14 diciembre 2015

Semana de reflexión


El otro día, viendo a Homer Simpson y recordando al presidente de mi país, tuve una revelación. Algo importante sobre la vida. La filosofía que necesitaba y estaba ahí sin haberla visto antes. Gracias a usted, presidente de esta zarandeada península.
Homer intentaba con sus torpes esfuerzos habituales hacer algo bien y todo se estropeaba. Le dolía tanto el fracaso que se tumbaba en el comedor de casa y decidía no volver a hacer nada en la vida, se acabaron los planes de futuro. “Si hagas lo que hagas y te esfuerces lo que te esfuerces, las cosas ocurren como quieren… ¿De qué sirve intentar algo?”, pensaba Homero Simpson. Y entonces yo, frente a ese programa de animación, pensé: pues igual que usted, “mire usted”, presidente.
Ha pasado por casos de corrupción flagrantes que apuntaban no solo a su partido sino a su mismísima persona, nos ha rescatado los bancos (que sí, vale, que según usted era otra cosa pero sólo porque le gustan los sinónimos como a todo buen político), los problemas que comenzó el anterior partido en Cataluña los ha dejado crecer usted por desidia, tuvo un desagradable caso de machismo antes de las elecciones al parlamento europeo con un candidato de su partido, etc. Y luego no pasó nada.
Con el tiempo, muchos de esos problemas se han resuelto o se han hecho más grandes. Da igual. Todos se han afrontado del mismo modo. Esperando. No haciendo nada. Lanzando ocasionales palabras tranquilizadoras o mensajes cifrados como “parece que está lloviendo”. Ganando tiempo mientras lo perdíamos nosotros hasta que pasase la tempestad.
Usted es como la madre que susurra al bebé que llora “ya,ya” y espera a que se calme con unas palmaditas. La madre lo consigue así que por qué no usted.
Y es que presidente, usted es un sabio. Ha entendido que si todo llega es porque también todo pasa. Usted que gusta de obviedades como “un plato es un plato y un vaso es un vaso” entenderá lo que quiero decir. “Todo esto para qué”, piensa usted igual que yo. Se lo pregunta, se encoge de hombros y espera. Y luego nada es tan malo como esperábamos. A lo mejor actuando todo iría a peor dadas sus limitadas competencias como político (todos sabemos que Soraya, su segunda, es el báculo en el que se apoya y delega porque sin ella su partido ya tendría la credibilidad de Pinocho incluso entre sus afiliados).
Pero dejemos de preocuparnos por todo. Usted es un mensaje de esperanza para todos nosotros. No hagáis nada, nada importa, los países se gobiernan solos, no hay problema que no se olvide en tres telediarios, tumbaos como Homer en el comedor de casa y a verlas pasar… El Universo no es para siempre. Si se va a acabar, a qué tanto movimiento y tanta preocupación.
A mí esta filosofía nihilista me inclina a ir el Domingo al colegio electoral, coger todas las papeletas, meterlas en una bolsa y luego pedir una mano inocente que saque una a boleo. Que vote el azar, a lo que salga, porque al fin da igual, de aquí a cuatro años nada importará. ¿Eso es lo que quiere que haga, señor presidente?   


Nota: A pesar del modo irónico marca de la casa, me temo que votaré sin esperanza pero con decisión al que menos malo me parezca. No llego al nivel de pachorra que tiene este presidente de política zen. No soy capaz de actuar como un maniquí o de vivir como un pedazo de nada a través de una pantalla de plasma. No le llego a la suela de los talones al presi, todavía creo que la democracia sirve para algo y hay que votar. En el fondo soy un ingenuo.   

21 comentarios:

Maman Bohème dijo...

Yo que en breve me mudo a un país donde las cosas están peor...
Me esperanza ver a una parte de la población...poca...pero alguna tiene las ganas de que su país poco a poco salga de la miseria y de la corrupción donde andan metidos durante años por culpa de gobiernos populistas donde predican una cosa y hacen todo lo contrario. Donde impunemente se ríen de la gente.

Aquí...podemos ir a peor.
Porque la responsabilidad en el fondo es del ciudadano. Y nosotros deberíamos luchar por tener un gobierno mejor. Pero ¿nos importa?
Creo que nos importará cuando las cosas sean muchísimo peores...(me gustaría pensar que no) pero podría pasar.

Es importante votar. Al menos creer que los cambios son posibles.Y arriesgarnos.

Un besote...(perdón...estoy otra vez en la parra...y no me paseo ni escribo...grrr...)

Dorotea Hyde dijo...

