01 noviembre 2010

El precio por ser cutre

J. hizo una chapuza con su moto y pudimos reunirnos con unos amigos la otra noche. Uno de ellos dijo que antes tenía que pasar por casa de su hermana a lo que J. dijo que si podíamos ir a otro sitio. Pero no. Que fuéramos a casa de su hermana. J. no quería ir hasta allí porque tenía algún problema con esa chica. “No te preocupes” dijo nuestro amigo, “ya hace tiempo que no hablamos de ti”. “Ya” dijo J. “pero tu hermana hace años que me llama hijo de puta, de hecho ya nunca me llama por mi nombre, sólo pregunta por el hijo de puta, que qué tal el hijo de puta y que si no me he muerto ya de alguna enfermedad mala y que qué coño hace la gente como yo viva y respirando y quitándole el aire y otros recursos a las personas que sí merecen seguir existiendo”. Alguien le iba contando a J. lo que A., la hermana, decía sobre él a quién quisiera escucharla. “Bueno, bueno”, dijo el otro “hace años de eso, mi hermana está ahora con un tío, ya estará todo olvidado, yo necesito pasar por su casa que me debe un dinero y si no hay dinero, esta noche tampoco hay fiesta. Tú si quieres puedes esperar fuera.”.
Fuimos hasta la casa de la hermana. Nosotros en la moto y el otro en el coche y guiándonos. El primo de J. estaba en casa de la chica y le dijo a J. que subiera, que no pasaba nada. El primo de J. debo añadir, es un cachondo malintencionado.
J. subió algo nervioso. En el ascensor me dijo que pasase yo primero al piso pero decidí cederle a él los honores. “Tú cuando la veas, naturalidad, habláis como si no hubiese pasado nada y listos. Eso sí, luego me explicas qué le hiciste para que te quiera tan mal”, le dije.
Nada más entrar J. por la puerta del piso la escuchamos a ella “Eso, el hijo de puta el primero. Como si estuviese en su casa el muy cabrón. Un pedazo de mierda a quién  nadie ha invitado a este piso” El hijo de pu… digo mi amigo, entró igualmente. Ya puestos…
Los tres cuartos de hora que estuvimos allí fueron largos. Ella nos invitó a tomar unas cervezas para poder lanzar indirectas y seguir poniéndole apodos a J. a las primeras de cambio. Era un poco incómodo para todos pero un infierno para J. Escuché como el marido le decía en un aparte a mi amigo, “no sé qué le has hecho a mi mujer pero debe ser fuerte porque nunca me ha dicho nada bueno de ti. Nunca la he visto así”. Ya,ya, dijo J. sin levantar la cabeza del vaso de cerveza como si encontrase algún refugio en la espuma.
Cuando salimos me contó la historia. Hacía años estuvo con ella. Luego se lió con otra y la olvidó. Una vez pasó con su moto (esa que nos solía dejar colgados) delante de ella, A. le saludó y él ni la miró ni se despidió ni quiso contactar con ella. Despedida a la francesa. Una actitud que he visto en ciertos hombres. Nunca le dicen que no a una buena pelea pero despedirse de una chica en condiciones…  
En mitad de la carretera la moto nos dejó colgados y acabamos en el coche de otro amigo.  
La de problemas que se hubiese ahorrado J. de hacer bien las cosas. Pero no. Aquí dónde vivo nos encantan las chapuzas y así nos va…          

26 comentarios:

Pilar dijo...

Yo no diría cutre, sino cobarde, rastrero y quizás alguna palabra más fuerte. Cuando se ha mantenido una relación se debe una explicación y si toca una bronca, un enfado y un torbellino de rabia y llanto. Ocultarse, esconderse, jugar a que no existes o no existo es inmaduro y cruel, dificulta al otro poder pasar página porque no se encuentra motivo y solo pervive la rabia.
Imagino un rato violento para todos ¿no?

Un beso

marikosan dijo...

No hay peor cosa que una mujer resentida. Creo que si tu amigo se cansó de ella la actitud inteligente es pensar que él no la merecía y a otra cosa mariposa, sin rencores ni odio, que producen arrugas.

reltih dijo...

buen relato brother. siempre es un gustazo venir hasta tu sitio.
un abrazo

LISS dijo...

