28 septiembre 2015

Derechos de autorcillos





 


Esta semana tengo que ir al concierto de unos amigos.
Que sea el día antes de madrugar para trabajar no me preocupa tanto como otro asunto.
El problema empezó hace meses durante el funeral del padre del cantante. Allí me comentó algo sobre la versión de una vieja canción que escribí o escribimos hace años, cuando tocábamos en el mismo grupo. 

-¿Te importa que la use para el nuevo grupo que voy a hacer con M. el teclista

 - Vale, no importa- le dije. 

- Pero será en inglés me comentó el cantante. 

- Vale, vale. Me cuesta leer lo que escribí hace una semana sin arrepentirme. Lo que escribí con diecisiete o dieciocho años directamente me da asco. En inglés la podré escuchar sin ponerme rojo. ¡Por Dios! Pero si se titulaba “Los ojos del amor”, me vienen arcadas de pensar que eso lo hice yo. 

Recordé cuando escribí esa canción. El teclista se había enamorado de una chica que a su vez se había enamorado de otro chico más guapo que él. El chico guapo no había tenido inconvenientes en liarse con la chica así que dos menos uno igual a nos sobra el teclista. Se quedó con el corazón partío. Yo le hice “Los ojos del amor”, una estupidez dónde decía algo muy tópico y ridículo sobre el amor que sólo está en los ojos del que mira pero que esa chica no era más especial que cualquier otra, etc. En fin, nada que sirviera. A todos nos han dado calabazas por un motivo u otro y está claro que no se curan con canciones cursis. Yo las curaba con tiempo o con sexo con candidatas de segunda, tercera o cuarta opción. Actualmente ya no hay necesidad. Para que te den calabazas te tienes que enamorar y eso no me pasa. Pero vivo más tranquilo, eso sí.
Ahora, al cabo de los años, esa canción quería ser editada en un disco que les iban a editar o editarían ellos (nunca les he preguntado cómo sacan sus discos pero me consta que de eso no viven). La hicieron con mi bendición y la escuché. Les puse un “me gusta” educado en el facebook. No me gustó mucho. Me faltaba el viejo protagonismo del teclado con el sonido pianístico. Pero hay que colaborar con los amigos.
Luego leí los créditos en su página en “streaming” del disco. “Words: Sergio G. (yo)“ “Music: Sergio S. (el cantante y tocayo mío) y M.(el teclista)”
Creo que pensé algo como “me cago en Dios” pero queda de muy mal hablado y no mejor escrito así que diré que me enfadé. ¿Cómo que Words? O sea que lo único que hice yo fue escribir la letra. ¡Pues no!
Recuerdo que M. ponía una base rítmica o un fragmento de algo que se le ocurría y entonces yo tarareaba una melodía improvisada usando las imposibles palabras “wachi,wachi, wachi” y el otro me terminaba la melodía o aportaba la suya con un “wachigú, wachigú”. Vamos que la música era tan mía como de ellos. Pero no, me han dejado fuera de la música.
Cuando le hablo a mi amigo J. de este cantante, conocido de ambos, me suele decir: “No sé, me recuerda a un mal imitador del de Pulp, cuando hace esos gestos me dan ganas de pegarle una hostia por copión pero como no voy a ir a sus conciertos no importa. Eres tú el que tiene que saltar al escenario y pegarles un buen puñetazo por apropiarse de tus melodías 
Yo suelo decirle que las cosas no se resuelven a puñetazos. Las patadas son mejores ya que las piernas suelen ser más fuertes.
Pero lo que sí tengo que resolver es si ir al concierto de mis “amigos”. De si preguntarles por los créditos dónde yo solo soy el de las “words” (aunque se las suela llamar lyrics). De si dejarlo correr porque tampoco es que ellos vayan a llegar más lejos con su disco que yo con mi blog. Sólo tocan por divertirse. Al final sólo es eso, distracción. “That,s entertainment”  
   

28 comentarios:

si, bwana dijo...

Desconocía su experiencia en la música moderna y me complace saberlo. Yo fracasé en mis intenciones de tocar la guitarra, incluso prescindiendo de la música escrita, pero solo conseguí saber cuantas blancas tiene una corchea y con dificultad.
Vaya Vd. a ese concierto y disfrute de su obra.

S. dijo...

si, bwana: Mis experiencias duraron tanto como la ingenuidad de que podía hacer carrera con la música. Lo mío siempre fueron las letrs y como religión no es ni mejor ni peor que otra(o sí). En cuanto al poco solfeo que hice se me atragantó más o menos como a usted. Seguramente vaya al concierto y sí, lo disfrutaré. Me ha leído las intenciones.

h i l i a dijo...

tampoco yo conocía tu faceta musical. eres un verdadero humanista, s. en cualquier caso yo no le daría mucha importancia al asunto. ¿para qué? he llegado a la conclusión, como tú en temas amatorios, que todo lo que me dé tranquilidad, bienvendio y lo demás, adiós. y si el grupo llega finalmente al estrellato, pues luego ya sí que igual habrá que intervenir y saltar a la fama tú también.

