17 mayo 2016

Vida y obra de una planta de interior



Nos despedimos en el aeropuerto. Unos problemas familiares la han cesado como habitual de mi vida por un tiempo. En nuestro piso temporalmente solo habito yo. Estoy de Rodríguez (más concretamente de Gómez). El estado de tranquilidad perfecta con el que he fantaseado muchas veces.
Mis conocidos al enterarse me dicen que “no sea malo”, sonríen ellos con maldad, echan risitas cuyo sentido se da por sobreentendido.
¿Y yo? ¿Soy malo? ¿Lo estoy siendo en gerundio? Supongo que todo el mundo cuando se queda solo piensa en serlo y por eso creen que yo lo estaré siendo. La gente informa mucho sobre sí misma por activa y por pasiva.
Yo de momento me estoy adaptando a la soltería entrecomillada.
Me ha aparecido un fantasma en el piso. Tazas, platos y calcetines aparecen en lugares extraños. Intento pillar o más bien cazar a la entidad que ha entrado en mi  hogar. Pero resulta que el fantasma soy yo. De pronto entiendo como por revelación que ciertos enredos no se recogen solos y que si los dejas en un sitio y estás solo, no se irán solos a sus estanterías o cajones, que si te vas a trabajar y dejas una cama deshecha al volver seguirá sin hacer. Qué cosas. Pero así soy yo. Pura ciencia empírica. Misterio resuelto.
Otro día descubro que hay duendes benéficos. Han ordenado y arreglado mi casa. Esto sí que es de locos. Pero luego me llama mi madre y me dice que se pasó con mi padre a “darle una pasadita al piso y echarme una mano mientras yo estaba trabajando”. Y hasta dejarme comida. Así son algunas madres, grandes fábricas de hombres inútiles y patriarcales. Menos mal que yo hago por salir de eso. Misterio de los duendes resuelto. Tampoco tengo de eso en casa.
Ya no aparecen más enredos por casa. Uso y muevo utensilios y luego los devuelvo de manera maniática a su lugar original. El orden se mantiene casi solo. Ya sé quién es el más ordenado de esta casa. Cuando ella regrese tendré una virtud verdadera que alegarle ante cualquier juicio al que me someta por cualquier cosa terrible que seguro que le ocasionaré, sin duda, está escrito en las estrellas que haré algo malo y nos pelearemos y nos recriminaremos algo, si no…. ¿Qué clase de pareja seríamos? Pero yo alegaré que soy más ordenado que ella y que puedo demostrarlo.
Y pasa el tiempo y lo tengo todo para mí. Me meto en internet y disfruto troleando un poco. Sin insultar. Me gusta el troleo inteligente y sostenible que te permite molestar a la gente sin que un moderador te banee a los dos minutos de entrar en el chat. He llegado a llorar de risa con eso pero mejor lo dejo para otro momento.
Leo más que antes. Y antes era demasiado.
Paseo más que antes. Y antes rozaba lo olímpico.
Evitaba como podía a los pesados del barrio pero ahora me dejo atrapar ocasionalmente, por hacer algo distinto. De uno de esos pájaros ya hablaré en otro momento. La gente sigue sorprendiéndome. Más de trescientos individuos-as comentados por aquí y aún tengo una nueva exclamación que soltar cuando me cuentan según qué cosas.
Sigo sin ser malo-barra- risita maliciosa.
La comunicación telefónica sigue siendo mi punto débil. No nos llevamos bien, me interrumpe cuando estoy pensando algo importante. Puede ser algo como que si Spiderman esquiva balas gracias a su sentido arácnido cómo es que no esquiva las hostias que le dan sus enemigos pero también hay temas de mayor calado en mi cerebro. Así que desconecto línea de fijo y teléfono móvil. As always    
Temo que llamen de mi empresa. El Barcelona sigue triunfando y eso, según os conté, afecta a la salud de mis compañeros y me acaban llamando para suplirles así que como no tengo contrato de disponibilidad siempre estoy “fuera de cobertura”. Me he inventado una vida paralela en la empresa en la que en mis festivos salgo a montañas alejadas del mundanal ruido y de las líneas telefónicas. Deben pensar que soy un hippy que se va a una de esas comunas a hacer el guarro por convicción o por regresar a los viejos buenos tiempos de la Edad Media cuando no te molestaba la era industrial.
Ocasionalmente enciendo el móvil a ver qué pasa o más bien qué what's up? me ha sucedido. Casi siempre alguna llamada entrante de números que si los buscas por internet están denunciados por ser publicidad pelmaza de bancos o telefonía. Lo que más whatshaps de alguien que quería que quedáramos ayer o un mensaje de voz para invitarme a un concierto que daba un amigo la semana pasada (tengo muchos amigos músicos). J. se lleva la palma de  what's up:

