22 julio 2014

Holliday...ta,ta,ta... Celebrate... ta,ta,ta...



Para una chica oriental, tres españolas(una morena, una rubia y otra teñida de rojo casi fluorescente), dos peruanas y una joven sudamericana a la que no he distinguido bien el acento debido a que lleva mucho tiempo en España y ya es más de aquí que de allí(o de ningún lugar que es lo que le ocurre a tanta gente que emigra)… para estas chicas decía, yo no soy una persona. Yo más bien soy un café solo largo y en taza con croissant sobre ciertas horas de la mañana. Soy la oferta especial matutina, de la semana y si el gobierno no vuelve a joder con el IVA, del año. Son siete chicas que me ven durante unos minutos o media hora al día (no todos, pertenecen a cafeterías distintas que voy salteando). Tal vez me perciban solo cuando entro por la puerta y justo en el umbral paso de humano a cliente. En esos instantes me señalan, me sonríen y me piden confirmación “¿Lo de siempre?”. Yo asiento sonriente a mi vez y me voy sentando. Mi deseo ha sido expresado sin palabras, casi telepáticamente por obra y gracia del hábito, de que no cambien el personal de los lugares que frecuento y de sus memorias frescas y jóvenes y tal vez desperdiciadas. Después de eso me hundo en un periódico si lo han dejado libre, en el libro de turno que siempre llevo encima o en una libreta que voy llenando de caracteres solo entendibles por mí, mi libreta de loco, que diría L. Otras veces dejo pasar la vida por delante de la puerta o la observo con mirada bovina desde mi asiento y mi espera de la cafeína. Esperando la fiesta del café en taza.
Eso suele suceder hasta que llegan las vacaciones. Entonces rompo el equilibrio o desestructuro el ecosistema. Desaparezco de las mañanas de las chicas y luego, al regreso, me piden explicaciones casi como si pasasen lista y yo me hubiese saltado un buen puñado de controles por la cara o sin justificante. Hemos creado un vínculo cliente-dependienta y yo me he ido a la francesa. Es por eso que ya aviso antes de irme. Evito las caras de casi enojada sorpresa del regreso. Más bien al contrario me preguntan que qué tal me ha ido y por dónde he estado pero eso es otra historia. Tal vez soy sólo un café con pasta para ellas pero uno que antes de irse debería avisar. Ser educado no cuesta nada. Los humanos establecemos vínculos hasta con la entrada de concierto de hace diez años que tenemos guardada en una vieja caja de recuerdos. Y es por eso que hablando de vínculos me remito a vosotros, lectores blogueros, escasos pero valiosos. Porque ya os estaréis preguntado “¿Todo esto para qué?” (sobre todo si habéis leído el título de mi bitácora).  Todo esto para decir que nuestro vínculo en el que sois lectores y yo escribidor o viceversa (que algunos también escribís), queda congelado hasta después de vacaciones. Que me voy con billete de ida y vuelta. Que aún sin estar vigilaré vuestros blogs y los comentaré porque la gente, aún de vacaciones, puede llamar a sus familiares y amigos. Que no me voy pero de momento no estoy. Que todo va bien, gracias pero con el calor pienso peor. Y sea como sea… ¿Quedará alguien por aquí en Agosto?   

24 comentarios:

h i l i a dijo...

muy buenas vacaciones, s. disfrútalas mucho y desconecta de todo aún más.

Sylvia dijo...

Sí, veranito, parece casi obligatorio desaparecer, si no se hace es como si no se tuviese vacaciones jaja
Bueno, yo entre trabajo y trabajo casero y días de "holliday", paseo por bloggerland así que estaré :)

Venga a disfrutar!!
:D

S. dijo...

hilia: Gracias, ahora cuando hablamos de deesconectar lo solemos hacer literalmente, desconexión del ordenador. Pero nunca del todo. Saludos.

Sylvia: Bueno es saberlo porque yo de vez en cuando sí que entro a leer ajeno algo aunque no ponga entradas mías por aquí. Nos vemos. Saludos.

ReltiH dijo...

BUENO BROTHER! REGRESA CON MÀS HISTORIAS QUE AQUÍ ESTAREMOS MUCHOS EN AGOSTO. JEJEJEJEJE.
UN ABRAZO

Verónica Calvo dijo...

