17 febrero 2015

Sobre sumisiones obligadas



La sumisión no siempre es divertida. Lo digo pensando en las sombras de Grey.  
Estoy intentando no comentar la película por dos motivos:
1º La comenta todo el mundo así que poco nuevo puedo añadir.
2º No la he visto ni me apetece.
Pero tampoco debería irritar tanto que sea el estreno más cutre y penoso del año. La solución si no te gusta es la misma que sigo yo, ver otras películas. Más o menos es como decir que no te gusta Tele 5 y que deberían prohibirla. A mí tampoco me gusta esa cadena. A veces, cuando voy a casa de mi madre ella la tiene puesta y me da ardor de estómago ver algunas cosas. Pero luego descubres, si estás en casa, que hay un pequeño artefacto que se inventó hace tiempo y te evita esos malos tragos: el mando a distancia. Esa cadena y esa película están ahí porque hay mucho público que las alimenta. También hay iglesias y mezquitas porque hay gente que cree en esos seres imaginarios. Afortunadamente tenemos otras opciones. Otra cosa es que la televisión pública que pagamos metiera a Grey o Belén Esteban, entonces sí habría queja. Y ojo que es posible. Fin de la larga digresión. El post no iba sobre esto.
Quería hablar de un caso de sumisión real que me tiene impresionado últimamente. Una que no es pactada como la de esa tonta película dónde un macho alfa impresiona a una disminuida psíquica. Que ni siquiera es un juego dentro de una pareja. Una sumisión que no puede rebajar su calificación por las escenas violentas ya que la realidad es así, te llega y te la tienes que comer entera sin cortes ni paños calientes ni tijeras en el metraje.
Me cuenta T. que el fin de semana que conocimos a E., en el pasado post tuvo consecuencias. Y no por culpa del marido. Sé que en este país cuando se habla de violencia de género el culpable es el hombre. Es como el mayordomo de las viejas novelas de detectives. Siempre pagaba los platos rotos el mismo. Y no digo que no sea cierto en un ochenta por ciento de las veces. Pero luego están los casos raros. En este caso el marido acepta y casi abraza con alegría que su mujer no quiera seguir con él. En este caso quienes no lo aceptan son la familia. La de ella. Sus propios padres y hermano. Este sin ir más lejos vio el coche de E. aparcado frente a la estación y entendió que su hermana estaba de viaje. Se puso como una fiera y se acercó hasta la casa del cuñado para pedirle explicaciones y ejercer de energúmeno. El marido de E. le tuvo que echar (con dificultades) de su casa.
Los padres de E. la llamaron por el móvil sólo para gritarle puta y adjetivos similares que definen más al que los pronuncia que al que los recibe o sufre. Le ordenaron que volviera a casa con su marido y la amenazaron.
Cuando finalmente regresó, su madre la recibió con un tirón de pelos que la arrojó al suelo mientras volvía a sonar la retahíla del insulto:”puta, mala madre, zorra, más que puta”.  Todo esto a una mujer de treinta y tantos. Una independiente e independizada durante toda una vida. Cualquiera diría que hablo de un país musulmán porque estos siempre son también los malos de la película como el mayordomo y el macho nacional pero no, esta es una familia de un pueblecito de Jaén. Y esto ha pasado en esta época, como quien dice el otro día.
T. me comentaba que a E. se la ve muy sumisa. Cuando él llegaba del trabajo esos días en los que estuvo en Barcelona ella le tenía arreglada la casa, el baño dispuesto y el albornoz preparado cuando él terminaba, la comida servida en el plato cuando se sentaba a la mesa… Vamos, la envidia de una Geisha. O ya puestos de una esclava de nuestra postguerra.
Pero esto no es un pacto de sumisión. Esto es más bien sobre una mujer a la que han anulado desde muy pronto. Actualmente luchando por ser libre pero con un largo camino por delante. Incapaz de ejercer como mujer libre incluso cuando nadie la obliga.
   

23 comentarios:

Fanny Sinrima dijo...

