04 mayo 2015

Adiós, que te vaya bien. Hola, vamos a ver qué tal.

Su nuevo amor sigue funcionando entre Barcelona y Jaén. Ella viene con su amor a domicilio y mi amigo lo recibe ilusionado. En los intermedios de distancia se whatsappean. Hay algunas aristas que pulir en esta nueva relación pero es indudable que avanza.
De todas formas ocurre que cuando ciertas parejas empiezan, hay ciertos asuntos que solucionar con el pasado. Se empieza con algunas deudas pendientes. A la dificultad de un ex que no quiere dejar de serlo se pueden añadir las dudas de uno mismo-a.

Recuerdo a otro amigo, años atrás, en una situación similar. Frente a nuestras cervezas me confesó: 

-          La he conocido en este tiempo que he vivido en Irlanda. Ella es española como yo pero se lió con un nativo. Al final se viene conmigo para Barcelona. Ella está allí pero mañana se vendrá conmigo y empezaremos aquí. Lo que ocurre es que se ha quedado para despedirse de su ex. No me gusta esto. ¿Qué opinas?

Tomé un sorbo de la cerveza (negra) y dije algo amable aunque seguramente falso. Lo que realmente pensaba es que ella se estaría despidiendo del ex a lo grande. Con uno o varios polvos apoteósicos. El sexo del adiós. Un clásico del erotismo del que se ha dicho poco.
Pero volviendo a mi amigo T., digamos que también tiene una ex. Aunque su situación es opuesta. Mientras estuvo con ella no consiguieron mantener la relación a flote más de una semana sin discutir o separarse. Luego se enviaban unos mensajes, quedaban de nuevo y vuelta a empezar situando el kilómetro cero del nuevo principio en una noche de sexo reconciliatorio. Una base endeble, la verdad. El sexo es casi siempre el único lado sencillo en una relación. El trabajo está en sostener todo lo demás. Luego, claro, volvían a discutir y vuelta a la casilla de salida.
T. y ella quedaron hace unos meses. Fueron al cine y luego fueron a casa de ella para recordar viejos orgasmos. Ella le confesó a T. que lo “estaba pasando mal”. Que ahora sí sentía que lo perdía (por la de Jaén). Le puso una oferta generosa sobre la mesa. Que se fuera a vivir con ella (antes no quería). Que podían ir él y sus perros. Que discutirían menos. Además añadía, no sin maldad: “Piensa que yo no tengo hijos como la de Jaén”. Dicen que en el amor y en la guerra todo está permitido pero yo siempre he pensado que eso lo dijo algún hijo de puta que se lo quería permitir.  
Podía haber funcionado. La ex, por lo demás,  no es mala chica. La conozco y no creo que lo sea. O no más que cualquiera. Pero a veces estas promesas llegan tarde. Y además el tiempo las hubiese tirado por tierra. Las mejores intenciones caen ante la realidad. Solemos cambiar poco en lo básico. T. y ella hubiesen regresado al bucle de discusión-nostalgia-reconciliación.
Mi amigo ya está casi, casi metido en su nueva relación. El nuevo clavo ha terminado de sacar el anterior. En caso contrario, de estar solo T., puede que él y su ex hubiesen seguido hasta el fin de los tiempos con su relación defectuosa. Hay muy poca gente que deja atrás una relación si no tiene nada ahora. Debería haber más.
Por supuesto esto no es un final feliz. Mientras la gente está viva no hay finales, solo un largo continuará…

31 comentarios:

MaRía dijo...

