13 junio 2010

Discusiones caseras y consecuencias


Vuelta a tomar posiciones. Como he vuelto a discutir con N. pierdo el comedor y ella la habitación con mi biblioteca y el ordenador. Asumimos nuestro lugar en la casa de un modo tácito y sin hablarlo. Yo acabo durmiendo en la habitación pequeña y ella en la de matrimonio. Esto tampoco se habló demasiado pero algunas palabras me hicieron sospechar que debía ser así: “Esta noche duermes en la habitación pequeña, subnormal”. Mi astucia me hizo adivinar lo que se esperaba de mí.
Mis sueños siguen siendo grandes y megalómanos a pesar de que la cama es estrecha.
La cocina y el servicio son neutrales. El recibidor es el trampolín a tanta tontería cuando la puerta de la calle es de ida con un billete de vuelta demorado por todo el día.
Me duele más perder la charla que el sexo. Sobre todo cuando me adapto fácilmente a cualquier vagina comprensiva pero no a cualquier conversadora. Para un rato de sudor, gemidos y esfuerzos me vale todo lo que lleve falda (y esté homologado como rigurosamente femenino y sin trampa ni cartón ni mucho menos una operación). Para el desayuno con tertulia en una cafetería la necesito a ella. Pero hay que esperar a tiempos mejores. O a ella se le pasa el enfado o a mí se me invierte la masculina tendencia de no expresar emociones con palabras (no expresarlas en vivo y en directo porque en diferido, por escrito y en blog se me va la fuerza por la tecla). El alto el fuego me hará recobrar ese comedor y algunos programas como “El intermedio” que veo por internet con Wifi a ráfagas, con inalámbrico de ese que te hace perder los nervios.
Menos mal que no me gusta el futbol. No soportaría ver la imagen congelada de mi equipo por culpa de la mala señal de mi operadora.
De momento solo tomo partido por la reconciliación con ella.
Ella que esta fuera y cocinándose algo ajena a lo que escribo sobre nosotros.

6 comentarios:

LISSI dijo...

"...me adapto fácilmente a cualquier vagina comprensiva pero no a cualquier conversadora. Para un rato de sudor, gemidos y esfuerzos me vale todo lo que lleve falda (y esté homologado como rigurosamente femenino y sin trampa ni cartón ni mucho menos una operación)..."Madre mia,que descriptivo llegas a ser a veces!
Bueno la conversacion es lo que seduce,almenos en mi caso y por lo que lei tambien en el tuyo.
Muy grafico el momento cabreo de pareja.Somos humanos por algo,y es que la mayoria acabamos teniendo el mismo patron de comportamiento en cuanto a esos enfados se refiere.Aunque el momento reconciliacion es lo mejor.Asi que sin enfado no hay recompensa.Me refiero a la conversacion matutina ,por supuesto!! ;)

Pilar dijo...

Odio esas situaciones, uno huyendo de otro, los dos callando, quizás porque sólo cabe decir que lo sientes y que te gustaría haber hecho las cosas de otro modo, pero... y esa es la clave, el PERO.

Mientras sólo dos opciones, que el tiempo lo borre o lo enquiste, en cualquier caso, cuando menos lo esperas volverá, y quizás te pille en el otro lado de la casa.

Houellebecq dijo...

Pues sí, Lissi, también es mi caso. Conversación sobre cualquier otra consideración. Ya no me siento como para perder la cabeza sólo por el instinto. Las relaciones de solo sexo se me han quedado pequeñas, como insuficientes...

Recuerdos perdidos dijo...

Porque eso es lo que al final queda, la conversación durante el desayuno o antes de dormir.
Un saludo.

Annie dijo...

Siempre he tenido un patrón de comportamiento y es que jamás me voy a dormir enfadada con mi pareja, no me gusta dormir sola y mucho menos espalda con espalda, así que aunque me toque morderme el orgullo y agachar la cabeza, prefiero eso y no esos largos días de silencio que se pueden hacer eternos...

Confío en que pronto lea que la reconciliación fue espectacular!!! Es lo único bueno de las peleas...

Besitos brujos o multicolores, como los prefieras

POEM dijo...

jaja ufff

es hora -y estás a tiempo- q la dejas q cortes por lo sano
esa dependencia!!

yo jamás tengo sexo sin conversación el blog es muy práctico jaja y las pollas conversadores mucho más jaja
es más me dan más o menos igual esa pollas comprensivas si sé q hay un tío interesante detrás...

los sentimientos no se expresan con palabras sino con actos
no viene mal decir de vez en cuando: me muero por ti
yo siempre expreso todo lo q siento hasta la torpeza máxima y la guarrada máxima... jaja

beso