Vaya...creo que esa actitud está no solo alli donde tu vives...desgraciadamente está en otros muchos hombres de otros lugares.Y nunca entenderé porque...

Houellebecq dijo...

Imagino que ese torbellino de rabia y furia es el que se quería evitar, Pilar. Pero hubiese debido encararlo. Probablemente hubiese salvado una amistad después de eso.
Marikosan: el resentimiento... no sé si es femenino o no. Llamémoslo humano. Estoy de acuerdo con lo que dices de las arrugas.
Sí, bueno, Liss, el por qué tal vez tenga relación con eso que dice Pilar que se quiere evitar, los malos ratos. Lo que no lo justifica, claro.
gracias, reltih, te sigo leyendo.

arguellesacero dijo...

Cronista social, así te voy a llamar. El resentimiento es muy duro de pelar.

Houellebecq dijo...

Arguellesacero: Tienes carta libre para llamarme lo que quieras. Hace tiempo que te has ganado mi confianza y las confianzas son para eso, para que abuses.

Houellebecq dijo...

marikosan: Gracias a ti por esta avalancha de recomendaciones. A Soseki le tengo ganas pero todavía no le he leído. Nos leemos. Un beso.

"ACAPU" dijo...

Yo tuve una experiencia parecida, en este caso fue ella la que hizo como si nada. Es muy cobarde esa reacción, y priva a los dos de una amistad futura, o por lo menos de un respeto mínimo.
Pero yo si fuera ella, la de tu relato, no me molestaría en seguir con el enfado. Ni eso se merece la gente cobarde.
Y es que las chapuzas emocionales abundan en todas partes, y así nos va.
Abrazo.

Mario dijo...

El resentimiento es una comunión, es un tapiz que está colgado en cada persona, muchas veces...

Ha sido un gustazo leerte. Y, obvio, comprobar lo que me pierdo cada vez que tardo lo que tardo en llegar a los sitios acordados.

En fin, que me quedo a leerte con efecto retroactivo...

Un abrazo, sin resentimiento, eh...

Mario

Alondra dijo...

¡Hola! siempre me pregunto como los hombres a la hora de la conquista tienen piquito de oro y para pasar página pies para que os quiero...
La vida gira y nunca sabes que vas a necesitar o a quien vas a encontrar por lo tanto una despedida civilizada es lo recomendable.
Saludos

POEM dijo...

Nunca le dicen que no a una buena pelea pero despedirse de una chica en condiciones… me ha gustado esta reflexión!

la chica/hermana de tu relato es una infantil
no se guarda rencor tanto tiempo
hay algo q es morder el acero callerse tragarse la humillación
guardarse la opinión sobre esa persona por dentro y sobre todo reconocer q de parte de él no fue amor

es verdad q mola pelearse llorar enrabietarse morirse de amor fatal pero si no toca pues no tocó
y si no toca es porque en realidad no le importas una mierda a la otra persona

y donde hay un punto. no hay tres ...

Anónimo dijo...

Este texto no me ha gustado. He tenido la sensación de que no lo habías escrito tú. O de que tocaba escribir algo y has contado esto pero sin mucha convicción. No sé. Tampoco sé si en estos caso prefieres un no comentario.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Esta muy bien ser valientes. Afrontar las cosas. Dar la cara...
Pero los que llevamos en este mundo unos cuantos años, sabemos que hay muchos cobardones y cobardonas. Que no es que a ellos no les guste ser valientes, que les gustaría. ES que no saben o no pueden. Que ser perfectos está muy bien, pero...¡demonios! es que resulta que no lo somos.
Y conste que lo dice alguien que lleva la bandera de los cobardes, porue en muchas ocasiones lo he sido y lo seré, y de la fila de los valientes me exiliaron.

Los que se sientan como yo, detrás en fila india...y adelante, mis "no-valientes".

Marpin y La Rana

MEME dijo...

