15 septiembre 2012

Lo que diga de ti...

Salía del piso de mis padres. Me encontré con C.. No nos veíamos desde la noche en que conocí a Imbécil(Imbécil, parece ser, tenía un nombre pero lo he vuelto a olvidar,lo siento, hasta que lo recuerde seguirá siendo Imbécil). C. estaba junto a su coche o el de Imbécil y charlábamos afablemente. Ella también estaba. Daba vueltas como un satélite alrededor del vehículo ocupada en su rotación, afanosa... ¿Nerviosa?
Terminé de de hablar con C. y apretón de manos, tenemos que quedar y adiós. No hubo intercambio de impresiones ni saludo cordial entre Imbécil, a la que apenas vislumbré, y yo.
Barajé varias opciones:

a- Imbécil era otra chica a la que confundí con ella pero me consta que C. sale con Imbécil, me lo dijo su primo J.

b- Imbécil estaba incómoda por nuestro último encuentro.

c- Imbécil ha leído mi post anterior o sabe de él de un modo indirecto y me odia con razón.

Sólo me preocupaba la c..
Escribo como el que piensa en voz alta, no para que me lean o escuchen los objetos de mis ataques, sólo para aliviar tensiones. A Imbécil ya le dije lo que pensaba de ella de un modo más leve. El insulto suele ser para mí algo privado, para descargarme sobre la pantalla o el papel, no para apalear a alguien salvo en caso de extrema necesidad(mis vecinos son un ejemplo de esto último). El insulto es bueno si te libera pero no si hunde a nadie. Sé que este concepto mío es raro pero si hay dudas siguen abiertos los comentarios.
Me pasó con una chica con la que tuve algo más íntimo y a la que ni siquiera insulté pero me pilló en flagrante delito bloguero y se enfadó(lo expliqué por aquí hace años).
Y P. recibía halagos pero algunos, leídos o malinterpretados no le gustaban o eran más de lo que necesitaba ver publicado.
Leer sobre ti es como escuchar detrás de una puerta a dos personas que te mencionan. Yo preferiría no hacerlo porque seguro que no escucharé todo lo que me guste escuchar.
En mi cine, un tocayo mío entusiasta de mi blog, leyó varios posts seguidos hasta que llegó a uno dónde atacaba cruelmente a un tal Sergio que trabajaba conmigo pero no era él(era un tipo que duró dos semanas allí). Sergio reconoció pronto que no hablaba de él pero antes de eso, mientras lo pensó, me confesó que había sentido “que se le volcaba el corazón”. Y pude entenderle. Es duro soportar descalificaciones a tus espaldas. Debe ser como el rey que descubre que confabulan contra él para asesinarlo incluso sus familiares y amigos. Así que escribo semiescondido y con antifaz pero no puedo controlar todos los modos de que lo escrito no llegue a quién no quiero que llegue. Siempre ha pasado y volverá a pasar. Lo que haces te acaba acusando más tarde o más temprano. ¿Debo entonces dejar de contar “mis” verdades por aquí o por allí?
Ah, no, la cabra tira al monte y si está medio loca se suele arrojar desde la cumbre.

27 comentarios:

aina dijo...

No creo que "imbécil" leyera tu blog, sería mucha casualidad a no ser que vayas promulgándolo por ahí, que lo dudo sino...no sería tan difícil ponerte una cara. Lo que ocurre que la pobre, el otro día, estaba intentando ligar (yo pensé que contigo, pero ya veo que pretendía al "otro") e iba de "sobrada"

Ná, si además, de haberlo leído le habrías hecho un favor.

MEME dijo...

¿Debo entonces dejar de contar “mis” verdades por aquí o por allí?
Mi opinión...
Es que eso depende de lo que te afecte lo que piensen o como les siente a los demás tus verdades, pero para eso hay que valer y a parte luego ser consecuente con la que te caiga por lo dicho.
Si que es duro eso de soportar des calificaciones a tus espaldas,aunque yo de sobra se que no caigo bien a todo el mundo, y que cada cual tiene una opinión sobre mi, pero, claro, es distinto saberlo, que oírlo directamente.
¿No te preocupa que lea esta entrada la chica? No creo jeje, si no no lo habrías escrito, jejeje..
Que conste que esta vez no veo romanticismo en tu entrada por ningún lado, jajaja
Besos Sergio.

