22 octubre 2013

Unos empiezan y otros quién sabe

J. y M. lo han vuelto a dejar. Yo le digo a J. que será pasajero pero él dice que esta será la definitiva. Entonces le recuerdo que el año pasado, mientras paseábamos y hacíamos uso de los bares y restaurantes de la Rambla de las Flores, ya dijo que era la definitiva. También me vino a la memoria esa otra vez que tomábamos unas tapas en el barrio y se nos agregó K., una chica sin un círculo social muy amplio a juzgar por su omnipresente disponibilidad incluso cuando la encontramos por azar. 
Otra "definitiva" de J. y M. fue un día en el que acabamos tomando pollo de ese del estilo de no se qué coronel, crujiente, justo al lado de la Plaza Cataluña y el Fnac en el que habíamos oteado cultura variada. Era un bonito día de Otoño. Ocasionalmente veíamos manadas de vendedores de Dvd,s piratas correr con sus grandes bolsas a la espalda seguidos de lejos por unos desmotivados policías, parecía más un juego que una redada. Al salir de lo del pollo, un perro que había sido recogido por su dueño en la perrera de J., le reconoció de lejos y le saludó a lametazos. La fidelidad canina es increíble, intrigante. Los perros son tan pelotas que es fácil amarlos. Una relación amo y perro sólo se romperá por culpa del primero en diez de cada diez casos. Recuerdo que ese día hablábamos de la ruptura de J.y M. que se subsanó en un par de días porque claro, regresaron.
Ahora vuelve a ser la definitiva. O al menos otra más. Por eso le recordé estas y otras veces que todo había terminado con ese "para siempre" tan flojillo. Con detalles de hora, día y eventos varios que almacenaba mi memoria. 
"Ya,ya sé que lo he dicho otras veces pero esta vez va en serio".
Claro. Todos sabemos cómo son esos tira y aflojas. Esas discusiones y rupturas definitivas que nunca lo son Y luego, un día, resulta que llega la última. Aunque esa no solemos detectarla.
     

10 comentarios:

Pilar V dijo...

En ocasiones la ultuma llega sin que lo sepas, de repente la puerta no se abre con las llaves de siempre y no hay más remedio que llamar para encontrarte la malete en el zaguán.
Pero mientras tanto, tienes un amigo al que acompañar...no te metas en líos.

Besos

Annie dijo...

Esa definitiva no ha llegado porque J y yo aún no nos hemos conocido jejejejeje

Ya en serio, me pregunto por qué mantenemos tantos círculos viciosos en nuestras vidas...

Besos cargados de energía positiva y feliz inicio de semana

S. dijo...

Pilar: Bonito lirismo que lo expresa mejor que yo. No me meto en líos malos. Sólo en alguno amoroso. Besos.

Annie: Pues nada, yo si quieres te lo envío por correo que por falta de ganas suyas no será. O si quieres pasa a recogerlo. Es un tipo muy atractivo, me lo quitan de las manos. Yo me daría prisa con eso. Besos.

Marián dijo...

Los perros están ya muy domesticados. Para mi nada como un gato; se pira sin explicarte nada y vuelve como si tal cosa.

En cuanto a lo de esa pareja, eso es el leitmotiv, es lo que las mantiene, cuando ya no les motive ni eso será la definitiva.

Un beso.

si, bwana dijo...

El caso de J. y M. me recuerda al borrachín que se toma la "última" cuando quiere decir la "penúltima" o la "del estribo".

detalles dijo...

Ni contigo ni sin ti...Esto, termina.
En cuanto aparezca Annie, termina.
Un besote.

ReltiH dijo...

FULLLL, SIEMPRE REBACAN TUS OCURRENCIAS.
UN ABRAZO

S. dijo...

Marián: Totalmente de acuerdo. Cuando ya nada importa se deja de discutir. De hecho no se discute porque nada importa. Ni siquiera la relación.

sí,bwana: Me identifico con las dos modalidades de la última.

detalles: Lo de Annie me ha hecho gracia. Espero que M. no esté por los comentarios ni se lo tome de otra forma que de broma. Un beso.

Reltih: Un abrazo, Reltih, me parece que ya toca la de la semana. Bueno, mañana.

Sylvia dijo...

Las últimas siempre nos sorprenden... nos acostumbramos a decir muchos "definitivos" con la boca pequeña
Besos

S. dijo...

Sylvia: Besos, Sylvia, un placer tenerte por aquí.