18 marzo 2009

Retazos de Marzo


He descansado dos semanas para agotarme en un día, justo al volver de las vacaciones. Como venganza me he tomado otra semana de descanso. No consigo ser como Dios que al séptimo día descansó y ni siquiera se indica si le pagaron el Sábado como festivo.

Una vez ligué en Marzo. No tengo problemas con este mes. Pero de momento los aniversarios más numerosos se hayan en Enero. Enero me favorece. El invierno me quiere. Nací en Febrero.

Noto que estoy menos vengativo que de costumbre pero solo porque estoy entretenido con los capítulos de House.

Leo un libro que me regalaron para mi cumpleaños pero casi no avanzo nada con él. Me obliga a sacar el lápiz del bolsillo para subrayarlo casi a cada página. ¿Por qué habrá gente que escribe tan bien? ¿Lo hacen por joderme a mí?

La primavera no me trae mucho más sol ni calor que hace un mes pero sí un buen montón de estornudos. La alergia rinítica no me matará pero me tocará los huevos un tiempo.

Todas las experiencias religiosas que he experimentado este mes han tenido que ver con la carne. Y más en unas zonas de la piel que en otras.

Me reúno con un amigo del que ya lo sé casi todo por su blog. Mientras le escucho siento que leo el post del día siguiente. Mientras le respondo ya estoy calculando algún post mío para el próximo mes. Todo lo que nos podemos decir nos lo podemos decir por Internet. Pero claro, por Internet no podemos compartir el gusto por charlar y comer en un restaurante japonés de buffet libre giratorio.

El Facebook es la mejor arma de destrucción cotilla que se ha inventado para los chismosos. Los problemas que me ha causado no son ni la mitad de los que me puede llegar a causar. Creo que me voy a dar de baja. ¿Es posible?

Durante este mes uno de mis peores miedos se ha hecho realidad. Tengo que hacer regalos a personas a las que quiero regalar pero no sé cual será el regalo apropiado. Miedo escénico a no acertar con los gustos del otro. Querer a otra persona no significa conocerla. Es triste ver la sonrisa forzada del que dice que le gusta mucho la porquería que le has regalado.

¿Por qué se celebran los cumpleaños si a nadie le gusta hacerse mayor?

Gracias a una película (Watchmen) siempre relacionaré el Alleluya de Leonard Cohen con el sexo. Gracias a la realidad asocio el sexo con una amplia discografía que incluye también el silencio y la oscuridad más absolutos.

Como me siento fatigado celebro una cita del libro que comento más arriba que es de Vila- Matas, uno que escribe muy bien sobre escritores como ya hacía Borges(salvando las distancias que siempre son relativas): “¿La eternidad? Sin duda me encantará; uno entra en ella tumbado(Antoine de Rivarol, Pensamientos y rivalorianas)” .

Otra cita que me viene bien para Marzo o para cualquier mes del año la encuentro en el mismo libro: “Completamente de acuerdo con Pascal cuando dice que los mayores problemas de los seres humanos vienen de no poder quedarse tranquilos en su habitación”

Yo de momento estoy tranquilo. Pero es porque tecleo esto en mi habitación.

Desconectar el móvil, el Facebook y el Messenger también ayuda.

9 comentarios:

Comtessa d´Angeville dijo...

A mí el Facebook son más las alegrías que las penas que me ha dado. La última (alegría) en forma de próximo reencuentro con tioqueestababuenísimoyporloquehevistoenvideosyrecortessigueestandolo. Siempre está usted echándome flores, de vez en cuando puede criticarme despiadádamente y no me enfadaré!!!

Marzo marzo... ¿Qué le pareció Watchmen? Llevo días y días queriendo ir a verla pero no encuentro hueco y cuando tengo hueco el cine más cercano me pilla a unos kilómetros o no tengo acompañante o yo qué sé. Algunos me han dicho que de puta madre, otros que una puta mierda.

Houellebecq dijo...

Para mí que soy fan del comic la película es de puta madre y susceptible de ser comprada. Quiero ser Ozymandias y luego Roschard y hasta finalmente el doctor Manhattan. Por ese orden.

LISSI dijo...

pues yo estoy hasta los cojones de la puta primavera....naci en marzo y empiezo a detestarme por eso....ahhggg
ab si se estabiliza el tiempo y mi humor, k lo mismo estoy alegre k triste k cabreasa k apatica...y bueno el facebook a mi no me trae complicaciones...cosa k si me trajo alguna k otra red social donde estaba...pero al final yo si me di de baja.
me ayuda mucho leerte...me transmites con tu forma de escribir cierta trankilidad...gracias:)

Meryone dijo...

yo cerré mi facebook, pero resulta que los datos quedan almacenados en internet por los siglos de los siglos. tiene sus ventajas, si es que uno quiere reabrirlo, pero también sus inconvenientes porque no me gusta lo más mínimo que un servicio que yo he dejado de querer usar conserve lo que yo ya no quiero que sepa

y el mes más cruel es abril, no lo olvidemos

besos

Ulyanov dijo...