La sumisión de la mujer al hombre solo se ha superado muy superficialmente y en algunos aspectos.No conozco familia en la que hay hijas e hijos que no haya cierta discriminación , por diferentes razones, algunas pueden parecer lógicas por la sociedad en que vivimos, pero sea por lo que sea, hay discriminación en los valores que se les trasmite.
Pero no hay que culpar solo a la familia sino a la sociedad; no existe igualdad en el trabajo, ni en los órganos de dirección, ni siquiera en el propio gobierno. Lo que se percibe desde pequeños es que hay un predominio del hombre e incluso en los colegios tratan de imponerlo si el profesor no interviene.
Para convivir en igualdad sería bueno que antes los hombres aprendieran a valerse por sí mismos en todas las tareas domésticas y las mujeres a gestionar su vida sin delegar en nadie sus asuntos.

Un texto para reflexionar sobre el eterno problema de la igualdad entre mujeres y hombres.

Un abrazo.

detalles dijo...

Primero, permite que ria un rato sobre ese resumen de la película "dónde un macho alfa impresiona a una disminuida psíquica". ¡¡¡Jajajajaja!!!
Segundo, he trabajado durante 24 años en varias asociaciones y lamento decir que, esto que relatas, es muy habitual y no solo en mi tierra. Otra cosa hubiera sido si, en lugar de E, hubiera sido el marido el que se hubiera atrevido a viajar hasta Barcelona. En este caso, la familia la hubiera convencido de que son cosas de hombres y que donde mejor que con su marido, donde iba ella a estas alturas a encontrar un hombre y donde iba a ir sola...
Difícil encontrar la libertad si nunca nos hemos permitido pensar en ella. Da tanto miedo dar el paso que, aún libre, vuelves a crear tu nueva dependencia.
Una entrada que me ha dolido, es triste pensar que, los que se suponen que te quieren, te quieren así.
Un besote grande.

Mario dijo...

Joder, qué relato o qué cronica... Me gusta que mezcles la seriedad de una situación con la no seriedad televisiva de la otra.

De todas formas, cuando dices que "todo esto a una mujer de treinta y tantos. Una independiente e independizada durante toda una vida..." Vamos, si haces referencia a ella, ni independiente, ni independizada. Además, su vida transcurre en un tablero de juego en el que la casilla cárcel la espera al final de cada tirada.

Que el marido abrace la posibilidad de quedarse solo, pero que la familia de ella la obligue a regresar a los brazos de él, o a lo que quede de él, me hace pensar, me da para un relato ficticio de verdad.

Buen escrito, Sergio, demasiado bueno.

Ah, tampoco he leído a Grey, ni pienso hacerlo, ni he visto la película, ni pienso hacerlo. Tampoco sintonizo casi nunca, y casi siempre de pasada cuando lo hago, Tele 5, pero mi madre lo tiene puesto cada vez que voy a su casa para encontrarme con la mesa puesta y la discusión en la parrilla de salida de mis cuerdas vocales adiestradas.

Un abrazo, y gracias por pasar por mi blog.

h i l i a dijo...

creo que lo único que puedo decir es que qué afortunada soy de no ser ella ni de tener esa familia ni haber recibido esa educación, porque supongo que al fin y al cabo si ella lo recibe a él con el albornoz preparado y la cena calentita es porque es lo que ha visto o le han enseñado. y ojo, que no hay nada de malo es ser detallista y querer a tu pareja, siempre y cuando sea por decisión propia.
una pena que sigan pasando estas cosas, todavía hoy, pero mucho peor que haya personas que lo sufran a diario.

un abrazo.

S. dijo...

Fanny: Desde luego Fanny. Tú haces ya ese repaso riguroso a los lugares dónde hay discriminación(y en los que no siempre nos fijamos los hombres ni algunas mujeres). El último reducto será el que comentas de valernos por nosotros mismos en las tareas de casa, creo que la asignatura más pendiente pero más necesaria. A fin de cuentas valerse por uno mismo significa ser más libres. Un abrazo, Fanny.

detalles: De verdad que puedes reirte con eso. Yo considero que es la parte más transgresora de la película y el libro. Esa Anastasia es pura idiotez de las que dan rabia. Y por supuesto que esto será así más allá de tu tierra. Estuve pensando si poner el nombre de la provincia de ella para no ensuciarlo por culpa de esa familia. Pero claro, ya he hablado de ella en otros post... Un beso.