Maloles dijo...

Siempre mejor las patadas, y los codazos. Ya sabes, porque hay más "duro". Aunque a mí no me gusta nada pegarme.
Oysh, quiero oír esa canción para ver cómo de cursi eras. Me atrevo incluso a poner un smiley, imagínatelo con sonrisa diabólica: :D
Respecto de los derechos de autor... Espérate, si triunfan te metes en un pleito de cojones, te haces famoso (cosa que dudo que te haga mucha ilusión, pero oye...) y te haces rico luego. Sacas un single, o un libro, o algo, y solucionado. Puede que incluso tengas un montón de fans. ¿Qué dices? jajajaja

Un saludo! :)

PieL dijo...

Que jode ( perdón si utilizo un taco común ) pues si jode, al menos en el momento seguro que uno se pilla un buen cabreo y porque no decirlo se desilusiona de los amigos...
Y si serán tan famosos como lo es tu blog, pero creo que hay una palabra que se llama ética y añado del alma .. tb sé que cuando se pasa el instante cabreo uno no le duele o si , depende de cada persona, pero lo que uno pare .. sea en este instante o hace mil años ( me he pasado , no?) lo ha parido y es suyo por que lo ha sentido, claro que es como todo , como los plagios, uno se adueña de nada o de casi nada porque te digo Sergio que por suerte lo que hemos vivido y sentido pongan lo que pongan en un papel, panfleto etc es nuestro por derecho del corazón
y si jode .. pero jode más hacerse pasar por lo que no es uno y perder al fin y al cabo su esencia

divagué ...? disculpa

ya sabes que lo hago

besos y ahora dale a las cuerdas y canta tu propia canción esa que nadie te puede robar o plagiar ..

S. dijo...

hilia: Sí, el humanismo siempre ha sido lo mío. Quise ser Miguel Angel, luego David Bowie y al final nada, pólvora mojada. Pero sigo jugando. Still alive, que dicen por ahí, últimamente estoy más anglófilo que nunca, no es que me gusten los ingleses pero sí su literatura y su música. En este post estamos de acuerdo. Conciliación. Total, más pronto que tarde se disolverán. El teclista es un furibundo talibán de la Cataluña del si y el cantante es de la Cataluña del no. Tal y como están por aquí las cosas eso es guerra interna segura.

maloles: No te gusta pegarte porque eres civilizada y la mala leche es más segura e inteligente cuando se escribe. Bien por tí.
Te paso el enlace del streaming de un blog musical dónde reseñaron el disco que salió este mismo mes. La escucha está al final del post y creo que la canción es la quinta: "The eyes of love". Me cuesta reconocerla incluso a mí. Mis amigotes son los que se ven. El cantante el de la izquierda y el teclista el de la derecha.

http://www.elmundodetulsa.com/2015/09/new-el-esperado-disco-debut-de-serch.html

S. dijo...

Piel: ¿Sabes qué? No pretendo sacar dinero ya con lo mío. Me siento bien cuando encuentro un viejo artículo de una web enlazado por alguien(si ese alguien dice que es mío, me ha pasado). Sólo quiero que se diga que algo es mío, tampoco espero cobrarlo a estas alturas. Sólo que se me avise de que se va a usar. Pido poco. ¿No? Pero enfadado no. Tal vez molesto en su momento. Hay cosas peores. Finalmente me sentiré hasta contento de que se me acredite algo. Escuchando la canción es cierto que no me siento muy vinculado a esta. Si puedo iré al concierto como le dije a Bwana más arriba, a disfrutarlo. A estas alturas nuestros escritos o música se hacen por afición. Es amor al arte y a eso tiene que seguir siendo. Besos

S. dijo...

Maloles: Perdón, al revés. Teclista a la izquierda y cantante a la derecha. Aunque no sé si eso importa.

Antonio Fernández López dijo...

Esta reflexión sobre la autoría y el hasta dónde del autor ne gusta. Deme quinientas. Si no, te propongo seguir intercambiando comentarios a ver qué tal. Un abrazo

S. dijo...

Antonio: Pues lo del intercambio de comentarios ya me va bien que es lo mío. Es el único ping pong al que juego. Saludos, Antonio.

Laura Noestá dijo...

