04 marzo 2013

La verdad es algo a medio camino entre lo que piensas tú y lo que pienso yo


-Si crees que no tengo razón, dímelo- me dijo pasándome la patata caliente de la verdad que es algo con lo que cualquiera puede quemarse.

Porque lo que pensaba ella era totalmente distinto de lo que pensaba yo. Pero no teníamos jueces a mano. Aunque los hubiéramos tenido hubiese sido otra persona como nosotros. ¿Y qué o quién da la razón? ¿Cuando tenemos la VERDAD en nuestras manos y podemos cogerla del cuello y levantarla en alto mientras llamamos a todo el mundo para que vea que la hemos cazado como a un conejo?
La verdad de ella eran una mezcla de sus intereses con sus convicciones aprendidas a lo largo de su vida. Mi verdad era lo mismo pero en el lado opuesto del ring. Ella decía blanco y yo decía negro. A veces yo decía negro sólo porque ella decía blanco pero esperaba que ella dijera negro para rápidamente cambiar y apostar por el blanco.
Si no recuerdo mal fue Hegel el que dijo que el conocimiento se alcanza por la contradicción. Lanzas una tesis, luego llega la antítesis y en mitad de esa lucha de contrarios está un nuevo conocimiento aprendido. De la guerra entre dos naciones salen grandes avances científicos, de la lucha entre un partido gobernante y la oposición salen algunas reformas en forma de limosna para los ciudadanos(como en mi país los dos partidos más importantes son parte de la misma basura no hay ni limosnas), de la lucha entre una pareja salen las mas bonitas reconciliaciones. Todo eso cuando hay un equilibrio. Cuando la diferencia entre los contendientes es muy grande la verdad es lo que le sale de las narices al ganador.

  • Pero dímelo porque no me enfadaré.

Y si digo que tiene razón pero yo también la tengo me llamará blando, resoplará, dirá que saco balones fuera o que no enfrento la verdad. QUE NO ME MOJO. Y tendrá razón pero de una forma que me acusará.

  • Porque te he dado argumentos.

La escuela de los sofistas decía que no era importante tener la verdad, que con parecer que la tuvieras ya podías ir tirando. Y estoy de acuerdo con ellos. No tenemos verdades. Tenemos argumentos para defender lo nuestro y así poder seguir cultivando nuestro huertecito.

  • Así que... Dílo. A mí puedes decírmelo.

Y entonces la miré y pensé que me caía bien y que recientemente me había vuelto a discutir con otra persona porque yo siempre tengo argumentos para defender lo mío pero no basta para que alguien en algún lugar se enfade sólo por eso, por no darle la razón(ya contaré mi última lucha por enfrentar mi verdad a la de otra persona). Aquí opté por el armisticio y dije:

  • No puedes tener más razón en lo que dices- y mientras decía esto me sentí un poco mal porque sentí que estaba mintiéndole del todo.

La verdad es la evolución de la humanidad a lo largo de sus luchas. Parece que no podemos avanzar si no hay follón. Toda época tiene su dosis de todo. Nosotros ocupamos nuestro rol como el que toma su asiento. Hay para todos. Derechistas, izquierdistas, enamorados, fríos, asesinos, pacifistas, ecologistas, contaminadores, pederastas, anti-pederastas y así a lo largo de la cadena con sus respectivos puntos intermedios. Y entremedio la especie humana que avanza hacia un punto del que poco o nada sabemos.

-Espero que no me hayas dado la razón como a los locos.

No, le dí la razón porque me daba igual.
Decía que "Les Miserables"(la película) era el mejor musical de la historia.