18 julio 2016

Encuentro




Mientras bebo de mi refresco tengo la primera punzada de arrepentimiento. No debí decir que sí. Tomar algo. Pero estuve muy expuesto en aquella esquina. Como no soy tan paranoico doblo esquinas sin pensar en lo que hay al volverlas. Y allí estaba él, una vez más. 
Cuando está en el barrio se nota. Acaba cruzándose contigo en algún lugar del camino. Es inevitable como las cucarachas en verano. 

- ¿Qué pasa, gilipollas? 

- ¿Qué tal, retrasado de los cojones? - le respondo para ponerme al alto nivel de diálogo que me trae. 

- Ja,ja, cómo eres- me da la mano o la agita más bien, eso se le da bien como se verá. 

Me pregunta si le puedo acompañar al supermercado. Luego me invita a algo. Que así nos ponemos al día con nuestras vidas. No me parece algo de primera necesidad lo de explicarnos la biografía pero me cogió en los últimos días de Rodriguez hace un par de semanas. El ocio es un cheque en blanco para hacer cualquier estupidez que se te pase por la cabeza. Es por eso que ahora estábamos en una terraza. Protegidos por una sombrilla pero por poco tiempo. El sol se reacomodaba y nos gastaba la broma de movernos la sombra de lugar. Yo tenía que cambiar todo el tiempo la silla para que mi piel, nivel vampiro de tolerancia al sol, no se deshiciera. 
Él le pegaba al Red Bull, yo a un refresco light. De pronto sacó una lata de anchoas del bolsillo:

- Para eso hemos ido al super. Me encantan las anchoas. ¿A ti no?

- Pues no te he visto comprarlas. De hecho creo que salimos sin hacer ninguna compra. Pensé que no habías encontrado lo que querías. 

- Ja,ja, me las he llevado escondidas, hombre, las anchoas son caras. 

Genial. Me imagino la vergüenza si nos hubiesen pillado. El mal rato. Me empiezo a mosquear. 

- La próxima vez que vayas a robar al supermercado podrías llamar a tu padre. A mí llámame raro pero prefiero comprar las cosas si puedo y si no, me jodo. 

-Ja,ja cómo eres. Pero si no te has dado cuenta ni tú. Tómate una, hombre. 

No, no quiero ninguna. No tengo apetito bajo los efectos del calor y la mala leche. Pero él sigue con lo suyo. Le hacen gracia mis cabreos. Soy su payaso serio preferido. 
Me ofrece un resumen vertiginoso de su vida. Habla con el mismo pudor que muestra en el super, ninguno:

- Me dejó la novia, ya te lo dije desde el coche- ver pasados episodios- Decía que se había cansado de mí. Luego yo me lié con otra y lo dejamos. Volví con la primera pero me dijo que estaba más gordo y ya no la atraía sexualmente así que me dejó otra vez.   

Es difícil responder a historias tan surrealistas así que no digo nada. Aún me queda refresco. Él sigue. Lleva las alas que le presta su bebida alta en excitantes:

- Pues ya ves, tío. Ahora estoy todo el día dale que te pego. Como siempre. Yo es que siempre he sido muy pajero. Me la casco a todas horas. 

Estoy por recomendarle aquel huevo masturbador del otro egregio onanista que salió por el blog pero el tema empieza a preocuparme. Le he dado la mano. Conozco sus hábitos higiénicos que consisten en no tenerlos. 

- Ahora con el veranito lo que apetece es playa. Conozco una nudista dónde se ven unas tías... Podríamos ir a ligar allí. 

- No lo creo. No es bueno que se te vean tanto las intenciones y allí es difícil. 

- Ja,ja cómo eres. Te lo pasarás bien. 

- Lo dudo- "ni siquiera me lo estoy pasando bien ahora y estoy vestido", pienso. Los dos paseando desnudos por una playa sólo ligaríamos con otros hombres y yo tampoco he manifestado ninguna intención romántica, no sé por qué este hombre me incluye en sus fantasías veraniegas. Y yo que pensaba que había perdido mi vieja capacidad de atraer gente extraña.  

