10 noviembre 2012

Sección anécdotas

Este Lunes sonó el teléfono por la mañana. Casi nunca lo cojo porque llevo tapones de la farmacia para aislarme del planeta en general y de mis odiosos vecinos en particular. Apenas lo oigo pero esta vez estaba el piso en calma y escuché la desagradable música de llamada. Me saludó una voz familiar y extraña a la vez. Sabía que la había escuchado antes pero no recordaba quien era. Y no conozco tanta gente como para no distinguirlos fácilmente por teléfono. Miré el prefijo del teléfono y lo recordé. Andalucía. Sólo una sospechosa posible. Una antigua bloguera de cuando este espacio tenía otro título y otro dominio. Chateamos, nos enviamos mensajes por mail, hablamos una vez por teléfono y luego ella dijo que se iba a casar y se borró sola de mi agenda. Pero todo regresa. Mi pasado siempre se pasa a saludar cuando menos lo espero. Me preguntó si todavía escribía un blog. Le dije que sí. Me comentó que se había casado y tenía un niño precioso, una casa perfecta y una vida doméstica no tan buena pero no me explicó la composición exacta de esos nubarrones domésticos y yo no le pregunté. Llevaba casi un cuarto de hora hablando. Desde Andalucía. No pasó mucho tiempo más antes de que no sé cómo porque más bien fue sin venir a cuento que me dijo si estaba vestido y le dije que sí escondiendo que seguía en pijama y dando vueltas por casa entre libros de perfeccionamiento del catalán para oposiciones y algunos cómics. Entonces me dijo que me bajase la cremallera del pantalón. No es que me importase hacerlo pero nada me cuadraba allí. Era ese no venir a cuento lo que me alteraba la escena. Me preguntó si ya lo había hecho y le dije que sí aunque lo único que había hecho era coger un cómic de Thor el poderoso que hojeaba distraído. Y no es que apreciase el cariz generoso y masturbatorio que tomaba la conversación pero me podía más saber a dónde iba eso y la sensación de que muy normal no era. Llamadme arcaico pero todo iba como muy a cámara rápida para mí. Entonces me dijo que ella era una chica muy apasionada, que a pesar de ser ya una mamá todavía se sentía en el mercado(no lo dijo con estas palabras pero se me han perdido fragmentos de la conversación, no sé en qué estaba pensando). Entonces me preguntó que si la veía sobre mí porque se acaba de sentar encima mío, a horcajadas sobre mi polla. Claro, claro que la veía si usaba la imaginación pero muy poco porque de ella sólo tenía una fotografía de lejos y algo borrosa que me envió hace años por correo. Y entonces siguió comentándome que ahora subía y bajaba sobre mi erección y algunos detalles más con un sexo bastante convencional y sin demasiada imaginación para mi gusto pero que en vivo tal vez hubiese aceptado, supongo. El caso es que la cosa se alargaba (y no penséis mal) y se me olvidó que para no hacer el show algo fatigoso tenía que acabarlo yo. Noté su titubeo, ese "¿Ya...?" y yo que seguía con el cómic desperté de mi adormecimiento y le fingí un orgasmo, algo sencillo teniendo en cuenta que si bien todos los orgasmos femeninos son complicados, distintos y en algunos casos altamente teatrales los masculinos, el porno me ha enseñado mucho, se reducen a un gruñido dónde es indistinguible el dolor del placer, algo muy animal y simiesco. Más difícil es fingir un orgasmo en directo pero alguna vez lo hice con un juego de ilusionista dónde hacía un rápido nudo de preservativo y un enceste en papelera magnífico.
"¿Te ha gustado?" me preguntó. Claro, le respondí. Y luego hablamos algo más sobre temas banales. Creo que visitarán Barcelona ella y su locura en breve. No sé si vendrá el niño.
También olvidé preguntarle si vendría el marido y qué tal le iba con él.

19 comentarios:

marikosan dijo...

Lo que no te pase a ti con las mujeres..... Echaba de menos comentarte, siempre te pasan cosas tan divertidas!! No me extraña que te aisles del mundo, a veces es subrealista total.

Un abrazo

h i l i a dijo...

esta historia te la voy a robar. no sé cómo, ni cuando, pero te la robo.

fantástica. (y compensa con creces el sábado grisáceo)

un abrazo.

