30 noviembre 2015

Programas de televisión que no os podéis perder por nada del mundo


Entre que abandonaba una compañía de televisión a la carta y contrataba otra (y me ponía de acuerdo con ellos), me he tenido que resignar temporalmente al TDT, a televisiones públicas, a los cortes publicitarios. ¿Y qué? He descubierto mundos maravillosos que no sabía que existían. Que sea “de gratis” no tiene que significar que sea malo. Y si no,  a ver qué me decís de estas maravillas:

Hermano mayor: Un tío que podría ser tu padre mayor(o al menos el de los chicos a los que aconseja). Este señor se va a aconsejar adolescentes que no han tenido las hostias preceptivas adecuadas para su educación, les dice qué necesitan, cómo deben actuar para no aterrorizar a sus padres y acabar en la cárcel. Les explica que está feo pegarles a los padres porque lo dice el refrán (pronto veremos cómo alguno le vuela los sesos con una recortada al progenitor para subir audiencia), les enseña a buscar trabajo como si hubiera, hacen ronda final de llanto y abrazos para que pensemos que a la que se van las cámaras la cosa no va a seguir igual o peor y que estos salvajes no se solucionarán ni en una semana ni en un mes (ni sin un buen correccional). A este hermano mayorzote le viene el conocimiento de haber tenido una vida difícil. Entendiendo difícil como éxito, fama, dinero, mujeres (no hay hermanas mayores), coches y luego drogas que invalidan todo lo demás, caída al desastre, cárcel, familias rotas, más llantos. El haberla cagado a lo grande te hace más sabio. La lectura del programa es que debes dedicar una parte de tu vida a ser un vicioso, luego destrozar esta vida para demostrarte que el vicio está mal y finalmente redimirte para poder aconsejar y sermonear a niños psicópatas (que seguro que no se van a divertir nunca ni la mitad que tú porque viven en barrios pobres sin muchas posibilidades de ascenso social o recursos). Brillante. Me fascina.

Mujeres y Hombres y Viceversa: Ante todo madurez televisiva. Este formato televisivo nos viene a decir que la gente joven y hermosa con cuerpo Danone vive una espantosa tragedia: no ligan. O no como quisieran. Bueno, sí, tal vez consigan follar de vez en cuando pero de amor nada, no lo han encontrado. Claro, lo han buscado en lugares íntimos o acogedores y lejos de las miradas de la gente pero eso no funciona. El amor verdadero solo se puede encontrar en un plató de televisión frente a las miradas del público, las cámaras, tus vecinos, tus avergonzados padres. La privacidad es para perdedores.
A estos tristes hombres y mujeres y viceversas que tanta pena nos dan nos lo quieren ni en las agencias matrimoniales. Son veneno. Sus músculos, rostros de cejas depiladas, enormes pechos y culos perfectos son despreciados por todo el mundo (menos la gente de la televisión).
Ellas pelean por el macho con el poder de sus escotes, insultando a las rivales por besar al tronista antes de tiempo y en general demostrando que luchan por un tratamiento de la mujer que la ensalce y la haga ser respetada y respetarse a sí misma.
Ellos ligan diciendo que son muy maduros y demostrándolo acudiendo a buscar el amor en televisión y llevando barba hipster. O haciéndonos llorar con sus duras vidas en las que tuvieron que trabajar después de los veinte años, estudiar sin beca o contándonos cómo perdieron la matrícula del gimnasio. Pura tragedia griega a la hora de la comida.
Este programa nos informa además del rico y preciso léxico de nuestra juventud actual: “No… O sea… Lo flipas…Oyeeee….No mola pero es que nada…lo flipo full HD… ¿O qué?”
Oro televisivo.

