17 agosto 2010

Sin el roce también se hace el cariño


Por fin cumplo una promesa y ceno con mi amiga sin derecho a roce. Es en su casa. Música suave, un plato que mezcla la verdura y el arroz y que apenas necesita sal para estar delicioso. No le pregunto cómo lo ha hecho porque sé que nunca lo conseguiré.
Nos ponemos al día con nuestras vidas respectivas aunque solemos hacerlo por mail o teléfono. Ella sigue sin asimilar una ruptura reciente. Dice que no le importa pero cuando critica a su ex sé que le importa muchísimo. Luego se arrepiente. Pide perdón. No suele hablar mal de nadie. Ni siquiera de los que le hacen daño. Y como habla de su ex le cuesta mantener su buen ánimo así que me pregunta por la mía. Por qué la dejé. Que es absurdo dejar a alguien y no saber por qué (alguien me lo dijo ya en este mismo blog). Como nunca me obliga a confesar nada, se lo acabo diciendo todo. No sé si tengo una amiga o una psicóloga.
-          Porque me mentía siempre. Mentiras pequeñas para no enfadarme, mentiras medianas para que no pensase mal de ella y mentiras enormes para vengarse de mi supuesta falta de atención. Todavía me miente aunque ya no estoy con ella. Me llegan ecos y ato cabos y sigo encontrando que todo en ella era mentira menos que me quería.
-          ¿Y cómo sabes que eso no era también mentira?
-          Siempre estaba ahí. Sus mentiras eran por pasión (aunque no siempre) y lo único que me solía pedir es que estuviera con ella. Recuerdo que una vez no tenía preservativos así que dejé mi orgasmo en sus manos. Cuando “desperté” del placer y abrí los ojos la descubrí mirándome a los ojos con un amor… Me dijo que le gustaba mirarme cuando me corría.
-          Magnífica y romántica anécdota. Me hubiese gustado más si no estuviésemos cenando. Pero sí, la falta de confianza es lo peor.
Nos seguimos riendo un rato más. Nos conocemos desde siempre. Por eso nunca hemos ido a más. Pero me gusta hablar o quedar con ella porque me relaja y hace que me olvide de cualquier odio. Y porque se lo puedo contar todo en confianza. Por más que no le doy la dirección del blog. La anécdota del pasado post se la explicaré de aquí a un par de meses, cuando me avergüence menos. La anécdota que tuve al salir de su casa se la cuento al día siguiente por teléfono y muy emocionado. Prefiero ir a mi ritmo. Ya he comentado mil veces que este blog no es para mis conocidos. Se han ganado a pulso que no les fíe mis frases.
Mi amiga me pide que me quede a dormir en su casa, en una cama pequeña que tiene. Me la vende como muy cómoda pero no me gustan los lechos ajenos. Especialmente cuando sólo son para dormir. Y además, no es bueno prestar una cama a un macho en celo. Te puede ensuciar las sábanas.
Me llena una bolsa de libros japoneses que me recomienda por más que yo llevo el mío de Borges. Le haré caso y los leeré pero primero le cito algo sobre el libro de los seres imaginarios de Borges que estoy leyendo: “Hay en la tierra, y hubo siempre, treinta y seis hombres rectos cuya misión es justificar el mundo ante Dios. Son los Lamed Wufniks. No se conocen entre sí y son muy pobres. Si un hombre llega al conocimiento de que es un Lamed Wufnik muere inmediatamente y hay otro, acaso en otra región del planeta, que toma su lugar. Constituyen, sin sospecharlo, los secretos pilares del universo. Si no fuera por ellos Dios aniquilaría al género humano. Son nuestros salvadores y no lo saben.”
Estas leyendas son muy machistas. Aunque sea mujer, siempre he sentido que mi amiga es una Lamed Wufnik. No sé si hay un Dios que evita aniquilarnos gracias a esa mujer. Pero sí sé que el mundo funciona mejor con gente que te transmite tan buenas vibraciones como ella.     

21 comentarios:

Annie dijo...

Hou así suene a cliché respecto a tu amiga se aplica aquello que dicen que el que encuentra un amigo, encuentra un tesoro; creo que sobra decirte que conserves y cuides el tesoro de esa amiga de la que nos cuentas hoy.

No sé si soy igual o más mitómana que tu ex, pero a mí también me encanta ver la cara de mi pareja cuando se corre, me parece que es algo sublime...

Besos brujos

Room dijo...

Siempre necesitamos a una amiga en la que podamos confiar. No sabemos el porque, pero a ella le podemos contar nuestras cosas y nos sentimos bien. Yo hoy llamare a la chica que tu ya sabes... la que toca la guitarra. A ver como va su periplo por Londres. Ya le he dicho que máximo 15 minutos hablando y ya está que al ser llamada internacional no quiero llevarme un susto a final de mes.
Ya te daré mas detalles cuando quedemos, saludos!!

MEME dijo...

Cuidala mucho.
Tienes suerte de tener en tu vida alguien así.
Besos mediterraneos.