Cierto es que cuando vemos que algo o mejor dicho, alguien se puede alejar de nosotros para siempre, intentamos cambiar el chip, pero siempre volveremos a la esencia y si la relación de T no funcionó bien desde el comienzo mal asunto.. como bien dices volverian a caer en ese bucle infinito que a unos les pone porque les va eso de estar viviendo al limite del abismo, claro que con el tiempo nos asustan las alturas y deseamos aventuras menos "peligrosas"
Hay una frase que me choca ( o no me gusta)
un clavo quita otro clavo?
para nada
un clavo deja un agujerito que aunque se tape con aguaplast estará de por vida ... es parte de nuestra vida, de nuestra experiencia y a veces ver esa marca nos ayuda a no volver cometer los mismos errores ... o por lo menos a intentarlo
.. en fin la vida nos llena la mochila.. el secreto ( supongo) es saber llevarla de manera equilibrada

MaRía dijo...

en el amor y en el guerra todo vala
....
yo te dejo una buena frase de un buen escritor...
en las trincheras no hay ángeles

S. dijo...

MaRía: Supongo que lo del clavo irá con cada uno. En mi caso sí creo que lo que quedó atrás se quedó atrás. Sin agujeritos de ningún tipo. No soy muy nostálgico todavía. Y digo todavía porque hay gente que dicen que cambia, no sé. Supongo que esos agujeritos de los que hablas es esa sensación de que algo que acabó pudo continuar todavía un poco más o resolverse mejor. O los tienes porque algo bueno se perdió con esas relaciones pasadas. En mi caso creo que lo que quedó atrás fue por algo y no miro mucho. Bueno sí, algunas tardes de lluvia con cierta música. Pero prefiero mirar hacia delante. Con suerte hacia mi lado. Y sobre tu frase de las trincheras, no está nada mal. Aunque no me gusta lo que implica, tengo que admitir que es así. Pura naturaleza humana.
Voy a ver si realmente has vuelto de tu paréntesis. Saludos.

Verónica Calvo dijo...

Lo de un clavo saca a otro clavo creo que es cierto cuando de verdad has encontrado a esa persona que te llena. Las batallas quedan atrás y ya te pueden venir con milongas.
Sí. Llegó tarde y a la desesperada. Una pena acostumbrarse a vivir de la pelea-reconciliación, al no ser que ambos lo acepten gustosos, que hay de todo y yo no soy quien para decirle nada a nadie.

En el amor... no vale todo. No.
En la guerra, no lo sé. Tendría que verme en una :)

En fin, S, que me enrollo.
Es lo que tienen tus entradas, que da para escribir y escribir. Interesante.

Saludos

si, bwana dijo...

Muy complicadas tienen las relaciones los jóvenes de hoy. En mis tiempos teníamos la habilidad de mantener varios frentes en activo con solo un poco de tacto.

Laura Noestá dijo...

"El sexo es casi siempre el único lado sencillo en una relación. El trabajo está en sostener todo lo demás." Eso creía antes mi querido S, ahora los años me han demostrado lo contrario...

En lo demás, totalmente de acuerdo contigo, como me decía mi mamá: "no puedes soltar una rama, hasta no tener firmemente agarrada la otra", por lo visto a tu amigo T también le dieron el mismo consejo, bien por él.

Besos (BEP)

S. dijo...

Verónica: Gracias, Verónica, Favor que me haces pasando por aquí trayéndote la poesía desde ese mundillo tan agradable del que vienes. Saludos.

si, bwana: Varios frentes en activo son una dificultad muy grande hoy en día. Antes no sé. Pero sí, tu lo has dicho. Muy difícil.

Laura: Interesante tu puntualización. Nunca pensé que fuera más difícil lo del sexo que lo otro. Pero el mundo no deja de darme sorpresas. Por si te sirve de consuelo(que seguro que no), es más importante lo otro que el sexo. Creo. Claro que a veces es importante lo que te falta, precisamente por eso, porque no lo tienes. Siempre tienes una reflexión que no me espero. Eso es bueno.
En cuanto al consejo de tu mamá, sí, es muy de madres.Hoy en día los hombres ya van aprendiendo mucho de ese lado femenino. Parece que en Barcelona los hombres se están poniendo nórdicos y casi matriarcales. Besos.

Dorotea Hyde dijo...

Qué cierto. Parece (o quizás sea verdad) que no podemos estar solos y no dejamos el hueco hasta que conseguimos algo para rellenarlo. Y hay cosas que hacen aun más daño que la soledad.