Nos acabamos despidiendo. Pasará mucho tiempo antes de que vuelva a pasar por esa esquina. 
Justo antes de irse, parece recordar algo:

- ¿Sigues con la misma?

-Sí...

- ¿Y que haces para durar tanto? Porque macho... A mí no me duran nada. 

- No sé, casualidad, a veces son cosas que no están en nuestra mano. Tal vez no has tenido suerte. 

- En la mano te digo yo lo que tengo siempre, ja,ja

Me largo con esa nueva imagen en la mente. Es raro que un hombre con tanto ingenio no tenga novia. Un poeta como él. Que le obliguen a tener tanto entre manos y lo traten como si no tuviera nada en la cabeza.   

22 comentarios:

N dijo...

En serio no tiene desperdicio. Es más deberias juntarte sólo con gente así. Los normales no dan tanto de si para una entrada jajaja que harton de reir. Y aún se pregunta porque no tiene novia?

Dorotea Hyde dijo...

Cuando leí lo de la esquina y el "allí estaba él", pensé: "el del día de los mormones!", y justo. Concido con N, no tiene desperdicio y aunque en el momento lo pasemos mal, los rarunos son la carnaza para nuestro teclado... o al menos eso pienso yo para consolarme :D
Besos.

Sergio dijo...

N: No te creas, conozco a un tal J. que sale siempre y se considera el hombre mas normal del mundo y bueno, tan raro no es y ojo, da juego. Pero vamos, que los raros siguen vendiendo. Otro amigo abandonó este blog cuando dejó de aparecer gente extraña por aquí. Saludos

Dorotea: Ja,ja Dorotea, tu memoria siempre ata bien los cabos. En tu blog además, siempre lo demuestras con esos links tan bien puestos a tus pasadas aventuras. Sí, claro, son tus aventuras, pero no pierdes ni un poco de perspectiva, no hay olvidos, no te pasa como a los novelistas que llenan de agujeros sus historias. En tu teclado tienes varios de esos. Y luego el transporte público que nos brinda... lo que nos brinda. Besos

N dijo...

Bueno eso de que J es el mas normal del mundo...es discutible . Podría llenar un libro de anécdotas divertidas que confirman que no lo es y que le queda mucho mejor no serlo, sinceramente. Pero hay rarezas y rarezas. Algunas hasta resultan ser lo atractivo de alguien. Pero otras como las de tu amigo el mano ligera....va a ser que no jajaja

Dorotea Hyde dijo...

Gracias, S. Pero sí, se me va la olla, de hecho estoy recordando que eran testigos de Jehová y no mormones, no? Y en mi blog cada vez me cuesta más hacerlo bien, pero sí, me encanta atar cabos :)

Sergio dijo...

N.: Ja,ja lo que realmente me está haciendo reír es lo nervioso que se va a poner con esta conversación. Porque sí, le encanta chupar cámara y salir por aquí. Hasta que le sugiero que voy a escribir algo que lo haga salir como personaje no heroico, como invividuo patético y ya le viene el miedo escénico. Luego no lo hago por si acaso me rompe las gafas de una hostia, son caras. Pero la broma recurrente es... "uy, lo que he escrito sobre ti esta semana". Y va rápido a mirar en el móvil. Me mira de reojo con esa furia asesina de cuando algo no le cuadra. En fin. Me anoto ese tesoro potencial de historias que tienes. No lo olvido. Sé que si J. lee esto volverá a preocuparse aunque me parece que nunca lee los comentarios.



