11 enero 2016

Desde el día en que murió mi ídolo


Esta mañana desayuné una mala noticia. No me hizo falta cafeína para despejarme. Estaba en la cama y un locutor semi-incrédulo me dijo en el transistor bajo la almohada que David Bowie había muerto. Que se había esperado a confirmarlo por si era uno de esos bulos que mataban a mi ídolo desde los setenta pero no, la familia había dicho que esta vez iba en serio.
Yo muchas veces había pensado qué ocurriría cuando mi ídolo no estuviera en este mundo. Pero como lo veía en buena forma me olvidaba.
Esta noticia me ha dejado impactado porque era mi número uno (a pesar de los Depeche, Morrissey, Sabina, etc.). Mi modelo de juventud cuyo mayor lema se había convertido en el mío “Cambia”. Era el eterno retorno de Nietzsche, la idea de que debemos morir y resucitar muchas veces durante nuestra vida, reinventarnos, no quedarnos quietos y tratar de buscar nuevas formas de ser para no estancarnos. Decía que cuando alguien hacía un disco parecido al anterior sentía que estaba cavando su propia tumba.
El escritor peruano Santiago Roncagliolo me dijo una vez en la Casa América de Barcelona que en la literatura también se podía hacer eso (y en cualquier arte). Hacer algo muy distinto cada vez, cambiar hasta el estilo si era posible, que él lo intentaba en su literatura. Reencarnarse de nuevo como los budistas o como el superhombre del citado Nietzsche (sí, Dios ha muerto, el mío hace unas horas).
Así que fui mitómano en mi adolescencia y coleccioné todo lo que me llegaba de ese artista. Le imité. Me puse pesado con todo el mundo que me conocía hasta el punto que me han llegado condolencias de amigos y familiares que han relacionado su nombre con el mío nada más escuchar la noticia. Y no, no temáis, no estoy tan loco que la tristeza me haga llorar por un ídolo. Soy avaro con las lágrimas y de momento me las guardo para familiares o amigos cercanos pero aún así…
Si amas la música como yo, tu ídolo es una parte de tu vida y sus recuerdos (soy un melómano confeso enamorado de todo lo inglés pero que lee con música clásica o jazz, o no le haces ascos al heavy, a los buenos cantautores con buenas letras, al blues, a… creo que en distintos momentos puedo escucharlo casi todo salvo el folclore que no es lo mío por más que lo intenté).
Me recuerdo en un cine de adolescente con otro Sergio que tocaba conmigo en nuestro grupo de música. Él solía decir que Bowie era un moñas confeso. Yo le respondía que para moñas sus Pet Shop Boys que además eran dos y se daban todo el tiempo entre ellos (¿Y qué? ¿A quién le importa hoy en día que alguien sea gay? Sólo a los adolescentes subnormales como nosotros).
En mitad de la proyección, una de terror, un susto nos hizo gritar como nenazas y nos quedamos callados y con el corazón latiendo a mil por hora. Así que empate técnico. Como moñas quedamos mi amigo y yo en ese cine. Es una anécdota que siempre nos hemos recordado muertos de risa. Luego mi amigo se hizo fan de Bowie aunque no haya relación con esta anécdota.
Y recuerdo también la música de aquella banda sonora de película infantil “El laberinto” que mi prima se aprendió de niña por mi culpa y hoy me ha recordado (veremos mi sobrina que también tuvo que soportar eso).
Y recordé a mi hermana y amigos que me llamaron pesado hasta lo indecible por meterles a Bowie hasta en la sopa y luego, cuando de mayores lo han escuchado les ha gustado y me han pedido disco o hasta han llegado a comprárselo(o me han seguido llamando pesado pero con cariño).
Y aquella vez en las alturas de Barcelona, en aquel estadio, cuando pasé horas hasta conseguir mi primera fila aplastado contra una valla para la comunión con mi dios. Nada de eso desaparecerá “como lágrimas en la lluvia” porque los medios están más pelmazos incluso que yo. Hoy toca Bowie en las notícias. Incluso teniendo una maldita infame infanta sentada en el banquillo de los acusados.
Con vuestro permiso voy a torturar a mi vecino con unos cuantos discos que tengo por aquí. Hoy toca dejarme la garganta. No soy de homenajes ni cosas así pero bueno, que este es mi guía espiritual.   