(Ya echaba de menos el nuevo capítulo sobre T.)

S. dijo...

Dorotea: Pues no sé cuando meteré los otros capítulos sobre T. porque tengo que alternarlos con otras cositas mías pero son muy jugosos, están llenos de giros inesperados. La realidad está llena de esas sorpresas. Si existiera Dios diría que es un autor bastante interesante. Sabe cómo sorprender.

RECOMENZAR dijo...

yo creo que la unica manera de alejarte del clavo es cuando otro clavo se te acerca y te tienta para llenar el agujerito que quedaba
Quizás no lo llene bien pero por lo menos no quedara abierto hasta que quizas el perfecto venga...O no venga nada.

A veces
es mejor quedarse sola.En realidad no puedo comentar ya que en eso ando flotadto tratando que la magia me envuelva y ser feliz entera y no sé


Me
gusta como escribes
!!!!!!!!!!!!!!!!!!tanto....!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
que me meto entre tus letras cobijándome por orgasmos que la vida me va dando o quizás quitando
Te conteste en mi blog
beso

un abrazo desde Miami

S. dijo...

Recomenzar: Ah, pues para allí me voy de paso a ver si tienes algo nuevo. Muchas gracias por tu paso entusiástico por mi blog. Siempre eres como una buena noticia en forma de comentario. Un saludo desde Barcelona, por supuesto.

ReltiH dijo...

ESA DESPEDIDA DEL EX, SUENA A CUERNOS EN EL FUTURO. YO ME QUEDO CON LA CHICA SIN HIJOS. JEJEJEJEJEJEJE.
ABRAZOS

volvo dijo...

El "mundo" de algun@s ex me recuerda al perro del hortelano... sobrevive hasta que llega un repuesto que encaja mejor en el engranaje y se queda para que la máquina funcione a pleno rendimiento, sin entrar en cuestiones de tiempo del rodaje. Creo más en lo nuevo por experimentar que en esas parejas que van y vienen aferrándose no sé muy bien a qué.

Te dejo un beso, S.

S. dijo...

Reltih: Te quedas con la chica sin... ja,ja Bueno, dales una oportunidad y conócelas antes de descartar. Un abrazo.

volvo: Tu lo has dicho. Es el perro del hortelano. Suele reactivarse el amor en la parte de la pareja que no tiene un plan claro y sigue sola. Normal. Es humano. Pero uno de los dos tiene que dar el paso y cortar. Lo que no funcionó después de veinte oportunidades no funcionará ya nunca. Un beso.

h i l i a dijo...

amén a todo, s. del maravilloso mundo de los/las ex se podría hacer una enciclopedia y aún nos quedaríamos muy cortos. pero imagínate el caso contrario: dar con alguien que no tiene ex, un folio en blanco en historiales amorosos, discusiones pasionales y rupturas dolorosas, vamos. pánico me daría. creo.

un saludo.

S. dijo...

hilia: Y tanto que daría pánico. Si ha estado solo es como el que llega a un trabajo sin currículum, se le rechaza por falta de experiencia. Por algo están solos los solos-as. Totalmente de acuerdo. Saludos.

Daltvila dijo...

Ya es como si les conociera.. Me ha sorprendido que sigan... Mientras hay esperanza hay amor, está claro.
Saludos

Daltvila dijo...

Ya es como si les conociera.. Me ha sorprendido que sigan... Mientras hay esperanza hay amor, está claro.
Saludos

S. dijo...

¿Te ha sorprendido que siguieran? A mí un poco en su momento pero parece que compartían muchas cosas. Y siguen y siguen. Un abrazo, Dalt.

RECOMENZAR dijo...

aqui vengo contenta de ver tus comentarios te traigo mentas mascalas te limpian dando sabor al alma

S. dijo...

Me las tomo a tu salud y aprovecho para ver si tienes algún otro caramelo de palabras en tu blog. Yo estoy un poco lento últimamente y leo más de lo que escribo. Las mentas muy ricas.