Dorotea: No se te nota lo que te cuesta, parece fluido. La sensación de que te cuesta es porque empiezas a ser más crítica contigo misma, ya no te conformas con lo primero que sale, te vas volviendo más exigente con tus cosas. O por lo menos a mí me pasa aunque a veces es mejor dejarse ir. Cuando no me leía nadie, podía escribir y escribir sin pensar. A la que te empieza a leer alguien ya dudas más sobre el siguiente paso. Pero tu lo haces muy bien. Y no soy el único que lo dice. No tienes nada que envidiar a gente que se gana la vida con novelas como nuestra "amiga" Sara Mesa.
En verano la gente no está mucho por los blogs, es un buen momento para no sentirse muy observado-a y escribir sin la presión del público. Si escribes para ti sin pensar en nada más te costará menos. Bueno, tú sabrás. Has sacado una historia de un simple tipo en un vagón (esta semana, casualmente, tenía yo otra de transporte público pero pesó más el tipo este). Una historia que cualquier lector puede imaginar que le ha pasado a él por el nivel de detalle.
P.D. Testigos de Jehová. Esos suelen ser mis depredadores.

N dijo...

Solo el que tiene un lado oscuro y a alguien cercano que pueda escribir de el conoce el verdadero miedo jajaja. Tambien una parte suya sabe que no lo haremos pero nos sirve cual cabeza de caballo en el padrino. Para acojonarlo que esa cara que pone cuando se caga...mola jajajajaja (risa malefica)

Rafarrojas Rojas dijo...

Atendiendo tu costumbre de responder al mismo nivel, yo te saludo, oh, egregio, supremo artífice, gran tipo, enorme pollón, jajajaja (y cuántas veces saludo yo a los amigos diciéndoles algo semejante a "cabrón! qué gusto me da verte!"...)
Al final no me ha quedado claro como es el tipo en cuestión. No parece mala persona (aunque mangue anchoas cuando pueda...), sólo el típico superviviente que da por hecho que no tiene realmente ningún control sobre la vida y se deja llevar, como mejor puede. Suena como esos falsos optimistas, que son los resignados a la mala suerte general.
En fin, más que nada era por devolver tanta visita siempre agradecida, siempre bienhallada. Un abrazo o mejor un high five que no están los calores para abrazar a nadie

Sergio dijo...

Rafarrojas: No, no diría que es mala persona. Se te ha quedado un rasgo implícito pero no explícito del personaje. Supongo que es la imagen que tengo de él y la que acabo subrayando inconscientemente. Lo de las anchoas me parece más inconsciencia moral que otra cosa.
Pues eso, un high five. Mi condena a calores forzados como cada verano lleva ya un mes castigándome. Ya me queda menos para que la Tierra se ponga en el lado estacional que a mí me gusta(cualquiera menos verano).

Verónica Calvo dijo...

Pues sí... Hay esquinas que es mejor no doblar.
Este poeta nos enamora :S

Abrazos grandes.

Sergio dijo...

Verónica: No, poeta eres tú. Este es el poeta que está justo a 180 grados de ti. El lado más prosaico de la palabra. Un abrazo.

Maman Bohème dijo...

Pues...a mi me entusiasma eso de ser "su payaso serio preferido"...me parto de la risa!! te lo juro!!!! De verdad que si tengo un mal día, tu me lo quitas...Vas a pasar a ser mi "payaso serio preferido" Sergio...que bien describes y escribes!!!!!!!

Y yo sí soy paranoica...grrrrrrr...voy por medio de la acera, ni al lado de los autos, ni al lado de las entradas de los edificios...y cuando doblo esquinas siempre pienso a qué indeseable puedo encontrarme.
Por suerte he ido perdiendo alguna "manía-paranoica" y he ganado alguna.

El chico no tiene desperdicio, podría juntarlo con una conocida mía que tiene pocas luces y mucho escote. A primeras seguro que pegan, luego seguro se matan. Claro que, ella busca alguien de su nivel "gran hermano" pero con la cartera abultada. Lo de las anchoas...no sé...Nada, mejor me callo que esto de ser alcahueta no me pega.

Un besazo de 7 grados!!!!


Sergio dijo...