1-   17: 36¿Estás por aquí?
2-   17: 45¿Otra vez con el móvil desconectado?
3-   17:50 ¿Te crees mejor que los demás?
4-   18:00 ¿Y ahora que estás solo qué puedes estar haciendo, maldito pajillero?
5-   18:03 Cuando su excelencia se digne encender el teléfono decirle que hay un programa doble en los cines Phenomena el día… ¿Vendrás?
A veces respondo al mensaje número uno veinticuatro horas más tarde:

17:34 Ya no

Y J. responde:

17:45 Claro que ya no, mongolo, te lo escribí ayer para dar una vuelta o tomar algo. ¿Y ahora? ¿Estás por aquí ahora?

Pero ya eso se lo respondo al día siguiente porque he vuelto a desconectar el teléfono.
Por lo demás estoy siendo bueno.

14 comentarios:

Dorotea Hyde dijo...

¡Cuántas cosas se podrían comentar! Disfruta de tu soledad y lo digo, sobre todo, por esa desconexión telefónica.

ReltiH dijo...

TREMENDO ROLLO PAPA!!!! JEJEJEJEJE. PERO COMO SIEMPRE, MUY FULES TUS OCURRENCIAS (OCURRENCIAS VERDAD?).
ABRAZOS

Sergio dijo...

Dorotea: Ya la disfruto. Lo de la desconexión telefónica es como siempre. Más de lo mismo. Sólo he añadido la línea fija a la desconexión.

Reltih: Son ocurrencias sobre vivencias. Abrazos.

Pilar V dijo...

Hace mucho que no me quedo sola, y lo cierto es que me apetece, no para ser mala/sonrisa, pero para comprobar que no tengo fantasmas, aunque descarto ya de de partida tanto a los duendes como a la madre (que le vamos a hacer).
Hacer o no hacer a mi gusto...uhm suena bien.
A mi tampoco me gusta el teléfono, siempre suena cuando no debe, pero no sería capaz de cortar el móvil, será porque yo soy la madre ¿no?
Aprovecha y recomiendame algo de lectura
Un beso

Sergio dijo...

Pilar: Estoy en ello y será fácil lo de recomendarte. Tengo el cerebro pdorido de literatura como diría Borges y como ya sé por dónde van tus gustos lo haré con algo de conocimiento. También intentaré que haya paridad entre escritores y escritoras.
Lo de no poder cortar con el mundo me parece aterrador pero por otro lado tú sabes lo que es ser madre y yo no, nunca lo sabré, ni siquiera lo que me corresponde como hombre(aunque siempre encuentro optimistas que me dicen que no tire la toalla con lo de mi paternidad no deseada). Sea como sea tú al mundo le tienes que decr cosas más interesantes que yo y en mayor cantidad (publicas casi siempre, sin problemas, sin falta de ideas, sin despeinarte). Besos

Maman Bohème dijo...

Me he reído un rato con tus fantasmas...me ha recordado lo que mi ex decía en las comidas...no entiendo nada...dejo la ropa tirada en alguna parte y aparece como por arte de magia limpia y doblada en el armario. Grrrrr...espero que él ya sea su propio fantasma o haya creado una doble personalidad donde sea su propia "señora de limpieza"...ejem...(mira! se lo preguntaré!!!..jjejeje).