Escribe usted de putísima madre, si me permite la expresión, señor Houellebecq. Si no fuera porque está en internet, habría sacado mi lápiz del bolsillo. Un saludo.

maloles dijo...

La banda sonora de Watchmen es una pasada. Y yo todavía no he ido a verla. Problemas económicos. Pero espero ir este viernes. Seguro que a Dios le pagaron el Sábado como festivo, porque además tenía contrato. La explotación laboral no va con él, solo con los mortales.
A lo que iba, "hallelujah" también era de la B.S.O de Shrek (jajaja) Janis Joplin me va más como banda sonora erótica, o tal vez pre- erótica. No sé. Para gustos, colores.

Marzo es un mes importante. Nací en marzo, tal vez sea eso. Me gusta Marzo porque lleva una zeta. Pero supongo que por algo más será, porque en su majestá y en josemari, las zetas no bastan.

Respecto a los regalos, lo que cuenta es la intención. Yo tengo un amigo que no regala nada, por norma general. Dice que regalar por obligación no es lógico. Cuando encuentra algo que cree que puede gustarle a alguien en concreto lo regala, aunque no venga a cuento. "Las cosas tienen que fluir"
Ays, mi madre me da dinero y au. Eso no lo hagas, es lo que menos ilusión hace. Aunque sea práctico.
Las tartas siempre hacen ilusión.
jajaja


Muas!

Houellebecq dijo...

Gracias Ulyanov pero no consigo entrar en su blog. ¿Sólo para invitados? Me gustaría tener dicha invitación.

Angéline dijo...

Como moradora de un mundo nevado prefiero el invierno, sus ráfagas heladas, los copos cayendo en desorden, incluso el azote de un viento incierto, pero marzo es un mes familiar para mí. En él hemos nacido varios Aries en casa y se han festejado otros días importantes relacionados con mis padres. Marzo es un mes contradictorio, efervescente y gélido. Con los años lo he visto como una promesa anticipada, un tiempo protector en el que todo parece posible, un punto estratégico desde el que potenciarse para la llegada de un verano cálido que necesito breve y seco, para retomar con gusto el frío de un otoño suave y de vuelta al glorioso invierno, que trae consigo a rachas el molesto Raynaud de mis manos pero también una alegría blanca e intensa, tan compacta como la nieve.

En lugar de una cita me viene a la memoria algo que dice Julian Barnes en "Nada que temer", libro autobiográfico. Su hermano coleccionaba sellos del Imperio Británico y él decidió coleccionar los del "resto del mundo", que era lo que decía a sus compañeros cuando le preguntaban el país anfitrión de su colección. Quizá sentirse tranquilo sea también una sensación que abarque "el resto de las cosas", como si pudiesen dejarse los demonios personales al otro lado de la puerta mientras descansamos en el sofá. Veo que estoy en el ecuador de la parte negativa de este año para ti. Ya queda menos para salir de ella. Un saludo, Houellebecq.

Houellebecq dijo...

Se ha producido una extraña coincidencia que no puedo evitar consignar por aquí. Esta misma semana he terminado de leer el libro de Julian Barnes del que hablas. Curiosamente he retomado el gusto que tenía por leerle. Me ha gustado más que los últimos anteriores y me ha parecido el escritor con ganas de siempre, el irónico inglés (por más afrancesado que se confiese) que me gusta y claro, el más esforzado porque se nota que escribe sobre lo que le interesa más, su vida en particular y la muerte en general. Y su divertida erudición sobre eso de lo que habla. Cuanta cita interesante la de este libro. Su "el resto del mundo" es lo que marca la diferencia entre su hermano y él.
Y sí, tú y tu suerte de vivir en un mundo invernal. Para mí el verano empieza como una condena. Lo digo muy en serio. Cuento los días como rayas en la pared para que acabe el verano. Este verano me prometen una condena tres días y quince minutos más larga de lo habitual. Lo que me faltaba. Yo soy Acuario y eso contabiliza como Invierno, a veces me he definido como un hijo del invierno (al que su padre echa de casa más de la cuenta, estos veranos se extiran).
Yo regalo poco pero si fuera como tu amigo, borraría una preocupación de las cuatro o cinco principales de mi vida. Saludos desde este San Juan inesperadamente pacífico y no demasiado cálido.