Rafarrojas Rojas dijo...

1. Lo de María y el clavo, muy cierto. Aunque también podrías decir "un cuadro tapa el agujero que hizo un clavo", y yo creo que sería más ajustado. Aunque tal vez sea que el clavo que se saca no está en la pared, sino en tablón, y no importa el agujero que quede, : )
2. Las películas de Woody Allen muestran siempre una actividad amatoria frenética: unos se lían con otros, que vienen de tener algo con otros, q... En la vida que yo he conocido, esa frecuencia y movimiento es mucho menor (salvo cuando teníamos veintipico). Y es mejor tener mediano lío que ninguno, porque la vida es lío, al menos bajo mi punto de vista.
3.Despedida con abrazo.

S. dijo...

1.Rafa, no te preocupes por las películas de Woody Allen. Cuando te mueves en ambientes artísticos de alto standing, con mucho dinero y tiempo libre, la gente se puede dedicar más a esas tareas amatorias. El resto de mortales nos tenemos que ganar la vida y tenemos preocupaciones más acuciantes que la pareja(bueno, estas también pero en menor medida).
Y sí, claro que un clavo saca otro. Al menos a mí.
Un abrazo.

PieL dijo...

Volví a mi vieja PieL ...
pensé que te habías dado cuenta
Te espero si gustas
sin compromisos por supuesto
aún ando un poco perdida buscando a las personitas que me gustaría tener a mi lado
Besos y cariños

MaRía

S. dijo...

Piel: Es que no podía entrar en el blog habitual, ya me extrañaba. Gracias por avisar. Espérame porque gusto. Eso de si compromisos me suena a ciertas citas, ja,ja. Besos

PieL dijo...

jajaja

si

cita con las letras

¡Malote!


jajaja

S. dijo...

Piel: No consigo llegar hasta tu espacio por más que le doy a tus nicks. ¿Estas?

PieL dijo...

Toy

http://mipielentupiel.blogspot.com.es/

Mario dijo...

Tarde de jornada electoral. Hoy he vuelto a empezar la novela de Delibes, la del disputado voto del señor Cayo. Lo pongo así, sin entrecomillar, sin colocar en cursiva, sin justificar el título. Ese libro es uno más en mi familia. Ocupa más un sofá y una mesita de noche, o una mesa de lectura, o un rincón de trabajo, que una estantería. Y después, si Morfeo no insiste en lo contrario, veré por no sé cuántas veces... la adaptación al cine de Cayo, otra vez sin comillas, otra vez sin reseñar... Y me haré fuerte y saludable en el pueblo y en la sierra en la que transcurre la historia de la vida de ese labriego de la riqueza natural, o algo así.

Y te digo todo lo que acabas de leer porque no pensaba hoy ninguna otra incursión. Porque releer cada cierto tiempo "el disputado voto del señor Cayo" (esta vez, sí) es una liturgia que frecuento para no olvidar que no es más rico el que más tiene, ni menos rico el que nada tiene. También me gusta repetir patrón lector cada vez que hay que elegir a candidatos para que no se nos olvide la humildad, tampoco el origen de la democracia. En fin, que hoy no quería otra cosa letrada ni capitulada que no fuera el motivo del viejo por el que luchan para conseguir su voto. Pero ha sido abrir esta pantalla y darme cuenta que echaba de menos la cotidianidad de tus letras, el día a día de tus verbos “conjugadores” de las historias más íntimas, familiares, vecinales y expuestas. Así que he acompañado a tu sobrina en sus derrotas con sabor a gloria, a esos padres apantallados y cuadriformes, a ese "tío" apantallado y cuadriforme, a ese próximo partido contra las líderes de la tabla. Y también te he hecho compañía a ti, con tu hermana, hija de tus padres, en ese intento nuevo de veros más a menudo porque así lo mandan los santos cánones de la doctrina paternal. En fin, compartimos una especie de catecismo en modo y comportamiento porque también, con mi hermana, me pasa algo parecido: que cada cierto tiempo me dice algo así como que parece mentira que nos veamos tan poco. Cuando eso sucede, tomamos un par de cafés un par de sábados seguidos y santas pascuas. Pocas veces llegamos a una tercera taza volante. Pero, cada cierto tiempo, cada ciertas veces, me dice que somos hermanos y que, como tales, tenemos que comportarnos. Comportarse como hermanos es eso, a estas alturas, o bajuras, quedar para hablarnos de nada y callarnos sobre todo. Y así...