No está mal de vez en cuando quedarse una temporadita solos. Creo que podría ser una obligación de vez en cuando en la pareja. No es por ser malos. Ni porque no quieres al otro. Es simplemente por saber/aprender a estar solos.
Y por disfrutarlo.
Yo siempre he disfrutado de la soledad.
Pero hay algo en el silencio de una casa, de leer, escuchar música, comer o irte a dormir con uno mismo que parece hasta necesario y sea la mar de placentero. Hay momentos que ni es necesario quedar con nadie, ni hacer nada para estar bien. Creo que a ti te pasa eso.
Tienes tiempo para ti. Para estar solo y divertirte con tus cosas sin que nada te condicione. Eso está genial.
Aprovéchalo.
un besazo!!!!

Sergio dijo...

Maman: Sí, ese humor está hecho para molestar a las mujeres del mismo modo que los niños tienden a molestar las niñas, de forma pueril y poco elegante. Aunque yo me rehabilité hace tiempo. Estos arranques de humor solo son las cenizas de lo que hacía antes pero realmente recojo mis cositas yo solito y sin ayuda. Entre otras labores. A fin de cuentas depender menos de alguien te hace más libre(es una perogrullada pero hay quien no la entiende todavía).
Crees que a mí me pasa eso que cuentas. Pues no sólo lo creas. Es justo lo que me pasa. Que me tomo la soledad como una necesidad. No soy misántropo del todo ni odio a la humanidad(bueno, un poco sí pero no a toda, así entera y a saco). Pero necesito estar solo. Estos baños de ausencias me hacen sentir feliz. Y como tú dices, sin necesidad de quedar con nadie. Así que sí, aprovecho. Un beso.

MaRía dijo...

yo vivo sola y no soy mala
jajaja
simplemente disfruto de mi libertad después de muuuuuuchos años
a veces hay fantasmas
duendes noppp.... ni se les ocurra venir
cuando froto la nariz sale "embrujada" en un plis plas la casa queda como los chorros de oro
tb hago como tu .. me voy de senderismo o al mar y estoy piiiii fuera de cobertura o bajo el cobertor jajaja

adoro esta libertad aunque reconozco que a veces las noches son un pelin frías ... o no :P

un beso


lo del face hay que arreglarlo me gustan los dedos gordos digo grandes :)

[es broma o no, o estoy siendo mala, malvada o simplemente sincera )


cuando quieras aprovechando hay algo en palabras

y si esto es una maldad¡¡

Sergio dijo...

María: Toda situación tiene sus pegas. La soledad también. Imagino que si persiste en el tiempo me cansará. O no. No tendré tiempo de llegar a tanto. Lo de las noches frías tiene solución con las mantas. Lo de las noches "frías", así, entrecomilladas, tiene más difícil solución. La soledad es el precio que se paga por ser libre. Para disfrutar de una agradable compañía hay que pagar siempre algún precio en forma de concesiones(supongo que encontrar una media naranja que no dé menos de lo que quite es lo ideal pero no hay situaciones ideales, siempre nos quejaremos o se nos quejarán de algo, incluso las situaciones ideales acaban siendo situaciones aburridas con el tiempo). De momento disfruto con el cambio a mi favor porque llega cuando quiero. Luego ya veremos. Vamos a por palabras.

Noelia dijo...

Lo que echo de menos quedarme sola en casa pero me temo que aún quedarán unos 18 años mínimo para ello. Eso si no soy como esas madres "criadoras de hombres inútiles y patriarcales". Espero que no, pero con la maternidad ya me he comido con patatas muchos de mis "yo eso nunca lo haría".

Respecto al móvil haces bien. En el momento que salgo del trabajo mi movil se queda bloqueado para todo lo relacionado con él. Me digo que la empresa lleva más años en pie de los que yo tengo, así que seguirá en pie dos días más.

