27 julio 2015

Y perdónanos señor, así como nosotros perdonamos a...



Tuve unos obreros haciendo la portería el mes pasado. Una orquesta de un tipo cantando Los Chunguitos con acompañamiento de fondo de martillos y taladros. Una delicatesen para los amantes del ruido de buena mañana. Pero el espectáculo acabó, todo tiene un final. Hubo alguna polémica vecinal con los buzones. La gente no soportaba que ahora se abrieran hacia arriba. Se habían pasado la vida abriéndolos hacia un lado. Y claro, el nivel intelectual de mis vecinos no es alto o bajo, es decrépito. No les metas desafíos así. Son gente muy mayor cuya mayor gimnasia mental es entender qué hace o deja de hacer el vecino teniendo como única referencia la maledicencia y la siempre socorrida mirilla. Y de entre ellos voy a devolver hoy al escenario  a la señora Teresa, una vieja conocida de este blog. Es de la joven generación del edificio, apenas sesenta años, todavía tiene el cerebro afilado. Muy “querida” por mí y sobre todo por mi compañera por meterse en nuestra vida e inventarnos historias durante un tiempo. Hasta que la vida le dio un golpe. Se le murió el marido. Se la veía derrotada por eso. Decía que la soledad era muy mala y aprovechaba cualquier encuentro para llorar un rato. Sí, seguía metiéndose en nuestra vida pero menos. La maldad se le había desactivado algo. Ya no colgaba cartelitos en la puerta avisando sobre lo terrible que era su familia o cualquiera que a ella le pareciera el demonio en mitad de sus delirios paranoicos (¿pero quién cuelga carteles en el vecindario explicando lo malas que son sus hermanas o cuñados?). Entre otros asuntos. Ese marido que la dejó tan sola la dejó también más débil. Empezaba a darme pena. Como mi vecino de arriba. Creo que no lo menciono desde que su hijo y yo casi volvemos al ring de las hostias callejeras hace más de un año. ¿Más de un año ya? ¿Y luego nada? No realmente. Porque después de aquello su padre tuvo un ataque al corazón y problemas con el riñón. Eso le impidió trabajar con chatarra sobre mi cabeza a las tantas de la mañana. Ahora está tan ocupado manteniéndose vivo que también nos deja vivir a nosotros. Y el hijo vive tan preocupado que me rehúye la mirada, no quiere más campeonatos a golpes por el título para el más cafre del año. Y desde luego yo que no tengo chimenea no voy a hacer leña con los árboles caídos. Mejor apartarse si la carretera está libre y no entretenerse mucho con el pasado miserable.
Todo iba bien entonces hasta que Teresa regresó. Se recuperó de lo de su marido. Y comenzaron los ataques contra mi compañera esta vez.
El cantante de Los Chunguitos había cogido el felpudo de nuestra casa y lo había metido en los bajantes de la comunidad sin avisarnos. Como no sabíamos dónde estaba le preguntamos a la presidenta pero dijo que “ni idea”. Y era cierto. La única que sabía lo que había pasado con el felpudo era doña Teresa que por todo se interesa. Otra vecina esclareció el asunto.
Resulta que la susodicha ha bajado últimamente por mi rellano porque si no, no se explica qué hacía en un lugar que no es ni zona común, el ascensor le pilla lejos de mi casa. Al parecer abrió la puerta de los bajantes, sacó el felpudo y otros trastos que decía que eran de mi mujer (falso, no meteríamos en un lugar tan cucarachero trastos ni a punta de pistola) y dijo es “Es de L. es de L. a la basura con eso” (L. es mi compañera). Porque sí. Porque lo vale. Porque se cree dueña del edificio y parece su inspectora. Tiró el felpudo al  contenedor más cercano. Para ella el concepto “habla con la presidenta si tienes un problema con el vecino” no existe. Y es una lástima porque yo estaba tranquilo y no me meto en nada ni con nadie pero luego, cuando entran en mi territorio soy un poco bestia. No creo en lo de la otra mejilla, he superado la tradición judeocristiana desde que era un crío. Creo que la gente muchas veces te dice que dejes pasar las afrentas por cobardía o pereza pero no por bondad. Yo para vengarme no soy ni cobarde ni perezoso. Le hago un bien social al mundo si paro a mis ofensores. Y soy persistente y tengo una mente creativa (la parte del cerebro que activas generando maldades es la misma que te hace escribir novelas). Porque… Bueno, por ahí dicen que no hay que desearle el mal a la gente. Pero hay gente que cuando está mal te permite vivir y luego, cuando se recupera y está bien, solo usan su salud para acabar con la tuya o hacerte un mal. ¿Se supone que no hay que hacer nada con esa gente? Por favor…          

32 comentarios:

maloles dijo...