Sergio dijo...

Aina: Ya dije que veía perfectamente a quien quería ligar. Tenía ojos para ver, o J. o C. Fue C. Pues mejor porque J. ya está ocupado.
Es cierto que las probabilidades de que me lea por casualidad son ínfimas. Pero un grupo muy reducido de gente real tiene este blog y ese grupo es muy querido por mí pero el cariño no me esconde que el alma humana es cotilla y que lo que saben unos pocos se acaba extendiendo. Ya me pasó hace tiempo...

Meme: Y continuando con el hace tiempo... Soporto más o menos bien lo que se diga delante mío. A mi espalda no tanto pero lo cierto es que casi no me llega. Escribo sabiendo que me pillarán tarde o temprano casi todos los que salen por aquí de mala manera. Lo sé. Dos o tres personas a las que estimo acabarán hablando(pienso que ya lo han hecho aunque lo dejaré en condicional porque me ha quedado paranoico el comentario). Esos pocos "reales"(aunque tú también eres real, es para distinguir los que me conocen en persona de los que no)a veces me comentan, me halagan y sin mala intención me publicitan. Aquellos a los que me publicitan sí pueden usar la mala intención para llamar la atención sobre mi blog. Una vez un par de amigas de mi trabajo en el cine supieron que lo escribía. Al final me acabó leyendo hasta la señora d ela limpieza, los gerentes, mi familia, mi madre...(creo que hablé de esto hace tiempo). He visto motores de búsqueda dónde mi nombre y apellidos dan lugar a mi blog, a artículos que me han publicado en webs, diarios y alguna revista. Si alguien inteligente de mi entorno quiere saber sobre mí, lo primero que encontrará será este blog. Si no he tenido problemas antes es porque no soy el centro del universo y la gente está ocupada con otras cosas. Sea como sea no le pido disculpas a Imbécil. Sólo digo que mi anterior post no era para vengarme, era para relajarme. No puedo hundir a una persona sólo por una noche de borrachera y un mal comentario. Eso es miserable hasta para mí.
Perdona el rollo pero por último es cierto, esto no va de romanticismo. De hecho llegan historias de antiromanticismo. O de amores rotos, pero todo a su tiempo... Besos

h i l i a dijo...

yo diría que uno debe escribir sobre lo que le dé la real gana porque si empezamos con autocensuras o con complacer a todo el mundo, mal vamos.
otra cosa, claro, es ofender, pero en este caso concreto, ¿realmente importa lo que piense alguien que te da igual y que se comportó como una cría contigo?
además, como bien dices, ya le explicaste cara a cara lo que pensabas de ella, así que un remordimiento menos (si es que lo tenías).
un beso.

Pitt Tristán dijo...

Comprendo tu "teoría del insulto" y pienso que eres magnánimo; para mí llamar idiota a quien lo es y lo demuestra públicamente en el entorno en que te pronuncias no es insultarlo es destacar una de las cualidades que tiene por costumbre airear. Eres magnánimo y divertido.
Como enemigo ya debe ser otra cosa.
En cuanto a lo que pìensen de uno, personalmente siento tanto aprecio a lo que opinan positivamente de mí los buenos como lo que me vituperan los malos, creo que aún encuentro más satisfacción si algún hijoputa me odia.
Fuerte abrazo, anti-idiotas.

Daltvila dijo...

Creo que será la b), pero tan horrible fue el último encuentro como para que ni te salude?

Siento que me falta más información.