Ese tal J es un "pelín" cabroncete, al igual que hizo la chapuza con la moto la hizo con esa relación, igual es que es un pelín chapucero el chico en cuestión y no sabe hacer las cosas de otra forma,,,,
Pero yo discrepo y sin ponerme a favor del tipo este en cuestión, dejo caer que la actitud de esa chica dolida no la comparto, las cosas pueden desquiciarse en su día y llegar a ese tipo de actitudes insultantes y despotricar a diestro y siniestro una temporada,,,pero años?, me parece demasiado, tal vez siga sintiendo algo, para mi el sentir odio por la persona con la que tuviste una relación es sentir aún algo aunque sea ese odio, lo normal es la indiferencia, que esa persona ya no mueva nada en ti ni para bien ni para mal, eso seria, creo yo,la actitud correcta que te resbale que ande por el mundo ese peronaje, pero tal vez yo sea muy bicho raro para estas cosas...

PD:Mira que subir a su casa,,, que cortito este amigo tuyo...

Houellebecq dijo...

Acapu: Nunca critico sin la sensación de que puedo caer en los errores que acuso. Espero redactar sobre ellos para acordarme luego y no cometerlos yo. Psicoanalisis por la escritura y mejorameinto personal. Espero que no chapucero.
La del relato como dicen muchos y tú también, también peca de rencorosa. Todos tienen su culpa.
Mari: Me alegra que hayas vuelto. Tenías el blog un poco abandonado desde Agosto. Y ese blog si que es un gustazo.
Alondra: Cuando descubra el secreto femenino de cómo expresar bien los sentimientos y a la cara, seré mejor persona. Y los hombres también serán mejores en general.
Poem: Tú nunca tendrás los problemas de la ex de mi amigo porque nadas en la abundancia de las relaciones y el amor y de los placeres del amor. Dicho de otra manera, que pasas página fácilmente porque tienes mucho libro que leer. También porque eres bastante sensata. Lo sueles mostrar mucho con tus letras.
Anónimo: No tengo negros que me escriben el blog. Este texto es mío y sobre alguien que no soy yo, ya se ve, sobre un amigo con el que estuve el otro día. La historia es sobre él pero las reflexiones son mías.
Marpin...: De acuerdo contigo. La cobardía es más frecuente que el valor. En muchos y variados terrenos de la vida.
Meme: Me alegra que hayas visto las faltas de todos y cada uno de los participantes. Porque esto es fundamentalmente sobre la cobardía pero el personaje secundario es el rencor. En general me alegra ver que se ha visto todo lo que había pensado sobre la anécdota. Por un momento pensé que me había quedado confuso el relato pero me demostrais que no. Saludos.

Annie dijo...

Hou lo que me he reído leyendo este post, buenísimo!!!!!

Pensé que era la única que tenía un ex al que odiaba, ese que cuando ves, es como si se te abriera una herida y te echaran sal dentro. Mejor no saber de él, mejor no verlo, mejor que nadie te diga nada de él, que nunca se les ocurra decir que está con tal o cual porque sabes que no lo vas a digerir bien (de hecho sabes que el digerirlo te va a suponer dos meses y cantidades industriales de ron). Al que en su momento le deseaste la muerte y que ahora, superando traumas, te conformas con que sufra una gonorrea y/o sífilis, que se quede ciego de un ojo y que el otro no lo pueda cerrar nunca, que se quede cojo y le salgan barros por toda la cara y ampollas sangrantes, que se quede calvo a trozos y que tenga un pito permanente en los dos oídos. O de no ser posible todo lo anterior, hacer como A. y cambiarle el nombre por hijueputa y hacerlo sentir como un moco si hay la posibilidad de un encuentro...

Besos brujos

Mario dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Pero vengo comentario sobre comentario... a decirte que "Helga" se merece un relato. Me has dejado un buen sabor de letra, con lo comentado. Porque todos hemos habitado jardines desolados con la única compañía de una revista y un nombre femenino dee guerra...

Un abrazo

Mario

Houellebecq dijo...