Jé, una de las cosas que echaba de menos de por aquí eras tú. Aunque eso me haya quedado de canción de Mocedades, ¡horror!
Y respecto de los vecinos, la propiedad horizontal es uno de los grandes peligros de la sociedad moderna. Sólo te digo que tengo un vecino que se cagó en el ascensor. Borracho. Repugnante.
Si encuentras formas creativas y dentro de la legalidad para una venganza, comparte.
Un saludo.
Maloles.

S. dijo...

maloles: Ante todo decir que dentro de la legalidad están al alcance de todos. La mayoría de las mías no siempre son así. Por cierto, tu estabas más que desaparecida. Cuanto tiempo, maloles. Espero que haya regresado por tu espacio también. A ver si me pongo al día con los buenos viejos blogueros(lo de viejo en tu caso es un decir porque va a ser que no).

si, bwana dijo...

No tengo la suerte de contar con vecinos tan expresivos e interesados en la vida de los demás. Debe ser por mi condición de "realquilado", ya que no soy propietario del piso que habito. Éso me permite no asistir a las juntas de propietarios y desconocer a mis vecinos, con los que apenas intercambio un ligero saludo si nos encontramos en el ascensor.

S. dijo...

La suerte... la mala suerte de contar con ellos, querá decir. Eso de no ser propietario cada día me da más ideas. El realquilado es libre de cambiar de piso si no le gsuta el suyo. O es más fácil hacerlo porque yo también podría hacerlo de algún modo. En cuanto a las juntas de propietarios bueno... siempre tengo una excusa. Quiero decir que siempre tengo la misma: no le puedo ver la cara a X, es que si se la veo acabaremos a golpes, mejor que no vaya. Y nadie me dice nada. Auunque las orejas me pitan.

h i l i a dijo...

estoy ansiosa porque llegue la próxima entrada en tu blog y lea la venganza que ideaste persistente y creativamente. te diría que seas un poco benevolente, que la mujer es ancianda y viuda, pero me temo que ya lo fuiste durante mucho tiempo y que la tal teresa es un hueso bastante indigesto.

muchos ánimos.

S. dijo...

hilia: Bueno, a veces las venganzas las dejo de lado en el blog por si ofenden más de la cuenta. De todas formas y actualmente mi compañera es la que ha subido a pedirle cuentas a la presidenta y explicarle el asunto. Yo creo que sería lo adecuado en cualquier caso menos en el de Teresa porque es una paranóica, realmente creo que no está bien. Por eso solo puede enfrentarse su locura con otra peor pero bueno... el otro día le tocaron el punto débil. Alguien le había tirado un condón usado en la puerta de su casa y le habían escrito "más follar y menos joder". Una vez le hicieron lo mismo a una vecina y ella dijo que si le pasase eso a ella se moriría del asco. "¿Quién habrá sido?" digo yo con una sonrisa no exenta de maldad.

Dorotea Hyde dijo...

Qué bueno lo del condón! :D A la gente mala hay que pararle los pies. Me encantan las venganzas. Lástima que los malos también tienen bastante suerte. En fin, que a mí no me da pena que sea vieja y esté sola. Los solos y amargados son los peores.

Anónimo dijo...