Hice lo que comentas en la post data. Me llegaron las papeletas, muy desesperanzadoras. Al final cogí la que me pareció menos mala, marqué tres crucecitas en la otra con un poco de desgana. Pero pensé que no hacer nada, no votar, sería ponerme a su nivel. Sé que mi voto no va a marcar la diferencia en los escaños, pero sí en mi conciencia.

Un abrazo.

Sergio dijo...

Maman: Te perdono que estés en la parra porque cuando vienes lo bordas. Creo que esta vez estamos más de acuerdo que nunca. Tenemos esperanza sin ser ingenuos. Sabemos lo mal que están las cosas pero no nos conformamos con dejarlas a sí. Un beso.

Dorotea: Por supuesto. Y además piensa que si por casualidad saliera siempre el mismo, a más tiempo de poder, más tiempo de corrupción. Siempre se puede empeorar y a estos los votos no les mejoran. Cuanto más tiempo permanecen arriba peores se vuelven. Un abrazo.

Pilar V dijo...

Mi querido ingenuo, tú eres un hombre con sangre en las venas y sentimientos propios incapaz de adoptar esta actitud de avestruz, así que levanta el ánimo y opta por el que más te gusta porque tampoco es cierto eso que dicen los amigos de Rajoy de que todos son iguales y vienen tiempos importantes para todos.
Un abrazo

ReltiH dijo...

SERGIO, ¿RAJAOY DE QUÉ CARICATURA APARECIÓ?? JAJAJAJAJAJA. FULLL POST.
ABRAZOS

Sergio dijo...

Pilar: Claro que voy a votar. Si no lo hiciera me habrían llevado a creer que no existe la democracia y eso no. Sólo quería expresar esa desidia que transmite este presidente tan curioso que nos han dado los últimos tiempos. Me acojo a tus "tiempos importantes para todos". Desde luego la Historia siempre ha dado sorpresas. Y así seguirá. Saludos.

Reltih: Temía que no se pudiese entender bien este post fuera de nuestras fronteras. Pero ya veo que llega lejos la fama de esta caricatura. Es tan fácil bromear con él que casi me hace sentir culpable hacerlo. Prefiero buscar lo menos obvio. Pero bueno, esta semana es especial por aquí, quería que se viera en qué estoy pensando. Un abrazo.

maloles dijo...

Yo estoy casi casi ahí, a punto de perder toda esperanza. Pero votaré, sí, iré a votar. Aunque con pongas ganas.

Sergio dijo...

maloles: Bueno, pues aunque pierdas la esperanza política no pierdas la artística. Saludos.

PieL dijo...

Iré el domingo xk creo en la democracia

pero ...... es mi gran sueño roto

besos

Sergio dijo...

Piel: Pues esperemos que sea el único y el último que se te rompe. Besos

h i l i a dijo...

me quedo con la "nota". no estamos muertos todavía.

Sergio dijo...

hilia: Ayer hubo una participación más o menos buena, la gente está viva.

Rafarrojas Rojas dijo...

...y llegó el día después... y echaron a Adán del Paraíso por practicar nudismo en jardín público y tuvo que pagar hipoteca y a dos señores que le protegieran porque el mundo se había vuelto muy peligroso y terrorista y si le privaban de libertad estos señores era por su bien y lo agradecía y pronto hubo lunes y los lunes o son al sol y malo o son a la sombra de una sombra que aplasta cualquier luz que lleves contigo porque el trabajo no te hace libre porque si eres libre no trabajas y... En fin, soñemos con alcanzar la ataraxia que preconizaban los epicúreos o la inacción de la que hablaba Schopenhauer en Pararga y Paralipomena (así lo decía Baroja en El Árbol de la Ciencia, que yo de Sch. no sé ná, sólo de oídas, como de los programas de algunos partidos políticos y eso no me impidió votar, y Baroja dice: "la lectura de Pararga y Paralipomena me inducía a la no acción"), inacción que ahora defiende (sin defender, porque eso ya sería una acción) Rajoy. El árbol de la ciencia tiene unos frutos asquerosos, que dan diarrea mental, : )
Un abrazo

Sergio dijo...

Bien visto lo de la ataraxia. En el fondo yo siempre he querido llegar pero todas esas filosofías sobre el papel y en nuestro mundo son imposibles. No me queda más que hacer chistes con ellas y con este presidente y con todo. O divertirme con tu verbo florido y culto. O la Paralipomena. A esta y a la Pararga las desconocía (por más que soy de Schopenhauer pero lo tengo algo olvidado últimamente). Un abrazo.

Verónica Calvo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.
Ha dejado que todo se desmadre y el escondido.
Lo que me extraña es que todavía saque tantos votos.

Ojalá vengan aires nuevos y ventile España.

Abrazos, S y... a disfrutar estas fiestas que se se vienen encima!!!!