Me parece estar viendo este mismo cabreo dentro de unos años pero en la carita de mi gordo jajajajajajaja y obviamente tu misma actitud, ir al concierto de los amigos y disfrutarlo a tope, porque en el fondo les gana lo buenazos, así se las den de tipos duros...

Besos (BEP)

S. dijo...

Laura: Y van unas cuantas las que me comparas con tu gordo. Todo un honor porque se le ve un tipo excelente y además artista. Lo que me alegra especialmente es que no haya sido cosa de un día y siga tocando. Él además toca un instrumento difícil y esforzado. Besos

Dorotea Hyde dijo...

Como se hagan famosillos, ya os veo como Lennon y McCartney :P

Disfruta el concierto! :)

S. dijo...

Dorotea: Ya ni a los famosos les da la edición de discos para vivir, tienen que tocar en vivo y eso a mí nunca me gustó. Por eso me fui.

Verónica Calvo dijo...

No es una patada al ego, no, es que realmente jode que se "olviden".
Fuiste generoso, pero como suele ocurrir, cada cual a su bola.
Una de dos: o pasas y te olvidas (¿existe el olvido?), o te tragas el concierto y luego pasas a la acción, es decir, a aclarar las cosas aunque la canción no valga la pena y lleguen al estrellato. Es cuestión de reconocer la creatividad de uno.

Sí, mejor patadas. Eso de cruzar la cara es muy victoriano :D

Si vas al concierto, valeriana en vena jajajaja

Abrazos, S

P MPilaR dijo...

de momento solo sé que disfruto leyendo tus post: mucho
esa fina observación así, de a poco, es casi un concierto entre amigos, más que alimento de la autoestima!.


saludos

S. dijo...

Verónica: no, Verónica. Como se suele decir, existe el perdón pero el olvido no. Al menos para mí que tengo memoria. Los que leemos solemos tener el cerebro más o menos en forma. Lo digo sobre todo por tí. Sobre el concierto acabo de ver que no me han avisado (ni a nadie) por facebook como solían hacer. ¿Se suspendió? ¿Se han peleado porque el uno es independentista y el otro no? Veremos. Este Viernes me iré a dormir pronto, después de todo.

P MPilar: La verdad es que la autoestima la tengo muy bien pero el ego parece insaciable. Aunque como ya he dicho en otros comentarios, estoy de lo más tranquilo. Al final todo esto para qué... Mejor que sea para divertirse. Yo me he divertido escribiéndolo. Cuando acabo un post ya se me acaba la causa del enojo. Saludos

RECOMENZAR dijo...

El entretenimiento de la vida
Tu vida
es eso
y mucho mas
escritor poeta

ReltiH dijo...

ENTONCES PERTENECÍAS A UNA BANDA? TE CUENTO QUE YO TAMBIÉN. JEJEJEJEJE.
ABRAZOS

S. dijo...

Sorpresas que se lleva uno Reltih. Mira por donde. Un abrazo

S. dijo...

En forma de verdadera poesia me llegan tus comentarios y tus posts. Tambien de ilusion.

PieL dijo...

Como que pues nada
te libras que ando con prisas
vas a la anterior entrada
y comentas como María manda
jajaja
bsos de lunes rebelde

S. dijo...

Piel: A sus órdenes, María. Besos Aunque ya de Martes.

PieL dijo...

jajaja S no soy un sargento OjO pero la verdad encantada de lo que me has dejado en mi blog

Te deseo un miércoles pleno e inspirador

Pilar V dijo...

El pasado quedó atrás, simplemente cada uno lo de recuerda de un modo. No creo que merezca la pena darle más vueltas, aunque ya sabes con tres copas de más, todo puede "debatirse".

Aunque si lo piensas te recuerdan como el hombre de las palabras y eso es un recuerdo bastante exacto ¿no crees?

Un beso

S. dijo...

Que buena diplomática harias. Buscando el punto de acuerdo donde se nos escapa a todos. Dicho esto sin mi habitual ironía. Pero si. Todo quedará en caso archivado como anécdota. Besos

Anónimo dijo...

Siempre que pienso en eso tan asquerosamente cutre que es el plagio o la apropiación del mérito propio por un tercero me consuela recordar que el que creó puede seguir haciéndolo, mientras que el que copió sólo tiene lo que ya ha copiado.
Por otro lado, la vida son dos días, nos moriremos mañana o pasado (según ese mismo criterio) y en cinco semanas cualquier cosa que hayamos hecho será olvidada o será como ese libro escrito por Frank Yerby y publicado en el Círculo de Lectores que nadie compra ni de baratillo, por un euro...
Un saludo filosófico,
rafarrojas

S. dijo...

Estoy de acuerdo con todo. Y ademas los años me hacen quitarme importancia. Sin el ego se vive mejor. Abrazos