Bueno, yo no sé si podré aportar algo: soy todo eso que decías del típico cobarde y vago y encima aspiro a ser buena gente. La suma de todo eso es que no suelo ir a la pelea. Eso sí, si viene a mí, probablemente me quede para temblar como cobarde y no hacer realmente nada como vago, pero aguantar el tipo (sostenerlo, que no se caiga) como bueno (soy el más valiente de los cobardes).
En el fondo creo que el mundo ya está demasiado lleno de mierda (violencia) como para poner nosotros más. Y eso que estoy en parte de acuerdo contigo en que hay gente que parece no entender otra cosa, triste historia. Y si pudiera hacer escarmientos justos y medidos, parar golpes provocando que le doliera haberlo dado, en plan Superman contra el que se estrella el puño del malvado y se rompe, lo haría seguro (hasta lo provocaría). Pero ni yo soy Super, dita sea!, ni las peleas son de peli que acaba bien...
La misma parte del cerebro que imagina cuentos imagina cuentos de terror, sangre, odio, venganza... Pero como vago que soy rara vez los escribo y mucho menos los vivo.
Aunque ya pienso bien de tí, ya lo sabes, me encantaría convencerte con este rollo de curilla soplagaitas que te he soltado, y que le dieras una oportunidad a todo lo bueno de la vida. Eres un tío listo: emplea esa inteligencia en encontrar la forma de llevarte bien con esos gilipollas. Que donde haya guerra, yo ponga paz, decía San Francisco, enorme tipo guay.
Y como resulta más fácil saltarse al p google siendo anónimo, hay va un anónimo de rafarrojas, your friendly neighbourgh

Anónimo dijo...

jajaja si es que los vecindarios dan para mucho, pero mucho mucho... es lo que tiene la gente sin vida propia ni interesante. La gente es así porque la mayoría lo dejan pasar, por no enfrentarse, porque hay que convivir,por ser buenos... en fin que así se crean estos "monstruitos".
Vamos... que tienes razón que pararles es un bien :P
;))
Bss Sylvia

S. dijo...

Dorotea: Pues sí, los malos tienen bastante suerte. No parece que haya nadie por ahí arriba dirigiendo a los mortales. Y si lo hay, va a su rollo sin importarle mucho. Esta mujer no puede estar suelta porque ignorarla no es posible, ella regresa a las andadas.

Rafarrojas: Pues menos mal que no ibas a aportar nada... Hay tela que cortar en lo tuyo. ¿Te quedarías a temblar delante de una señora como esta? No lo creo. Es más peligrosa cuando no la tienes delante y se dedica a inventar historias sobre tí. Pero sí, claro que podría hacerte caso. Admito que lo he pensado. Cuando ya tenía bastante con el vecino de arriba le he dejado pasar unas cuantas pero es que ella no aprovecha para perdonar nada. Te confunde con un idiota con el que puede hacer lo que quiere y regresa. Y eso es más fuerte que yo. El mundo que me propones de paz y calma creo que es ese que nos gustaría a todos pero algunos no quieren jugar a lo mismo. Y mi cerebro reptil es grande. Aunque tampoco creas que voy a ejercer violencia física contra una mujer(no creo que lo hayas pensado pero por si acaso). No sé. Lo de poner esa paz franciscana me ha funcionado con otras personas más normales. La vía diplomática te lleva a vivir más tranquilo y feliz. Hasta que se agota. Pero vamos, que no estoy desacuerdo en nada de lo que dices. Sólo me falta más práctica o bajar el nivel de testosterona. Saludos, Rafa, puedes seguir con tu anonimato cómodo, incluso así eres inconfundible.

Sylvia: Veo que también te has hecho anónima pero no tanto que no te no conozca. Cuánto tiempo. Qué sorpresa es cuando veo a alguien que no sabía por dónde andaba pero recordaba muy bien.
Pues sí, hay que pararles si se puede y se tienen las fuerzas adecuadas. Y claro, como le decía a Rafa, después de agotar la vía diplomática. Mi gran problema es que paso por la vida de los vecinos diciéndoles hola y adiós y algunos parecen sentirse ofendidos por no pasar a comentar la última borrachera del de arriba o el por qué otro aparca su bicicleta dónde no debe, etc. A veces estar inmóvil o no hacer nada también es ofensivo para algunos. Besos

RECOMENZAR dijo...

Vivo en un lugar donde vivir es paraíso
nadie se mete conmigo
nadie vive con nadie
más que con ellos mismos
Un placer siempre es leerte

Daltvila dijo...