Annie: Ja,ja, ser tu ex sale demasiado caro. Eso no es rencor, son deseos psicópatas. A ver si un día nos animamos a escribir un libro de autoayuda para hombres que se titule "Como decirle adios o hasta luego a una mujer sin dañarla". Entre los inconvenientes de no hacer bien las cosas pondremos fotografías de lo que les puede haber pasado a tus ex-parejas. Yo también me he reído leyéndote.

Mario: Mientras te comentaba ese recuerdo que me hiciste aflorar leyéndote yo también valoraba la idea de hacer un post con eso. Ni se me hubiese ocurrido antes de leer ese pedazo de relato tuyo. La buena literatura debe ser interactiva, despertarte algo, animarte a hacer algo... Saludos.

neko dijo...

Tu amigo hizo mal, muy mal, pero desde luego esa muchacha tiene un serio problema, hay que saber ver pasar los años y dejar atrás esta serie de problemas. No se puede llevar el rencor tan lejos.

Aun así, estos post siempre ayudan a aprender algo y aunque sea mediante una experiencia ajena intentar no cometer el mismo error. Di que si un día llega el momento y tenemos que cometerlo, lo cometeremos e incluso superaremos. En fin, que somos humanos

Recuerdos perdidos dijo...

Vaya dos "chapuzas", uno por mentiroso y otra por rencorosa. Saludos.

alondra-volarsinalas dijo...

¡Hola! vengo a darte las gracias por visitar el blog compartido, si quieres seguir mi vuelo serás bien recibido.
Saludos afectuosos

Rackham the Red dijo...

Je, je, je... Esta historia me es familiar. A mi me hicieron lo mismo hace cosa de un año, sólo que ni rompió siquiera. Bloqueó mis llamadas a su móvil, y desapareció del mapa. Envié un mail a ver si contestaba y nada, me imagino que metería mi correo en spam. Desapareció sin más.
Olvidarlo no le he olvidado, porque a mi al menos me sigue quedando la duda de qué es lo que hice tan mal como para que alguien me retire la palabra, sea escrita o telefónica. Los amigos saben lo que pasó, pero no tengo ninguna necesidad de seguir haciendo el ganso ni de ponerle verde. Si alguien me preguntase, diría lo que me pasó y que es un cobarde del que no te puedes fiar.
Mantener esos rencores tanto tiempo y tan vivos simplemente indican que no has sabido pasar página. La vida sigue, y aunque yo cuando me he cruzado con mi ex ni le he mirado ni le he saludado, si se me plantara en casa porque alguien lo ha traído, simplemente atendería a mi amigo, al otro ni un cortés hola, y cuanto antes salgan, mejor. Estas otras cosas son ganas de regodearse en la cobardía del otro, y francamente, bastante tiene con ser un calzonazos, como para que encima le puteen. Obviamente tampoco creo que tengan solución, así que, mejor cada uno por su camino...

Room dijo...

Hola tío! he abierto un blog nuevo para ir poniendo los relatos que vaya haciendo: http://relatosconsentido.blogspot.com
El primero que he puesto ha sido el que te he enviado por mail. Ya me dirás. Si quieres pública este comentario o no. (No me iría mal un poco de publi :P)
Un saludo y nos vemos!

Houellebecq dijo...

Rackham... estas historias abundan porque ni siquiera podría decir que esta es la única anécdota que conozco al respecto. Podría resultar redundante si cuento todas las que sé. La tuya de todos modos tiene matices verdaderamente curiosos.
Room, en cuanto pueda me pongo con lo tuyo. De momento ahí tienes el comentario y enseguida enlazo tu página.

Rackham the Red dijo...

No, si ya sé que las historias así abundan. Precisamente he narrado sucintamente la mía, porque con esto de las nuevas tecnologías el cobarde puede llegar a límites insospechados: bloque de llamadas telefónicas, correo directamente a la basura, eliminación de facebook/hotmail... ¡Menudas molestias tecnológicas! Lo curioso de mi historia radica en que habíamos quedado ese fin de semana como si tal cosa, tenía que devolverle la bufanda que se dejó en mi coche y hizo eso.:-) Resulta chocante ver que la gente me tiene tanto miedo que ni es capaz de expresas sus verdaderos sentimientos durante una relación.