30 junio 2014

Perdiendo que es gerundio

Recibo esto: 
"Tu microrelato estaba entre los candidatos pese a que no ha ganado ningún premio. Nos gustaría mucho que vinieses este miércoles 25 de Junio a las 19:00 horas a la Biblioteca y nos gustaría mucho que quisieras leerlo en voz alta. Rogamos confirmes tu asistencia! Muchas gracias por participar!"

Yo estaba pasando mis días costeros. Una vez más de relax.
Durante un instante me incliné por la idea de asistir al evento. Incluso siendo el perdedor. Uno de tantos, claro(con lo mal que se me da pertenecer a las mayorías...). Iría con cara de aspirante a Oscar fracasado que ve desde el sillón pasar al ganador. Con una alegría exagerada. Cuanto más exagerada la felicidad peor disimulada la envidia. La cara del que ve ganar a otro y tiene que parecer que le gusta tanto o más que si hubiese ganado él. Y nadie se lo cree pero todos hacen como que sí. Qué juego tan raro. Demasiado para mí. Y aún así pude haber ido. Aunque no me gusta leer en público ni en general hacer nada. Los momentos previos a cualquier evento así me estresan. Luego ya, pasado el pánico, me sobrepongo y expongo. Lo hice cuando había que presentar un trabajo en la vida académica, cuando enseñaba informática básica en la biblioteca, en aquel escenario de espectáculo erótico donde me bajaron los pantalones y además me expuse tanto(bueno, aquello ya lo conté y no es cosa de recordar los peores momentos de la vida de uno).
Así que pude haber ido a la biblioteca y leer el microrelato perdedor. Para una vez que me presento a algo podrían darme un premio(creo que ofrecían canapés y champán, eso me hizo valorar más la propuesta). En el texto dice que yo estaba "entre los candidatos" pero eso me suena a "ven, haz bulto y que nos subvencionen más eventos como este" que alguien seguro que está ganado y no precisamente los vencedores que apenas se llevan unos lotes de libros de novela historica. Pero también pensé que llegaría y leería y todos aplaudirían. Pero aplaudirían también al de después y al de antes. Y si se aplaude a todo el mundo se devalúa el aplauso. Necesito algún baremo para saber que lo hice bien. Alguien debería ser abucheado para que el aplauso valiera algo y no pareciera alcohólicos anónimos.
Mi compañera quería ir. Decía que si yo no quería leerlo que ya lo hacía ella. Que estábamos en el camino y eso era un reconocimiento de no se qué. Qué optimismo. Casi hipnótico. Casi me convence para dejar la playa, las tumbonas y los desfieles de pechos y nalgas en tanga. Pero ambos sabíamos que de la costa no nos movería la biblioteca. Y allí ya tenemos una que está muy bien. La ceremonia de entrega de los premios a otro... pues no. 
Redacté mi renuncia en mi perfecto catalán con corrector ortográfico terminándola con: " y si el año que viene tengo la suerte de ser premiado y no estoy ocupado con otros asuntos personales (que me impiden asistir en esta ocasión) estaré encantado de acudir a su celebración, atentamente..."
Es importante que la directora de la biblioteca lea bien el subrayado. Difícilmente podré leer en público de otro modo. Necesito un incentivo.

17 comentarios:

si, bwana dijo...

Yo también me habría quedado en la playa contemplando el panorama.
Y los aplausos hay que agradecerlos con una inclinación de cabeza, no aplaudiendo a los que aplauden, porque parece que se está auto-aplaudiendo y me parece muy feo.

Elvis Arsy dijo...

El mero hecho de que hayan tenido el detalle de la invitación ya es para estar contento. Al menos yo lo estaría. Eso sí, cambiar muslamen y demás carnaza por una biblioteca, no merece ni la más mínima duda...
Saludos.

Sylvia dijo...

Ohhhh... claro es que la playa es mucha tentación... pero a mí me ha dado un poco de pena, porque creo que es un modo de exponer el trabajo, la narración a asistentes que probablemente solo se queden con el que gana... y esto es como todo, el del premiado puede ser el mejor o no, puede gustar más o no... No creo que los premios sean necesariamente los mejores candidatos :)

Oye, yo quiero leerlo (o está en catalán?... :P)

Besos!

h i l i a dijo...

pues aún siendo perdedor yo te felicito. (sin duda has llegado muuuuucho más lejos que yo). pero nah, dejar la playa para abultar en la biblioteca, eso ya sería demasiado.
ahora también podría añadir un: "ah, artistoides", pero lo dejo aquí.

a mí también me gustaría leer el texto casi-ganador.

un abrazo.

S. dijo...

si,bwana: Me ha gustado tu interpretación del autoaplauso. Ahora me reiré cada vez que vea uno. Si es que...

Elvis: Como los hombres, pocos, que somos por aquí, parece que nos quedamos con la contemplación no precisamente filosófica. Y eso que somos de los que amamos leer...