Mario: Cierto, Mario. La independencia de la familia sólo es teórica, porque no vive en casa de los familiares. Pero lleva la esclavitud en la sangre. O la educación retrógrada. Como esos pájaros a los que les abres la puerta de la jaula y no salen o si lo hacen no van muy lejos. Sobre dar para relato... pues en tu caso sería magnífico.
Sobre lo de Grey no esperaba menos. Es que no te veo leyendo eso que dice que es literatura. Bueno, ni siquiera sé si lo dice alguien. Yo Telecinco igual que tú. No le voy a hacer una visita a mi madre empezar a cambiarle los canales. Por lo menos un respeto. Aunque la cadena no respete a nadie. Un abrazo.

hilia: No, claro, ser detallista no es malo. Si no eres tú siempre la detallista o si la cosa no consiste en que tú ofreces y quieres y el otro se deja querer. Creo que hay mucha gente que ha sido educada como tú hoy en día pero aún así también hay mucha de la otra. Y sorprende. Y claro qeu te hace sentir afortunada-o por no ser así. Y un poco de pena también se siente. Un abrazo.

volvo dijo...

Aunque te has esforzado, muy acertadamente, en tocar el tema de los malos tratos de manera que no lo parezca, me resulta tremendamente difícil comentar cuando me encuentro con este problemón social pues queda demostrado que la mayoría de las veces el enemigo ya estaba en casa: con una familia como la de E. no se necesita maridos machistas pero si además el destino tiene uno reservado en tu vida la desgracia ya está servida. Y no es nada fácil hablar de libertad, ni tomar decisiones que te lleven a ella cuando no tienes apoyo por ninguna parte. Ojalá E. tome la decisión de liberarse de su familia que, según paree, es lo peor que tiene a su lado.

Te dejo un beso, S.

Rafarrojas Rojas dijo...

Jo, qué heavy y qué triste... Así que esto escondía la lanzada!
Un abrazo

Laura Noestá dijo...

Ya lo he comentado varias veces en mi facebook, si Grey fuera un hombre pobre, viejo y feo, sólo les parecería un enfermo pervertido o en una palabra: abusador, pero es lo que tiene el marketing.
Respeto a quienes practican el BDSM y de hecho cada quien hace con su cuerpo lo que le da la gana, yo también hace años experimenté con estas prácticas, pero promocionarlo como lo están haciendo con una novela tan mal escrita (no pude pasar de la página 40) y ahora la película, para hacer creer que el abuso está bien visto, me parece que algo no va bien en materia social.

En cuanto a la parte cruda de tu historia, la que se refiere a E, no me sorprende, pues de donde vengo es el pan nuestro de cada día, la mujer siempre debe estar sometida a su marido y dedicada a su familia, es impensable que una mujer casada esté "pendoneando" por ahí y más si sus padres están pendientes del qué dirán, "pueblo pequeño, infierno grande".
Es muy triste su situación, como la de muchas mujeres que la padecen, sólo que esta vez gracias a tu pluma magistral nos la hiciste visible y hasta cercana...

Besos (BEP)

S. dijo...

volvo: Que tome la decisión de librarse de su familia y de sus servidumbres. Y que lo haga sin apoyarse en un hombre como mi amigo o como nadie. Que lo haga libre de una vez. Aunque desde fuera parece fácil, claro. Podemos juzgar muy por encima este asunto si no nos han tratado nunca como a ella. Saludos.

Rafarrojas: La cantidad de sorpresas e historias que esconde todo el mundo... Un abrazo, Rafa.