Eres único y genial :)
me divertí mucho leyéndolo el otro día pero me faltaba tiempo para comenta. Ahora vengo de casa de Maman..y he querido volver para decírtelo.
Bona nit

Daltvila dijo...

Eres único y genial :)
me divertí mucho leyéndolo el otro día pero me faltaba tiempo para comenta. Ahora vengo de casa de Maman..y he querido volver para decírtelo.
Bona nit

Daltvila dijo...

Eres único y genial :)
me divertí mucho leyéndolo el otro día pero me faltaba tiempo para comenta. Ahora vengo de casa de Maman..y he querido volver para decírtelo.
Bona nit

S. dijo...

Daltvila: Pues muchas gracias, veo que el entusiasmo te ha multiplicado lo de clickar. A mí me pasa mucho. Te leo de día pero espero que hayas tenido una bona nit y que siga por todo el día. Saludos, Dalt.

S. dijo...

Recomenzar: Algún día alcanzaré ese paraíso. Ese nadie vive con nadie más que con ellos mismos me ha enamorado. Claro que dicen por ahí que hay que tener cuidado con lo que se desea. ¿Me ahogaría tanta paz? Naaaah.

Maman Bohème dijo...

Joder con la peña...de verdad que a mi se me quitan las ganas de vivir en este mundo...¿por qué la gente no se mete en sus cosas? ¿por qué siempre molesta más lo que hacen los demás? ¿No se podría meter la gente en su propia mierda? que bastante tienen...bueno...todos andamos repletos de ella. Así que mejor no andar molestando a los demás...
Yo soy como tú, no me meto con nadie. Intento no traspasar jamás el "espacio vital" de mis congéneres, ser respetuosa, paciente y sobre todo aguantar el tipo en según qué situaciones...Pero claro, que se metan en mi vida...y una vecina!!! grrrrrrrr!!!! a la yugular...

Mira...yo me he dado cuenta (y eso uno lo ve cuando te toca de lleno, porque siempre es muy bonito decir que uno ha de tener paciencia y bla bla bla, que la gente esto y lo otro...y más bla bla bla...qué probecitos...pero cuando le toca a uno....ayyyy!!! entonces es otra historia, claro!) que las personas no cambian.
Que cuando la peña es mala...mala de tener esa mala sangre que les corroe, que lo ves es sus maneras y en todo lo que hacen, que ya les ves esa mirada que es un conjunto de odio/malicia/envidia/. No sé un conjunto de todo, pero que son malos y punto. Y es igual que la vida les de del revés o del derecho, eso todavía les hará más malos.Y volverán al ataque con más ímpetu.
A mi esta gente no me da pena y a veces necesitan un poco de su propia medicina, porque verán que contigo no pueden e irán a por otro desgraciado que les "tenga" más aguante.

La sociedad en la que estamos es del dicho "tonto el último" y ahora la cosa se acentuó. Y gana el que llora más pero jode mejor a los demás.
Y los que decimos las cosas claritas, pero jamás empezamos una pelea somos los que la liamos...y eso no es verdad.
Pero bueno...que vecinos, gente, colegas y demás...que nos rodea han y hemos de convivir con ellos...así qué...no sé si decirte que le metas más paciencia o que hagas lo que maquines.
Al final el cuerpo te dice si tienes más pilas o no para seguir con tonterías.
También he aprendido algo...(es la edad, eso seguro) no volveré a tener una propiedad en mi vida...un alquiler!!! si no me gustan los vecinos me las piro y punto...como hice ahora últimamente...que horror esa pareja que día sí y día también se mataban...al final Sergio una noche a las dos de la mañana me levanté y aporreé su puerta a gritos!!! Y la muy....brrrrr!! no voy a dejar insultos en tu blog...se puso chula conmigo (es ella que le pega a él). Pero cuando le dije que la iba a tirar escaleras abajo...uyyy! ahí se calló...luego pasé al ataque de la pena...y le dije que eran unos pobres desgraciados y que por favor se separaran que nadie tenía derecho a tratar a nadie de esa manera cómo ellos se trataban...y que yo quería dormir por las noches...qué lástima...
Pero vaya...que me entraron unas ganas de agarrarla por el cuello...