"que se le volcaba el corazón"

Pues sí, eso de leer sobre ti y a tus espaldas debe ser más que duro.
El blog, no obstante, sirve mucho para liberar tensión y soltar lo que te plazca. El problema es que tu entorno conozca que tienes un blog...Craso error, Sergio! pero....
¡cómo se te ocurre!!!

En definitiva, que me alegra tu vuelta mucho.

Besos

ReltiH dijo...

FULLLL RELATO. TÚ SIEMPRE TAN DIRECTO.
UN ABRAZO

Zavala dijo...

El insulto es liberador, sano y tonificante, en un momento dado. Además es gratuíto y gratificante y todos lo tenemos a nuestro alcance. Pero elegir el insulto adecuado en el momento justo, eso es muy complicado y suele descalificar al emisor. Normalmente el estado de ánimo del insulto suele estar asociado a emociones negativas que hacen perder el control nervioso, ese es el motivo. Por eso, y en favor de la calidad, mejor servirlos como plato frío. Salvo excepciones claro.

Sergio dijo...

hilia: No, si ya te dije una vez sobre el miedo escénico que lo mejor es escribir para tí y luego que pase lo que tenga que pasar. Y sí, pasan cosas. Pero eso permite que yo pueda seguir escribiendo sobre esas nuevas cosas y no me aburra. Y no, con esta chica no me remuerde la conciencia. Pero era una buena excusa para escribir sobre lo que significa escribir y no ser absolutamente anónimo. Un beso, ESCRITORA.

Pitt: Me froto los ojos y veo que sigues ahí. Ya he leído a Pepe decir o insinuar que no estás perdido para la causa de los blogs de referencia. Y te agradezco lo de magnánimo pero en mis casos de fuerza mayor(vease mi "guerra de tronos" contra los vecinos) insulto como cualquier hijo de... vecino, claro. Como enemigo soy retorcido pero olvidadizo, me tienen que recordar la afrenta porque si pierdo mucho tiempo con la venganza me quedo sin leer el libro del día o ver la serie del momento. Saludos emocionados, Pitt.

Daltvila: Mmmmm, la b me parece también a mí. Y sí fue tan mal. Después de esa noche J. recibió mensajes de ella diciéndole que lo sentía, que sentía si me había ofendido tanto. Con el alcohol recuerdo pero lo hago con fallos pero más que lo que dije debió ser la cara que puse. Mi segundo oficio, si pudiera elegir oficios sería el de actor. Expreso con todos los rasgos de mi rostro lo que pasa por mi cabeza. Al menos cuando pierdo el control. En estado normal sé jugar bien al poker. Besos

Reltih: Tus poemas no se quedan atrás. Espero el del Martes como siempre. Un abrazo.

Zavala: El insulto contra nadie libera dolor, es cierto. Es casi un analgésico según pruebas científicas que se han hecho, un golpe físico te duele menos. Pero como tu dices el emisor, tenga o no tenga razón, pierde credibilidad al insultar. He perdido batallas dialécticas por un enfado. Intento rectificar eso. No siempre es así, el autocontrol perfecto debe ser cosa de robots o de gente que no es como yo.

eva dijo...

Casi todos proclamamos que queremos sinceridad pero cuando ésta llega no suele hacerlo del modo en el que pensábamos. El Ego es muy vulnerable a los ataques de los demás, soporta a duras penas el suyo propio.
Hace tiempo dejé de preocuparme por lo que comentaban a mis espaldas ya que “ojos que no ven, corazón que no siente”. Con los ataques más directos suelo desenvolverme mejor pues tengo la opción de saltar en mi propia defensa, ya sea con un ataque, con un “tienes razón” que deja desarmado a tu “agresor” o pasando del tema porque la persona en sí no merezca ni un ápice de mi atención. Pero he de reconocer que tengo ciertos problemas con la gente que se mete contigo delante de ti pero indirectamente. Ahí no sé cómo actuar porque al responder a alguien que no ha terminado de ser claro con su insulto, puedes incluso parecer idiota. Últimamente tengo ataques de esos, sobre todo de una compañera de trabajo que se ríe en mi cara, con esa risa burlona que tienen los cobardes.