RECOMENZAR dijo...

Feliz diciembre para vos Mi mes es de lo mas bueno..abrazos de blog a blog

Sergio dijo...

Verónica: A los partidos pequeños les cuesta el doble hacer los votos de lo que le cuesta al PP o al PSOE. Pero por lo menos no lo tienen tan fácil ni tienen mayoría absoluta, ya es algo. Van entrando esos aires nuevos.
Abrazos y felices fiestas, Verónica.

Recomenzar: Felices fiestas para ti. A mí también me gustan estos días. Abrazos

RECOMENZAR dijo...

Me siento tal cual vos y te diría que casi you hubiera escrito como escribiste esta entrada..
Gracias por compartir tus letras
Tu FB
tus locuras maravillosas
con nosotros
conmigo y el mundo
que nos rodea...
Salud y paz y si podés un poco de pasión tambien
jajaj
abrazo

Sergio dijo...

Un abrazo, Recomenzar, este año ya casi está pero creo que te va a llegar la felicidad también para el siguiente.

Mario dijo...

Sergio, amigo y compañero de batallas retóricas, o como se llame esta cosa que nos une y nos define. Si bien no somos amigos, sí lo deberían ser nuestras letras, o algo similar. Hoy es uno de enero, día primogénito de este señor padre anual. Y he querido leerte de cabo a rabo. Y comentarte de rabo a cabo usando todas las oportunidades que facilitadas por tus embarques viajeros, tus recorridos en la parrilla televisa y tu no pachorra que te permitirá ir a votar, que ya lo habrás hecho. Votar, digo. Yo también voté, pese a todo. No sé cómo terminará todo. Estamos desgobernados en Cataluña y en el resto del estado. Pero es que cuando hay gobierno, no estamos más gobernados. Que tanto por tanto, podría decirse que siempre estamos igual; a merced de un consejo que tiene mucho de cortejo, primero, y de desidia, después.

Hoy que es día uno no podía empezarlo de manera más tradicional: entre cafés, lecturas, saltos de esquí y concierto de año nuevo. Parezco un poco chapado a la antigua, o inoculado de un sentimentalismo que no conoce antídoto. Pero ya ves, entre todo lo que quería hacer hoy, no figuraba por ningún sitio leerte, comentarte y escribirte estos puntos suspensivos. Pero al final he abierto este sitio nuestro, y también el de una bloguera de la que somos asiduos seguidores. Y qué manera de disfrutar allí y aquí, ahora. Y comenzar así está siendo, créeme también, un logro, una manera acertada, un encuentro y hasta un despertar entre letras, que es lo que quiero, y lo que quiero que siga conviniéndome.

Me he reído con tu "desmontando a los programas de televisión más sabios" y también de los más seguidos. Y con el viaje por Rumania no he podido dejar de sonreír al imaginarte. Odio a los que estrechan la mano como si quisieran romper una onza de chocolate durísimo y pesadísimo, o pellizcar un trozo de pecado. En fin, que me has hecho disfrutar hasta con tu reflexión política. Te aseguro que, de tenerlo, daría todo el dinero del mundo mundial, de esos bancos rescatados por nosotros también, para logar que Mariano, Mas, y otros secuaces políticos cuyos nombres son no merecen este uno de enero novísimo, saltasen por uno de los cuatro trampolines gigantes entre vientos racheados de derecha a izquierda, y nieves congeladoras de intenciones hueras.

Sergio, te deseo un feliz año nuevo, de corazón. Y que pase lo que pase o que no pase lo que no tenga que pasar, no dejes nunca de escribir, de entregarnos la gracia, la acidez, la cultura y la retórica de tus intenciones.

Un abrazo, y viceversa.

Mario

Sergio dijo...

Bueno, Mario, no se nos nota tanto el desgobierno. Es como si de todos modos nuestro presidente fuera mas la Comision Europea o el Banco central Europeo. España dejó de ser independiente hace treinta años. En su momento estuvo bien y añadimos palabras nuevas al vocabulario como IVA o mas tarde euro. También hablamos mas de redondeo. Luego todo se oscureció un poco con cosas como los hombres de negro y los rescates. Creo que nuestro Mariano ha asimilado mejor que nadie quien da las órdenes y como a él no le recortan pues a vivir. En fin. A ver qué nos toca vivir y escribir este año. Si mi mayor problema fuera la televisión basura ya seria feliz. A ti espero que el año te siga dando salud, buenos ratos, ganas de escribir e inspiración, café del bueno en las cafeterias de siempre, libros a cualquier hora y en general todo lo bueno que se le puede desear a alguien como tu. Es lo que querria para mi. Un abrazo y feliz 2016