Mira por donde me has sacado una sonrisa y una reflexión con esta entrada.
Los vínculos... y con las camareras ni te digo :)

Disfruta tus vacaciones.

S. dijo...

Reltih: Gracias, Reltih, regresaré como siempre, un abrazo.

Veróncia: Nunca pensé que pudiea arrancar tantas cosas con una despedida temporal pero me alegro. Disfruta de tus vacaciones o de lo contrario. Saludos.

Maman Bohème dijo...

Primero de todo: a disfrutar y sobre todo, todito...desconectar!! Bones vacances!
Me encantó esta entrada...ya ves...yo creo vínculos hasta con el perro del vecino, la farola de la esquina de casa y evidentemente con todas mis clientas...y yo con el camarero/a...etc...pero eso está bien...no somos invisibles, todos dejamos nuestra particularidad de nuestro quehacer
diario y la gente se queda con ello y viceversa...
En tu entrada también me quedo con el "buen" trabajo de algunas personas. No es tan fácil recordar qué es lo que toma y cómo lo quiere el cliente que entra entre los cientos de clientes...venga con las repeticiones...je,jee
Nada...que pases un buen descanso. Merecido seguro.
Besossssss!!!

S. dijo...

Maman: Es que nadie es invisible. Cuanto más atento estás a lo que te rodea más cosas y gente ves. Ni puedo actuar como un fantasma ni puedo tratar a los otros como si fueran sombras. Y el resultado es bueno además de no costar demasiado. Gracias por tus comentarios, siempre estimulantes. Espero que todo vaya bien. Besos.

Noelia dijo...

A veces me quejo de la rutina pero es verdad eso que cuentas de entrar a una cafetería y que ya sepan lo que vas a pedir, en cierto modo te hace sentir especial e importante. Es algo que echo de menos de mi anterior trabajo, ir a la cafetería de siempre, a la hora de siempre y pedir lo de siempre. En este, lamentablemente tengo wue esconderme en el archivo si quiero comer algo a media mañana, pero eso también es otra historia.

El verano es lo que tiene, más horas de luz, cambio de temperatura y cambio de temperamento en las personas, se vayan o no de vacaciones, así que se pasa menos tiempo frente ls ordenador.

Como el nacimiento del piratilla esta muy cerca yo tengo programadas las entradas, no hay vacaciones pero paso menos tiempo frente al ordenador: estoy incómoda.

Que disfruté usted de sus vacaciones, que regrese con muchas historias qu contar, ya sean verídicas, inventadas o una mezcla de ambas.

Pd. Menudo rollo de comentario m ha salido :-)

S. dijo...

Noelia: Me ha gustado mucho tu comentario, nada de rollo. Y es cierto que se pasa menos tiempo frente al ordenador se tengan o no vacaciones. Yo no tengo demasiadas vacaciones, solo me las tomo de aquí.
Lo de tu piratilla me hace pensar que durante una época y cuando llegue, te veremos poco pero en fín, que felicidades igualmente, ya lo sabes.
Saludos.

Rafarrojas Rojas dijo...

Como le dije a una amiga, estoy de esparcimiento (esparciendo basura por la casa, que la tengo solo para mí durante unos días). No sé si los vínculos blogueros son o sólo lo parecen (pero parecello, o parecen, como dirían de las meigas, y de los ameigos, juasjuas). Al final creo que esas relaciones son de clientela son las más parecidas a las humanas para solos y solitarios: relaciones-trailer de lo que podría ser una peli de relación que no llegas a ver.
Un saludo, pásatelo bien

S. dijo...

Aqúí sigo pero sin muchas ganas de escribir y me consta que en verano te echan menos de menos. Aunque tú estás que te slaes. Saludos y vamos a leer que de eso sí me sobran las ganas.

Pilar V dijo...

Me ha gustado esa idea del cafe con pasta que se despide.
No solemos ser conscientes de cómo nuestra presencia y por ende nuestra ausencia cambia de algún modo el paisaje cotidiano de quien nos "ha hecho" de algún modo algo suyo.
Si nos detenemos a mirarnos desde fuera, (un modo personal de rellenar mi particular libreta de loc@) percibimos como somos paisaje, figura al fondo, parte del coro o incluso personaje con texto en la particular historia de cada persona con la que nos topamos.
Y para eso no es ni siquiera preciso tener una forma física definida ¿verdad?

vacaciones de la propia vida, pero con lo que nos define, ocupa, entretiene o sastisface siempre cerca, aunque sea a golpe de ratón.
Disfruta todo lo posible, el invierno se acerca...

