24 noviembre 2013

La adivinadora

Estaba matando a Rajoy el otro día. En principio me duró cinco minutos porque usé mi pasión por las sierras eléctricas. Luego lo reviví y lo torturé de modos más sutiles y diversos. Tengo experiencia por las veces que he asesinado a mis vecinos. Ahora al menos no lo hago tan seguido. En cualquier caso todo esto era mental. Y yo me estaba riendo solo. Por eso cuando ella pasó me cogió pensando en este magnicidio de mi presidente y de buen humor, en ese momento en que le decía mientras lo estrangulaba con sus entrañas: "¿Que nos quitas el derecho a huelga? Pues te vas a joder porque las rebeliones nunca han sido legales y siempre se han hecho y siempre han resultado más efectivas que las huelgas con servicios mínimos que son más cosa de moñas

Ella: ¿En qué piensas?

Yo: En nada. 

Ella: Da igual, será algo bonito, se te ve feliz. 

Ella se estaba quitando prendas. Era como jugar al strip poker pero mejor porque yo en los juegos siempre pierdo. Se iba a duchar. Miró hacia mí con pudor disimulado pero no dijo nada. Encantadora incluso a su pesar. Creo que quería bajar el telón, terminar con esa función y que no me recrease con sus defectos, solo imaginados por ella. ¿Por qué las más jóvenes y perfectas llevan tantos complejos encima? Me sentí feliz y tranquilo. Una sensación de plenitud que ya que no he sabido encontrar en una iglesia he podido encontrar en otro lugar. Y lo mejor es que todo eso que tenía delante no se agotaba en la mera contemplación. Había tardes de charlas interminables y risas y sentido del humor. Una alternancia de placeres que difícilmente encuentra uno o una cuando busca pareja y al final, desesperado-a, remata diciendo "qué mal están los hombres o las mujeres". Con ella no sucedía ni aun sucede eso. No es enamoramiento porque estoy lejos ya de esa grandilocuencia de los sentimientos pero es algo agradable igual. Y además ya estaba ella en remojo cuando sin saberlo me regaló una erección. Ella es así, generosa sin saberlo. Desde la ducha me decía:

Ella: ¿Pero en qué piensas? 

Yo: En nada...

Ella: Seguro que en algo malo.    

20 comentarios:

detalles dijo...

Pues malo, malo...lo de Rajoy permite sonreír (que pena, por cierto, lo de tus vecinos). Lo de esa chica...permite algo bastante más placentero.
¡¡Muchos quisieran esos pensamientos!!
Un besote.

Sylvia dijo...

jajaja que bien olvidar la vida política por todas esas tardes y conversaciones...
Tú sigue pensando así, bien o mal, pero disfruta :D
¿No es enamoramiento? seguro? pues tiene buena pinta como lo describes
Besos ;)

Pilar V dijo...

Me gustan tus "malos" pensamientos, pero lo peor es que tambien los "buenos".
Tienes razón, la revolución nunca ha pedido permiso, pero ¿nos quedan héroes?

Besos

h i l i a dijo...

pues sea o no enamoramiento (qué miedito parece que le tengamos a esta palabra, sospecho), me gusta cómo está yendo la historia.
y hablando de política: menos política y más erecciones.

un abrazo.

Laura Noestá dijo...

Por lo que leo, es mejor adivinadora que yo!!! jajajajajajaja

Me alegra mucho percibirte tan animado, casi feliz...

Besos (BEP) y feliz inicio de semana

S. dijo...

detalles: Pues me alegra que puedas sonreír incluso a pesar de que me estoy pasando tres pueblos con nuestro presi. Aunque sea mental. Un beso.

Sylvia: El enamoramiento está sobrevalorado. Hay formas que se le parecen y son más plácidas y hasta agradables. Unas que evitan los desastres de la angustia y los miedos de la pasión. Besos.

Pilar V: ¿Y ahora quién es el pesimista? En los libros de historia todo pasa muy rápido porque leemos diez años en dos párrafos. En la vida real todo va lento pero todo cambia y acaba ocurriendo. Hay héroes. O si no, hay cambios. En España suele ocurrir todo por cansancio y muy lentamente pero en fin... Besos.

hilia: O sea que parece miedo visto desde dónde estas. Pues no sé. Estuve enamorado hace tiempo y muchas veces. Creo que agoté esos excesos pero cuando lo aclare todo ya avisaré. Saludos, hilia.

Laura: Pues ya ves que de adivinadora sólo tiene la ironía que le he puesto yo al título, bien poco. Mi felicidad suele ser estar más o menos tranquilo y sin agobios así que sí, algo así es. Gracias y cárgate tu también de energía positiva. Te envío la que tengo por aquí. Besos.

Maman Bohème dijo...