Respecto a criticar a los demás, casi nunca lo he hecho porque me ha parecido una pérdida de tiempo. Aunque también he de reconocer que últimamente ya no es así y me apetece hacerlo. Puede que si tuviera la destreza de hacerlo tan elocuentemente como tú, no dejaría títere sin cabeza pero creo que si lo intentase quedaría tan cutre mi exposición que me rebajaría a los mismos que me critican a mí y eso nunca porque hasta para insultar hay que tener una inteligente elegancia. :-)

Sergio dijo...

Esa tipología de los que se ríen indirectamente de tí me ha gustado Eva. Los he visto alguna vez. Están delante, te tratan de una forma que parece que no, pero se ríen de tí como si no te dieras cuenta o de una manera poco clara. Mi actuación es directa. Les suelo decir que el imbécil es él por no pensar que yo de me doy cuenta de lo que está haciendo. Si sigue con lo suyo le suelto alguna indirecta que lo ridiculize(todo el mundo tiene puntos débiles psicológicos)y si se pone chulo yo más. Es una lucha animal y muy básica. Puede perder hasta el desvie antes la mirada del contrario. En general pierde el que tiene miedo. Y no, mis miedos por suerte no van nunca por los enfrentamientos individuales.
De todos modos mejor no buscar enfrentamientos. Hay que ofenderse por algo grave. Las pequeñas cosas hay que dejarlas pasar. Con el tiempo me enfado cada vez por menos.

Pepe Deapié dijo...

Creo que entiendo lo que quieres decir. Que te odien con razón me parece mejor a que te odien sin razón. Lo que uno puede entender siempre se maneja o se lleva mejor. Supongo que el insulto que entiendes como liberador es el que puede hacer que el otro te odie o no, pero no lo humilla. Lo que pasa es que lo que siente el otro no es algo que dependa enteramente de uno. Por eso, como no hay una raya clara, cuando te acercas a la frontera, puede ser que la hayas atravesado o no...

Se me ha hecho interesante esta entrada. Un saludo Sergio.

Begoña dijo...

El arte de novelar es ese, ser lo bastante perspicaz para hablar de quienes jamás se imaginarán que son.

Es arte por eso, porque no todo el mundo posee la habilidad.
Saludos

Pilar dijo...

Me ha encantado ver resumida mi idea de que desfogarse jurando en arameo es bueno siempre que el otro/a no se enteren porque no es ese el objetivo, y la verdad además de sobrevalorada, se pasa siempre de cruel.

Escribir sobre la realidad, sin faltarte ni hacer daño gratuíto a nadie, supone para mi un esfuerzo que agradezco, pero entiendo que tu blog es diferente y claro, a veces, puede dar lugar a malos momentos sobre todo para el que leyéndote en silencio, no puede explicarte porque de repente te odia tanto.

Besos

Sergio dijo...

Pepe: Con tu comentario que bordea lo matemático incluso en el aspecto humano de la entrada veo que lees bien lo que pongo ye incluso aportas matices que ni yo mismo contemplaba al principio. Y cierto, no depende enteramente de mí lo que piense el otro.

Begoña: Cuando novelas(no es este el caso pero imaginémoslo) hay gente que se cree que se habla de ella y no es así y gente que no ve que hablas de ella y sí es así. Es curioso como cada uno interpreta lo que quiere. Por eso es mejor escribir lo que se desee. Saludos.

Pilar: Es eso, Pilar, el daño gratuito. A veces no puedes evitar romper cosas pero lo mejor es no romperlas porque sí. Si guerrasn ya hay, mejor no inventar nuevas sobre temas nímios.

VANESSA dijo...

No creo que leyera tu blog, pero si lo hizo entonces se reconoció perfectamente como "imbécil".
Pienso q no debes dejar de escribir y contarnos tus verdades, así al menos te desahogas.
Besoss

Sergio dijo...

