26 mayo 2005

Y eso que Andy no lo sabía

He descubierto una nueva ocupación de esas que no dice nada a favor mío. Más bien me muestra como un tipo ocioso, desocupado y muy útil en temas inútiles. Estoy hablando de visitar los blogs de otras personas. ¿Pero que es un blog? No lo sé, sólo lo intuyo así que usaré la descripción más interesante que he encontrado en la web y también, por qué no decirlo, la única. Un blog es un espacio personal de escritura en Internet. Un lugar dónde escribes lo que te da la gana y se lo muestras al mundo(aunque el mundo puede estar ocupado en otros asuntos y mirando para otro lado, claro). Algunos incluyen fotografías, puede que filmaciones, música, anuncios... Ya hay quién usa el blog como una web e introduce el único negocio rentable de Internet: la pornografía. Pero oportunistas aparte, esta nueva moda nace como el modo más barato(es gratis) de escribir y colgar en la red lo que se te ocurra. Algunos lo usan como diario, otros incluyen artículos, otros poesías, otros sus albums de fotografías que no quiere ver nadie conocido y esperan que algún desconocido sí quiera hacerlo, otros nos enseñan sus mascotas(y poco después nos aparece una especie de esquela que dice que la ha atropellado un coche el Lunes pasado y lo triste que se siente el del blog), otros nos muestran el mejor museo de faltas de ortografía posible... Y es que la revolución, si es que revolucionario se puede decir que sea el blog, está en que no hay elitismos. Aquí entra todo Dios. No hay derecho de admisión reservada. ¡Fantástico!
Y así, mi ocupación es la de buscar el blog siguiente en un botoncito que tengo arriba, a mano derecha del mío. De manera supuestamente aleatoria entro en otros “espacios personales” y busco aquellos que están confeccionados en mi lengua. El inglés es lo más usual. He visto franceses, portugueses y algún que otro oriental pero este no sé ni de dónde escribía porque su blog me sonaba por completo a chino. Una buena parte nos explica sin pudor su diario. Todo el mundo puede saber que le ha dejado la novia y esta furcia se ha ido con otro. ¡No solo eso! Se nos da la oportunidad de hablar con el interfecto y opinar, puede que animarle. Bajo su artículo te puedes recrear con los comentarios de los que han querido decirle algo al tipo en cuestión. A veces encuentro historias muy similares a la mía. Me ocurre como con la literatura. Descubro que los humanos somos muy parecidos leyendo similares casos de gente muy alejada de mí. Eso reconforta, la verdad.
El blog es el colmo de la falta de pudor. Algunos escriben con pseudónimo(como yo) y muy poca gente entrará en su espacio sabiendo que es el suyo. Así te evitas el problema de los escritores que no sufren la censura en una sociedad libre: ¡que ellos mismos se autocensuran!
En cierta ocasión leí que el libro más impresionante del mundo se podría escribir con los pensamientos más íntimos de cualquier persona. Si realmente se escribiera lo que pensamos en cualquier momento encontraríamos deslealtad, orgullo criminal, celos asesinos, neuras gilipollas y una cantidad de basura psicológica en tal medida que daría miedo. Normalmente, suavizamos lo que pensamos cuando lo llevamos al papel. Pero el blog puede permitir que alguien se desnude y nos explique lo que realmente piensa en el diario más radical de la red(un diario de esos con candado no garantiza que alguien no lo reviente en alguna ocasión así que no se le confía todo lo que serpentea por nuestra psique). Me parece maravilloso. Esto es un confesionario electrónico y no nos obliga a rezar padrenuestros.
Creo que los quince minutos de fama para todo el mundo que predecía Andy Warhol estaban relacionados con la televisión y el cine. ¿Qué hubiese dicho de conocer Internet? Claro que también existen desventajas. Y una de ellas es que la fama se dispersa. Todo el mundo nos puede ver pero hay tanta competencia de famosillos que probablemente a muy poca gente le quede tiempo para vernos. Sólo el azar nos creará un auténtico fan en la red, alguien a quién le fascine tanto nuestra personalidad que siga asiduamente nuestro blog hasta el fin de los tiempos(y si es del sexo adecuado nos permita follar con él o ella dependiendo del caso).
También se me ocurre un argumento sobre los peligros del blog y también sobre los de ser un idiota que busca el reconocimiento mediante este sistema. Podría ser un cuentito: un gilipollas escribe artículos en un blog y da pistas sobre el lugar dónde vive porque quiere encontrar su media naranja de ese modo. Sólo consigue que cinco psicópatas se den cuenta de su reclamo y hagan turno en su casa para torturarlo y asesinarlo brutalmente. Moraleja: nada de datos personales insinuados en la red. Moraleja dos: si alguien es tan tonto como para perder el tiempo buscando tu dirección por la red, no será para nada bueno.
Otro argumento: un tío descubre en los comentarios a su blog que alguien quiere conocerle. Es una persona misteriosa que dice conocerle del pasado y que quiere que le de su número de móvil porque”no se arrepentirá”. Al final lo hace y se prepara para una noche romántica con alguna atractiva chica del instituto. Pero no, se encuentra por el contrario con un auténtico acreedor que le reconoció por la red ante algún comentario revelador y que ahora le cobra lo que le debía más intereses(y de propina le da una buena paliza). Moraleja: la misma que la moraleja del cuento anterior. Moraleja dos: ídem.
Y sí, como todo en esta vida, un interesante descubrimiento se puede usar para el bien y para el mal. Escribir un diario personal me parece una opción cutre e infantil Escribir artículos que casi nadie leerá me parece interesante. Con todo lo que hay que hacer por Internet no suelo detenerme mucho en las pajas mentales de un desconocido que hace lo mismo que yo(salvo en las de cierto colega con el que me identifico bastante y del que recomiendo su blog: “ncrisis. blogspot.com”). Pero da igual. Si alguien te quiere conocer y no quieres hablar con él, dale la dirección de tu blog. Si alguna vez te haces famoso, ya tienes el material de tu página hecho también. El blog es un ensayo y un estímulo para no dejar de escribir.
Sólo una pregunta más: ¿Cuándo los harán de pago? Yo mismo me respondo: cuando todo el mundo esté enganchado y sea un éxito absoluto.

1 comentario:

Ozymandias dijo...

Otro argumento: Alguien que sabe algunas cosillas de quien escribe el blog hace sus datos públicos mediante un comentario en ese mismisimo blog. Si es que hay gente retorcidaaa...:-)