Mario dijo...

Sergio, iba a comenzar este comentario por el final, o por el principio, quiero decir, por el primer "post" que he leído tuyo. Pero andaba leyéndote cuando lo de "maldito pajillero" le ha llegado al alma a mi encelada primavera. Y es que somos tantos. No que seamos tantos pajilleros, no, no... sino que somos tantos a los que nos llaman así, y no sé en base a qué lo hacen. En fin, que me ha gustado, me ha hecho reír, y me he olvidado comentarte en un orden querido y establecido.

Bien. Muy bien. Requetebien. Todo lo que leo de ti me gusta. Tengo un amigo que dice que te hago la pelota cada vez que le muestro tu blog y cada vez que lee algún comentario mío, de esos tan intemporales, de esos que llegan, como éste, sin avisar siquiera. Pero le digo que no, que no soy un pelota, que simplemente me gusta como escribes sobre rincones al más puro estilo Elena F, sobre corazones, sobre sesiones dobles, sobre despedidas en aeropuertos, sobre soledades, sobre redes sociales, sobre redes insociables, sobre vengadores tardíos y torpones, sobre invitaciones a bodas, sobre tu trabajo oculto, sobre tu adquirida vida de Rodríguez, o de Gómez en tu caso, que para el caso, también será el mío por lo que me haces disfrutar, sobre Teresas viudas y, por lo tanto, nada santas, sobre amigos y sobre amigas que te buscan y te llaman lo que te han llamado al principio de este comentar mío.

En fin, fin.

Que me voy a tomar otro café. El primero lo he invertido leyéndote. O en literatura pajillera diría a la camarera que me mira desde su escote: el primero lo vertí sobre tus letras. Donde pone letras, léase tetas.

Un abrazo, amigo.

Mario

Sergio dijo...

Noelia: Dieciocho años para quedarte sola y luego, al cabo de unas pocas semanas, tal vez no sea para tanto o se recuerde que no se estaba tan mal del otro modo. Y en cuanto a lo de las cosas que te has comido bueno, me imagino que en la vida no se puede ser puntillosa y perfectamente políticamente correcto-a. Asegúrate de que el peque algún día tenga un poco de empatía con el resto de las personas y bueno, de no hacérselo todo tú. Ten cuidado con tener un pequeño emperador en casa. Aunque yo creo que tú lo harás-lo estás haciendo mejor que este que te aconseja. Estoy más bien seguro.
Todo sigue en pie sin nosotros. TODO.

Sergio dijo...

Mario: Ja,ja, nos llaman así en base a que un macho sin compañera sexual es un macho que sigue necesitando vida sexual y recurre a lo que tiene más a mano(por más que no quería caer en este episodio de humor simplón, ha sido finalmente más fuerte que yo). Y también nos lo dicen en base a lo que ellos hacen, seguramente. Las primaveras son enceladas para muchos (y algunos hasta los veranos, los inviernos y así).
Ja,ja lo de tu amigo. Yo lo que dicen mis amigos sobre todo esto que escribo o luego os respondo mejor me callo. Tienen para todos y para todas pero ni caso. Al final no dicen nada con mala idea. Yo en cambio si te cuento que tengo un amiguete que siempre me comenta lo que le gustan tus comentarios por aquí. Creo que a veces entra más por si hay comentario tuyo que por lo que he escrito yo. Así que te dejo con el café o con lo que toque este Domingo algo encapotado por encima mío. Esta sí será una tarde lánguida dominguera al uso. A no ser que gane el Barcelona y ya los gritos conviertan el barrio en fiesta y vandalismo. Un abrazo!

Verónica Calvo dijo...

Sigue estando vigente el topicazo del Rodríguez. No todos están deseosos y hartos.
Has conseguido sacarme sonrisas, te lo agradezco.
En el tema teléfono wasap somos almas gemelas.

Abrazos