No lo creo pero lo explicaré si es así. Todavía no he podido hablar con J.Estoy de minivacaciones en la costa. Otra vez. Saludos.

Annie dijo...

Sergio soy de las que pienso que a un bagazo poco caso...
Si esa chica ni te va ni te viene que mas da que se enfade, o no le guste lo que nos costaste sobre lo que piensas de ella, y si el problema es porque piensas que C se molestará al estar ligado con ella, no lo creo, se supone que es tu amigo y te conoce.

No le des más vueltas al asunto y sigue deleitándonos con tus verdades.

Besos mágicos cargados de energía positiva

Sergio dijo...

Ah, no, a C. no le importa.Él tiene la actitud de "ya se apañarán". La que se ha de tener. No, no me importa. Tengo otros problemas en los que estoy ahora pero bueno... Besos

Anónimo dijo...

Me parece un post bastante insulso. Tal vez el tema no da para más. Tal vez no te apetecía escribir. Tal vez. Pero me quedo esperando el siguiente.

Anónimo dijo...

Sergio mira por donde se juntan el hambre y la necesidad...
Por motivos personales (léeme me dio la gana) y repasando tu post respecto a lo que hablabas de que quienes nos conocen personalmente nos leen el blog y ello conlleva a situaciones indeseadas, decidí cambiar el dominio de mi blog.

Si te quieres seguir pasando ahora es http://deannie0.blogspot.com.es

Un besazo desde lo más hondo y gracias por estar siempre para mí. (Así no coincidamos jejeje)

Anónimo dijo...

Supongo que fuiste, ¿no?
http://cultura.elpais.com/cultura/2012/09/19/actualidad/1348083404_333797.html
Espero el post...

Sergio dijo...

Tres anónimos seguidos.Aunque poco anónimos. El del post insulso(opinión muy subjetiva) creo que es mi anónimo oficial. ¿O no? Sí quería escribir. Si no, no lo haría. De hecho voy a escribir mucho. Pero acepto tu crítica. Si no te gusta no te gusta, qué narices. No hay nada que añadir.

Anónimo dos: Leeré tu blog. Pero no pienses nunca que estás a salvo. A mí me pierden las ganas de que me lean y siempre saben más de los que debieran.

Anónimo 3: Ja,ja, ya me gustaría ser él o escribir como él(aunque físicamente está hecho polvo, qué horror de hombre).

Anónimo dijo...

Sí, sí, el primer y tercer comentario son de tu anónimo oficial (me gusta el cargo, gracias!)
Opinión subjetiva, por supuesto, valga la redundancia.
Pero lo viste, ¿verdad? A Houellebecq, digo. Me gustaría leer tu crónica de su charla.

Sergio dijo...

No, no estuve allí porque no estoy esta semana en Barcelona, se me escapó. Lo he sabido hoy.

Liss dijo...

Yo creo que el desfogarse es algo necesario y muy sano,siempre y cuando como tu bien dices no haga daño a nadie.
En el caso de alguna gente que se vea reflejada en tu blog tampoco es para sentirse mal,después de todo alguien dijo alguna vez" que hablen de ti aunque sea mal,pero que hablen!)
Saludos
PD:El otro día me acordé de ti , tu pasión por Houellebecq ,vi que el escritor visitaba Barcelona.
Recordé tu encuentro con el que narraste en un post antiguo, creo que fue en una feria del libro sino recuerdo mal y creo recordar fue algo chungo.
Pues eso...yo y mi memoria caprichosa :)

Sergio dijo...

Liss, hace tiempo que tu no te desfogas en blogs. A lo mejor es que te va tan bien que no lo necesitas. Eso espero.
Tu memoria funciona muy bien porque escribí aquello hace mucho tiempo. Esta vez se me ha escapado la llegada de mi ídolo. Lo he tenido que leer pero me ha vuelto a cautivar su entrevista. Más que su último libro dónde se domesticó para ganar un premio. Físicamente espantoso sigue mentalmente en forma. Lo había dudado.
Saludos.