Laura Noestá: Claro,estoy de acuerdo. El BDSM y cualquier pacto entre adultos que no les haga un verdadero daño no es malo por sí mismo. Sobre Grey habría que avisar igual como se avisa con el tabaco que esconde mensaje ultramachista pero eso sí, sin censurar, eso nunca. Que se publique lo que se quiera publicar. Que se siga vendiendo Grey y se publicite la película aunque sean penosas. La libertad de expresión va por encima de todo. Y que haya libertad de expresión para criticarla, claro.
En cuanto al otro tema(vaya dos platos tan opuestos que he metido en el post, comedia y tragedia) pues me quedo con lo de tu expresión "pueblo pequeño, infierno grande". Aunque estoy empezando a ver que estas cosas ocurren en cualquier lugar. Si mirasemos en algunos hogares de los lugares catalanes en los que tú o yo vivimos también nos llevaríamos más de una sorpresa. Muchos besos, querida Laura.

Rafarrojas Rojas dijo...

...por cierto que yo tampoco he visto ni voy a leer ni libro ni peli de Gray... creo, aunque tal vez sean prejuicios infundados que me vienen de alguien que me contó la historieta, que esto es again la saga Crepúsculo, pero ahora las lectoras son midwives burguesitas que quieren emociones fuertes, o 9 semanas y mierda... Y yo puesto a eso, prefiero lo auténtico y no el pastiche.
Claro que tal vez se equivoque mi prejuicio.

Sylvia dijo...

No es un caso extraño que la familia te digan: "con la suerte que tienes..., qué es lo que quieres?"
No podemos cambiar a la gente, así que basta con hacer lo que apetezca, sin dar explicaciones. Eso se aprende con el tiempo. No libera mucho más darlas, ni se convence a nadie, así que mejor la guerra por libre... y ya está..
Ohhhh el sr.Grey.... vale, leí el libro - si hay que criticar, hay que leerlo- la película mejorará en que no se oirán los pensamientos de semejante pava y empeorará en que ni de coña será como el libro de explícito... así que. No la he visto, ni la veré al menos pagando. Además no me gusta el prota. Cuando la leí imaginaba a Fassbender que es el que me gusta y este me parece ñoño... ummm que lo pongan como porno de mamás es lo más patético que se ha hecho en propaganda pero bueno, ha funcionado como marketing, así que felicidades a los que tuvieron la idea de promocionarlo porque el objetivo con las masas está más que cumplido.

Bss ;)

S. dijo...

Rafarrojas: Esto es una cosa peor que la saga Crepúsculo. Es una novela rosa maquillada de novela porno o transgresora pero que a estas alturas no transgrede más que las reglas de la la buena literatura. Parece que su mérito es haber dado en la tecla de los deseos de cierto tipo de mujer. Bueno, no es poco pero sí insuficiente para que podamos disfrutarla nosotros. Yo lo intenté pero me superó.

Sylvia: La lucha contra la familia suele ser así, sin dar explicaciones. Ellos te dirán al final "si al final haces lo que te da la gana" y así habrá sido. Si se trata de una buena familia, además, te acabarán perdonando tu condición de "oveja negra"(por más que esa suele ser una expresión injusta).
Te pillé. Lo has leído, ja,ja. Yo ya lo comenté por aquí hace dos años. Leí ochenta páginas. Quería leerlo entero pero no pude. Nunca me ha pasado con ningún libro pero este me venció. Realmente quería saber el por qué de ese éxito pero no me llegó la paciencia. Sobre la película con
Fassbinder... No sé, a lo mejor la hubiese visto yo. Fassbinder me gusta por buen actor. Lo mismo se le da ser supervillano, que esclavista, que androide que reprimido sexual... Un actorazo. Aunque me parecería un desperdicio para un papel con diálogos tan sonrojantes.
Lo de porno de mamás totalmente de acuerdo. Éxito de marketing. ¿Y la película que es? ¿Porno para monjas? Besos

MaRía dijo...

Comienzas provocando una sonrisa y acabas con un tema duro y digo duro no porque no se conozca la realidad por desgracia se sabe, se calla y se permite.
Un algo habrás hecho
ahora no se aguanta como antes
el pobre se desloma para darte todo
y miles de frases que si una se queja las suelta la familia y ya da igual sea la propia o la del cónyuge
La anulación de la propia voluntad y el hacerse sentir culpable es la peor y más cruel de las sumisiones porque las que son como las del Grey son aceptadas y no dejan marcas en el alma las otras son cicatrices que te marcan de por vida cuando no acaban al final con ella Habría mucho que hablar o comentar o divagar ... a saber
pd/ yo me leí el primer libro sip salvo algunos "momentos" me parecen patéticos sus diálogos interiores con la diosa que lleva dentro la srta .. en fin hasta la frase se me quedo grabada

Verónica Calvo dijo...