Sylvia: Eso es porque tú leerías sin problemas. Aunque luego he visto la foto del evento y la gente leyendo en la sala de actos y algo de ganas de estar sí me han entrado. Seguiré intentándolo. Y no, no lo hice en catalán porque pienso en castellano que es mi lengua materna. A ver si lo cuelgo en mi blog de cosas así y pongo el enlace como he hecho otras veces. Besos

hilia: O te presentas poco o lo de los concursos no es justo. Cualquiera de tus cuentos(el que menos te guste incluso) es mejor que la mayoría que leo. El microrelato lo pondré en ese otro blog que tengo (colgué uno que me publicaron en la revista Redes del Punset hace dos años o tres). Pero naaah, los microrelatos no son lo mío. Necesito espacio. Condenso mal y quise meter mucho., Oscar Wilde, Jack el destripador, "De profundis" y varias referencias más... Saludos.

Verónica Calvo dijo...

Yo tampoco hubiera ido.
Coincido en todo.
Eso si, lo de los canapés hubieran puesto en jaque.

Espero leer esos micros.

Saludos

Pilar V dijo...

Para dejar la tumbona hay que estar muy motivado, sin duda.
Aunque a mi me hubiese gustado asistir para aplaudirte, avisa la próxima.

S. dijo...

Verónica: A mí lo de los canapés siempre me pone en jaque. Es que ya no suele haber tantos eventos dónde haya ese tipo de altruismo gastronómico. Qué azote de crisis. Hace años en Barcelona cualquier presentación de libro, premio o lo que fuera venía acompañada de degustación. Saludos

Pilar: Yo si eres capaz de venir desde tan lejos y teniendo en cuenta que serías invitada VIP haría el esfuerzo. Cuando me concedan el premio Planeta con alguna obra tontorrona y romántica te aviso. No para que la leas sino para que vayas a aplaudir, claro.

ReltiH dijo...

ESO ES LO BUENO QUE A UNO NUNCA LO INVITEN A ESAS BAINAS. JEJEJEJEJEJE.
UN ABRAZO

Belén Be dijo...

Cuanto más exagerada la felicidad peor disimulada la envidia.
muy bueno

Noelia dijo...

Siento curiosidad por el relato o microrelato "casi ganador". Me gustaría leerlo.
Yo tengo mal perder, así que tampoco hubiera ido, me parece absurda la frase de "lo importante es participar".

S. dijo...

Reltih: A lo mejor algún día te invitan. No sé como andais por allí de invitaciones así.

Belén: Gracias Belén. Eso lo hemos visto todos. O practicado.

Noelia: Y vais tres. Ahora me da vergüenza pero lo colgaré. Si me olvido recordádmelo. Y tu tienes el mismo perder que todo el mundo. Lo que ocurre es que algunos lo disimulan bien.

detalles dijo...

Cierto, se queda cara de idiota.
Has hecho lo correcto, nunca se debe dejar una tumbona para hacer una lectura de relleno, que rellenen los que van a cobrar, que no será el ganador. Y excelente ese subrayado para próximos eventos, que la cara se les quede a ellos.
Un besote grande y cuidado con el sol.

detalles dijo...

Debes colgar ese microrelato, si o si. ¡Lo esperamos!

S. dijo...

detalles: Cuidado con el sol siempre. Me protejo al nivel de un albino(que no lo soy pero como si lo fuera).
A petición popular lo otro sí, no me queda otro por más que me da un poco de vergüenza. ¿Te lo puedes creer? Besos.

Mario dijo...

Sergio, es una gozada leerte, pese a no ser un vencedor. Deberías plantearte algo más con tus textos. Es lo que me dicen a mí. Vamos, los que insisten que, al menos una vez en la vida, me presente a algo, los muestre en esa sociedad de letras apremiantes, nunca mejor escrito. Pero no somos fáciles de convencer. No al menos si no nos incentivan, ya ves, con canapés, cafés, líquidos varios, o si no nos aseguran que la entregadora del premio lo hace escotada, veraniega, ligera de palabra y lenta de gestos, o algo así.

Como has hecho tú, igual, ídem pero un ídem de campeonato vencido, hubiera actuado yo. Yo, que no escribo así como así, tampoco leo así como así...

Gracias, otra vez, por amenizar y premiar este momento de domingo.

Gran abrazo. Y premio.

Mario

S. dijo...

Mario: Pues en tu caso sí que me sorprende que no te hayas presentado.Uno no sabe cómo lo leerá el jurado, si cansado o con ganas de hacerlo, si con un mal día o alegre, si con prejuicios por algo que has dicho en la primera frase y no le ha gsutado o sin ests, si con la mente puesta en el que lo ha escrito y es su primo o con la honestidad de leer un anónimo al que premiarás con imparcialidad,si... No sabemos nada sobre el que juzga o los que lo hacen que suelen ser varios. Pero dicen los premiados y reconocidos escritores que andan por ahí viviendo del cuento que fue mucho el esfuerzo. Algunos meten tres cifras de premios a los que se presentaron. A lo mejor lo hacen para que los que somos como yo no les hagamos la competencia por pereza. Pero lo tuyo es grave. Si te quisieras ganar la vida así lo harías sin esfuerzo. A lo mejor es que no te lo crees. Que a ver que yo te sigo leyendo. Pero a tí a lo mejor te resultaría interesante llegar a más gente. Hay gente que no te conoce, quiere hacerlo y de otro no modo no va a poder hacerlo. Un abrazo.