Maman: Gracias por tu comentario. Yo si no escribiera para quitarme los malos días no sabría que hacer. Y después de once años en este blog a veces lo voy dejando de lado pero al final es lo que me saca de malos momentos. El escribir y el leer comentarios como el tuyo todavía más.
La paranoia me temo que nos salva poco. Estamos atentos a cierto peligro y luego el que menos te esperas te sorprende por otro lado. en las películas de terror es más fácil, te ponen música de que algo malo va a ocurrir y te sitúan la cámara de tal manera que casi es como un telegrama de que te espera un susto. En las malas al menos. La vida sabe dar sustos mejores. Pero vamos, que cierto grado de alerta siempre es bueno. Si ves un tío con un detonador en la mano y gritando a Ala tú sal corriendo.
No sé el momento en el que falla este hombre con sus parejas. Le duran una media de dos años que tampoco está tan mal. Y no es mal hombre. Él ya sería feliz con el escote de tu amiga pero por si acaso mejor dejarlos. No es amigo amigo de los de quedar cada dos por tres. No, por favor.

Besazos.

RECOMENZAR dijo...

un escrito con salero sin sal tan bueno !!!!!!!!
Tus ideas al escribir son geniales
sos de acero

Noelia dijo...

Tu texto ha hecho que reflexione sobre el tiempo que hace que no quedo con nadie para ir al super a robar anchoas...

Pd.- Conclusión: Sergio es un tío con amistades de lo más curiosas.

Sergio dijo...

Recomenzar: Gracias, recomenzar. Llevaba unos días desconectado de Internet y enciendo el ordenador para llevarme un halago. Saludos

Noelia: Mis amistades primarias son menos curiosas que mis amistades secundarias. Supongo que dejo entrar en mi mundo a cualquiera y muchos aprovechan la oportunidad. Este por lo menos no es de los peores. P.D. Vais a acabar con el ingrediente principal de mis pizzas los ladrones de anchoas. Bueno, tú al menos ya te has retirado. Saludos, Noelia. Imagino que de vacaciones.

Mario dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mario dijo...

Sergio, qué frase más buena has escrito en el texto anterior, ese de la adicción al móvil, redes sociales y etcés varios. Cuando dices que "volvía a su café cada vez más tibio y a ti, cada vez más caliente..." Es genial porque si no estuviera enganchada la persona al móvil, y estuviera dándote todas las atenciones del mundo mundial, quizá también volvería al café cada vez más tibio-frío... y a ti, cada vez más caliente. Pero de calentura buena, corpórea, ya me entiendes.

Tus frases están llenas de textos buenísimos. Sí, lo he escrito bien. Muchas de ellas tienen vida más allá de la pantalla que las acogen. La vida vive feliz, dulce y amargamente en tu literaturiedad, o algo así.

Qué decirte del relato que acabo de disfrutar ahora. Que sí, que lo disfruto y que te imagino yendo de un pasillo a otro del supermercado pensando que tu amigo, el Vaquilla de las anchoas, no encuentra lo que busca o que no busca y que no encuentra, que su finalidad es pasear entre estantes, precios, ofertas de tres por dos cada dos por tres.

Lo bueno es que robó para comer. Como sucede sobre la sabana, que unos bichos matan a otros por necesidad alimenticia, nada más. Como sucede sobre las sábanas, que somos unos bichos sobre otros bichos por necesidad concupiscente.

Tus historias me encantan. Si tanto me gustan no debería tardar tanto en leerte, deberás pensar, pensarás o habrás pensado en alguna ocasión. Pero créeme, que no te lea no quiere decir que no esté pendiente y al caso de ti y tus idas y venidas por esta socorrida retórica en rama. El otro día, sin ir más cerca, apunté en mi agenda (que no es broma, conste) "leer a Sergio" Y una compañera del trabajo vio la cita y me pregunta: ¿Sergio es alguien a quién le lees porque no puede o es un autor de los tuyos? Respondí que lo segundo. Y me dijo, preséntamelo. Y eso hice. Y sé que te lee, más no comenta no sé por qué. Claro que tampoco me comenta a mí nunca, nunquísima, y me encelaría si lo hiciera contigo y no conmigo... (risa de la buena acaba de entrarme)


Bueno Sergio. Como siempre es un placer inspirador saber de ti a través de tus crónicas de bar, de cine, a pie de calle, o en un cruce de esquinas que intentrás salvar en próximas ediciones.