Después me he desplazado a Barcelona. Y a Jaén. También a Londres. Y he tomado cerveza negra contigo, aunque en realidad sabía mucho a café. Y he escuchado a esos que hablan de mudanzas, de sexo, de situaciones, de guerras que inician esos hijos de puta que dicen que ellos no han sido, o que se lo podían permitir, o algo así otra vez. Siempre echo mano de ese “o algo así” cuando no tengo ni idea de lo que acabo de escribir. O si lo que acaba de leer alguien, tendrá sentido, si acaso, sensibilidad, o algo así.

Sergio, las historias tristes son las únicas que siempre acaban bien. Díselo a quien corresponda. Y sí, mientras estemos vivos, estaremos continuando. Y la rueda de la fortuna o la ruleta del infortunio también medirán nuestros pasos.

Gracias por permitirme estar cerca de tus letras travestidas en personajes ilustres de lo cotidiano y ameno.
Es un placer necesario, revitalizante y una opción que no puedo permitirme el lujo de perder.

Un abrazo.

Mario

S. dijo...

Mario: Nunca me voy de vacío de un comentario tuyo. Me voy a anotar ese involuntario voto del señor Cayo. A Delibes lo he leído pero en otras novelas. Ese no. Y es cierto que apetece estos tiempos leer algo así. La jornada de ayer ha traído la resaca de hoy para muchos. A algunos ya les tocaba un buen dolor de cabeza que tienen más que merecido. Y peor debiera haber sido.
Y luego, al margen de lo político, debo decir que Delibes me gusta más en verano. Cuando viajaba al pueblo de mi madre o el de mi padre siempre encontraba algún libro suyo que acababa cogiendo para distraer los calores de Agosto. En fín, lo de leer no se acaba nunca. Como si no fuera imposible lo mucho bueno que hay escrito encima tenemos las relecturas que al menos a mí, cada vez me lo hacen pasar mejor(Borges decía lo mismo sobre el placer de revisitar lecturas).
Sobre el el resto de tu comentari debo decir que mejoras en tu repaso los dos simples posts que he entregado este último mes. Es tan exhaustivo que me has puesto al día de mí mismo y me han entrado ganas de entregar algo nuevo que se sumará a algo más y así hasta tu futura visita dominical(sí, el truco sin trampa es que sueles llegar los Domingos). Muchas gracias como siempre y un gran abrazo desde una Barcelona que lucha por un nuevo gobierno.

Maman Bohème dijo...

Que complicadas somos las personas por favor...
Y creo que pensamos demasiado. Y si uno no piensa, tranquilo, ya habrá alguna alma caritativa que te hará pensar...o mal pensar.
Ayyy!! los ex de las narices.
Pero a muchos ex les va genial la frase: es como el perro del hortelano, ni come ni deja comer...
Cuando una relación no va, no va y punto. ¿Por qué insistimos las personas en eternizar algo que terminó? Yo creo que una pareja es muchas cosas. Demasiadas. Pero también pienso que somos seres individuales y eso lo olvidamos. Uno de los dos siempre querrá monopolizar al otro. Y así no funciona.
Y muchos continúan una mala o regular relación por no estar solos...y ahí está el problema. Se conforman.
Yo jamás me conformaría por no estar sola...ni me gustaría que nadie se conformara conmigo por no estarlo. Eso me dolería.

Nada...que qué complicado todo...
Como siempre, me encanta cómo escribes.
Besotes y cuidadín con el calor asesino...