20 mayo 2013

No future

Como la vida del funcionario interino es un camino de baches, charcos, hierros puntiagudos y en general disgustos relacionados con la palabra "recortes", me dedicaba estos meses a disfrutar de ese reverso malicioso del mundo laboral: el paro.
Estudiaba oposiciones para ser funcionario fijo o mejor dicho, indefinido. Tanteaba el mercado laboral recibiendo algunos calambrazos al saber de salarios y esfuerzo en la empresa privada. Y no me sorprendían. Nada que no supiera. El país sigue estrangulado y estrangulando. Pero como seguía lejos de la indigencia aún vivía momentos de felicidad moderada desayunando café y pastas, desarreglando el mundo con J. (de baja un par de meses) y tomando sobredosis de literatura, comics, series de televisión y cine(día del espectador especial más especial aún que el Miércoles, el Jueves: 4,50 euros). El horario nocturno para el ocio, el diurno para buscarme la vida.
Leer los periódicos era un escoyo para esa felicidad, claro, pero intentaba hacerlo sin meterme en el futuro apocalíptico que anunciaban antes de tiempo.
Aunque la vida sin obstáculos no existe. Toda balsa de aceite tiene su fecha de caducidad.
En mi caso el heraldo negro fue un sobre del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Según ellos les debía un día de paro, algo más de 26 euros, seis entradas de cine el día del espectador. Además me cancelaban temporalmente el desempleo. Y es que aseguraban que yo había trabajado un día mientras cobraba el paro. Curioso. Porque yo ese día trabajado presuntamente para el Ayuntamiento había estado en Pineda y ya viviendo del paro, paseando por la playa y contemplando la posibilidad de comprarme un perro para acariciar algo.
"Un cruce de datos, puedes reclamar" me dijo el amable funcionario de mi oficina de empleo cuando le conté el problema. Perfecto. Podía reclamar, así que lo hice. Pero eso sí, mientras tanto y a la espera de la resolución tenía que mantenerme sin ingresos de ningún tipo y con la hipoteca resoplando ominosa sobre mí. Y ojo que el que no se conforma es porque no quiere ya que a esto hay que echarle una gran carcajada. Y es que en el sobre que me vino con la injusta multa de la seguridad social se dibujaba un hermoso timbrado azul del Fondo Social Europeo. El timbrado decía:

EL FSE INVIERTE EN TU FUTURO

¡Oh, no, Fondo Social, no inviertas más en mi futuro o en otro cruce de datos del Ministerio de Empleo me mandan al corredor de la muerte!

16 comentarios:

h i l i a dijo...

¿es casualidad o los cruces de datos siempre son en contra y nunca a favor?

ánimos y espero que pronto vuelva la balsa de aceite. y los ingresos.

S. dijo...

Los cruces de datos son hijos de la Ley de Murphy.
En los ingresos ya estoy pero a costa del sudor de mi frente o de mi paciencia(tema para otro día). La balsa va regresando aunque no perfecta.

Pilar V dijo...

Datos, datos, eso es en lo que nos hemos convertido, en números sin más, quizás porque si nos paramos a ver qué hay detrás la sobredosis de realidad pueda con nosotr@s.

Anónimo dijo...

Sé que mal de muchos es consuelo de tontos, pero al leerte sentí alivio al ver que no soy la única jodida en estos tiempos que corren.

Espero que todo se te solucione y pronto veamos la luz al final del túnel.

BEP y mi cariño por siempre

S. dijo...

Pilar: Los ordenadores también se equivocan. O mejor dicho, se equivocan las personas que los manejan. Y lo peor es que no se puede hacer nada porque somos tantos que si no se nos maneja de esta forma, como números, podría ser peor.

Anónimo: Creo que entro en una época de consuelo para la gente ya que mi anecdotario está cargado de estos y otros males. A mí también me gusta sentirme acompañado con los males de alguien o pienso que me consuela. Aún así lo mejor es saber que todo empieza a mejorar y que con suerte nos tocará a nosotros también. Besos.

eva dijo...

