merecido la pena.

Pero es que de un tiempo a esta parte, hay comentarios que se publican solos y otros que se los traga algún agujero negro. Que me los he encontrado reposando al guerrero escribidor y esperando turno en mi perfil. Vamos, como si tuviera que moderarlos, cosa que no hago nunca.

Un amigo bloguero me advirtió que blogger está haciendo cosas raras desde que se modernizó.

En fin, que nos leemos pronto.

Voy a ver si liquido un café y recuerdo sobre lo que quiero escribir.

Ah, no me contestaste a la pregunta en mi comentario anterior sobre Erri De Luca.

Un abrazo

Mario

Annie dijo...

Ya mismo me voy a chismosear en tu facebook, me puede la curiosidad jajajajajajaja

Me estoy volviendo más chafardera de lo habitual!!!!!!!

Más besos mágicos y otro chute de energía positiva

Sergio dijo...

Pues ya sabes por donde chafardear. J. es obvio. M. no sé, tengo que comprobarlo, Annie. Puedes preguntar, ja,ja

Daltvila dijo...

Me ha gustado mucho este escrito, taaaannnnnnn real como la vida misma, la de todos ¡qué iguales que somos!

Me quedo con la confianza ciega, pase lo que pase y la sinceridad cruda, pase lo que pase. Hay quien (quienes, la mayoría) opinan que eso último, NUNCA :(

Sergio DS dijo...

Una relación plena no entiende de infidelidad. La promiscuidad o el instinto son otra cosa, pero si determinados planos personales y emocionales están resueltos no hace falta NADA más.
Reconozco cuando miro a mi alrededor que soy muy afortunado.

Sergio dijo...

Daltvila: Si te quedas con eso conseguiras lo mismo casi siempre. Sólo te fallarán si el otro no merece la pena. La confianza genera confianza.

Sergio: Enhorabuena si tienes esa suerte. Yo creo que también la tengo pero la suerte es algo que también se hace uno con su actitud.

ReltiH dijo...

VEO MUCHA POLÈMICA AQUÌ, Y ESO ME TRAMA, PORQUE ESO QUIERE DECIR QUE, TU TEMA ES FULLL INTERESANTES.
UN ABRAZO BROTHER

ladamadelasnieves dijo...

Sin duda J sufre con esa incertidumbre y lo siento por él. Lo que ya no tengo tan claro es que esté enamorado, después de leer que “lo tiene todo con ella salvo confianza”. Para mí es como decir que no tiene nada. Después está lo de “lo que un hombre no debe permitir”. Por un momento se me fue la cabeza a los años cincuenta y la propaganda aquella del Soberano ("es cosa de hombres..") Creo firmemente que cuando quieres a alguien, cuando realmente te enamoras, lo que necesitas es que ese alguien sea feliz y tú puedas verlo (porque su felicidad multiplica la tuya), disfrutarlo, propiciarlo. Que despegue, que se proyecte en sus propios sueños, que evolucione en paralelo contigo, sin invadir tu propio espacio pero compartiéndolo, enriqueciéndolo. Y estás ahí para él/ella en cualquier circunstancia, pensando en ti en segundo plano por instinto. Para mí el resto es sólo egoísmo, afán de posesión, reminiscencias atávicas del macho aquel que arrastraba a la hembra por el pelo. Con todos mis respetos, lo que un ser humano (ya no un hombre, sino ambos sexos) no debe permitir es que la pareja con la que comparte su vida tenga que sufrir sus inseguridades cada vez que da la vuelta a la esquina y la pierde de vista. Y luego está una verdad cristalina, cuanto más atas a alguien a ti, menos te quiere. Saludos, Sergio, sin internet esta última semana.

Sergio dijo...

Reltih: Un abrazo Reltih. Cuanto tiempo sin verte por aquí...

ladamadelas nieves: En la dichosa frase de "un hombre..." tienes toda la razón. De todas formas hay comportamientos que precisamente por atávicos son casi irracionales, se dicen a nivel de subconsciente. Si J. le da dos vueltas a la frase y se situa en nuestro siglo tal vez rectifique, estoy seguro de eso. Ni mucho menos pienses que justifico la frase que por razones obvias produce hasta escalofríos a ciertas mujeres que conozco que han leído el post.
En cuanto a la historia déjame que te amplie un poco más la información. Creo que estos celos vienen porque él en la situación de ir a comer en Navidad con una ex no tuvo la confianza de ella. Ahora se ha invertido la situación y ella sí tiene "permiso". Porque finalmente ella irá hacer fotos(y eso está bien) pero en su momento él no hizo la comida.
Lo de hacer pasarlo mal a tu pareja por tus celos es una buena forma de hacer realidad tus temores. Tu consigues que tu pesadilla se haga realidad, totalmente de acuerdo.
Y sí, ya me imaginaba que algo pasaría con internet porque se te echaba de menos por el mundo virtual y especialmente por el mundo nevado.

maloles dijo...