Tremendo, S.
Desgraciadamente hay muchas mujeres en esa situación. el problema es muy profundo pues viene de la infancia y crean culpabilidades casi imposibles de superar.
La mujer viene arrastrando ese rol desde la noche de los tiempos, no solo en nuestro país. Parece que hemos de ser abnegadas, solícitas, sumisas, dependientes, servidoras etc. Y si no lo somos, se nos tacha de malas mares, esposas, hijas, mujeres...

Una lástima que por miedo, o por lo que sea, te dejes maltratar.
Y luego hay quien se sorprende de que a una se le vaya la pinza y desaparezca.
Yo la deseo que pueda dar portazo, liberarse y vivir la vida.

Saludos

ReltiH dijo...

CON 30 Y TANTOS.. MMMMM MUY TARDE PARA SER LIBRE. FULLL TEXTO BROTHER.
UN ABRAZO

Pilar V dijo...

Sobre Grey mejor no entramos que nos comerá espacio y ganas, aunque ¿sabes? llevo días pensando en escribir mi versión no ya de las novelas, que leí o la película que veré cuando me la ofrezca mi compañía de cable, sino sobre quienes sienten la necesidad de posicionarse ante una historia de ficción con tanta intensidad y virulencia y sobre todo sobre quienes precisan juzgar a quienes pueden haber disfrutado de ambos productos, es un fenómeno que no recordaba desde la publicación de la novela La pasión turca y su posterior película, curiosamente ambos fenómenos abordan la sexualidad femenina.

Pero vamos a la historia real, esta mujer a la que conocemos por tus palabras y que, al menos a mí, me hace pensar mucho. Descubrir que su familia es la responsable de un proceso de anulación y sometimiento nos puede sorprender porque nos hemos habituado a que esa relación sea establecida en el seno de la pareja, pero lamentablemente, venimos de dónde venimos y nos hicimos adultos en familia.
Ese escenario familiar tan machista y cruel habrá tenido mucho que ver con cómo ella reacciona en la vida, y sobre todo en el modo que tiene de mostrar su amor (con ese despliegue de actitudes que relatas y que dan un poco de repelús, no por desagradables sino por ser tan extrañas a un comportamiento más libre)
Lo que más me preocupa de esta chica es que para abandonar su vida se una a la de tu amigo, pero entiendo que rupturas vitales como la que ella plantea son casi imposibles de afrontar en soledad.
Y como siempre (como madre) me preocupan sus hijos, qué difícil es educar de un modo diferente al que nos enseñaron.
Perdona hoy me he enrollado un montón.

Besos

S. dijo...

María: Yo ya comenté como he dicho más arriba que leí ochenta páginas del libro para saber o entender por qué el éxito. También lo dijo antes Sylvia, para criticar hay que leer o ver. No pude más. Me mató la diosa interior de la que hablas y las dudas estúpidas e infantiles de una persona que no parecía estar ni bien de la cabeza y parecía ser la protagonista. El tal Grey me parecía más increíble que cualquier personaje fantástico. Les dediqué un post para reírme pero eso sí, sin soltar espumarajos ni enfadarme. Es un libro y que aproveche a quien lo disfrute. Sobre el tema duro me sorprende gratamente que me aguanteis la oferta de meter risas y luego hacer otra cosa y entrar en el drama de lo de mi amigo. Este lo cuento porque me ha sorprendido. Y veo que aquí las mujeres tienen más que opinar que nadie, incluido yo. Lo veía venir.

Verónica: Pues sí, que de el paso y que se busque su vida. Pero sin caer en otra trampa o aferrarse a alguien. La dependencia es el principio más claro de la sumisión. Y lo encuentras más desarrollado en los lugares más aislados. Ella no es de Jaén capital. Es de un lugar dónde no llega casi ni el cine. Entre incomunicaciones es más fácil no acceder a modos más abiertos y libres de relacionarse con la gente. Saludos.