Es lo que tienen los artistas, que se mueren y dejan algo bueno detrás que no se muere nunca. No podemos decir lo mismo de los políticos. Descansa en paz, genio. 

23 comentarios:

MuCha dijo...

Los artistas que mueren dejan mucho
Parte de nuestras vidas
de nuestras edades
La música se mete en el alma dándole ganas al cuerpo en momentos malos y alegrías o emociones en otros momentos
Un hermoso texto lleno de vos y tus sentimientos

maloles dijo...

Yo tampoco me lo creía, he esperado un poco para ver si era cierto. Y sí. Lo siento, por él y por ti.
A mí me gustaba, pero no era fan incondicional. La edad, supongo. Aunque entre mis top ten está space oddity(típico, pero cierto). Casi es imposible que no te guste, ¿no? Como tú dices, no paraba de reinventarse.
Lo que más me marcó de él: nos dijo que ser raros estaba bien.
En fin, yo tampoco lloro. Aunque me entristece. Un beso.

Sergio dijo...

Mucha: Gracias. Es que hice tan mío a David Bowie que si lees los comentarios hoy por el facebook ves que la gente me ha recordado a continuación de la noticia de Bowie. Cuando me gusta algo, se nota. Y claro que deja. Para mí sigue sonando su voz y su música. Y seguirá. Como siempre he hecho. Saludos.

maloles: Sobre la edad te confieso que Bowie tampoco era al cien por cien de mi generación. En los setenta estaba yo por las nanas, los pañales y cosas así. Pero como siempre se hacía un reset pues siempre pescaba a alguien nuevo por el camino. Y yo me entregué a estudiar todo lo suyo que me haía perdido. Un beso

PieL dijo...

Entrañable dedicatoria a un genio y a tu vida ,
la música nos eleva el alma cada uno con sus gustos
lo importante es sentirla ahí bien adentro y que emocione
un beso y un abrazo
gracias por tus palabras , de verdad eres un puedo decir ¿ encanto? jajaja.... es solo cariñoso ehhh¡¡

Sergio dijo...

Pues claro que puedes decirlo, incluso aunque me quede grande la palabra. Me han llamado cosas peores y sin permiso. Gracias a ti por las tuyas que nunca faltan. Sí, todos tenemos nuestra propia música (o casi todos,conozco unos pocos casos de gente que no le gusta la música de ningún modo). Llega más adentro que cualquier otro arte.

Pilar V dijo...

¿qué decir?
Un abrazo

Sergio dijo...

Pilar: Un abrazo, Pilar. Gracias por estar. Como siempre. Y sigue estando, por favor.

Noelia dijo...

Imagino que puede sentirse más doloroso porque están vinculados a nuestros recuerdos. Asociamos una canción o película a determinados acontecimientos y así (independientemente de lo buenos o malos artistas que sean) se vuelven más "como nosotros" o como algo "parte de nosotros". No sé si me he explicado bien, tanto tiempo sin escribir hace que rechinen las teclas (y las ideas sobre todo ;-)

Pd.- Hasta los Dioses son mortales.

Sergio dijo...

Noelia: Te has expresado perfectamente. La verdad es que ya me estaba preguntando por dónde andarías. Aunque imaginaba que el último año habrá sido de mucha ocupación con tu nueva ocupación de madre. Espero que te vaya todo muy bien.

Fanny Sinrima dijo...

Lo que siento de la muerte de un artista es que no pueda seguir creando por lo que él disfruta así y por lo que nosotros disfrutamos. Pero lo ya creado ahí queda y eso es lo que le hace eterno.

Saludos.

Verónica Calvo dijo...

Yo me enteré por un muro de FB y aunque sabía que quien lo ponía lo sabía seguro, no me lo creía.
Rápidamente fui al señor y google y... Plaffff.

Lo cierto es que el día antes (o dos días antes, que estoy mayor), vi en las noticias que sacaba nuevo disco. Le vi muy desmejorado.
En fin... Ashes to ashes al viento, que aunque nos digan que ha muerto, jamás lo hará.
Es inmortal.
He dicho.

Abrazo

Sergio dijo...