Cámbiame: Este programa nos despierta. Estamos hartos de esta sociedad que cultiva el mundo interior, la poesía, el exceso de gente leyendo en bibliotecas. Queremos ir a la superficie. Si no te gustas como eres no cambies por dentro, eso son estupideces, lo que necesitas es un cambio de peinado o vestir mejor. Lo que mola es la superficialidad (aquí no sé a que vengo con ironías, ES QUE ES ASI).
Tres adefesios intentan enseñarnos a lucir como adefesios. Una es una mujer recién salida de su papel de mala en las siguientes entregas de “Maléfica”, yo la miro y me asusto o pienso que me va a lanzar un conjuro desde la televisión por hacer bromitas en este blog. El chico sentado en el medio es un tipo ambiguo. No sabemos si deseaba ser como James Dean o simplemente soñaba con follárselo. Y en cuanto a la última… Bueno, con la tercera no me meteré. Iba a decir que tenía síndrome de Peter Pan pero hasta que no venda mi colección de comics de superhéroes no señalaré esa pajita en el ojo ajeno.
La idea es que estos estilistas acceden si les sale de la punta del… a cambiarte, te harán mejor persona. Y tiene su lógica. Los ves tan chulitos, tan pagados de sí mismos y tan consejeros ellos que piensas: “Vaya, si estos esperpentos que se visten en el contenedor de ropa de la esquina se creen regios, yo debo parecer un príncipe”.
La parte es cuando la gente se deja transformar. Supongo que parte del truco es presentarlos antes recién levantados, despeinados y sin duchar ni maquillar y luego hacer lo contrario y jugar bien con la iluminación del plató. A veces sí parece que mejoran pero sólo por esos contrastes tan calculados. Casi nadie se atreve a decir que no le gusta el cambio pero… ¿Te atreves tú a decírselo a tu ilusionada peluquera cuando acaba?
Un programa para filosofar sobre la vida, estimulante, con valores…


De momento esto es todo. Seguid en mi canal. Lo vais a flipar… O sea… pero flipar que te cagas… Va a ser super, super cool. Comentadme, plis

22 comentarios:

Annie AO dijo...

Sergio qué te voy a comentar si ya lo has dicho todo??? jajajajaja
Muy bueno, lo mejor es que ya no tendré que ver ninguno de esos tres esperpentos que describes, la verdad es que alucino en colores con la parrilla televisiva nacional, no se puede ser más cutre y lo peor es que son todos los canales, no hay de donde escoger.

Besos cargados de energía positiva y que la semana te sea leve

Pilar V dijo...

Me he tropezado todos ellos en alguna ocasión y tengo que reconocer que hay algo hipnótico en su emisión, es como si los ojos se te enganchasen, no puedes dar crédito a ninguno de tus sentidos y permaneces abducido hasta que de algún modo recuperas la capacidad de establecer relaciones entre las neuronas y cambias de canal o directamente apagas y te quedas quieto, tratando de recuperar el aliento y dudando si lo que has visto es real o una suerte de ficción más allá de la realidad, una especie de ultraficción y empiezas a pensar en quienes acuden al programa, en quienes lo ven y sobre todo en quien se llena los bolsillos produciéndolos y cielos....

Besos y vuelve al libro, no te arriesgues no sé cual es la dosis mínima que convierte el horror en algo que no puedes dejar de mirar, te cuidado.

Besos

Sergio dijo...

Annie: Por eso he visto estos canales solo cuando no tenía mi televisión de pago. Me gusta buscar a la carta el programa que quiero ver sin anuncios. Últimamente no son muy caros y hay un poco de todo. Series, películas, documentales y hasta conciertos de música. Las nuevas televisiones dejan muy en el pasado estas cosas. Aunque cuando voy a casa de mi madre siempre la tengo a ella o a mi sobrina o a cualquiera que pase por allí en TeleCinco, el canal que podríamos denominar como el eje del mal. Y yo lo miro y me quedo así un largo rato. Intentando asimilarlo.

Pilar: Tu explicación de lo que producen esos programas en nosotros es perfecta. Hipnóticos, sí. Esa duda sobre si es ficción que tenemos(tranquila, has de saber que sí, todo mentira.Incluso aquel programa sobre juicios con demandante y demandado que eran actores). La gente que lo ve... pues al final resulta que somos todos. Aunque yo me temo que estoy de paso. Cuando ya les he cogido el truco me largo aburrido. El "Sálvame" no lo he incluido porque no puedo aguantarlo ni cinco minutos y tendría que explicarlo durante varios posts. Eso es más de lo que me va a consentir nadie. No te preocupes. Mis libros, los que leo o los que escribo, son mi droga habitual. Lo otro ha sido un chapuzón puntual en el Mordor televisivo. Besos

PieL dijo...

