17 noviembre 2013

Una tarde de Domingo

Vuelve a ser más joven de la cuenta(que me trae). Pero yo busco la ventaja en todo y suelo encontrarla en todas. Tiene el suficiente mundo corrido y corriéndose. La sabiduría de las sábanas nace de las ganas y el instinto. Es una tarde de domingo y ya nos hemos cansado. A la mitad del Kamasutra improvisado y casero. Ella se ausenta a comprar algo que me dice y no llego a escuchar desde mi reposo del guerrero antes de que cierre la puerta. Luego nos quedamos a solas mi erección derrotada(de momento) y yo. Todo esto puede ser para nada pero de momento me parece el Todo. Nada que alegar contra la existencia. A veces me deja en paz o me proporciona treguas placenteras. Pongo música y cuando Ella regresa descubre  un hombre desnudo arrodillado frente al ordenador. Yo soy como esos actores-actrices que se levantan de la cama con algo que les cubre en las películas. El pudor empieza cuando se acaba el sexo. El tamaño sí me importa. Soy lo suficiente criatura como para sólo desear mostrarme en el momento más inspirado de la carne. Ella es natural, sonríe y se va a la cocina preguntándome algo que tampoco vuelvo a escuchar pero sólo porque la música no me deja. Me tumbo en la cama y me siento tan relajado que casi olvido que como todo el mundo, tengo problemas. Ella regresa con su sonrisa pero es diferente. No la entiendo hasta que empieza a practicarle reanimación asistida a mi sexo. Todo sigue o empieza su curso y si pensaba que no me quedaba energía, el cuerpo se la inventa de dónde creía que no había. Vuelve a ser divertido o puede que más. Estamos asesinando la melancolía de los Domingos. Durante nuestro último orgasmo casi a la vez ya parecía Sábado por la mañana o Viernes por la tarde. 
Ella me pregunta algo sobre la fecha de caducidad de lo nuestro. Yo no he mirado la etiqueta así que no puedo responderle. De momento le digo que me siento como para asegurar un "para siempre". A ella no le gusta que use "de momento" en mi respuesta pero lo acepta igual, me da un beso de hermanos en la mejilla y después de beberse el olor de mi cuello se acurruca sobre mi pecho y creo que hasta dormita. 
De pronto suena la puerta de casa, se sobresalta y dice "¡mi madre!". 
Acabo debajo de la cama en una situación que conozco bien por otros motivos y circunstancias y de pronto empiezo a ser consciente de que es Domingo.
Esto ya no es tan divertido salvo si lo observas en perspectiva.   

11 comentarios:

Pilar V dijo...

A mi me ha sabido delicioso, quizás porque ando mucho más cerca de ser el domingo difrazado de madre que de ningún otro personaje.

En todo caso, toparte con alguien capaz de hacerte rozar el viernes bajo el velo negro del domingo, merece una sonrisa.


Un beso

Sylvia dijo...

jajajaaja
qué importa como acabe, el caso es cómo ocurrió, olvidar que es domingo...
Ahora ya toca descansar de señor pijama jajaja
Me ha encantado :)
Besos

detalles dijo...

Jajajaja,¡¡¡Divertidísimo!! Me refiero al final. ¿El resto del texto? Pues igual de divertidísimo, para ti y tu chica joven y...muy bien relatada esa tarde de domingo, para envidia de unos cuantos/as.
Aunque no me convence ese "de momento" a mi tampoco ( ya sé que no tengo vela en este entierro, como decía mi madre.
Un besote grande.

h i l i a dijo...

lo he leído con una sonrisa desde el principio. me ha encantado. los pequeños detalles, cómo se va haciendo historia de una historia y bueno, el final, el final es lo de menos porque yo creo que con madre o sin madre, va a seguir habiendo historia.
un abrazo.

S. dijo...

Pilar, pues si te supo así me alegro por ti. Y aún tendrás otros domingos disfrazada de muchas encarnaciones distintas y positivas también, no solo de madre, hay varios personajes femeninos que precisamente tú albergas.

Sylvia, siempre regreso al mode empijamado que sabes que me apasiona casi tanto como los otros. Tú precisamente me recordaste más que me vendiste en tu blog la idea del domingo sin necesidad de salir a la calle. Besos.

detalles, el de momento siempre lo digo aunque le momento dure diez o quince o toda la vida. lo digo porque soy un escéptico sobre todo y también sobre el amor y su duración ilimitada. Y por supuesto porque es un truco de viejo zorro que estimula más el deseo mediante la línea de sombra, el misterio y la incertidumbre de la que hablaba en el otro post. Aunque no aguanto mucho tiempo sin mostrar mis cartas por eso de no hacer a los demás lo que no quiero que me hagan. Besos.

hilia, ni lo dudes. Yo por mi parte me lo pase mejor con el tuyo. Ya sabes que me dedico a espiarte las letras para posibles plagios futuros, ja,ja.

Laura Noestá dijo...

Un domingo delicioso el que viviste, de esos que no parece domingo jejeje

Con el final de tu relato me hiciste acordar de una anécdota parecida, pero más cruel con quien llegó...

Besos (BEP)

S. dijo...

Bueno, ya me imagino que quién llegó sería alguien que se enfadaría más que una madre porque suele quererte menos o lo hace de otra forma. De todas formas si estabas en otro sitio con otra persona tampoco sería alguien tan importante. Sólo un pedazo de mal rato. Besos.

Enya dijo...

No logro saber porque me ha recordado tu entrada esta parte del libro del lector..
Tal vez por el erotismo de la misma o por estas dos frases
("para siempre" "de momento")

"Pensé que cuando se ha dejado pasar el momento justo, cuando alguien se ha negado demasiado tiempo a algo, o se lo han negado, ese algo por fuerza llega demasiado tarde, por mas que uno acometa con todas sus fuerzas y lo reciba con gozo. ¿O quizá no existe (demasiado tarde), solo (tarde), y (tarde) es mejor que (nunca)? No lo sé."


Ya ves, nada que ver con tu entrada, pero al leerte me ha venido esto a la cabeza.
Lo que dure pienso que es lo de menos,lo que importa es vivirlo a tope mientras dure.
besos

S. dijo...

Enya: Tal vez más por el erotismo que por lo otro pero a veces algo que aparentemente no tiene nada que ver nos recuerda otra cosa. Yo lo demuestro a veces relacionando temas aparentemente inconexos.
Me gusta recordar ese libro y hasta la película que tan buen sabor me dejaron. Ese fragmento que anotas da para escribir mucho.
También de acuerdo en lo demás. Besos.

Daltvila dijo...

Mientras sea así, delicioso como ya te han dicho, que dure.
Me alegro mucho por ti S. :)

Besos

Daltvila dijo...

Olvidé decirte que me ha encantado!