Zavala dijo...

jaja, buenísimo Sergio. Vaya forma surrealista de empezar la semana. Tiene su punto. Ves preparándote para la próxima visita, me parece que has sido el elegido.
A supervitaminarse y remineralizarse!!

Verónica C. dijo...

Lo que daría yo por ver a un hombre fingir un orgasmo!!!

Besos


xiana dijo...

Jaja el próximo relato debería ser la llamada o mail con el grito en el cielo de la susodicha tras encontrar tu blog y leer esta entrada.
Sería genial jajaja.

Yo, seré una sosa, pero es que el sexo telefónico no... porque me entran ganas de hacerlo en persona y al final me frustro jajaja

Besos

Enya Crip dijo...

Las vueltas que da la vida, jeje
De unos correos y un adiós que me voy a casar, a un bájate la cremallera que vas a flipar va un buen trecho, yo creo que te quedaste en su vida a modo de tarea pendiente o algo así..jeje
Muy habilidoso tu orgasmo fingido jaja
Mejor no le des la dirección de tu blog, pobrecilla.

Besos Sergio!!

Sergio dijo...

marikosan: Yo te voy leyendo a tí en el tuyo. Y sí, lo que no me pase a mí con todo el mundo en general, mujeres u hombres, ja,ja Saludos

hilia: Total, si me robases cerrarías el ciclo, yo te robé cuando lo de la biblioteca. Será un honor tener una ladrona como tú por casa. Un abrazo.

Zavala: Creo que estoy bien de vitaminas. Dicen que los frutos secos son especialmente buenos para según qué actividades y a mí me gustan. Especialmente en Otoño.

Verónica: Lo que yo daría por ver a una mujer que no los fingiera nunca. Aunque bien mirado da igual. Si a ella le va bien fingir y a mí disfrutar no veo por qué tiene que ir mal. Yo tengo un ego muy relajado. Besos

xiana: Yo tampoco soy de sexo teléfonico. Para una vez que lo tengo gratis lo dejo pasar... Claro que a lo mejor le faltó profesionalidad. Y no, la susodicha no tiene este blog porque mientras la escuchaba ya me decía el subconsciente que iba a salir por aquí. Obviamente no se lo dí, desvié incluso la conversación. Y ya me ha pasado alguna vez que una susodicha se ha leído y ha querido abofetearme(y en algún caso lo ha hecho). Gajes del oficio que lo llaman. Besos.

Enya Crip: Sí, era eso lo que me perturbó un poco, ese giro tan brusco de lo que sabía de ella. Después de todo es simpático que alguien te quiera alegrar el día aunque sea por teléfono. Y sobre la dirección de mi blog no, claro, eso sí sería crueldad aunque bromas aparte tampoco es que la esté ajusticiando por nada. Besos.

Pilar dijo...

¿que episodio de Thor?

Me encanta cómo lo más absurdo se puede colar en tu rutina y eres capaz de encajarlo.

Una duda me ronda ¿acaso cree la dama que cualqueir varón está por la labor, en cualquier momento, o es que muere deseando que le pase a ella? En ambos casos, que malita está la cosa ¿no?

Petons,

Sergio dijo...

Pilar: Casi todas las damas creen que los caballeros estamos disponibles a cualquier hora para eso. Es un tópico que solo pensamos en lo mismo ¿No?
Episodio de Thor el del mes en curso, claro, que ahora lo tengo metido en una lucha espectacular entre X-Men y Vengadores.
Bueno, seguiremos informando sobre una posible evolución de los acontecimientos. Al pie de la snotícias, Sergio G. Molts petonets,ja,ja no te hacía saludando en catalán pero eres una caja de sorpresas.

aina rotger dijo...

Esto es como el chiste, "¿por qué fingir un orgasmo?"

Pero me quedo en la pregunta, ¿por qué?, hay que aprender a decir "no (me apetece)".

Daltvila dijo...

Deduzco que le dijiste que ya no tenías blog!!! Jajaja

Pero que malo eres :)

La pobre andaba desesperada y tú ... fingiendo. Supongo que serías muy convincente y aliviarías su deseo.

Me ha gustado leer tu historia. Coincido en que siempre te pasan cosas curiosas aunque pretendas evitar al mundo.

Feliz Semana!