Reltih: Hombre, no me la encierres que es joven, ja,ja La libertad es un derecho hasta que te mueres. Un abrazo.

Pilar: Me encantaría ver tu versión sobre lo de Grey. Lo de la virulencia no sé, se me ocurren también muchas teorías. Todo esto da ya para ensayos. De todos modos La pasión Turca era bastante mejor en cualquier sentido que esto. Pero no importa. Todos vemos ficciones mal elaboradas en cualquier momento del año y no ocurre lo que ha ocurrido con esta. Sucede aquí que se juntan un éxito brutal(por eso se habla tanto), que es un éxito parcial(solo entre mujeres y el resentimiento que los hombres acumulan contra estas sale a la luz cuando ven una debilidad)y así podemos seguir y seguir hasta cansarnos sí...
En el otro tema das en la clave. Yo también estoy viendo que la solución no es mi amigo. Y además lo digo con conocimiento de causa. Es que se aferra a él porque pasaba por allí y le supone una ayuda para salir pero se equivoca. Mi amigo no está por labores tan grandes. Lo conozco y no necesita eso. Ni lo desea. Y no se le puede culpar. Cada cual busca su felicidad como puede o quiere y no le puedes obligar a montar una família de hoy para mañana. Ella tiene que salir de ahí con algo de ayuda y lo va a tener complicado pero lo conseguirá, espero. Aunque nunca para caer en otra sumisión. Los hijos están ahí para perder. Está claro. Afortunadamente son mayores. 14 y 12. Tal vez no sea lo mismo que si fueran más pequeños. Hoy te tocaba más comentario porque es un tema para tí. Te esperaba especialmente. Besos

Maman Bohème dijo...

Ahora entendemos lo "de la mirada triste"...nunca sabes realmente lo que pasa en una familia. De cara para fuera es una cosa y de puertas para dentro otra muy distinta...la realidad de muchas mujeres o familias es esa en esta España que parece tan "liberal" y en el fondo todo es una mierda de hipocresía. Yo viví con un padre "machista" hasta la médula y una madre a la que yo misma alentaba de que se callara para que las "broncas" fueran las mínimas...mi hermano no podía estar en la cocina porque eso era de "maricas"...y qué decir de hacer algo en casa...no podíamos ir a la playa, por ejemplo, mi madre y yo solas...porque ¿qué hacían dos mujeres solas ahí?...¿tomar el sol? le decía yo...y por consiguiente malas caras...Así que no me extraña nada lo que cuentas. Cuando mi madre con 50 años se separó, hasta mi tío (que parecía "moderno") le preguntó que qué haría sola a esa edad...hay que joderse...Y no somos de la "España profunda"...o sea...que tu entrada me da mucha pena. Mucha. Has de ser muy valiente y tener carácter para luchar contra todo. Para esta chica tu amigo es como la tabla de salvación, como el puente para "salir" de un entorno al que no quiere pertenecer. Pero no es esa la solución. A veces...como dice el refrán "salir del fuego para caer en las brasas". Con un ambiente así o sales guerrera o sales sumisa...no sé si existe un término medio. Y si lo hay...siempre te quedan cosas en una parte de tu cerebro.
La sociedad cambia muy lentamente. Porque ni hombres ni mujeres son libres para ser ellos mismos y para hacer lo que quieren sin ser criticados.

Respecto a Grey...yo levanto la mano que sí, me leí el libro y apunta Sergio...el segundo también...pero eso creo que ya lo comenté en una entrada tuya que hablabas sobre ello. El libro es malo está claro. La peli...va a ser muy light pq es yankie. Pero lo único que yo veo bien de este libro y de su súper marketing es que ha servido para que haya gente que aburrida de sus relaciones, descubran que hay "cosas" distintas que hacer en la cama. Para eso no está mal.
Mi crítica sobre el libro, no habla bien sobre las D/s. El protagonista tiene un trauma infantil y por eso le "va el tema BDSM"...vaya tela...no tienes que estar traumatizado para que te guste una tendencia sexual o otra, como a quien le gusta el chocolate o la fresa. Los gustos no tienen explicación. El sexo tampoco. Y la prota...es estúpida. Bueno...no voy a hacer un post sobre la peli. A mi me gustaría verla solo por ver caras y oír comentarios...me molaría porque soy curiosa de naturaleza. Si voy...te contaré...jejeje
Podría escribir muchas más cosas pero lo dejo aquí...
Besazos...y hoy parece ésto la biblia...MUAAAAAAA

Miss Carrousel dijo...