POEM dijo...

esta muy bien estas reflexiones cotidianas en plan diario
el arroz tiene buena pinta!!!! jaja

una relación jamás puede estar basado en la mentira
lucho hasta que la persona q me gusta se confie a mi sin necesidad
de parecer mejor o peor
es delicioso cuando alguien está relajado como tu cuando estás con ella


es imposible enseñar un blog a conocidos
me gusta coincidir contigo en eso

***Vanessa*** dijo...

Veo que desde que está cambiando el tiempo un poquito, te va mucho mejor! Me alegro! A mí sólo me acompaña el tiempo, de momento..
Yo también tengo ciertas personas con las que hablo como si estuviera en las nubes, me hacen flotar, aunque hablemos de un tema sin importancia, y aún no entiendo por qué.¿Será porque es un Lamed Wufnik? En tal caso, no se lo diré por si acaso.
Besos!

Jordi M.Novas dijo...

a veces hay que cargarse de paciencia, sobre todo con las recomendaciones literarias.. .)

Houellebecq dijo...

Es difícil encontrar Lamed Wufniks. Lo importante es que haya gente que lo parezca. Me conformo con eso. Y sí Vanessa. Paso por un momentazo que iré desplegando aquí poco a poco que últimamente me salen muy largos los posts.
En cuanto a las recomendaciones estoy de acuerdo con lo de la paciencia. Suelo apreciarlas en muy poca gente.

Houellebecq dijo...

Bien, Poem, el blog a conocidos... Nevermore.

Tropiezos y trapecios dijo...

Has encontrado una persona que no sólo te escucha sino que además parece que te comprende. No hace falta que te diga lo que eso vale ;)

Un abrazo.

Ehse

LISSI dijo...

La verda es que no solo es bonito tener amigos como la que describes aqui sino que es necesario.Me gustaria que algun amig@ hablase de mi como tu lo haces de esta amiga tuya.Tienes suerte de tenerla y ella de tenerte a ti.
Besos

neko dijo...

Que gusto dá poder decir que se tiene un amigo de verdad. A pesar de que me cueste mucho considerar amigo a una persona puedo presumir de contar mis amigos de verdad con los dedos de una mano.

Estoy de acuerdo en lo de no dar el blog a conocidos, a mi parecer te resta la libertad que te ofrece.

Pilar dijo...

Hay veces cuando encuentras a alguien que sabe hablar escuchando, que calla cuando hace falta y le quita peso a tus penas con un simple gesto que te gustaría que el amor fuera una operación matemática, o que al menos se rigiera por alguna lógica, pero no es así, y cuando la tormenta estalla y no encuentras cobijo bajo el techo de tu propia casa, que bueno es saber que siempre hay una cama (estrecha) para acogerte, aunque el saberlo te de fuerzas para rechazarla.

Houellebecq dijo...

Me quedo con lo de "el saberlo me da fuerzas para rechazarla".
Luego me gsuta comprobar por aquí que no soy el único que sabe de lo malo que es dar la dirección del blog por ahí. Pero yo lo se por experiencia y por tonto.

urbanoyhumano dijo...

Borges lo ha dicho. 36 no son suficientes para todo el planeta. Ni siquiera para un barrio mediano.

Un abrazo Houell.


- A mí me ha llegado un tipo al blog con ganas precisamente de hacer amigos...-

Houellebecq dijo...

ja,ja, lo acabo de leer. Lo importante es no responderle mucho. Yo respondí a ciertos trolls que he tenido porque me hacen gracia y animan el blog (si no son los únicos protagonistas). Pero si tú no lo quieres, hazte la sueca. Aunque hables francés.

neko dijo...

Yo no he llegado a cambiar la url del blog para que de verdad sea anónimo, no me gusta la idea que se sea como un secreto porque siempre se asocia a algo negativo, pero simplemente eso, es una manera de sentirte libre y sin nadie que pueda juzgarte por lo que escribes.

Cual será el sentido de los trolls? por qué lo harán? a mi no me ha llegado ninguno, pero creo que sería un blanco fácil me dejo picar a la mínima!

Aitor Maiden dijo...

Tienes la amiga que yo nunca tuve y siempre quise tener, enhorabuena.

Me encanta cómo escribes, por cierto, me resulta muy cinematográfico.

Houellebecq dijo...

Es la primera vez que definen como cinematográfico pero me lo tomo bien. Especialmente por la frase que escribes antes,ja,ja. Gracias. Un saludo.

fairytales dijo...

Hola, soy nueva en tu blog y me ha gustado la forma fresca que tienes de contar las cosas, especialmente tu último post, supongo que por lo sensible que estoy con el tema de la amistad últimamente (puedes leerlo en mi blog, si te apetece). Guarda esa amiga, no te puedo decir otra cosa.
Por cierto, cuando una chica te miente aunque sea en “pequeñas cosas”, cuando te dice que te quiere seguro que también te está mintiendo, y sólo te lo dice para retenerte para su propio provecho; te lo digo porque conozco varios casos.
Espero no parecer uno de esos trolls de los que hablas con otros comentaristas.
Un beso.

Jordi M.Novas dijo...

dile a tu amiga que... dile que..

Houellebecq dijo...

Fairy... Por aquí suele haber pocos trolls y aunque los hubiera tú note pareces en nada a ninguno. Me pasaré por tu blog, por supuesto.