A ver cómo empieza mañana ¿???

ReltiH dijo...

LA PREGUNTA CLAVE: ¿POR QUÉ TE LLAMÓ DESPUÉS DE TANTO TIEMPO? DEDUZCO QUE ALGO TUVIERON EN EL PASADO. JEJEJEJE.
UN ABRAZO

Sergio dijo...

aina rotger: Pues te daría una explicación muy larga y muy retorcida y al final no te convencería ni a tí ni a mí mismo. Es por eso que al final te tengo que dar la razón y no me apetece es mejor. Pero que vamos, tampoco me parece algo tan malo.

Daltvila: Deduces bien. Digamos que desvié la conversación. Y en cuanto a su desesperación no lo tengo claro. Yo tengo una teoría. Porque esto va más allá de una llamada casual para satisfacerse por teléfono. Yo lo veo más como preparar un terreno para algo más. Mañana no llamará porque tengo un mensaje en el correo que dice que estará en Barcelona esta semana no, la que viene... Y por si te lo preguntas, sí, voy a quedar. Feliz Semana.

Reltih: Como decía más arriba yo tengo una teoría por demostrar. Me llamó porque preparaba su visita para pedir algo pero tengo que comprobarlo. Lo que tuvimos en el pasado no fue más que correos muy largos sobre literatura y luego ella se casó. Aunque ahora releo algún correo y sí veo algo más que literatura... Un abrazo...

maloles dijo...

Ese sexo telefónico es lo que yo llamo un pene sorpresivo, aparece y no es que te guste o te disguste es que... ¿así de repente? ¿En frío? En este momento no me siento motivada. jajajaja
Y así, sorpresivamente tambien, el Thor hippie de The Ultimates mola mucho, por si te gusta.

Un beso.

Anónimo dijo...

jajajajajajajaja me parto!!!!
Cuando me pase la risa comento como es debido.

Besos cargados de energía positiva y muy risueños

Annie dijo...

Sergio luego de una terapia de risa gracias a tu post, ahora tranquila te dejo mi comentario.

Te imaginé como un operador de línea 803, sólo me faltó ponerte el detalle de los rulos y la limada de uñas jajajajajaja

De verdad te pasan unas cosas que parecen inventadas...
Yo es que soy muy arcaica y me quedé en la época en que los hombres daban el primer paso, sobre todo en cuanto a estos menesteres se refiere, pero como tú mismo lo dices en respuesta a varios comentarios que me preceden, ella estaba tanteando el terreno para su próxima visita a la ciudad y si el encuentro es con almuerzo o cena incluidos, seguramente el postre será largo y tendido.

Besos cargados de energía positiva

Sergio dijo...

maloles: No es que guste o disguste es justo lo que diría yo de haberlo pensado. Sí, es exactamente eso. De premio vas a ver "Moulin Rouge" esta noche.

Annie: Me pasan cosas peores y hasta más vergonzosas pero no puede salir todo sin que se me pierda el respeto. Lo de dar el primer paso tiene épocas y lugares y todavía hay quien lo piensa por ahí. Yo me he encontrado muchas que daban bastantes pasos por sí mismas aunque como vengo diciendo en estos comentarios aquí hay más de lo que parece porque mi teoría es que esta mujer no busca exactamente sexo. Y si tengo la oportunidad de comprobar mi teoría tendré algo menos gracioso que contar pero sí, lo contaré igual. Total, ya mismo viene...
P.D. Si es lo que pienso me voy a cabrear...

Contando los sesenta dijo...

En plan anécdota es divertida. Sería de ver un orgasmo fingido en un chico.
En plan semiserio, da la impresión que algunas chicas jóvenes entienden que la liberación es repetir las mismas pautas que antes fueron propias de los chicos. El típico aquí te pillo y aqui te mato.
Me parece que en el término medio está la virtud pero no sé si eso, la virtud, es aplicable al caso.
Espero el capítulo siguiente.

Sergio dijo...

Quería recordar que lo del tópico del fingimiento sólo en mujeres también es eso, un tópico, que todo es posible. En cuanto a la liberación... No, como vengo repitiendo sí es liberal, no lo discuto, pero sus intereses van por otro lado. Ella me pone el anzuelo del sexo para pedir otra cosa. Y si no, ya veremos si tengo la ocasión de verme con ella.