Siempre digo que si algo existe en el mercado, sea televisivo, o de cualquier otro tipo. Y nadie ve nada y al final todos vemos un poco , y hablo en general. Porque lo escuchas , o lo lees o un día haciendo zapping ante la sorpresa ( como dice Pilar) echas un vistazo y al final te quedas como pasmarote mirando .. hasta que vuelves a la realidad sacudiendo la cabeza y diciendo para tus adentro
¡pero mira que soy parvo ( o algo peor) como he podido perder 30 minutos de mi vida mirando esto¡
Y sin querer extenderme, al menos ahora, pienso que cuanto peor esta un país, cuanta más crisis más programas d este tipo proliferan: cumplir sueños, encontrar el amor en definitiva olvidarse de lo que a uno le pasa o " hacer que creas en la magia de a TV"
en fin no se si divago , las mañanas para mi son de divagaciones y dado que te había escrito un comentario más largo q un testamento y se borró , ( ay María donde metes el dedo jajajaja) te dejo y perdona este churro de comentario .. disculpa Sergio porque no lo voy a repasar que si lo leo seguro que bang bang me pero un tiro ficticio
Un beso y buena semana .. espero poder volver , ando con el tiempo justo, supongo que como muchos .. y ya tengo síndrome del conejo de alicia

hasta ni pulso mayúsculas como ve ( perdón)

Sergio dijo...

Piel: Ja,ja, yo he perdido decenas de comentarios largos por pulsar teclas al tún,tún. Y qué rabia me doy. Me enfado primero con el ordenador pero luego la emprendo conmigo mismo.
Sobre vergüenza de lo que ves da igual. Importa saber que no estás viendo televisión de calidad. Mantener una actitud crítica. Eso no significa que siempre, todo el tiempo, tengamos que ser excelsos y ver maravillas intelectuales. Está claro que hay más gente de la que quiere admitirlo en esas audiencias. Que los programas son horribles y vergonzosos. Pero la curiosidad nos alcanza a veces. En fin, hasta pronto, Alicia. Digo piel. Besos

Ficticia m dijo...

No se me hubiera ocurrido mejor definición de cada uno de ellos y te la agradezco de corazón porque me he reído de lo lindo.
Besos.

Sergio dijo...

Ficticia: Más te agradezco yo que pases, te guste y me lo comentes. Besos, Ficticia.

maloles dijo...

No sé si te ha llegado o no ni comentario anterior, pero por si no, resumo: tele caca.

Dorotea Hyde dijo...

Cómo me he reído. Tu punto maligno es genial. Yo apenas veo televisión y de estos tres sólo me caí un par de veces en el del hermano algún viernes noche haciendo zapping. El de "mujeres" y "hombres" no me coincide por horario y el otro ni lo conocía.

Por cierto, me hace gracia ver que últimamente vamos bastante sincronizados con los temas. Primero los cotilleos y ahora la apariencia :D

Un abrazo.

Sergio dijo...

maloles: No me llegó, maloles, una lástima pero lo imaginaré a partir de tu nuevo intento. Creo que esta vez sí que estamos de acuerdo y que no se te ha escapado mi mode ironic. No esperaba menos. Saludos frikis.

Dorotea Hyde: Sí, pero soy más maligno con lo que considero directamente malvado. La gente que considero inocente o maja se escapa de mis maldades(creo). De los tres has caído en el más suave, su intención no es mala. Vemos auténticos delincuentes en potencia y dan ganas de no tener hijos o matar a los que acaban de nacer para evitar el mal a tiempo. Y sí, últimamente me puede mucho esa tendencia a lo banal. Viene de atrás pero ahora lo noto más. Y no solo yo. Otros blogs parecen hacerse eco. Tú te haces eco. Como para no verlo. Saludos

Rafarrojas Rojas dijo...

Yo soy telebobo de pro. Pero mi estupidez no llega, no quiere llegar, se resiste hasta ahora felizmente, a ser abducida por ese tipo concreto de basura (por otros, no). Y eso que ahora voy en el coche a la facultad con 4 seguidores de Gran Hermano, entre los que tengo una representación perfecta de distintas minorías sociales(ya que no "multiculti"): un homosexual, una lesbiana, una gitana (entreverá), una persona que sufre obesidad. Bueno y yo, que soy friki y nerd y salido heterosexual, jajajaj.
Esa altura intelectual que se gasta como media, por otro lado, hace muy cómoda la vida. No importa lo zafio y burdo y superficial que seas, estás en familia en todas partes. Ya lo contaba Bradbury en Farenheit (qué puñetero genio, cómo lo anticipó todo!).
Un abrazo

Sergio dijo...