Fanny: Lo ya creado es tanto que desde luego llevo casi una vida sin agotarlo. O agotarme yo de escucharlo. Pero sí,eso es lo terrible de la muerte del artista. aunque no sabremos lo nuevo bueno que podría haber hecho. Saludos

Verónica: Hay algunos iconos que parece que siempre estarán ahí pero no, resulta que son personas que se mueren. Yo me resistía a creerlo por el disco del Viernes. La desmejoría del último vídeo la achacaba a la edad y a lo siniestra que era la canción pero no, en ese vídeo y en esa canción se estaba despidiendo ya, no sé cuando lo filmó(el disco se grabó entre Enero y Mayo del pasado año). Yo también lo voy a seguir percibiendo como alguien que sigue vivo. Saludos

ReltiH dijo...

EL GLAM ES SU MÁXIMA Y ORINAL EXPRESIÓN, SE HA IDO. BUEN VIAJE DAVID. YEAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH SIEMPRE YEAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH.
ABRAZOS

Sergio dijo...

Siempre yeah, Reltih, siempre. Para mí a todas horas.

PieL dijo...

Paso a las carreras a dejarte un saludo y una canción
:-)

https://www.youtube.com/watch?v=IT7epf58s0E

Sergio dijo...

Y yo con calma la escucho y te digo que la canción me ha encantado. Otros viejos clásicos esta semana muy acordes con el que se me ha ido. A ver quién no conoce ese ladrillo en el muro. Afortunadamente el muro ya no está. Aunque hay otros. Los cubanos decían que ellos tenían uno de agua. Bueno, besos, que ya me pongo con las digresiones.

Dorotea Hyde dijo...

Mis más sinceras condolencias. No era fan de Bowie (aunque me gusta alguna canción suya), pero me pasa exactamente lo mismo que a ti con mis ídolos cinéfilos. Me gusta la música, pero la verdadera y loca fan sale de mí con el cine. En cualquier caso lo admiraba por saber reinventarse, por ser un genio creativo, por hacer lo que le dio la gana, por transgredir lo establecido. DEP... o no.

Sergio dijo...

Gracias. A mi tambien me gusta alguna cancion suya. Digamos que unas 700 suyas entre participaciones y composiciones en solitario. Los fans devotos somos asi, muy complacientes con nuestros grandes. Y claro. Tengo otros idolos en musica y otras disciplinas. El cine tiene tambien sus equivalentes en Bowie para mi. O quiza un poco menos. Saludos

Laura Noestá dijo...

Te acompaño en el sentimiento...
Besos

Maman Bohème dijo...

Yo que ya te he dicho que estoy en un estado semi inconsciente o semi de locura transitoria y no veo ni la tele, ni escucho la radio, ni leo...no sé ni como me enteré...pero me quedé patitiesa...
Bowie siempre ha sido uno de mis cantantes preferidos. Todo él me gustaba.
Era diferente.
Me encantó tu entrada. La has clavado.
Muchos besos.

Sergio dijo...

Laura: En Enero se me muere mucha gente. También ha fallecido la hermana del famoso J. del que hablo por aquí siempre(best friend) y algún familiar lejano. Debo decir que sigo sin acostumbrarme. A eso nunca. Gracias. Besos

Maman: Gracias por lo de la entrada. Lo que me gusta de tu comentario es descubrir otra fan (que desconocía) de mi Bowie que es el de muchos. Yo entiendo que haya gente que no comulgue con su música y lo respeto pero me emociona descubrir a otros a los que les ha llegado igual que a mí. En cualquier caso a los que no les guste entenderán lo que digo cambiando Bowie por su cantante preferido. Y a ti... qué decirte, Maman, Bowie seguirá tan vivo que habrá más discos suyos nuevos. Ya lo verás. Como lo hemos visto con otros. Sólo que Bowie escribía mucho que luego aparcaba. Y ahora eso también se aprovechará. La muerte de los artistas da más dinero que su vida. Besos

Rafarrojas Rojas dijo...

Pues lo siento por ti. Era un tipo listo aunque creo que le gusta más a mi hijo de lo que me gustó a mí nunca. El día que muera James Taylor, entonces haré su panegírico o al menos lo recordaré en un post. Lo que si creo es que era un hombre con talento (aunque no se acordara con mis gustos) y con imaginación. Del resto no sé nada (de lo importante, de lo humano).
Decía que We can be heroes, just for one day. Él lo fue para muchos muchos días. Yo firmaba por morirme con eso a mis espaldas

Sergio dijo...

Rafarrojas: Tengo a un conserje por ahí con el disco de James Taylor siempre en conserjería. Ya me has llamado la atención sobre el individuo. Soy muy variado en gustos. A veces necesito un estilo y a veces otro así que puede interesarme. Saludos