Debería hacerte caso, sobre todo porque tienes uno de esos días de buen humor. Pero el caso es que no se puede. ¿Qué le vamos a hacer? No sé, no sé...

Maloles.

Sergio dijo...

ja,ja si no puedes no es cosa de convencerte. Es cosa de neurotransmisores. Del bajón te saldrás sola. Hasta el siguiente.

Pitt Tristán dijo...

La mujer perdona las infidelidades, pero no las olvida. El hombre olvida las infidelidades, pero no las perdona.

Sergio dijo...

Talentoso Pitt, otra frase para pensar...

Contradicciones dijo...

Qué más dan los celos y el amor y la soledad.
Si no estás bien contigo mismo, si no confías en ti... ¿cómo vas a confiar en otros?

Creo que sólo se trata de dejarse llevar, por doloroso o placentero que resulte, será algo transitorio. Como todo en esta vida.

Saludos.

Sergio dijo...

Saludos, contradicciones. No te veo ninguna contradicción en la respuesta. Pero en la vida todo es fácil cuando no nos ocurre a nosotros. Por eso podemos dar buenos consejos, porque desde fuera y en frío es como se han de valorar las cosas.

Anónimo dijo...

El dia (disculpa, mi movil no entiende de acentos) que lei el post habia salido con dos amigos y la fidelidad fue el tema estrella de la velada. Entre cervezas, chupitos y gintonic fuimos desgranando el asunto. El nunca ha sido infiel, por falta de oportunidad, matiza. Ella tampoco, su marido no lo toleraria. Ni ella, en eso coincide totalmente con su pareja. Yo nunca le di mayor importancia al asunto, es algo que puede suceder, se habla y se resuelve. Pero ahora tengo una pareja celosa y solo hablar del tema ha generado mas conflictos y discusiones de las que he tenido en mi vida. No tengo ningun consejo para tu amigo en este momento en que lo que pienso y lo que hago no coinciden en absoluto.

carmeloti dijo...

Que tema!!!
El amor sus versiones, sus interpretaciones, las infidelidades, las libertades, los espacios de cada uno y los comunes.
Tantos modelos como parejas, tantas parejas como oportunidades de crecer, reinventarse cada dia, saber y conocerse en el otro.
Yo como tu me enamoro cada cinco minutos y cada cuatro me desenamoro... realmente no hay formulas, manuales, solo hay dos personas que deciden compartir una historia, los planes han de ser como máximo hasta siempre, siempre y cuando no me pidas más de lo que pueda darte y no exiguirte nada que yo estoy limitada para compartirlo.

Al final es el motor, origen y tema preferido de los soleteros de oro y piedra de tropiezo para los emparejados...

Sergio dijo...

Anónimo: Es curioso lo que cuentas porque el tema ha dado para diferentes debates en algún que otro lugar. Mi amigo me ha comentado que también una hubo una cena en la que se posicionaron los dos bandos que automáticamente genera el debate(el neutral puede ser el tercero y yo me quiero acercar a este aunque a veces, es cierto, los actos no coinciden con lo que pensamos). El caso es que me da la impresión que este tema sólo admite discusiones y no charlas civilizadas. Y recriminaciones. Más que opiniones parece que se habla de sentimientos. Saludos.

Carmeloti: Me quedo con esa intención de que lo que se tiene sea para siempre y luego que pase lo que pase o tenga que pasar. Si el siempre resulta que no tiene garantía alguna tampoco se puede forzar. Los celos son uno de los sentimientos más condenados a crear dolor sin resultados positivos para nadie. Parecen estar para conseguir lo contrario de lo que se busca. Como la envidia. Sigo sin entender el sentido de su existencia pero por algo deben estar. En fín, veamos hastadónde llega esto y hasta dónde lo escribo yo sin que me digan que deje de redactar sus vidas,ja,ja.

maloles dijo...

Muy optimista estás, sí. (Siento contestar tan tarde, espero que no se te haya pasado el optimismo).
Sé "loquedebeser", pero muchas veces no es "loquequiereser".
Ya sabes, la vida misma. No sé si tiene mucho sentido lo que estoy diciendo; estoy un poco trasnochada, en el llevotodoeldíaencerradaenunahabitaciónestudiandoytengosueñoperonopuedodejardeestudiarporquetodavíanoheacabado sentido de la palabra.

un beso!

xiana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
xiana dijo...

Me parece que si la ha dejado por miedo a que se folle a "un lobo" y encima duerma con él, ha hecho bien. Ya encontrará a una que no quiera ni hacer fotos y no se relacione con ningún "lobo", no? Así estará tranquilo. Yo, es que alucino.

Besos. Espero que lo pasaran bien el fin de semana y que J. no lo encerrara en casa (no fuera a ser que se fuera con otro amigo con mejor conversación, o algo así jajaja).

Sergio dijo...

Al final ella fue libre para irse con el lobo y el fin de semana fue pasado por agua. No podía atarla y parece que tampoco dejarla,ja,ja Se tendrán que poner de acuerdo con los contratos de libertades mutuas.