Rafarrojas: Está claro que si no sabemos nada de esta basura intelectual nos estamos condenando a ser parias. De alguna manera lo entiendo. A veces he podido hablar con alguien que no tenía nada que ver conmigo sobre fútbol o sobre estas porquerías y de pronto parecíamos entendernos(como si hasta ese momento él hablase otra lengua que la mía). No sé qué basuras verás pero te aviso que el mundo friki no lo es. Tal vez tus comedias románticas sí pero la ciencia ficción no, ejem. Sea como sea consumir todo eso con conocimiento de causa sigue sin ser pecado capital, está permitido. Se castiga consumirlo y creer que es bueno. Un abrazo.

MuCha dijo...

Veo poca Television
Mis programas son políticos o comedias
No conozco los que tu pones
pero de todas maneras
Siempre me haces
sonreir
Gracias

Sergio dijo...

Ya imaginaba que este post quedaba muy regional o limitado a unas coordenadas. Gracias a ti que lo entiendes.

Verónica Calvo dijo...

Lo de "Hermano mayor" me parece impresentable. Azuzan al adolescente problemático hasta que estalla y venga show.
"Hombres y mujeres y viceversa" es para que dejes el cerebro en el sofá cuando te levantas (sobra explicación).
El otro no lo he visto, pero sí he visto la publi y me parece :S

Lo describes muy bien.

Una pena de "cultura" televisiva es lo que tenemos.
Echo de menos al león comiéndose a la gacela :(

Abrazos, S.

ReltiH dijo...

TODAS ESAS COCHINADAS, APARTE DE SER ADOCTRINAMIENTO, SON MERA MEDIOCRIDAD!!!
ABRAZOS

Sergio dijo...

Veronica. La verdad es que no he llegado a ver programas completos pero la fórmula es tan simple que rápido le coges la crítica. Creo que el tercero podría ser el peor pero va gustos. Un saludo.

reltih. Ya veo que incluso desde alli entiendes de que va. Imagino que programas parecidos tendreis. Un abrazo

detalles dijo...

Hola S!!! Como siempre un placer leerte y poder saludarte.
¡¡Cuanto tiempo!!! Pero veo que con el paso de los "casi" años tus críticas e ironía han ido creciendo, no hay quien te arregle.
Yo no soy una aficionada a este tipo de programas, tampoco de ver mucha televisión, lo confieso. Pero deberían darte la oportunidad de escribir un guión para alguno de ellos, apuesto que ganarían en audiencia. ¡Cada vez eres más bueno!! Como he reído.
Un besote grande, espero que todo vaya fenomenal.

Sergio dijo...

detalles: Hola, mucho tiempo. Y no, no hay quien me arregle porque la gente puede intentarlo pero parece que no lo consigue. Y luego encima me reís la gracia y claro, como los niños, peor sigo. Las cosas de momento bien, normales, podrían ir mejor pero también peor así que sin quejas. Yo espero que a ti te vayan muy bien porque ahora viene una época en la que conviene estar bien de ánimo. Besos

RECOMENZAR dijo...

Sergio
Espero que estes bien.
Y llegamos al final del año.
Y estamos vivos
y tenemos y seguimos con ganas de escribir....
de compartir los momentos ...
Me gustaría conocer
tu cara....
quién está detrás de ts pensamientos ....
como son los ojos del que escribe
ya que tu mente es siempre un desafío intenso
No te molestes por favor
es solo
un pedido de fin de año
jaja
un abrazo

Sergio dijo...

Bueno, pues antes de que acabe el año me paso por tu espacio y te envío mi dirección de facebook o de google, lo que quieras. Estaremos,e staremos hasta el año siguiente y finales. Claro que si, un abrazo.

Laura Noestá dijo...

Todos esos programas me dan escalofríos, no entiendo como puede haber público para soportarlos.

Besos