Bueno...me he quedado otra vez despachada a gusto en tu blog...
no me dejes comentarte que te saturo...jejeje

Besotes...a ver si te dejan tranquilo!!! Muaaa!!!

S. dijo...

Maman: Fiuuuu, creo que te has desfogado. Estupendo. Es catártico el hacerlo. Para otra ocasión decir que yo sí permito insultos y practicamente todo. No censuro ni los que me dirigen a mí(pocos pero alguna vez han caído). Por lo demás, qué decir. Compartimos esa fobia por el que entra en nuestro espacio vital. Todo el mundo odia que lo hagan pero parece que otros lo llevan mejor que nosotros. Yo les paro los pies porque sin pies no caminan y si no caminan, no pueden ir a joder a más gente(metafóricamente, claro, no me imagines con la sierra eléctrica, ya lo hago yo por tí, es mi fantasía).
Tu historia de la vecina... No puedo dejar de comentarla porque lo llevo hablado con varias personas y todos coincidimos en algo. Todos estos que nos van buscando, que atacan, que son malos en invención de mentiras, cotilleo, etc. Toda esta gente tóxica tiene algo en común y es que son muy cobardes. Atacan porque están acostumbrados a que les dejen. Nuestra sociedad rehúye confrontaciones y a eso es a lo que están acostumbrados. Si encuentran alguien que les enseña los dientes se repliegan. Tu vecina cumple clarísimamente con esa teoría. Ahí queda dicho.
Saludos desde este tórrido verano(de momento en tregua aunque sólo sea por el calor).

PieL dijo...

Madre del amor hermoso !!
Por la hora en que te leo no puedo comentarte como quiero , volveré a la tarde porque aquí, en tu texto me explico por si hay malos entendidos, hay mucha lengua que cortar
paciencia santo S
besos

detalles dijo...

Hola!!! Lo del condón me parece poco, yo creo que el marido se murió para perderla de vista. Yo tengo otra viuda desde siempre a mi lado, tanto es así que cambié hace siete años de residencia y ¡¡Ella se vino detrás!! Antes vivía al lado y ahora vive frente a mi. Como será el tema que pensaban que éramos hermanas, porque siempre vestíamos igual (no tengo que decir quien copiaba el modelito a quien a través de la persiana,que sonaba cada vez que abría mi puerta).Resumiendo, te entiendo tanto que me solidarizo con cualquier acción que vaya en contra de los malintencionados y chismosos vecinos ¡Tú puedes!!
Oye y gracias por tu comentario último, iba un buen consejo incluido que he puesto en mi facebook para que todo el mundo (bueno, mis amigos) lean a un amigo inteligente y que me ha ayudado.
Besillos grandes.

S. dijo...

Detalles, que ilusion me hace eso que comentas. En mitad de todas estas batallitas resultar constructivo me parece más estimulante que nada. Despues de todo aspiro como todo el mundo a no llevarme mal con la gente. Aunque veamos o leamos lo peorcito que me sacan. Un besazo y gracias por el detalle de comentarme eso. Nunca mejor dicho lo de detalle.

S. dijo...

Pues cuando quieras. Esto está siempre abierto. Aunque a veces yo esté fuera el sitio permanece. Besos

PieL dijo...

Toc toc , vuelvo, ya que lo prometido es deuda .. al menos para mi :)

Vivo en un pueblo pequeño, de esos en que nos conocemos casi todos, por lo tanto o la convivencia puede ser un "paraíso" o un auténtico "infierno"
Por todos los vecinos que he tenido he llegado a una conclusión: los que más se meten en la vida de los demás son o las personas mayores y las amas d casa ( no meto a todo el mundo en el mismo saco ojo!!!) por una sencilla razón : demasiado tiempo libre!!!!
Las personas que están todo el día trabajando ni tiempo tienen ( tenemos a disfrutar de pleno nuestra vida, como para andar tocando las narices a los demás)
He tenido vecinos de todo tipo pero siempre hice caso al consejo de mi abuela cuando me casé
- Ojo con los vecinos te dan la bienvenida y se piden un asiento en el sofá de tu salón y una silla en la cocina. No pidas ni un gramo de sal , etc... que luego si un dia no tienes ganas de aguantarl@s te pondrán de vuelta y media cuando no te harán la vida imposible ..
así que aunque no tengo mucho trato, solo el cordial .. vivo de p. madre y te aseguro que en mi comunidad hay much@ toca huevos con perdón
un beso y feliz finde