Porqué las personas tenemos la gran manía de preguntar siempre...¿en qué piensas?...
La gran mayoría de veces pienso en cosas que mejor no decirlas en voz alta, sea por no ofender, por tendencias poco ortodoxas a decir las cosas cuando me preguntan...etc.
Pero me gustaron tus pensamientos...creo que algún día también escribiré lo que pienso cuando me pregunte según quién...je,je...
Me gusta lo que escribes y cómo lo escribes.Me paseo muchas veces.GRacias.
Un abrazo!!!

S. dijo...

Maman Boheme: Claro que es mejor no decir lo que se piensa siempre, es de maleducados o temerarios.
Muchas gracias por tu visita y por tus pensamientos al respecto. Un abrazo.

maría josé tirado dijo...

Pero no se equivocaba eh? Porque eso de torturar jejeje, aunque sea con una delicada sierra eléctrica está muy feo ;-P. Saludos!!

S. dijo...

Bueno, si le ds la vuelta a conclusiones hubiese estado en lo cierto. De todas formas lo de que esté feo torturar es relativo. Si todo el mundo pensase lo mismo no habría torturadores. Saludos.

Daltvila dijo...

Qué gusto leerte así!
Me acabo de enganchar a tu historia de (amor)...;) Me da que sí..

Rafarrojas Rojas dijo...

ah, lo agradable está bien, pero lo grande(que provoca elocuencia o mudez, según el momento y el tipo) es mejor. Ojalá te enamores de la chica, que suena bien como va...
Yo, a diferencia de tí, expreso en alta voz toda suerte de barbaridades y maldiciones, pero es sólo ladrido sin mordisco, que por dentro no lo pienso realmente (ni ficticiamente)-
Y me rebelo ante la obligación de rebelarme, : )
Un abrazo desde el otro lado del blog,
rafarrojas

S. dijo...

Daltvila: Gracias, Dalt. Yo ya me enganché a lo tuyo hace tiempo pero se te ve poco.

Rafarrojas: Un abrazo Rafa y que no te decaiga el verbo exuberante. Yo también ladro sin morder(casi nunca).

ReltiH dijo...

BROTHER, ME ESTÁ PASANDO LO MISMO.
UN ABRAZO

S. dijo...

Un abrazo, me alegro de que te vaya tan bien. Debe ser la Navidad...

Mario dijo...

Sergio, qué alegría, que placer, que envidia puta y cochina, cuantas cosas buenas me suceden cuando te leo después de algún tiempo. No te tengo abandonado, aunque lo parezca, y tampoco yo, me he abandonado dejando de escribir, aunque lo parezca y pico.
En Facebook escribo mucho, aunque breve, ya ves tú, qué tontería. Pero en Instagram cuelgo fotos mías calzadas con textos pequeños, mini relatos, vamos...

Pero hoy tras pasear entre tus letras, tras disfrutar con tus historias misteriosas y tus protagonistas de razón, tras habitar esa tarde de domingo vuestra y tras disfrutar, en definitiva, con tu retórica, no me queda más remedio que darte las gracias. Amén de prometerte que me pondré manos a la obra y retomaré mi blog para ponerte al día, poniéndome al día.

Sólo espero tener más constancia y no tardar tanto en subir cosas, porque después pasa lo que pasa; que te leo y le estallan las glándulas salivares a mi envidia...

Sergio, te doy las gracias y te pido que no dejes de escribir.

Por cierto, cuando alguien me pregunta qué pienso, suele ser el principio de una discusión..., o de un silencio atroz.

Un abrazo

Mario



S. dijo...

Mario: Pues ya pensaba que falta hacía que escribieras algo allí dónde te puedo leer. De Instagram no sé nada y de Facebook casi lo mismo. Pero el blog lo tienes muy abandonado. A ver si veo uno de esos textos largos y bien cargados. Me alegra que te pases por aquí pero también me gusta visitarte en casa. A veces está bien que cocinen otros si lo hacen bien.
Yo no dejaré de escribir. Así evitaré que dejen de preguntarme tanto qué pienso, la más insultante de las preguntas porque te quiere robar la intimidad última, la de tus ideas. Es cierto que no caben respuestas diplomáticas para esa pregunta. Saludos y gracias por comentarios así.

Dulce Piel dijo...

buen texto

una pregunta muy usual y una respuesta que muchas veces se intuye


te dejo mis cariños

Enya dijo...

Me sigues recordando la película..
Una cosa;
"Había tardes de charlas interminables y risas y sentido del humor" Esto es importante, tener esta parte también a parte de la otra, creo que si en una relación hay risas y charlas a parte de lo otro esta promete...
Pero ¿había? ¿ya no hay? bueno seguiré leyendo, tengo curiosidad, y siempre me gustan tus historias, y me encantaría que ese había sea también un hay y un habrán....

besos

S. dijo...

Dulce Piel: Saludos. Gracias por dejar tus cariños y una huella de tu paso por aquí.

Enya: Eres muy observadora. Creo que nadie ha reparado en ese había. Creo que ni yo he sido consciente de que lo escribía. Es posible. Pero seguiré escribiendo lentamente sobre esto. Ya ves, un post sobre cinco minutos de nuestra relación. Besos.