Ya nos hemos convertido en datos en lugar de personas y abrir el buzon hoy en día es una auténtica tortura.
Lo realmente asombroso es que todos los sinverguenzas que hay por la vida, cobrando paro y trabajando, solicitando incapacidades cuando no las hay y etc, etc... todos esos no reciben cartas, será que no tienen buzón.

S. dijo...

Eva: Hay gente con suerte y da igual porque si las reciben ya saben como inventarse nuevas excusas para conseguir subvenciones. De todas formas espero reparar ese asunto. No voy a pagar por lo que no hice.

Rafarrojas Rojas dijo...

En cierta ocasión me llegó una carta del paro diciendo que había cobrado de más y que les debía no sé cuántas miles de pesetas. Y yo que lo único que había hecho era ir al banco a cobrar el cheque que ellos me habían dado en primer lugar, me quedé joplátido y muy cabreado: ¿así que cometen ustedes un error y yo lo pago? (porque además no fue una corrección inmediata sino tal vez meses después)...
Sobre el FSE: trabajé cinco años en proyectos EQUAL. Cuando la pasta europea terminó, terminaron igualmente los proyectos. La culpa de que no haya cundido más lo que nos han dado no es de ellos, siendo honestos, sino nuestra que lo gastamos en muchas ocasiones en polladas varias en vez de en inversiones reales y productivas...
Un abrazo fuerte de tu amigo,
rafarrojas

José Núñez de Cela dijo...

Es posible que la frase tenga una errata, quizá debería decir: EL FSE INVIERTE TU FUTURO,

Cuanto .... anda suelto.

Ánimo y disruta del día del espectador,... por lo menos!

S. dijo...

Gracias, José, esta es una demostración de que Kafka y sus historias siguen con nosotros y actuales.

S. dijo...

Rafa..: Seguro que lo del FSE no es culpa de ellos. Si hasta miran con recelo algo del dinero que tan mal invertido está habiéndolo dejado aquí.Se dice que ciertas manos políticas corruptas lo han tocado ilegalmente. Aún así es paradójica la frase del futuro cuando tan poco futuro te dejan por una u otra causa. Un abrazo.

Annie dijo...

Hoy sólo paso a desearte feliz fin de semana, ya había comentado antes tu post pero sin perfil. (estaba vaga ese día jejeje)

BEP

ReltiH dijo...

UNO NUNCA SABE, PA' QUE LOS ESTADOS INVIERTE TANTO EN UNO, SI NUNCA SE REFLEJA EN UNO. MUY IRÓNICO NO?.
UN ABRAZO

S. dijo...

Annie: Ya lo sé, no me has sorprendido. No todo el mundo firma con BEP.

Reltih: Na de na... Un abrazo, Reltih

Mario dijo...

Vamos, vamos... iba a hacer un comentario defendiendo a los funcionarios, a los que se merecen mi defensa, pero me callo... En este ahora no cabe defensa. Pero es cierto, mientras leía sonreía. Y no lo hacía por tu mala suerte, qué va, lo hacía porque como vengo del "post" anterior, deseaba escribirte que el tiempo, las letras y las situaciones, nos dan la razón: para nada estás encasillado; esta entrada tiene un registro diferente, vamos, jodidamente diferente...

Espero que haya luz al final del túnel, que la veas, la sigas, o algo así. Mientras todo sigue su curso, no dejes de sucederte en letra; nos haces bien, nos haces sentir afortunados unas veces, desgraciados otras y, lo mejor, vivos siempre.

Otro abrazo dominical...

Mario

S. dijo...

Mario: Yo siempre veo luz al final del túnel aunque lo cierto es que por la vida siempre haya más de un túnel. Todo funciona en ese bucle de túnel y luz y paisajes hermosos y otros más tirando a páramo oscuro. Como hace tiempo que acepto el juego no consigo sentirme especialmente derrotado así que de momento con buen o mal tiempo me paseo con buena cara. Además está claro que este tipo de anécdotas te llevan por caminos nuevos cuando escribes. Bukowski no hubiera sido tan interesante si hubiera vivido entre algodones. O al menos es lo que me digo en mitad e estas situaciones(al menos mientras no me superan). Saludos y un abrazo. Gracias por estar siempre por aquí.