Tu historia me ha revuelto las tripas. No comprendo como hoy en día son posibles ese tipo de circunstancias. No logro entender qué es lo que paraliza a esa pobre chica. Tal vez sea lo que dices, que desde el principio ha sido así y lo acepta. ¿Pero por qué? ¿Por qué no exigir libertad? Su propia libertad. Es suya. De nadie más. Sólo espero que personas así, algún día se den cuenta de que valen tanto tantísimo, que son las dueñas de sí mismas.
Me uno a Detalles con ese "un macho alfa impresiona a una disminuida psíquica". Jajajajaj no podría haberlo dicho mejor (tampoco la he visto ni falta que hace).
Un besito, S.

S. dijo...

Maman Bohème: Gracias pr el comentario al que poco se puede añadir ya que es crónica. Si ya decía yo que aquí me completáis el post, en los comentarios. Ha quedado claro que no hace falta y las profundidades y abismos españoles para encontrar cosas así. Yo tuve una educación punto medio. Mi padre daba una de cal y otra de arena pero mi hermana salió como le dio la gana y era más bien irreductible. Mi madre era menos débil de lo que aparentaba y entre eso y la educación del colegio creo que he podido sortear el machismo. Pero he visto de todo, claro(aunque nada tan extremo como lo de esta chica).
Sobre Grey te has leído los dos. Y ya puestos por qué no el tercero. Así serás la primera que me podrá contar en qué queda eso. Tengo curiosidad malsana por el final de la trilogía. Pero no tanta que pueda leer esos libros. Besos y gracias por tu megacomentario. Un ratito de sana distracción en esta mañana ventosa por Barcelona. Besos.

Miss Carrousel: Claro que es eso lo que la paraliza. Como a muchas personas en esa o en situación parecida. Todos hacemos cosas que la gente no entiende. Solo nosotros sabemos qué nos limita, qué prejuicio, miedo o complejo. En estos casos la parálisis es más dañina pero sólo ella sabrá como aguanta eso. Aunque al menos se va a ir. Que lo haga. y a ser posible que lo haga sola. Más independiente. Besos.

Dorotea Hyde dijo...

Una historia terrible la de E, creo que en otras entradas ya habías dado pistas, quizás pequeños detalles mencionados por T. E. debería largarse a Barcelona, pero no porque la esté esperando tu amigo ni nadie, sólo para romper las cadenas. Claro que las rupturas en los casos de sometimiento son dificilísimas y necesitan de mucho trabajo. ¿Ella tiene ayuda (profesional)?

Muy triste. Que una madre le haga eso a una hija me parece aún más triste que se lo haga su pareja... si eso es posible.

S. dijo...

Dorotea: ¿Ayuda profesional? Ni siquiera creo que piense que la necesita. Vamos, que ni en sueños se le ha ocurrido que alguien puede ayudarla. Creo que allí incluso los policias locales no entenderían que quisiese "abandonar" el hogar tres días. La culpable es ella. O eso le dicen. De todas formas se irá. Ya ha conocido la libertad en otra ciudad y hasta que no lo consiga no parará.

Noelia dijo...

Con lo que ya cuesta enfrentarnos a nuestros propios miedos y limitaciones si además no te dejan hacerlo ...
Me gustaría pensar que esas cosas solo pasan en los pueblos, que su mentalidad es mas cerrada pero lamentablemente no es así. Se ha avanzado poco en determinados temas.
Lo malo es que esa situación no se arregla con un mando a distancia. Con distancia si, y mucha. Espero que consiga salir de ese circulo tan cerrado de mente.