S. dijo...

El consejo es bueno. Yo de forma intuitiva no soy de pedir o buscar mucho a los vecinos. No quiero familiaridades fuera de la familia. Si, claro, si hubiera alguien escepcional vale pero no. Solo gente con mucho tiempo libre. Yo en mi free time leo, escribo, canto, veo cine o televisión, tomo café durante horas solo o acompañado, paseo kilómetros o estoy por internet. Hay amistades a las que ver. Estos cotillas son gente hueca. Cáscaras vacías que no saben distraerse con nada y tienen que llenarse vampirizando la vida de otros. Hasta dónde yo se los vampiros mueren a estacazos. Lástima que haya tantos y funcionen a todas horas. Pero me centraré en tus consejos. Buen domingo. Un beso

ReltiH dijo...

UFFFFFFFF, VIDA, LÍBRAME DE TENER VECINAS ASÍ!!! JEJEJEJEJEEJE.
ABRAZOS

S. dijo...

Reltih: Que te libre la vida o el buen juicio antes de alquilar o comprar un piso, sí. Saludos.

Laura Noestá dijo...

S no puedo creer que armes todo este jaleo con V de vendeta incluida por un felpudo!!!! jajajajaja cuánto vale??? No tengo idea, porque de precios no sé y todo me parece barato, pero como he dicho mil veces en otros sitios que seguramente me has leído, a un bagazo, poco caso.

No te atormentes la vida por pequeñeces ni desperdicies tu tiempo en cosas ni en personas que no valen la pena, lo único bueno de tus rabietas son estas historias maravillosas que nos relatas tan bien, nos entretienen y a mí por lo menos, siempre me pones una sonrisa en los labios que me dejan con buen sabor de boca todo el día.

Besos BEP

S. dijo...

Laura: Ay, el felpudo lo íbamos a tirar a la basura. El felpudo costó en su día unos siete euros. Pero a mí no me interesa el coste de su compra. A mí me interesa detenerla porque doña Teresa lleva con ella el hacer lo que le da la gana. Es como en el mundo de los animales, algunos somos así de atávicos. Ha entrado en mi territorio y ha tirado algo mío. Y además hay un pasado entre nosotros. De todas formas me atormento poco. Tendrías que ver las carcajadas que llevo toda la semana metiéndola en trampas y amargándole la vida. Y lo bueno es que no les dedico tanto tiempo que no pueda ir a tomarme una cerveza con J. o pasarme por la biblioteca a leer un rato o sacar a patadas a los niños que no me hacen caso cuando les digo que se callen. El mundo es maravilloso si sabes disfrutarlo. Besos cargados de energía positiva, ja,jaja

Verónica Calvo dijo...

Jamás poner la otra mejilla.
Hay gente desequilibrada y además mala con la que es mejor ni rozarse. Pero parece que buscan para utilizar de saco de boxeo al otro para sacar toda la mierda que llevan dentro.

Saludos

S. dijo...

Verónica: La otra mejilla... hoy en día solo sirve para que te la golpeen también. Hay que ser tolerante y no saltar por cualquier motivo pero con estos reincidentes no caben diplomacias. Hay gente que no valora tu tolerancia. La ven como debilidad e insisten.
Saludos

Soy Mujer dijo...

“El hombre no es nunca feliz, pero se pasa la vida corriendo en pos de algo que cree que le hace feliz. Rara vez alcanza su objetivo, y cuando lo logra solamente consigue verse desilusionado.”

S. dijo...

Soy Mujer: Sí, el hombre y la mujer. Pero pasa también con las metas positivas. Esa cita la he leído ya unas cuantas veces. Y no hay nada que hacer. Somos así y el día a día lo demuestra más.