Un beso

S. dijo...

Bonito lirismo para esta tarde agosto.
Ese invierno se acerca es lo más optimista que me puedes decir. Para Barcelona está siendo un verano suave, suave pero prefiero dejarlo de lado. Ya cuento los días para el Otoño por lo menos.
Espero que te vaya bien dónde estés. Besos.

Belén Be dijo...

"de humano a cliente" qué buena deducción.
¿quién sabe que somos para los demás? un humano o un cliente más, qué más da?

S. dijo...

Belén, está bien pensar en cosas así cuando estas de buen humor. De bajón no conviene pensar en lo que los demás opinen de uno.

Mario dijo...

Sergio, te prometo que he leído tu entrada, o texto, o relato, o cacho de diario con patas de escritor, mientras tomaba café hace medio rato. Y tomaba café en este jueves de un agosto frágil, lleno de agua y ventoso. Un demonio vestido de calendario para los que deberían hacer de su agosto, su agosto. Ya ves.

Y mientras te leía en la pantalla del móvil era atendido por Ivette, una chica hondureña, muy guapa y apañá, en la cafetería Lapsus, en el centro de la misma Girona empedrada. Así que he unido tus cafés a los míos, o viceversa, y he presentado tu elenco profesional femenino al mío, o viceversa. Ivette ha departido con ellas, ellas con Ivette y Eli, que es la otra compañera que sirve cafés con gusto pese a no disfrutar de vacaciones en agosto.

Esta forma tuya de ir a un bar, ver pasar la gente, observar, leer periódicos si están libres de toda culpa ocupacional, apuntar cosas ininteligibles para toda la humanidad excepto para ti, llevar encima un libro siempre, beber, comer y gozar entre sus páginas, vamos, que todo eso que haces también lo hago yo. No sé si miro más que tú, si escribo menos que tú (probablemente, pues tengo todos los números y me faltan varias letras cada vez que me pongo a escribir por hablar) sí leo más que tú una de esas novelas que convierto capítulo a capítulo en dama de compañía, y si repaso con más o menos intensidad el periódico de cómo lo desglosas tú.
Pero lo que sí sé es que leerte hace que el café recién tomado, sepa mejor, el saludo a Ivette y Eli lleve más carga emotiva, que mi sonrisa la dibujen tus letras y que mi día lo maneje esa cotidianidad literaria y literal tuya, tan tuya.

Si coincidimos algún día, pago los cafés. Fijo.

Abrazo

Mario

S. dijo...

Pues anoto lo d elos cafés pero en ese caso yo también devolvería invitación porque gorrón es una palabra que no meva ni por activa ni por pasiva. Gracias por tu comentario con ganas de ser post alternativo más que nota a pie de entrada. Es un placer cuando veo que brindamos los dos con café, a este paso será la bebida de los escritores y casi su bandera(lástima que sea negra salvo si es con leche).
Saludos a Ivette y Eli, nuestras atentas camareras. Las fantasías sexuales no deberían agotarse en las enfermeras o en las monjas. También están las panaderas. O no. El caso es que ahora veo que si que caminamos de una forma muy palalera, parece la narración de tus costumbres mi yo alternativo(o al revés).
Saludos desde un lugar especialmente fresco de este verano tan débil, el único al que estoy ganándole la partida porque ni me aprieta ni me ahoga. Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Permiso concedido :)

Deseando leerte.

Abrazo

S. dijo...

Gracias, Verónica, te avisaré. Pero no esperes nada a tu altura.

a volvo dijo...

Para una vez que "salgo de casa"... Mal momento he elegido yo para entrar en este café... dado el tiempo transcurrido desde tu partida, es posible que estés a punto de volver, así que me siento en una esquina a esperar tu regreso y, como también soy de costumbres fijas (hablando de bares y cafés) por ahí veo llegar mi cortadito que, por cierto, no había pedido!

te Dejo un beso, S.

S. dijo...

a volvo: No lo creas, eso de volver en mal momento, voy a volver pronto. Un beso.

Pilar V dijo...

Mi niño, ¿por donde andas?

S. dijo...

Camino de casa, ya casi estoy, llegando...