Gran abrazo estival.

Mario

Sergio dijo...

Mario: Pues una vez más quedo abrumado pero positivamente. Y agradecido por la publicidad gratuita que me prestas. Si me leen, aunque no comenten, ya me va bien. Seguro que en la cabeza de tu amiga algún comentario sí que ha surgido. De hecho hay días que pienso en medio dejarlo y llego a las estadísticas y veo que hay "fantasmas" o almas que han pasado por el blog y a los que no conozco y esto ha subido mientras yo estaba durmiendo o en otra cosa y me animo a seguir. Especialmente porque cuando escribía para un amigo y yo mismo no me preocupaba si me leían y ahora que unos cuantos se han sumado al proyecto sería absurdo dejarlo. Como mi sueño era modesto he superado mis aspiraciones y ya me hubiese gustado hace diez años que me leyeran los que me leen ahora, con o sin comentarios. O que los pocos comentarios que tengo fueran tan estimulantes(si tu amiga se decide a comentarte a ti primero me alegraré, me gustan los blogueros con talento que te los lees y te estimulan a ti como lector, antes que escritor soy lector). Y no eres persona que deba encelarse. Con tu nivel, si escribieras más, mis amigas y amigos ya se habrían trasvasado al "noeresinteresanteparami" hace tiempo. Siempre están prestos a traicionarme con cariño. Siempre me comentan admirados lo que comentas en el blog. A ver si ya solo se leen tus comentarios y se dejan las historias. En cualquier caso te tengo de comentarista pero también como medalla de honor. Y sí, también me surgirá algún amigo que al leer me comentará que basta de "chuparos las pollas". Entre risas, claro.
De momento estoy casi silencioso este verano porque el verano me tiene cansado. Hay días que ni me conecto al ordenador. Aunque cuando pasa esta estación suelo regresar con más ganas. Por más que mi elenco de personajes y anécdotas están de vacaciones ahora y no sé a qué experiencia vital agarrarme. Estoy felizmente aburrido. Temporalmente supongo.
Un fuerte abrazo. Y gracias pero nunca las suficientes.

MaRía dijo...

No sé, llega una edad que demasiadas cosas le causan retortijon de tripas y no son las anchoas.
Tu historia en bárbara y como siempre tiene que haber un villano , salió el manos largas jajaaaaaaaaaa ay dios
disculpa porque no es mi intención ofender ehh, pero es que hay gente un poquito descerebrada o sencillamente quieren hacerse tan graciosos que en el intento su efecto es el contrario

besos y sigue disfrutando , como puedas

Y yo que te imaginaba ya de vacaciones ¡¡¡


pd/te leía y me acordaba de Sabina: con dos camas vacías
aunque no sé porque

ya ves sigo mas loca que nunca o tan loca como siempre , tampoco lo se ¡¡

Sergio dijo...

Me imaginabas de vacaciones porque casi todo el mundo lo está. Y porque estoy poco conectado. Me cuesta más Internet y casi vivir en verano. El calor me quita la energía. Incluso la mental. Vivo pendiente de una temperatura menos extrema(y eso que vivo en una zona considerada como templada pero parece que nadie habla de humedad y bochorno). Ocasionalmente me paso por aquí por si alguien ha dejado mensaje y ya veo que sí, a vuestro tiempo. Un placer leerte. Y no lo digo solo por el comentario. Besos

MaRía dijo...

Besos

Buen fin de semana


Que te sea soportable y sobre todo fructífero de la forma que tú desees.