26 enero 2007

La tragedia Homérica de Bart Simpson y otras consideraciones

La imagen “http://www.tienda-anime.com/tienda/images/mazingerpeliculas.jpg” no puede mostrarse porque contiene errores.
Hay un episodio de los Simpson dónde Bart se porta tan mal que su padre le castiga duramente. No le deja ver la película “Rasca y Pica” que todo el mundo espera en su ciudad. La publicidad para verla es tan grande que Springfield al completo la visiona(algunos varias veces). Esto destroza a Bart que a pesar de sus intentos para romper ese castigo no consigue verla. Años más tarde, tenemos un vistazo rápido al futuro, su padre le lleva a verla. Homer es un abuelote y él un señor maduro. Al salir del cine, el comentario de Bart es algo así como que la película no era para tanto. Tal vez, a lo largo de todos esos años se ha hecho mítica en su imaginación. La realidad siempre es más pequeña que nuestras fantasías.

Yo viví algo así. En mi caso no fue por un castigo. Allá por lo setenta mis padres decidieron ir a la torre de unos tíos que no tenían televisión allí(los muy espartanos hijos de puta). En esa era de “sólo lo puedes ver una vez” no teníamos reproductores de vídeo ni grabadoras DVD. Yo necesitaba ver “Mazinger Z”. Mi serie preferida de la infancia dónde un joven guiaba un mastodóntico robot que destruía robots no menos enormes era el centro de mi universo. Perderla sólo podía ser una tragedia apenas atenuada por el hecho de que mi madre la aliviase comprándome un tebeo(la viñeta era el otro eje de mis placeres). Y me la perdí aquel Sábado de aquel año por más que lo pasé bien en aquel lugar. Ese episodio que no vi me lo contaron. Incluso tuve el cromo del álbum dónde lo coleccionaba con el robot malvado que salía en dicho episodio. Era la primera vez que Mazinger se enfrentaba a un robot marino y tenían que adaptarlo al agua. Con esos datos me debí inventar el episodio completo.

En la actualidad he conseguido gracias a la nunca suficientemente alabada red global la serie “Mazinger Z”. Estaban todos los capítulos. Incluso los que no emitieron nuestras descuidadas televisiones. También estaba el episodio del robot acuático. ¿Y? Pues… Nada especial. Cómo el resto de la serie. Interesante para la época pero claro, el tiempo hace envejecer. Actualmente le daría un aprobado raspado.

Lo curioso del asunto es que apenas recordaba un episodio o dos. Recordaba el primero porque sus bestias mecánicas salían en la cabecera de la serie y eso se acabó grabando a fuego en mi memoria. Y también recordaba el monstruo del episodio que no vi porque después de verlo en aquel perdido cromo no sólo no lo olvidé sino que se fue haciendo grande en mi cerebro. Incluso recordaba a la perfección el argumento que algún compañero de colegio me explicó (ni siquiera recuerdo quién fue pero sí lo que me dijo).

Sucede como en las historias de Borges dónde la señal que deja un cuadro en la pared es más importante que el cuadro mismo o el cuento que se quiere escribir es más importante que el que ya se escribió o la historia falsa es más importante que la cierta. Ocurre que para mí el episodio más recordado de Mazinger es el que nunca llegué a ver.

3 comentarios:

Ozymandias dijo...

A mi me pasó algo parecido con Erase una vez el hombre. Nunca conseguí ver el último episodio, al menos hasta que lo conseguí en la red. La única diferencia es que a mi me sigue encantando esa serie. Claro que yo soy mucho mas joven...

Houellebecq dijo...

Mucho más joven no sé pero sí que tienes muy poca vergüenza. A la que se acerca mi cumpleaños te sientes con el deber de recordar tu insignificante, relativa y muy subjetiva juventud. Como sigamos así sólo escribiré sobre moda actual.

Ozymandias dijo...

¿Eso quiere decir que vas a empezar a vestir bien? Mas vale tarde que nunca...